SIÉNTATE CONMIGO
  Qué Hay de lo Nuestro (Olegario García Fernández)
 

 

 

Qué Hay de lo Nuestro

Olegario García Fernández

No tenía escapatoria. El tendero, el sastre, el ferretero, el carpintero, el óptico y hasta el chino estaban allí. Me habían pillado en el fondo del bar y me tenían acorralado. ¿Quién se había chivado?

- Bueno, bueno, chicos -dije tragando saliva- precisamente os iba a pagar mañana a todos

Pero todos me miraron con cara de no creerse nada.

- Braulio -pedí al tabernero- invita a la peña.

- Sí, hombre, y ya me debes 3 meses de consumiciones.

En aquel momento toda la peña gritó al unísono: "¿¡Que hay de lo nuestro!?"

Sin duda estaban compinchados. No lo pensé dos veces, intenté escapar . Con mala suerte porque fui a dar con los dos metros del ferretero que me arreó sin compasión un par de trallazos de antología. El primero me hizo rotar varias veces sobre mí mismo y el segundo un movimiento de traslación que me estrelló contra el mostrador con el que impacté escupiendo un número indeterminado de dientes. Aún tuve tiempo de pensar: "¡Qué malas pulgas tiene el tío!" y luego nada.

Fui, como es natural, directamente al infierno.Una muchedumbre de demonios me esperaba con tridentes. En cuanto me vieron se lanzaron en tropel contra mí al grito de : "¿¡Qué hay de lo nuestro!?". Uno de ellos me dio un cruel pinchazo en el culo. Pegué tal salto que conseguí llegar al cielo: Una legión de ángeles con espadas de fuego, Santa Juana de Arco con una daga, Fernando III el Santo lanza en ristre, San Luis de Francia con una ballesta y hasta el Buen Ladrón con una descomunal ganzúa me gritaron: "¿¡Qué hay de lo nuestro!?".

Tras una caída libre aterricé en una cama de hospital. Abrí los ojos: ante mí se hallaba una escultural enfermera, Pechos generosos, melena de oro, ojazos esmeralda, gruesos labios; pero ella no, no me dijo: "¿¡Qué hay de lo nuestro!?"

 

 

 
  Total visitas 374386 visitantes (713225 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=