SIÉNTATE CONMIGO
  Ser Diferente (Puri Águila)
 

 

 

Ser Diferente

Puri Águila

Los niños y niñas ciegos en su más tierna infancia, ya saben que son diferentes; algo les ocurre, que no pueden jugar con los demás niños en la calle,ni correr, ni saltar por empinados bericuetos, donde hay obstáculos, subidas y bajadas... La mamá, siempre les dice: ¡No te vayas lejos! ¡ no corras, que puedes caerte!

Y la pobre criatura, piensa para sí...

¿por qué no puedo jugar como los demás niños?

Y así, vive engañado, el niño o niña que oye que le llaman susurrando y mascando las palabras, para que no se entere... "el pobrecito, no ve"; y piensa para sí... ¿estaré yo solo en el mundo, sin ver? ¿Cómo ven los demás niños?

Y cuando va a la escuela de su pueblo, no puede leer en el encerado... no puede escribir en la libreta, ni pintar con bonitos colores, los dibujos que hay en el cuaderno... Y la maestra, viendo que no puede hacer nada para enseñarle, ya no le presta la menor atención, y le aparca en un pupitre, sin nada que hacer diciendo: "escucha lo que dicen tus compañeros, y aprende la lección"

Y el niño, de tanto oír, lo sabe de memoria, y cuando nadie de la clase se sabe la lección, la maestra se la pregunta alniño ciego, y éste, la recita como un lorito... y entonces ella dice a los demás de la clase:

Ya veis que Pepito no ve, y sabe la lección mejor que vosotros; pero pasan los días, y Pepito no puede adelantar, porque cada vez las lecciones, son más difíciles... Luego hay que estudiar los mapas, con sus ríos y montañas de colores diversos... y los dibujos geométricos, con líneas y ángulos, círculos y poliedros, que nadie le explica, porque ni la maestra sabe como hacerlo...

Él no puede ver las plantas que muestran los libros de botánica, ni los complejos dibujos de los libros de ciencias naturales, con su anatomía del cuerpo humano, ni el globo terráqueo, con sus océanos y continentes... Y él se angustia y se apena, porque así no va a llegar a ningún lado. Y tampoco puede practicar las clases de deportes y gimnasia, y los juegos de pelota, donde los niños se afanan por meterla en un marco de madera, que hay a cada extremo del campo de fútbol...

Y el pobre Pepito, se queda sentado en un banco, y se aburre e inventa sus propios juegos, que nadie comprende... Habla con amigos imaginarios, con los que sí puede jugar, y como no puede correr, él se mueve girando sobre sí mismo, para sacar tantas energías almacenadas dentro de su cuerpecito juvenil y lleno de vida...

Y por eso y otras cosas, es diferente; y a veces se consuela pensando que quizás en el mundo nadie ve, y todos somos iguales; pero eso no es verdad, aunque sus padres no hablen de su desgracia, o lo hagan con sigilo, para no herir al pobre niño.

Mas, entre los vecinos más cultos del pueblo, hay un amigo de sus padres,que un buen día les trae una buena noticia. Allá lejos, en la capital de su país, hay un colegio donde los niños ciegos aprenden a leer y escribir, con unos puntitos que se tocan con los dedos, y cuando son mayores, estudian y, hasta pueden ir a la universidad... y hacen deporte, y trabajan en oficinas, con máquinas y computadores, que les permiten ver tantas cosas...

Los padres de Pepito, lloran de emoción y se preguntan: ¿como será ese milagro? ¿podrá estudiar nuestro Pepito? ¡Oh Dios, si eso fuera verdad!; pero la capital, está tan lejos, y el niño nos va a echar tanto de menos...

Mas, Pepito, les oyó, y, pese a su corta edad, solo 9años, les dijo:

¡Por favor, llevadme al colegio! ¡yo quiero estudiar y aprender como los demás niños! ¡y hacer deporte y correr detrás de la pelota! ¡no quiero quedarme solo en el banco mientras los otros juegan y ríen, y yo estoy muy triste porque no puedo hacer nada de eso!...

Y con tan sensatas palabras, llegó al corazón de sus padres, que acompañados del buen amigo que investigó sobre el colegio de ciegos, presentaron allí a Pepito, que al curso siguiente, fue admitido como alumno; y aprendió a leer y escribir, y también música y matemáticas, gracias al sistema que un hombre bendito, había inventado casi 200 años antes, Louis Braille, el redentor de los ciegos de todo el mundo, que nació en un pueblito de Francia, cuyo nombre es Coupvrait.

Y desde entonces Nuestro Pepito, aprovechó su inteligencia, estudiando y bendiciendo siempre el nombre de Braille, que tantos beneficios dió a los ciegos, con la luz de la cultura y la esperanza de ser iguales a los demás miembros de la sociedad.

Y se realizó como persona, sin complejos, y fue un hombre de bien, apreciado y admirado por todos los que antes le consideraban un pobrecito niño ciego.

 

 

 

 
  Total visitas 390593 visitantes (748630 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=