SIÉNTATE CONMIGO
  Epitafio (Pedro Muñoz Seca)
 

 

 

Epitafio

Pedro Muñoz Seca

Este epitafio se lo escribió Pedro Muñoz Seca al matrimonio que tenía la portería del edificio donde él vivió y que murieron con muy pocos días de diferencia:

Fue tan grande su bondad,

Tal su laboriosidad

Y la virtud de los dos,

Que están con seguridad

En el Cielo, junto a Dios.

El Obispo de la diócesis de Madrid, que tenía que dar su conformidad, lo rechazó con el argumento de que Muñoz Seca no era nadie para asegurar que los porteros estaban en el Cielo, y junto a Dios. Por lo cual Muñoz Seca escribió otro:

Fueron muy juntos los dos,

El uno del otro en pos

Donde va siempre el que muere...

Pero no están junto a Dios,

Porque el Obispo no quiere.

El Obispo envió una carta a Don Pedro en la que decía "Ni yo, ni ningún otro representante de la Santa Iglesia, intervenimos para nada en el destino de los difuntos, por tratarse de un misterio inescrutable que ni usted, a pesar de su buena voluntad, ni nosotros estamos capacitados para aclarar", Dadas las circunstancias.

Muñoz Seca escribió el siguiente epitafio:

Flotando sus almas van

Por el éter, débilmente,

Sin saber qué es lo que harán,

Porque desgraciadamente

Ni Dios sabe dónde están.

 
  Total visitas 381580 visitantes (730592 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=