SIÉNTATE CONMIGO
  Feliz Día Mundial del Braille, Lunes 4 de Enero de 2016 (Alberto gil)
 

 

 

Feliz Día Mundial del Braille, Lunes 4 de Enero de 2016

Alberto Gil

Buen lunes:

Por si te parece bien difundirlo y, sea por medio de este escrito o cualquier otra vía, celebremos de corazón, el nacimiento de Louis braille y todo lo que significa.

Con ccariño... Feliz 2016, felices lecturas.

 

Sí, lo sé. Sé que la ONCE ya ha transmitido oficialmente la importancia que el braille, 207 años después del nacimiento de su creador, sigue teniendo y cómo desde la Institución se vela por su promoción y difusión. Pero desde el Club Braille de Madrid, que tengo el placer de coordinar desde su creación en 2005, quienes participamos como usuarios, queremos también sumarnos a esta efeméride porque sentimos que hemos de hacerlo, porque recordar y agradecer es valer.

No hace mucho, otra chica, tan genial como el propio Louis braille, Malala Yousafzai dijo ante Naciones Unidas: "Un niño, un profesor, un libro y una pluma pueden cambiar al mundo. La educación es la única solución".

El propio Louis braille, en torno a 1830 pronunció las siguientes frases en defensa de su sistema de puntos en relieve: ""El acceso a la comunicación en su sentido más amplio es el acceso al conocimiento, y eso es de importancia vital para nosotros si no queremos continuar siendo despreciados o protegidos por personas videntes compasivas. No necesitamos piedad ni que nos recuerden que somos vulnerables. Tenemos que ser tratados como iguales, y la comunicación es el medio por el que podemos conseguirlo."

Es curioso, y sintomático a la vez, que ambos coincidan en sus manifestaciones aunque quizá no lo sea tanto. Y es que, efectivamente, como ambos afirman, el acceso a la información es la mejor manera de alcanzar la dignidad de las personas marginadas por una u otra cuestión.

Louis Braille y Malala Yousafzai, dos personas grandes en su inteligencia visionaria pero sometidas a la marginalidad y hasta a la violencia, nos enseñaron el camino y cómo recorrerlo.

Esos dos chicos, separados por kilómetros y años de distancia supieron, como yo también lo sé bien, lo que significa poder leer para aprender, saber enseñar y lo importante que es compartirlo, más aún, entregarlo y entregarse a los demás.

Estoy seguro de que el milagro de su generosidad hace que sin que ellos sean conscientes, cómo habrían de serlo, se ilumine el mundo con la luz de la esperanza.

Yo tan solo soy una tenue sombra de sus figuras, pero conocer su testimonio y valentía me obliga a empeñarme en seguir su estela. Y, por eso, escribo hoy estas sencillas líneas y me obstino en no ceder a la pereza o la fatiga que da la comodidad y acompañarles en su utopía, haciéndola sueño que, al soñarla juntos, se hace realidad.

Yo, como Louis y Malala, también fui niño y, aunque no tanto como ellos, sufrí marginación por padecer problemas visuales. Yo, como ellos, comprendí entonces que mi salvación se encontraba en un libro, en muchos libros a través de los que apoyarme para contemplar el mundo; en los maestros que me enseñarían su saber; en la familia, que me apoyaría a pesar de dolerle mi lucha; y en la escritura, que sería mi testimonio de esperanza y superación.

Hace hoy 207 años venía al mundo Louis braille, un hijo de guarnicionero del cuero que al poco tiempo perdería la vista y a los 16 años fijaría su invento del método en relieve por medio de puntos para acceder al conocimiento. Malala nació en 1997 y en 2012, con 15 años, será cuando sufra el atentado que estuvo a punto de costarle la vida al volver del colegio. Louis moriría a los 43 años por las malas condiciones de salubridad del colegio de ciegos de París en el que había estudiado y alcanzado el oficio de maestro. Malala sobrevivió al atentado y hoy reside en Reino Unido. Tanto Louis como Malala deberían haber llevado vidas normales junto a sus familias, pero no pudieron hacerlo y, sin embargo, son luz para el mundo y ejemplo de lucha generosa por los demás.

Esos libros leídos en braille, ese legado que Louis y Malala nos entregan, esa necesidad de escribir y hacer de la Palabra amable y motivadora la mejor de mis armas son lo que yo, y quienes formamos el Club Braille, compartimos hoy.

Es un privilegio aprender de chicos como Louis o Malala, héroes de la Historia. Es un honor dar a conocer y promover su memoria. Hoy es un día de fiesta para los ciegos por aquel nacimiento de Coupvray en 1809. Sí, así es. Pero también es fiesta cada vez que escuchamos la voz de Malala, con su fuerza y compromiso.

Celebremos, entonces, la fiesta del conocimiento y la generosidad. Feliz día.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
  Total visitas 369485 visitantes (702246 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=