SIÉNTATE CONMIGO
  Coplas de ¡Ay Triquitraque!, Caricatura (Jorge Llopis)
 

 

 

Coplas de ¡Ay Triquitraque!

Jorge Llopis

Dexa que yo te refiera

lo que ayer acontesció

en la lid que se libró

cerca de Mataporquera.

Pienso que lo que pasó

fue una cosa burladera

que a la Corte puso en jaque.

¡Ay triquitraque!

Las mesnadas se salían

al campo, e se contemplaban;

unos a otros se miraban,

de un lugar a otro corrían,

e tanto se trasladaban

que peones parescían

de ajedrez, mudando escaque

¡Ay triquitraque!

El barón del Manillar

puso pies en polvorosa,

e se fizo encima cosa

que non se debe nombrar

Doña Mencía, su esposa,

mucho tuvo que lavar

y aromar con estoraque.

¡Ay triquitraque!

Huelga agora que se explique

que el Rey -lo sabe la gente-

es de la acera de enfrente,

adamado e alfeñique,

e fuyó, mas es corriente

ver fuir al Cuarto Enrique,

menoscabando su empaque.

¡Ay triquitraque!

Don Conrado e don Johan,

a pesar de sus varices,

corrieron como perdices

que ante los podencos van,

e dieron con sus narices

en el lodo. Ambos están

maldiciendo tanto achaque.

¡Ay triquitraque!

La hermosa doña Guiomar,

en su castillo de Auñón,

subióse en un torreón

para ansí parlamentar,

mas echáronle un lançón

sañudo, que le fue a dar

en medio del almanaque.

¡Ay triquitraque!

El conde del Resopón,

en vez de facer batalla,

encontróse en Santa Olalla

con un fermoso garçón.

Ambos, saltando una valla,

perdiéronse en un mesón

del término de Jadraque.

¡Ay triquitraque!

Los Infantes de Aragón,

al ser batidos con gana,

çurrábanse la badana

culpándose de la acción.

E uno se llamaba andana,

e el otro al uno, cabrón,

maxadero e badulaque.

¡Ay triquitraque!

Al ver que corría presto,

fuyendo, don Johan Arlança,

siguióle sin más tardança

el marqués del Manifiesto,

e metióle la su lança

en un sitio non honesto,

donde hace pupa el ataque.

¡Ay triquitraque!

E doña Sol del Escudo,

al ver al marido fuera,

se entregó sobre una estera

a un paxe fornido e rudo,

e ansí, la muy puñetera,

fizo al esposo cornudo,

porque tenía buen saque.

¡Ay triquitraque!

 

 

De "Las Mil Peores Poesías de la Lengua Castellana

Con Nociones de Gramática Histórica, Rudimentos de Retórica y Poética y un Falso Florilegio de Poetas Laureados".

 

 

 

 
  Total visitas 359271 visitantes (678993 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=