SIÉNTATE CONMIGO
  Muy Buena Pregunta, Hijo (Caranva Romero)
 

 

 

Muy Buena Pregunta, Hijo

Caranva Romero

Luis tenía seis años. Aquel día comenzaba la Enseñanza Primaria.

De la mano de su madre, entró en el ascensor. ¡Qué novedad!: los botones, además del número normal en relieve tenían unos puntitos.

-¿Para qué sirven estos puntitos? -preguntó el niño.

Para que los ciegos puedan saber el piso al que corresponde cada uno. Creo que el sistema se llama Braili, Braille o algo así.

-¡Aaah...! Vale.

En la planta baja, Luis mira atentamente los buzones, y en la puerta del edificio, observa de igual manera los botones del interfono, interrogando a su madre:

-¿Por qué no hay puntos aquí, ni aquí?

-Muy buena pregunta, hijo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
  Total visitas 378431 visitantes (722064 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=