SIÉNTATE CONMIGO
  Canción del Cuponata (Pepe de Espr-once-da y Caranva Romero)
 

 

 

Canción del Cuponata

Pepe de Espr-once-da y Caranva Romero

Con once productos por banda,

viento en contra y por la pela,

corta cupones, y vuela,

un astillado bergantín:

aquel vendedor que llaman,

por su catadura "el Bandido",

en todo bar conocido

del uno al otro confín.

Aquí viene una abuela,

ahí dos hablan con aspavientos,

y allá, con blando movimiento,

pide limosna un gandul;

y el astillado vendedor,

sus varios productos cantando,

va por doquier anunciando

euros y un viaje a Estambul.

Corre, cieguito mío,

con temor;

porque en casa, tu enemigo,

simulando bonanza,

tu rumbo a torcer alcanza

y a manipular tu valor.

A Mil vendedores

se ha hecho

por derecho,

según ves,

y por torcido

que los cupones

por cojones

dejasen, pues,

que es la ONCE su tesoro,

el dinero su libertad,

la ley la fuerza y el cuento,

su única patria es mamar.

Allá muevan feroz guerra

ciegos jefes

por un diente más de sierra:

que yo tengo aquí por mío

cuanto me deja el más bravío,

aunque sea un mequetrefe.

Y no hay CALLE

sea cualquiera,

ni ACERA

de TERROR,

que no sienta

MI pregón,

ni mi cupón

de esplendor.

Que es la ONCE un tesoro...

"A la voz de "¡bandido viene!",

es de ver

cómo el ciego se previene

a todo trapo escapar;

que yo soy el rey del bar,

y mi furia es de temer.

Con las fugas

no divido

lo cogido

por igual:

sólo quiero,

con cabeza,

la riqueza

sin rival.

Que es la ONCE un tesoro...

¡Soy, sin duda, el más fuerte!

Yo me río:

no me abandone la suerte

y si alguno me condena,

aliviaré yo mismo sus penas,

dándole un rasca mío.

Y si le toca,

¿qué es la vida?

Me convida,

porque sí,

y le pongo el yugo

del esclavo,

negro y bravo,

que yo vi.

Que es la ONCE un tesoro...

Es la música peor

la ilusión

de todos los días... (sin rubor),

por los clientes perdidos,

a causa de los sin sentidos

de la ONCE y su cupón.

Y también

de otras melodías

que amenudo se oían

sonar y sonar,

y que al jefe duermen

sosegado,

arrullado

en su bar.

Que es la ONCE su tesoro,

el dinero su libertad,

la ley la fuerza y el cuento,

su única patria es mamar.

 

 

 

 

 
  Total visitas 374249 visitantes (712880 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=