SIÉNTATE CONMIGO
  Una Aventura con Seis Puntos (Angelines Sánchez)
 

 

 

Una Aventura con Seis Puntos

Angelines Sánchez (Rebeca Buendía), 2010)

Aureliano Buendía pasaba mucho más tiempo haciendo cosas en su taller debido al insomnio que padecía, Insomnio que también afectó al resto de las gentes de Macondo.

Aureliano Buendía tardó algún tiempo hasta ser consciente de su pérdida de memoria. El primer dato relevante que hizo que le saltaran las alarmas fue cuando se le olvidó como se manejaban las tijeras y para sí, meditabundo, se dijo:

"¡eh!, algo me pasa. No es normal que no sepa después de utilizar las tijeras durante toda la vida que ahora tenga dificultad para usarlas".

Entonces cayó en la cuenta de que últimamente había tenido muchos fallos; así llamaba él a su pérdida de memoria. Consideró que había que tomar medidas antes de que fuera demasiado tarde y la angustia y la consternación invadieran a los habitantes de Macondo al percatarse como él de lo que sucedía.

Es sabido que comenzó por poner carteles a todas las cosas explicando para qué servían y cómo se usaban; por ejemplo:

"La vaca es un animal que da leche. Hay que ordeñarla cada día".

""El martillo sirve para golpear y clavar clavos".

Y así con todo.

"La silla sirve para sentarse".

--¿Por qué pones carteles explicando cómo se usan los objetos y los animales? ¿Se te ha olvidado?, -le preguntaron las gentes de Macondo cuando observaron su sinvivir, su tremenda actividad, que ni comía, venga, venga, venga a ir de un lado a otro sin parar de apuntar esto y aquello y aquello otro.

--Hace ya tiempo -les dijo- que el insomnio que sufrimos y que en un principio parecía que nos iba a beneficiar, porque nos permitiría hacer muchas cosas, muchas más de las que ya hacemos, nos está provocando la pérdida de la memoria; ¿no os habéis dado cuenta?.

--¡Ah! pues ahora que lo dices... --comentaron algunos-.

--¡Es cierto! -contestó otro- Yo esta mañana no me acordaba de cómo se utilizaba la cuchara y tuve que beberme la sopa.

--Pues ya sabéis por qué pongo carteles -dijo Aureliano Buendía haciendo un alarde de explicación. De todos era conocido en Macondo, lo parco que era en palabras.

Ssucedió entonces que la noticia de lo que estaba aconteciendo se propagó por Macondo rápidamente y todos, y en todas las casas, en todas las tiendas y talleres se dedicaron, con auténtico frenesí, a colocar carteles explicando qué eran los utensilios y objetos de uso cotidiano.

Por supuesto que como no podía ser de otra manera la noticia llegó al colectivo de los ciegos, que ya habían notado que lo que ellos daban en llamar despistes, descuidos, no eran tales, sino que también eran víctimas de la enfermedad, pues así dieron en designar la pérdida de la memoria. ¡terrible! Por cierto, formaban un grupo numerosísimo y se dedicaban a amenizar las fiestas con canciones y en las plazas narraban romances a un público que les valoraba y aplaudía recompensándoles con alguna que otra moneda, dulces, alimentos, ropas...

Diligentes, pero con sombrío semblante, se dirigieron al taller de Aureliano; era seguro que allí le encontrarían.

Para no hablar todos a la vez, nombraron un portavoz que así dijo:

--Querido Aureliano, ha llegado hasta nosotros la noticia de lo que acontece; ¿y qué haremos ahora que no podemos escribir ni leer? Se nos olvidarán los romances y no nos acordaremos de las historias, ¡oh desgracia!

Su voz trasmitía harta preocupación.

--¡ohhhh....! y además las desgracias nunca vienen solas -gritaban los demás mesándose los cabellos.

Aureliano, con las manos, les hizo un gesto: "calma. calma.."

Pero enseguida se dio cuenta de que no podían verle; entonces habló pausadamente.

--¡tranquilos.! ¡escuchad! Cuando Úrsula, mi madre, se quedó ciega la compañé a París, porque, según le contó Melquiades una de las veces que vino a Macondo, había oído que allí una persona ciega, un hombre sabio, de nombre Luis Braille, había inventado un sistema para que los ciegos pudieran leer y escribir. Y a París nos fuimos, porque dijo Úrsula: "si Luis Braille no puede venir aMacondo a enseñarme el sistema braille, iré yo a París a aprenderlo".

Mereció la pena, os lo aseguro. Luis Braille, amabilísimo, nos recibió y tras obsequiarnos con exquisito fromage y deliciosos croissants, le enseñó el sistema braille (se llama como su apellido) en un abrir y cerrar de ojos. Bueno, ni que decir tiene que Úrsula se puso contentísima. Y ahí no acaba todo. Louis nos hizo de guía por los Campos Elíseos, nos paseó por el Sena, nos mosttró Notre Dame. ¡Qué se yo! Úrsula decía: "Querido monsieur Braille. Estoy emocionada pues percibo el azul radiante del cielo de París y su maravillosa luz"

Al llegar a Macondo a Úrsula todo se le fue en apuntar que si los remedios de Melquiades, las recetas de los dulces de Amaranta, las canciones de amor que mi padre le cantaba, que también se llamaba Aureliano Buendía como yo, que si la ruta de la calle de los Turcos. Y hasta escribió una novela; sí, una novela en braille titulada: "La vida punteada".

En mi taller de platería le hice un punzón de plata y una especie de tablilla para que pudiera escribir. Os la haré también a todos vosotros, me daré prisa antes de que se me olvide hacerla. Además Úrsula aportó al sistema braille dos cosas importantísimas. Veréis. ¡perdón! Escuchad. Como en francés no existe la letra "ñ", Úrsula la inventó para que todos los hispanohablantes la utilizaran y así poder escribir "cigüeña", "España", "pedigüeño", etc. De esta humilde manera enriqueció el alfabeto de Luis Braille.

¡Se acabó la preocupación! ¡Quiero ver sonrisas en esos rostros que ahora reflejan algo parecido a la tristeza!. Todos aprenderéis braille; Úrsula, con sumo gusto, os lo enseñará.

Desde entonces todos los ciegos de Macondo saben escribir y leer en braille y lo enseñaron a su vez por muchos países. Y así los "Cien Años de Soledad" fueron mucho más llevaderos, por lo menos para los ciegos, porque tenían libros que leer e historias que escribir.

 

 

 
  Total visitas 365052 visitantes (691402 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=