SIÉNTATE CONMIGO
  Construcciones Religiosas de Herreros (Caranva Romero)
 

 

 

Construcciones Religiosas de Herreros

Caranva Romero

Parroquia: Iglesia, dedicada La Asunción de Nuestra Señora (gótica). Anexo a ella, un pequeño cementerio ("cementerio viejo") que dejó de utilizarse en fecha por mí desconocida, dadas las reducidas dimensiones del mismo, empleándose desde entonces el de nueva construcción situado al oeste del pueblo y más allá de la cruz de piedra que se alza como signo de bendición de los campos. Ignoro si la situación simboliza que por ese punto, no sólo se pone el sol, sino que nos pondremos nosotros también. SE tiene prevista su ampliación, puesto que en el pueblo ya no nace nadie, sólo hay entierros.

Ermitas: Tres son las ermitas existentes, consagradas, respectivamente, a la Soledad de la Virgen, (Siglo18) San Roque, y San Andrés (en ruinas).

Ermita virgen de la soledad: Edificio de planta cuadrada, restaurada, amplio pórtico sustentado por barrocas columnas de piedra. Dos puertas gemelas de entrada, de amplias bóvedas de piedra. Se Halla ubicada al norte de la localidad, como si apuntara a la futura soledad del pueblo, sobre todo en invierno. Su despoblación es prácticamente total.

Ermita de San Roque: Restaurada, de planta rectangular, compuerta de entrada abovedada, atrio de entrada compuesto. Situada al este y en una mínima pendiente, acoge el día 16 de agosto la subasta de las roscas, las cuales son donadas por los fieles para ser subastadas ante la presencia de la Virgen y San Roque, en cuyo honor se celebran las fiestas patronales de Herreros. El Perro no hace ni mención de comerse ninguna, en tal caso se la llevaría al Santo para que se alimentara como lo hizo mientras vivió aislado y fuera de la ciudad con motivo de padecer la "peste", contraída mientras ayudaba a los enfermos que la sufrían.

Ermita de San Andrés: edificio con buen trabajo de cantería, de planta rectangular y puerta de entrada abovedada. Actualmente, en ruinas. Se conoce que, como ya se dejó de hacer la matanza hace bastantes años, sobraban San andrés y cochino. Era tan especial el día de San Andrés (30 de noviembre) que el sabio refranero español nos ilustra:

Por San Martino, mata el pobre su cochino y por San Andrés, el rico los tres.

Por San Andrés, hay puercos gordos que vender. Esto lo dicen las personas que crían más de un cerdo, siendo uno para casa y otro u otros para vender.

A propósito de San Roque y San Andrés, Ángel Mingote me recitó lo que sigue:

San Andrés cuando era mozo

le tiró a San Roque un palo;

San roque le achuchó el perro

y le comió al cochino el rabo.

A mí, por eso de no dejar huérfana a la Soledad, se me ocurrió añadir:

Y la Soledad, que esto vio,

afligida por tales actos,

agarró su tralla de amor

y puso firmes a ambos santos.

 

 

 

 
  Total visitas 365453 visitantes (692828 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=