SIÉNTATE CONMIGO
  Auriculares de Rayos Infrarrojos (Aldo Nove)
 

 

 

Auriculares de Rayos Infrarrojos (De "Superwoobinda")

Aldo Nove

Había invitado a Ilaria a mi casa para ver El exorcista. Soy su amiga Stefania y tengo dieciséis años. Pero me parece que su objetivo no era ver la película. Creo que quería follarme. Y de hecho me folló.

Durante la publicidad me besaba, y a los diez minutos ya me había metido la mano entre las piernas, apartando las bragas para tocarme el coño. Cuando volvía a empezar la película le cogía la mano y se la ponía en su lugar.

Cuando llevábamos un cuarto de película Ilaria empezó a tocarse abiertamente. A mí me daba igual, yo solo quería ver El exorcista. Notaba que su respiración se hacía entrecortada, después empezó a maullar como una gata en celo. Me levanté del sofá para subir el volumen.

Ilaria me dijo que pusiera un vídeo porno de Ron Jeremy, que El exorcista podíamos verlo en cualquier otro momento. Estaba empezando a cansarme.

Le pregunté a qué había venido si no quería ver la película, puesto que a mí sí que me interesaba. Me dijo que me quería y yo me fui a mi habitación a coger los auriculares de rayos infrarrojos. Enchufé el cable a la tele y no le hice más caso.

Pero la cerda no paraba de molestarme. Se meneaba y hacía sacudir el sofá. El mando a distancia, que estaba apoyado por ahí, se cayó al suelo. No me hubiera dado cuenta de no haber sido porque se cambió de canal.

De repente me encontré mirando La ruleta de la fortuna. Resoplé y volví a poner Rete 4.

Para que me dejara mirar la película en paz me quité las bragas y le dije a Ilaria que podía lamerme el coño, pero sin agitarse demasiado y sobre todo sin taparme la pantalla.

Se echó al suelo y metió la cabeza debajo de mi falda. En un momento dado se fue el sonido. Posiblemente se habían acabado las pilas de los auriculares. Cuatro pilas mini de 1,5, no hacía ni dos semanas que las había cambiado.

-Ilaria- le dije-, se me han acabado las pilas.

Emergió de entre mis piernas, me miró atontada:

-¿Qué pasa?-dijo, jadeando.

-Se me han acabado las pilas de los auriculares, no oigo nada.

Emergió de entre mis piernas, me miró atontada:

-¿Qué pasa?-dijo, jadeando.

-Se me han acabado las pilas de los auriculares, no oigo nada.

Emergió de entre mis piernas, me miró atontada:

-¿Qué pasa?-dijo, jadeando.

-Se me han acabado las pilas de los auriculares, no oigo nada.

Emergió de entre mis piernas, me miró atontada:

-¿Qué pasa?-dijo, jadeando.

-Se me han acabado las pilas de los auriculares, no oigo nada.

Emergió de entre mis piernas, me miró atontada:

-¿Qué pasa?-dijo, jadeando.

-Se me han acabado las pilas de los auriculares, no oigo nada.

Emergió de entre mis piernas, me miró atontada:

-¿Qué pasa?-dijo, jadeando.

-Se me han acabado las pilas de los auriculares, no oigo nada.

 

 

 
  Total visitas 359271 visitantes (679055 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=