SIÉNTATE CONMIGO
  Cuentos de Sobremesa y Alivio de Caminantes, Cuento LIII (Juan de Timoneda)
 

 

 

Cuentos de "Sobremesa y Alivio de Caminantes"

Cuento LIII

Juan de Timoneda

Un ciego escondió cierta cantidad de dinero al pie de un árbol y en un campo que era de un labrador riquísimo. Un día que fue a verlos se encontró con que había menos de lo que dejó e, imaginando que el labrador había puesto mano allí, se fue a él directamente y le dijo:

-Señor: como me parecéis un hombre de bien, querría que me dierais un consejo: yo tengo una cantidad de dinero escondida en un lugar muy seguro, y ahora tengo otro tanto... No sé si esconderlo donde tengo lo otro, o en otro lado...

Respondió el labrador:

-Desde luego, yo no cambiaría de lugar, si tan seguro es ese que me decís...

-Así lo voy a hacer-dijo el ciego.

Y, una vez que se hubieron despedido, el labrador devolvió inmediatamente a su sitio la cantidad que había hurtado, para así quedarse con todo. Lo que en seguida aprovechó el ciego para coger los dineros que ya tenía perdidos, diciendo muy alegre y escarmentado:

-Nunca más perro al molino...

 

 

 
  Total visitas 378431 visitantes (722092 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=