SIÉNTATE CONMIGO
  A Lucía Melchor por su Jubilación (Caranva Romero)
 

 

 

A Lucía Melchor por su jubilación

(verano 2016)

Caranva Romero

El día 1 de septiembre

paséme por la Gran Vía,

vi una puerta cerrada

que al acercarse se abría.

Entré siguiendo un impulso

y al vigilante que había

díjele que iba a ver

a mi amiga Lucía.

Entonces me preguntó:

-¿La que Melchor se aprellida?

-Sí, señor, - le respondí-.

Y Sánchez. Esa mismita.

-Pues..., creo -me replicó,

consultando en una lista-

que allá por el mes de julio,

tan contenta se despedía

cual si a partir de entonces

sólo de visita vendría.

Aquí, en la lista que tengo,

ya no figura Lucía.

Llaméla, raudo, al móvil,

cuyo número tenía,

para saber dónde andaba

y qué era de su vida.

Contestóme de inmediato,

susurrándome entre risas:

-¿Sabes lo que te digo?

¡Que-tra-ba-je-su-tí-a!

¿Recuerdas, cuando hace años,

mi estimada Lucía,

te pregunté, con maldad,

entre chanzas y risas,

cuando yo me jubilé,

que si conmigo vendrías?

Entre sonrisas dijiste:

-De buena gana lo haría,

mas los alumnos que llevo,

¿a quién se los dejaría?

-Los ciegos que valieren,

los cursos superando irían,

los que no valieren,

en el curso quedarían.

-Además, las condiciones

no se cumplen todavía.

Han pasado los años,

Juanma ha olvidado las tiras

y Judith, vuestra amada hija,

ha encauzado su vida.

¿Y ahora, qué, señora?

A buen seguro, sin prisas,

sin tensiones ni jefes chorras,

gozar de la buena vida

y realizar todo aquello

que tiempo atrás no podías.

Que seáis felices juntos

y que esas tres viejas cosillas,

salud, dinero y amor,

entre vosotros convivan.

Que nosotros lo veamos

y en nuestras casas, también vivan.

Pepi Casas

Àngel Mas,

Francesc Vila,

Carlos Andrés.

 

 

 

 
  Total visitas 414419 visitantes (803118 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=