SIÉNTATE CONMIGO
  Y se Armó la Revolución (María Jesús Cañamares)
 

 

 

¡Y se Armó la Revolución!

María Jesús Cañamares

Como cada día vengo a esta portería para desempeñar mi trabajo. Me preocupa lucía; ¡pobrecilla, qué bien le queda su nombre! El sol brillaba para ella hasta hace un año en que sus ojos dejaron de ver la luz afectados por un glaucoma. Desde entonces no sale a la calle. Parece que el mundo tampoco quiere saber de ella; no recibe visitas, ni llamadas telefónicas de los que antaño fueron sus amigos. Desconfía de todo y de todos; sólo una persona la visita un día en semana cargada de equipaje. Pero…, ¡esperen, luego les sigo contando, se han colado por aquí cuatro… "desconocidos"!

--¡Eh!, ¿adónde van?

--¡Al séptimo, a visitar a lucía Sordo del Ojo!

--¿Pueden identificarse, por favor? Si no lo hacen, no suben.

--Yo me llamo Braille; soy un sistema táctil para que Lucía lea y escriba. NO me mire con esa cara asustada, mujer;; esos agujeros que ve en mí los hizo Louis braille, mi difunto padre. Era un portento de inteligencia, ¿sabe? Quedó ciego a los 3 añitos y me creó a mí con el encargo de que sacara a sus colegas de la ignorancia y les abriera la puerta a la cultura y la formación. Con papel, una pauta, punzón y sólo seis puntitos, le puedo decir muchísimas cosas –dice uno de ellos muy ufano.

--Nosotros somos Jaws, Talks y NVDA –dicen los otros tres- Somos lectores de pantalla, parlantes como puede oir.

NO habían formulado la última palabra, cuando el llamado braille se metió descaradamente en los botones del ascensor; los otros lo siguieron con igual desenfado, hablando como loros.

--¡Oigan, alto!, ¿porqué se instala ahí sin permiso, señor braille? ¿porqué se lleva detrás a sus compañeros?

--¡porque lucía nos necesita, señora!

--¡Salgan inmediatamente! –gritó furiosa.

--¡Sí, no se preocupe; saldremos en cuanto cumplamos nuestro cometido.

Dicho esto, el ascensor arrancó dejándome plantada en mi portal. No, eso no podía ser; tenía que subir, ¿qué se habían creído?

Pero, ¡dios mío!, ¿qué pasa aquí?: Braille corría por la casa, metiéndose en la despensa y agarrándose a todo frasco o lata que encontraba; en las cajas de medicinas que lucía tomaba; en sus perfumes… ¡NO podía creer lo que veía! Los otros tres gritaban como posesos:

--¡escritorio, presentación en lista, mis documentos: uno de veinte –decía Jaws-.

--¡bandeja de entrada, mensajes, fulanito de tal!: dos de seis –cantaba NVDA-.

--¡Llamando a Mercedes tiflo, opciones: tecla uno, llamar; tecla dos cancelar, -vociferaba talks-.

Lucía reía y saltaba como una niña, y yo me ofuscaba por momentos, pues no salía de mi ignorancia en todo este asunto. Le Pedí explicaciones pero su risa fue la respuesta. En cambio la oí decir:

--¡Socorro, mercedes, ven, por favor, pon orden en casa; la portera está histérica y yo no puedo callar a estos lectores!

¡Menos mal que al fin, alguien me explicaría qué estaba sucediendo!

Al poco, llegó mercedes, y subimos juntas al séptimo,. Por el camino me iba explicando que ese alboroto se acabaría en cuanto ella pusiera orden y dijera a cada cual el papel que habría de desempeñar en la casa para que lucía fuera independiente. Ella nos recibió esta vez con un regocijo que me exasperó, pues con el vocerío y las risas teníamos a varios vecinos asomados a la puerta, con caras de asombro unos, y de malhumor otros. Mercedes ordenó.

--¡calma, todos a sus sitios! Señor Braille: usted es el rey de la casa, el jefe de la banda; sin su orden, nadie ha de moverse. Lucía usará todos los instrumentos con su ayuda; no se mueva de sus medicinas para que no se equivoque al tomarlas. Ni se le ocurra borrarse de las latas de conservas, porque algunas, no puede comerlas. Tiene que estar presente en los comicios electorales, porque ella nunca ha ejercido su derecho de decidir quién quiere que nos gobierne; sin usted, no puede votar secretamente como nosotros. NO se vaya de sus libros, porque ahora va a leer y estudiar por sí sola.

Señor Jaws: métase en esa máquina, y cuando salga algo en la pantalla, léalo con su potente voz de eloquence o con la que quiera, pero lea absolutamente todo, incluso lo que Lucía escriba. Si lo necesita, el amigo Braille estará con usted para que ella lea con los dedos en su línea braille cuanto dice el ordenador.

Señor N V D A: tiene la misma función que su compañero Jaws, solo que cuando él hable, usted estará callado. Hágase a la idea de permanecer en un segundo plano.

A N V D A esto le debió parecer muy mal, porque a nadie le gusta estar en segundo plano; emitió una especie de rugido, pero la hábil mercedes, dándole un "botonazo", lo dejó mudo.

--Señor Talks: usted tiene la obligación exclusiva de permanecer en este teléfono siempre, y sólo hablar cuando se le pida. NO salga ni moleste a sus compañeros.

--¡tecla uno: sí; tecla dos: no! –dijo talks divertido ante tanta orden.

Mercedes dio rápidamente a la tecla uno, y Talks calló.

YO no salía de mi asombro al ver a Lucía en una nube de felicidad. Hacía tiempo que no la veía sino llorar lamentando su ceguera. Me abrazó estrechamente y en ese abrazo también se unió mercedes, la Instructora Tiflotécnica de la ONCE.

--Ahora sí que soy afortunada; podré volver a mis estudios y a mis juegos; cocinaré porque tendré recetas de cocina en braille, parlará mi termomix y podré saber los colores de mi ropa poniéndole etiquetas con Braille… ¡ahora podré ser independiente, gracias a todas estas ayudas que cambiarán mi vida completamente!

Señores lectores: queden ustedes con Dios, que yo me voy corriendo a la ONCE para aprender el sistema braille; vayan a saber si algún día no puede pasarme a mí como a lucía, y no quisiera estar desprevenida.

 

 

 

 

 

 
  Total visitas 369246 visitantes (701537 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=