SIÉNTATE CONMIGO
  A una ONCE Seca (Ancoño Manchado y Caranva Romero)
 

 

 

A una ONCE Seca

Ancoño Manchado y Caranva Romero

En la ONCE vieja, hundida por el chollo

y en su mitad podrida,

con las turbias maniobras aún en desarrollo

a muchos se les muestra la salida.

¡La ONCE setentona en la cocina

se lame el dedo! Un coscón amarillento,

le manga el bienestar y la comida

a un colectivo dormido o soñoliento.

No será, cual fue desde sus albores

pan, servicio y compañera

sino descenso a los rigores.

Ejército de ciegos en hilera

va trepando por ella, y en sus entrañas

urden sus tejemanejes los pirañas.

Antes que te derribe, ONCE que quiero,

con su cachava el pastor, y el camarero

brinde por tu recuerdo mañana

con copas llenas de euros o pesetas;

antes que roja en el hogar, ya cana,

tu historia, arda en alguna triste caseta

al borde de un camino;

antes que te descuaje el torbellino

y te duerma el coro de las voces blancas;

antes que el río hacia la nada te empuje

por valles y barrancas,

ONCE, quiero grabar en el alma entera

la gracia de tu vida bendecida.

Mi corazón espera

también, hacia la luz y hacia la vida,

otro milagro de mi prima Vera.

 

 

 
  Total visitas 374250 visitantes (712905 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=