SIÉNTATE CONMIGO
  Morir por un Ideal (Enrique Labarta Pose)
 

 

 

Morir por un Ideal

(Cuento)

Enrique Labarta Pose

En una Tesorería

Provincial de Hacienda, había

un empleado ya antiguo,

de poca categoría

y de sueldo muy exiguo.

Juan Puñales se llamaba,

y apuros tales pasaba,

según propia confesión,

que su apellido llevaba

clavado en el corazón.

Sumando, la vida entera,

cantidades, llegó a viejo,

y al final de su carrera,

vio que ésta, en resumen, fuera...

"la carrera de un cangrejo".

Pues, en números cabales,

se encontró, Don Juan Puñales

con treinta años de servicios,

mil pesetas anuales

y diez hijos vitalicios.

En su existencia perruna,

no más cuartos, la fortuna,

contar en paz le dejó,

que los cuartos de la luna

y los cuartos del reloj.

Pero, cual fuego vestal,

mantuvo constantemente,

de su vida hasta el final,

Don Juan, dentro de su mente,

la llama de un ideal.

Ideal que lo traía

con fiebre y a mal traer,

y que sólo consistía

en el afán de ascender

en sueldo y categoría.

Afán que fue, poco a poco,

degenerando en locura,

hasta que, en su chifladura,

buscó, con ansias de loco,

el vértigo en la altura.

Aquel afán, grande, inmenso,

ya llegó a ser tan intenso,

que hizo un globo de papel

para lograr el ascenso,

pero se rompió con él.

Por subir, en su obsesión,

hasta en la altura habitaba,

mayor de la población

y su Santo celebraba

el día de la Ascensión.

Al fin ya, sin conseguir,

de la suerte las mercedes,

y cansado de sufrir

en el afán de subir,

subía por las paredes.

Por ascender, siempre en guerra,

tras esfuerzos inhumanos,

gracias a su suerte perra,

sin moverse de la tierra

tocó el cielo con las manos.

Un día, el pobre señor,

de una casa en el portal,

vio un letrero tentador,

compendio de su ideal,

que decía: "Hay ascensor".

Alegre y lleno de pasmo,

detúvose en el camino,

y bendiciendo su sino,

lanzóse con entusiasmo

hacia el soñado padrino.

Al verle, dijo el portero:

--¿Qué quiere usted, caballero?

--¡Ascender de cualquier modo!.

--¿Al principal? ¿Al tercero?

¿O a dónde? --¡Arriba del todo!.

Arriba no puede ser;

tengo orden de que no pase

nadie. --¡Bueno...!; hasta más ver.

Me basta con ascender

a Oficial de quinta clase.

Y febril y satisfecho,

gritando: ¡loco a la brecha!,

metióse en el cubo estrecho,

ascendió como una flecha

y se estrelló contra el techo.

En su losa sepulcral

puso un amigo cabal:

"Aquí yace Juan Puñales,

su memoria honrad, mortales;

murió por un ideal".

Y al ver en su tumba fría,

el rótulo aquel impreso,

dijo un sabio: --¿Quién sería

Puñales? Porque, hoy día,

no hay quien se muera por eso.

Por un ideal murió;

quien hizo tal, era un santo.

Y, entre el pueblo, se extendió

la frase del sabio tanto,

que, a Don Juan, canonizó.

Mil fieles le visitaron,

que los milagros contaron,

que Juan Puñales obraba,

y los enfermos le oraron

con tal fe, que los curaba.

Aunque el amigo que su

epitafio escribió allí

dijo, al saberlo, entre sí:

--"Los milagros que hagas tú,

que me los claven aquí".

Según cuentan los anales,

cubre hoy sus restos mortales,

templo augusto de granito;

y es el que fue Juan Puñales,

San Juan Puñales Bendito.

No logró ascender en vida

y a santo ascendió en seguida,

después de muerto. Al que quiera

ver su aspiración cumplida,

le aconsejo que se muera.

Y aquí se acaba la historia,

nada queda por decir;

Juan Puñales, al morir,

como ya subió a la Gloria,

no hay más a donde subir.

 

 

 

 
  Total visitas 390984 visitantes (749432 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=