SIÉNTATE CONMIGO
  Calaveras Literarias 2015 (Varios Autores)
 

 

 

Calaveras Literarias 2015

Varios Autores

 

Introducción

Calavera Literaria

(De Wikipedia, la enciclopedia libre)

La calavera literaria es una composición en verso tradicional en México. Suelen escribirse en vísperas del Día de los muertos.

Historia

Antiguamente conocidos como panteones, estos versos nacieron en el siglo XIX a modo de epitafio burlesco y como modo de expresar ideas o sentimientos que en otras oportunidades sería difícil decir. Fueron frecuentemente censurados o destruidos ya que, por lo dicho anteriormente, también servían como medio para expresar descontento con los políticos de la época. Las primeras calaveras impresas fueron publicadas en 1849, en el periódico El Socialista, de Guadalajara.

Los dibujos que suelen acompañar los versos son conocidos con el nombre de La Catrina o Calavera Garbancera, figura creada por José Guadalupe Posada y bautizada por el muralista Diego Rivera.

Características

* Son versos irreverentes, escritos a modo de epitafios, retratando a las personas como si estuvieran muertas.

* Se utilizan para canalizar sentimientos que en otro contexto sería difícil expresar.

* Suelen acompañarse de dibujos de calaveras.

 

1. Calavera a Arelis Ortiz Rodríguez

Joan Segura Ribes - 20/10/2015

Contenta está cantando

Arelis en su cocina

cuando de pronto una china

le grita desafinando:

-Esto no se puede aguantar,

cantante de la gran villa,

que me duele la coronilla

de oirte cantar y cantar-.

Arelis enfurecida

va i le lanza una maldición:

-Que se te lleve el corazón

la calaca malnacida-.

Mas la vecina no es china

y riendo alocada

la calaca disfrazada

deja ver su faz canina.

-Ha llegado el gran momento

que te lleve al campo santo,

y verás con gran espanto

tu tumbita de cemento-.

 

la delgada sin contención

ríe y ríe y se desmonta,

pero Arelis que no es tonta

va pensando su reeacción.

recordó que su amiguita,

mejicana por más señas,

le contó como a la greñas

la dejó bien reblandita.

Como Arelis el asunto

del merengue lo domina,

averigua, la muy fina,

de la flaca el flaco punto.

Sonríe la macorixana,

no necesita más pensar,

y se pone a merenguear

como buena dominicana.

atrapada la flacucha

por el ritmo contagioso

los huesitos sin reposo

mueve así con gracia mucha.

y las dos merengueando

con las caras sonrientes

van bailando entre las gentes

y el tiempito va pasando.

y el merengue es general,

la alegría desbordante

todos viven ese instante..

¿Quién desea un funeral?

¿enterrar? ¡Qué disparate!

A la plaza han llegado,

y en un bar se han sentado

a tomarse un chocolate.

 

2. Calavera a Luz del Carmen León Wido

Joan Segura Ribes - Noviembre de 2015

Yo conozco a una muchacha tecladista

Que canta en Mexicali sus canciones,

Rellenando de emoción los corazones,

De bomberos, arquitectos y dentistas.

La muchacha canta y canta todo el día

Y su éxito recorre todo el mundo,

Ay, llegando hasta el sitio más profundo

Donde mora aquella flaca resentía.

Y a la parca que no puede soportar

Que la niña así cantando, bien triunfe,

la malicia tanto y tanto la confunde

Que por poco al resbalar se cae al mar.

Luz del Carmen que no sabe de maldades,

Canta y canta todo el día sin cesar,

Y a la tumba la quisiera enterrar,

La flaca que imagina crueldades.

Esta chica es tan astuta y tan traviesa

Que consigue a la flaca exasperar

Al hacerla de repente estornudar

Con los polvos pica-pica que le echa.

Pero un día la aterra un gran espanto

Cuando ve que se le acerca esta vieja

Y la agarra y la lleva de la oreja

De paseo por allá en el campo santo.

Finalmente ha comprendido la muchacha

Que a la vieja, travesuras, ni hablar,

Y queriéndose con ella congraciar

Va y le canta bien ritmada una guaracha.

Gusta tanto a la calaca este ritmito

Que no puede resistir la tentación

de gozar con frenesí el bacilón,

y menea suavemente sus huesitos.

Ya no piensa en enterrar la huesudita,

Y la chica ya no siente ni un temor,

Sólo cantan, sólo bailan con fervor,

Y al final, se van del brazo agarraditas.

 

3. Calavera a Carlos Andrés Vallejo

 

Joan Segura Ribes - Octubre de 2015.

Aquí está Carlos Andrés,

quien Desde hace varios meses,

va tecleando con los pieses,

El Quijote al revés.

 

Qu'es un chico aventurero

yo lo supe así de fijo

cuando un sábado me dijo

que quería ser torero.

 

Amigo mío, no te esfuerces

y ve cesando en tu intento,

que ya se te acerca el momento,

de que tus rezos comiences.

 

no lo entiende el muchacho

y en el intento insiste,

y resiste y persiste,

encerrado en su despacho.

 

enfrascado en su empeño,

él de nada se da cuenta

y la calaca revienta

para darle eterno sueño.

 

Ay, Carlitos, no vigilas;

que la parca ya sonríe

que de ganas se refríe

y te va a quitar las pilas.

 

date la vuelta, hermano,

que la tienes justo atrás

que si rápido no vas

te convierte en un gusano.

 

el muchacho asustadote

por el balcón quiere saltar,

pero la flaca sin dudar

me lo agarra del cogote.

 

-Que De mí, nadie se escapa,

pues pa ti ya tengo lista

bien a punto de revista

una tumba con su tapa-.

 

-No me lleves que aún soy peque-.

Va gritando el infeliz,

y en un acto muy feliz,

me le plantifica un cheque.

 

-¡Tú, qué haces, desgraciao!,

¿que me quieres sobornar?

si aquí no hay ni pa pagar

tan siquiera un ColaCao-.

 

Como el cheque fue un fracaso,

piensa raudo otra patraña,

pa que la de la guadaña,

no se acerque más ni un paso.

 

y mientras riñendo están,

se le activa la razón,

ya encontró la solución:

va y la invita a un pacharán.

 

La huesuda se relame

y ya siente un calorcito,

me le pide otro vasito

de aquel licor nada infame.

 

Carlos, chico diligente,

se lo llena otra vez,

porque así quizá tal vez,

la flacucha no lo aviente.

 

La parca a cantar empieza

una jota bvien jocosa,

y que bien que va la cosa

con ardor y con viveza.

 

Carlos, junto al ataúd

la segunda voz le hace

y del corazón le nace

un punteo en el laúd.

 

jotas van y jotas vienen,

va corriendo el pacharán,

canta que te cantarán,

así ambos se entretienen.

 

Poco a poco el alcohol

a la flaca adormece,

y la deja que parece

muñequito de guiñol.

 

Para más seguro estar,

él le cuenta una historia

de aquellas de su Soria

y la huesos, a soñar.

 

Se durmió sin rebeldía,

la calaca en la noche.

Cuando Carlos se va en coche

ya reluce el nuevo día.

 

 

4. Calavera a Joan Segura ribes

Luz del Carmen León Wido - Octubre de 2013.

Joan se encontraba pensando,

en una magia musical;

y al estarla preparando,

escuchó a alguien llegar.

La parca lo andaba buscando,

pues quería negociar;

si no tocas algo en tu guitarra,

entonces te he de llevar.

¡Espera un poco!, dijo el músico,

¿No ves que estoy trabajando?

tengo bastantes pendientes,

y apenas voy terminando.

¡Excusas! Respondió la flaca,

no me dejas otra opción;

más que llevarte al panteón,

ahí haces lo que quieras.

 

5. Calavera a Luz del Carmen León Wido

Caranva Romero (octubre 2015)

A la sombra de un cifrés

y en una cajita de pino

(cosas del destino)

yace desde hace un mes

la luz de mis ciegos ojos,

carmen de mi corazón,

calmante de mis enojos,

sol para un calentón.

Pero no crean que está muerta,

es que le entró la flojera,

tan grande y duradera

que todavía no despierta.

Sal de tu estado de coma,

bebe, duerme y reposa

porque el trabajo, y no es broma,

que te espera tiene su cosa.

 

6. Calavera a Joan Segura Ribes

Caranva Romero (octubre 2015)

Vino la parca un día,

a traición y a oscuras,

a llevarse a Joan Segura

que a ello se oponía.

Camino del campo santo,

el cortejo funerario

(suceso extraordinario)

se detuvo con espanto.

poco a poco la tapa

del féretro fue abriéndose

mientras iba oyéndose

una voz que nos atrapa:

¡La magia musical

por Joan segura Ribes!

Al cementerio no arribes

que tu muerte es virtual.

Y resucitó nuestro amigo.

su guitarra hizo vibrar,

y la magia que consigo

va, la música amar.

 

7. Calavera a Felipe Rubio Marmolejo

Luz del Carmen León Wido - Noviembre de 2014.

Felipe estaba en la radio,

realizando su programa;

y la muerte llegó armando,

un tremendo melodrama.

"¡No me has mandado saludos,

Y me siento olvidada!;

si no vienes hoy conmigo,

me pondré muy enfadada".

No le quedó más remedio,

a Felipe que aceptar;

y fue así como la flaca,

por fin se lo pudo llevar.

Sus amigos están tristes,

pues llevarán a enterrar,

al compañero Felipe;

que ya no podrá ni cantar.

 

8. Calavera a Luz del Carmen León wido

Felipe Rubio Marmolejo - Noviembre de 2014

Triste su calavera,

ya la llevan a enterrar;

a la Luz por ser chaparra,

al panteón van a llevar.

Los dulces y chocolates,

ya no podrá saborear;

la calaca se la lleva,

al panteón municipal.

Lo siento amigos, lo siento,

ya no podrán escuchar;

esa voz tan cantarina,

en la radio general.

Pues la Luz ya se ha dormido,

ya no podrá despertar;

los dulces y chocolates,

me los tendré qué tragar.

Ya con esta me despido,

ya me voy con mi cantar;

Lucecita, ya te has ido,

yo también te he de extrañar.

 

 

9. Calavera a Arelis Ortiz Rodríguez

Caranva Romero (noviembre 2015)

Vengo, Arelis Ortiz,

al pie de tu sepultura

en noche triste y oscura

desolado, infeliz,

para decirte, amiga,

lo que en vida no te dije:

que tu amor me aflige

y tu voz me abriga;

que tu luna de agua brilla

por aquí y por allá,

por Cristo, Buda y Alá,

cual grandiosa maravilla;

que a través de mis manos

estas palabras escribo

como epitafio votivo

entre muy buenos hermanos,

que se cuentan de verdad

mil historias distintas

sin que tu voz ya extinta

rompa nuestra hermandad.

Ay, Arelis, menos mal

que todo fue un sueño

y que, por fin, ya soy dueño

de nuestro mundo real

en el que estás muy viva,

sigues cantando y cantando,

sufriendo, riendo y amando

para que un día yo lo escriba.

 

 

 

 

 
 
  Total visitas 401180 visitantes (774198 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=