SIÉNTATE CONMIGO
  El Braille y la Amistad (Alfonso Figueroa Soliño)
 

 

 

El Braille y la Amistad

Alfonso Figueroa Soliño

Cuando volví al pueblo después del primer curso de estancia en el colegio, ya sabiendo leer y escribir en braille, mi amigo gerardo no se lo creía: no es verdad que estés leyendo, te lo estás inventando, porque ahí no hay ninguna letra, solo agujeros. Tuve que enseñarle el alfabeto, pero valió la pena el esfuerzo, porque gracias a eso nuestra amistad, merced al intercambio de cartas en braille,se hizo más sincera, más íntima y más duradera.

 

 

 

 
  Total visitas 579123 visitantes (1148603 clics a subpáginas)  
 
Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis