SIÉNTATE CONMIGO
  Carta a mi Com-puta-dora (Caranva Romero)
 

 

 

Carta a mi Com-puta-dora

Caranva Romero

Barcelona, 8-5-1992

Estimada amiga Com-puta-dora:

Hace ya un año y pico que comenzó nuestra amistad. Desde el primer momento pensé escribir sobre tu extensa y fina piel cibernética una serie de cartas, porque consideraba que esta correspondencia, digámoslo así, podía contribuir a mi enriquecimiento personal. He tardado bastante en decidirme. Pero al fin, aquí está la primera.

Quiero contarte hoy, que el otro día, tal como suelo hacer, fui al bar próximo a casa a tomar, después del trabajo, un cortadito, aun arriesgándome a no dormir, porque ya sabes que tengo problemas de insomnio, y más si tomo café. Pues bien. Allí, aparte del camarero, había un joven, que si no era uno de estos neo-nazis, lo parecía. comenzó, y no recuerdo cómo surgió el tema, a hablar de Hitler y sus teorías y pretensiones. Citaba continuamente, para apoyar sus afirmaciones, un libro que trataba sobre el tema y que él, daba la sensación, que lo utilizaba como si fuera el no va más en esta cuestión. Todo esto me hizo reflexionar, para al final, llegar a esta conclusión:

Que se lee poco en este país es un hecho irrefutable. Pero con ser malo esto, no sé qué es peor: si no leer nada o, sobre el tema que sea, leer tan sólo un libro, o a un autor; porque convertirse en el portavoz de alguien o hacer de un sólo libro "la Biblia" particular o la obra de "cabecera", es como ver el mundo por un agujero y a través de un cristal coloreado por otro.

El "hombre-loro" es el mejor vehículo de expansión del fanatismo, la intolerancia y el radicalismo del signo que sea.

 

 

 

 

 
  Total visitas 378340 visitantes (721732 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=