SIÉNTATE CONMIGO
  Coplas Populares (Recopiladas por CEP)
 

 

 

Coplas populares

Recopiladas por CEP

1

Tu madre tuvo la culpa

Por dejar la puerta abierta,

Y yo por meterme dentro,

Y tú, por estarte quieta.

2

Dichoso sea aquel hombre

Que con un cuerno tropieza,

Porque arrastra con los pies

Lo que otros con la cabeza.

3

Si el amor que puse en ti

Lo hubiera puesto en un guarro,

Ahora podría comer

Chorizo, tocino y magro.

4

El amor de las mujeres

Es como el de las gallinas:

Que, cuando les falta el gallo,

A cualquier pollo se arriman.

5

Los hombres son el demonio,

Según dicen las mujeres;

Y luego están deseando

Que el demonio se las lleve.

6

Yo tengo un caballo Bayo

Que relincha por las yeguas;

Y yo, como soy su amo,

Relincho por las mozuelas.

7

Una vez que te quisí,

Y tu madre lo supió,

Como tiene el genio así

Todo lo descompusió.

8

Asómate a esa vergüenza,

cara de poca ventana

y dame un vaso de sed,

que me estoy muriendo de agua.

9

Mi mujer, también la tuya

fueron a una romería.

la mía vino borracha.

la tuya no se tenía.

10

Dices que me quieres tanto?

¡arreglemos el asunto!

pero antes de ser casados

no podemos dormir juntos.

11

Dices que vienes por verme,

querido, Dios te lo pague.

si por otra cosa vienes

gastas zapatos en balde.

12

Acuérdate de aquel día,

cuando debajo del puente,

retorciéndote, decías:

¡aprieta, que viene gente!

13

Asómate a una ventana.

echa medio cuerpo fuera.

después saca el otro medio

y verás qué hostia te pegas.

14

Le voy a decir al cura

que voy a matarle el gallo:

no tengo yo mis gallinas

para quél monte a caballo.

15

Quisiera tener la suerte,

la suerte que el gallo tiene:

que tiene muchas gallinas

y a ninguna la mantiene.

16

Si quieres estar caliente,

cásate con la churrera

Y estarás toda la noche

churro dentro y churro fuera.

17

Son la corriente del río

Y tu amor cosa de un día:

Que llega, pasa, se aleja

Y ya no vuelve en la vida.

18

Me quisiste mozo libre,

también me querrás soldado.

¿Cómo vas a despreciar

lo que el rey no ha despreciado?

19

Si me quieres, dímelo.

Y si no, di que me vaya.

No me tengas al sereno,

que no soy cántaro de agua.

20

Si me quieres, dímelo

Y si no, vete al carajo,

Que otras, mejores que tú,

Las he tenido debajo.

21

Quítate del sol que quema

Y de la luna, que abrasa.

Y de las lenguas del mundo,

Que cuentan lo que no pasa.

22

Mi caballo y mi mujer

Se me murieron a un tiempo:

Mi mujer ¡Dios la perdone!:

¡¡El caballo es lo que siento!!

23

El sol le dijo a la luna:

Retírate, bandolera:

La que anda mucho de noche,

No puede hacer cosa buena.

24

Anda diciendo tu madre

Que la luna te mereces;

pero como no soy luna

A mí no me perteneces.

25

La mujer del herrero

Dicen que tiene

Por delante la fragua,

Detrás el fuelle:

Destas dos cosas,

Gusta más la que quema

Que la que sopla.

26

Las solteras son de oro;

Las casadas son de plata

las viuditas son de cobre

Y las viejas de hojalata.

27

El cura que te casó

Debía de estar borracho,

Porque no te preguntó

Si eras hembra o eras macho.

28

Como los pájaros cantan

las penas de sus amores,

así canto yo la jota

Para aliviar mis dolores.

29

No extrañéis, no, que se escapen

Suspiros de mi garganta.

La jota es alegre o triste,

según está quien la canta.

30

El santo Cristo de Limpias

dicen que suda, que suda.

lo que sudan son los cuartos

en el bolsillo del cura.

31

Anda diciendo tu madre

Que no me quiere por nuera:

¿En qué libro habrá leído

que yo la quiero por suegra?

32

La pavesa del cigarro,

Puede servir de testigo

Que anoche estuve en tu puerta

Y no pude hablar contigo.

33

Ventanas a la calle

Son peligrosas

Pa las madres que tienen

Hijas hermosas.

34

En tu puerta me cagué,

Creyendo que me querías.

Ahora que ya no me quieres,

Dame la mierda, que es mía.

35

Una novia tuve yo,

que todas efes tenía:

era fea, flaca y floja,

fregona, frágil y fría.

36

La primer novia que tuve,

Todas las efes tenía:

Francisca, fresca, fregona,

Fea, flaca, floja y fría.

37

Don Tomás Mata y Abad

médico de Amorevieta,

al pie de cada receta

firma Mata? Y es verdad.

38

De lo alto de un andamio

Un albañilse cayó

Y cuando iba por el aire

Le dio miedo y se paró.

39

Un albañil se cayó

De lo alto de un andamio.

Y en el medio del camino

se paró a escuchar la radio.

40

El que se casa con viuda

No sabe lo que se pesca,

Porque tiene que comer en

Plato de segunda mesa.

41

No me casaré con viuda.

No me casaré, por cierto.

Por no ponerle la mano

Donde se la puso el muerto.

42

Una niña muy bonita

A su madre le pregunta

si el cacharro de los hombres

Tiene huesos en la punta.

Y la mami le contesta

¡cállate, desvergonzada!

Que lo que tienen los hombres

Es una buena tajada.

43

Dicen que he robado un cáliz?

¡Jesús, que mentira es ésa!

Desde que me bautizaron

No he vuelto a entrar en la iglesia.

44

A la puerta del cuartel

Hay un almendro florido

Con un letrero que dice:

?jódete y no haber venido!

45

En la canal de su pecho

Tiene mi niña un reloj,

Que cuando va a dar la una

Pongo mi mano en las dos.

46

De qué le sirve a un pastor

Tener la mujer bonita

Si de día no la ve

Y de noche se la quitan

47

Una niña fue a lavar

Servilletas y manteles

Y se le metió una rana

Por el... ¡quítate y noenredes!

48

Casadita sienta el pie,

Nmira que ya no eres niña;

la polla que pone un huevo,

Ya no es polla, que es gallina

49

Esta noche vendré tarde

Porque el burro se perdió;

Si sientes pasos de burro

Asómate, que soy yo.

50

Que te guste la cerveza,

A mí no me choca nada;

es natural que te guste

Porque la hacen con cebada.

51

Una vieja y un candil,

La perdición de una casa:

La vieja por lo que gruñe

Y el candil por lo que gasta.

52

Por el filo de una espada

Se pasea una culebra;

Por mucho que corte el filo,

Más corta una mala lengua.

53

Dos hermanas duermen juntas

En una cama de alambre.

¡Anímate, compañero,

tu a la chica y yo a la grande!

54

Me pasa con la mujer

Igual que con la guitarra:

Cuando las voy a tocar

Las encuentro destempladas.

55

Un pajarito volando

Se metió en un casamiento;

¡qué contenta está la novia

con el pajarito dentro!

56

Por esa calle abajo

Va una gallina,

Con el huevo en el culo,

La muy cochina

57

En mi casa me llaman

El inocente,

Por gustarme las niñas

De 15 a 20.

58

Una niña en un baile,

se lo chupaba,

Caramelo de menta,

Que le gustaba.

59

A una niña en un baile

Le vino el gusto;

¡qué lástima de bragas!

¡Cómo las puso!

60

En todas las procesiones

los últimos van detrás,

los primeros van delante

y los del medio..., en mitad.

61

El cantar del lalalá

es un cantar verdadero:

empieza por lalalá,

termina por lalalero.

62

Una vez que quise ser

cabrero de tus enaguas,

como estaba cerca el monte

se me espantaron las cabras.

63

Le rezaste a san Antonio

pa no quedate soltera,

y yo he pagao las resultas

de que el santo te atendiera.

64

Tiene la fuerza Sansón

en la punta del cabello;

en la melena el león,

en la joroba el camello;

en la cola el tiburón,

la codorniz en el pico,

la mujer en el chumino

y yo en la punta del pijo.

65

¡Ay moza si te pillara

donde cantan las perdices,

a ver si allí me negabas

la promesa que me hiciste.

66

Por decir ¡viva san Roque!,

me metieron prisionero;

y ahora que estoy en prisiones,

¡viva san Roque y el perro!

67

En el libro de la vida,

todas las hojas son blancas:

se llenan con desengaños,

que son las letras del alma.

68

La Virgen del Pilar dice...,

dice que no dice nada;

que por mucho que ella diga,

¡que se nos llevan el agua!

69

En vez del sesenta y nueve,

Haz el setenta y uno,

Que es como el sesenta y nueve,

Más dos dedos en el culo.

70

Esta noche ronda un pollo

porque los gallos no están;

porque en estando los gallos,

los pollitos..., ¡a acostar!

71

Como las águilas reales

anidan en los barbechos,

yo con gusto anidaría

en la canal de tu pecho.

72

Voy a tirarte una breva

que te pegue en el ombligo.

Si te pega más abajo,

la breva te da en el higo.

73

Una vieja seca, seca?

Seca, seca, secasó

Con un viejo seco, seco,

¡y se secaron los dos!

74

La otra tarde, en la plazuela,

Un borrico rebuznó;

Y otro, que le oyó, decía:

?Ese canta como yo!

75

Si quieres que te la meta

me tienes que dar mil duros,

que cuesta mucho trabajo

hacer un crío desnudo.

76

Si quieres que te la meta

me tienes que dar dos reales,

que cuesta mucho dinero

mantener los genitales.

77

¿Cómo quieres que quiera

lo que tú quieres?

Tú quieres a los hombres,

io a las mujeres.

78

Con los curas a oscuras

nunca te quedes

que, aunque llevan manteos,

no son mujeres.

79

Un ricachón mentecato,

Ahorrador empedernido,

Por comprar jamón barato

Lo compró medio podrido.

80

¡Ahí la tienes, báilala!

No le rompas el mandil:

Mira que no tiene otro

La pobrecita infeliz.

81

No me folles en el suelo,

como si fuera una perra,

que con esos cojonazos

se llena el coño de tierra.

82

Un viejo y una vieja

durmieron juntos,

porque les daba miedo

de los difuntos.

83

Anda diciendo tu padre

que no le dejo dormir.

Dentro de esa casa está

la que no me deja a mí.

84

Las Marías son muy frías,

las Isabeles, calientes,

y las Pepas y las juanas

se mean y no lo sienten.

85

Las niñas de aquí y de allá

de pájaros están llenas,

pero les falta el canario

pa que les quite las penas.

86

Lo mismo son en la vida

la ilusión y la esperanza,

una porque no se logra,

la otra porque no se alcanza.

87

El médico me aconseja

una mujer de cuarenta;

yo digo que dos de veinte

me traen la misma cuenta.

88

Una paloma sedienta

Quiso en un pozo beber;

Por no mancharse la cola,

Se fue sequita de sed.

89

Esta noche voy a ver

la voluntad que me tienes;

si no te acuestas conmigo,

es señal que no me quieres.

90

Un cojo se cayó a un pozo,

y otro cojo le miraba,

y otro cojo le decía:

Mira el cojo como nada.

91

A una moza maja coja

le decía un majo cojo:

Maja, como se me antoje

de tu moje maja mojo.

92

Anda diciendo tu madre

que quié una reina pa ti.

Anda ve y dile a tu madre

que la reina está en Madrid.

93

Donde hay mozos hay fachenda;

Donde hay mozas, alegría;

donde hay viejos setentones,

sermones todos los días.

94

Y ahora voy a cantar yo

una tonadilla nueva,

que cuando nació mi madre

ya la cantaba mi abuela.

95

Y aunque me des veinte duros,

no voy contigo al pinar,

porque tienes sabañones

y me los puedes pegar.

96

El amor del estudiante

es amor inoportuno;

es como la leña verde

que llenas la casa de humo.

97

EL corazón tengo herido;

no hay sabio que me lo cure,

que me lo dejó de muerte

el primer amor que tuve.

98

Si me quieres escribir

ya conoces dónde vivo:

en la calle la firmeza,

la que tú nunca has tenido.

99

El tabaco no lo bebo,

el vino no me lo fumo,

las mujeres no me gustan:

¡no tengo vicio ninguno!

100

La mujer que se le asoma

de las faldas el jubón,

yo no digo que es gorrina,

pero malas señas son.

101

Yo a San Antonio le rezo

tres veces por la semana.

Si algún santo se me enfada...,

¡rezo a quien me da la gana!

102

Compañero da la prima,

que yo le daré al bordón,

y verás cómo reclama

la perdiz al perdigón.

103

Bien se que estás en la cama,

pero dormidita no;

bien se que tienes la mano

donde el pensamiento yo.

104

No me importa el que pregones

que tú no me quieres ya:

¡Cuántas mentiras que dices

por callar una verdad!

105

El barbero de mi pueblo

ha puesto en su barbería:

"Se afeita y se cuerta el pelo

tan bien que paice mentira".

106

Por la senda de tu frente

bajaba un lindo canario,

que se ha parado en tu boca

pa beber agua en tus labios.

107

De la costilla del hombre,

hizo Dios a la mujer,

la lengua le salió larga,

lo demás lo hizo muy bien.

108

Que tiene la lengua larga,

dice el hombre a la mujer,

y ellos paicen cotorricas

cuando están en el café.

109

Ya lo dijo Salomón,

el salchichón y el cariño,

además de indigestión

pueden producir un niño.

110

arremángate, Geroma,

que aquí mismo te la clavo,

que en cuantico que te veo

me echa chispicas el nabo.

111

Cuando yo era pequeñito

dormía con la criada,

y ahora que soy mayorcito

no quiere la condenada.

112

Cuando yo era pequeñito

me daban la leche en bote,

y ahora que soy mayorcito

me la sacan del cipote.

113

Cuando yo era pequeñito

me acostaba con mi prima;

y ahora que soy mayorcito,

la guarra ni se me arrima.

114

Los ratones de mi casa

tienen la puta costumbre

de rascarse los cojones

con el hierro de la lumbre.

115

¡Qué polvo tiene el camino!

¡Qué polvo la carretera!

¡Qué polvo tiene el molino!

¡Qué polvo la molinera!

116

Napoleón subió al cielo¡

a pedir a Dios España;

Y le contestó San Pedro:

¡Te voy a romper el alma!

117

San Pedro,como era calvo,

le picaban los mosquitos;

y Santiago le decía:

¡Ponte el gorro, Periquito!

118

Esta noche ha llovido;

mañana hay barro;

cuatro pares de mulas

llevan mi carro.

119

El día que nací yo

acababa de nacer

y a los quince días justos

ya tenía medio mes.

120

Dice el sabio Salomón

que el que corteja a una fea

no tiene perdón de Dios

si no la jode y la deja.

121

Dice el sabio Salomón

que el que engaña a una mujer

no tiene perdón de Dios

si no la engaña otra vez.

122

Dice el sabio Salomón

que el que corteja a una fea

no tiene perdón de Dios

si no se casa con ella.

123

Veinticinco policías,

con veiticinco escopetas,

no pudieron atrapar

a un viejo con dos muletas.

124

Los ratones esta noche,

por culpa de un apagón,

han roído los bigotes

al jefe de la estación.

125

Con la moda que hay ahora

de llevar jerseys granate,

los chicos rubios parecen

huevos fritos con tomate.

126

Con la P, con la U;

con la T, con la A,

si tu madre lo ha sido

tú también lo serás.

127

El Señor les dio a los hombres

paciencia para entender

los líos y las trifulcas

que arma siempre la mujer.

128

Todas las mujeres son

parientes del alacrán:

cuando ven al hombre pobre

alzan la cola y se van.

129

Mi mujer es hacendosa;

esto es cosa verdadera:

todo lo mantiene limpio,

sobre todo mi cartera.

130

La araña pica a la mosca;

la mosca pica la miel;

en el bolsillo del hombre

la que pica es la mujer.

131

Todas las mujeres son

como el sello de una carta

que, mientras no se les pega,

no van donde se las manda.

132

La mujer enamorada

se conoce caminando,

porque mueve la colita

como ternero mamando.

133

Dicen que si la mujer

fuera ciega, sorda y muda,

sería tal maravilla

que hasta Dios tendría una.

134

De lo malo de este mundo

la mujer es lo primero

y por eso hasta el demonio

aún permanece soltero.

135

Mujeres en todas partes

por los caminos que paso;

los hombres somos tesoros

que ya vamos siendo escasos.

136

Claro, como no son machos,

-dijo una niña atrevida-,

todos se nos van muriendo

por ese famoso SIDA.

137

Mi mujer, como se pinta,

por el día es muy hermosa;

llegando la madrugada

es una bruja espantosa.

138

En el cerro San Felipe

aparecía Satanás.

Un día mandé a mi suegra...

y no volvió nunca más.

Y cuentan las malaslenguas

lo bien que se quedó el pueblo

de ver correr al demonio

todo cagado de miedo.

139

La mujer trabajadora

es arma de doble filo:

se gasta el sueldo que gana

y también el del marido.

140

¿Para qué me habré casado,

si yo era feliz soltero?

¿Quería comer? pues... nada:

me comía el plato entero.

Pero ahora ya no puedo:

mi peligrosa señora

es peor con la cuchara

que con la ametralladora.

141

La mujer cuando enamora

se porta como una santa,

mas cuando atrapa al marido

su dulzura ya no es tanta.

142

No hay regla sin excepción;

ésa es la pura verdad,

pues hay una mujer buena,

que es mi segunda mamá.

143

Eres tonta de noche,

tonta de día,

tonta por la mañana

y a mediodía.

Y no me acordaba

no me acordaba

que también eres tonta

de madrugada.

144

En esta calle que entramos

echan agua y salen rosas,

y por eso la llamamos

la calle de las hermosas.

145

Tanto que sabes coser,

tanto que sabes bordar,

me has hecho unos pantalones

con la bragueta p?atrás.

146

Tengo la pilila mala

de beber agua en las pozas,

y el médico me receta

Que se la meta a las mozas.

147

Por muy repulida, moza,

por repulida que seas

no dejarás de mojarte

los pelillos cuando méas.

148

Eres una guarrindonga,

eso bien lo sabes tú,

que cuando vas a cagar

haces cla, cle, cli, clo clú.

149

A tu padre le llaman

el rey de copas,

a tu madre el caballo

y a ti la sota.

150

Dicen que estás en la cama

Con las teticas calientes,

y yo bajo tu ventana

con la chorra hasta los dientes.

151

Ay rediós que te meto

la estación de Madrid

los cuarenta vagones

y el ferrocarril.

152

Se la estaba meneando

una pastora a un pastor,

la cadena del reloj

que la llevaba colgando.

153

Tengo las albarcas rotas

y el pantalón sin culera,

y el bolsillo sin un duro

valla invierno que me espera.

154

A la tiá correcalles

le he visto el culo,

no he visto chimenéa

que eche mas humo

155

A los curas no les pidas,

A las monjas no les des,

A los frailes no les quites

Que te joderán los tres.

156

¡Ay, Señor, que nos dejaste

tantas deudas que pagar!

No pagándole a ninguno,

todos se quedan igual.

157

¡Cómo me gusta la sopa

cuando la gallina es gorda!

Más me gusta la sirvienta

cuando la patrona es sorda.

158

Vente conmigo, niña;

vente conmigo:

que no perderás nada,

ni yo contigo.

159

Corazón aleonado,

dime quién te aleonó.

Una chica de 20 años,

que de mí se enamoró.

160

Todas las Marías son

dulces como el caramelo;

y yo, como soy goloso,

por una María muero.

161

Mi maridito tiene

venas de loco,

unas veces por mucho

y otras por poco.

162

Yo no puedo ir a misa

porque estoy cojo.

Y llego a la taberna

poquito a poco.

163

Los quintos se han sorteado

y ya muy pronto se irán:

se los llevan a la guerra...

¡Dios sabe si volverán!

164

Las madres son las que lloran

que las novias no lo sienten:

les quedan cuatro chavales

y con ellos se divierten.,

165

Casóse al fin Doña Luna,

Que, esperando lo que todas,

encontró lo que ninguna.

Y, ya en su noche de bodas,

Dijo, poniéndose en pie:

¿de qué vale, señor conde,

que yo sí tenga por dónde,

y usted no tenga con qué?

166

Por esta calle me voy,

por la otra doy la vuelta;

la niña que a mí me quiera,

que deje la puerta abierta.

167

Si quieres que yo te quiera,

ha de ser a condición:

que lo tuyo ha de ser mío

y lo mío, tuyo no.

168

El que quiera ser buen mozo

y buen tirador de barra,

que coma mucha lechuga

y beba buen trago de agua.

169

Quisiera volverme hiedra

y subir por las paredes,

y entrar en tu habitación

por ver el dormir que tienes.

170

Dicen que casar, casar.

Yo también me casaría

si la vida de casado

fuera como el primer día.

171

En este pueblo no hay mozos,

y si los hay no los veo;

estarán en la cocina

atizando los pucheros.

172

-¡Ay, madre, que me lo han roto!

-Hija, no digas el qué.

-El cantarico en la fuente

y no lo que piensa usted.

173

La primer novia que tuve

la metí en una maleta.

La llevé a la casa empeños

y me dieron dos pesetas.

174

¿En qué nos parecemos

tú y yo a la nieve?

Tú en lo blanca y galana;

yo en deshacerme.

175

A los árboles altos

los lleva el viento;

a los enamorados

el pensamiento.

176

Corazón que no quiera

sufrir dolores,

pase la vida entera

libre de amores.

177

En mis pagos hay un árbol,

que del olvido se llama,

donde van los despenados

a echar sus penas del alma.

178

Para no pensar en ti,

al árbol yo fui una vez;

mas me olvidé de olvidarte

en cuantito me acosté.

.179

Al entrar en Barcelona

lo primero que se ve

son las ventanas abiertas

y lascamas sin hacer.

180

Las chicas de Barcelona

hicieron el juramento

de no mover más el culo

hasta que la tengan dentro.

181

Puta la madre;

puta la hija;

puta la manta

que las cobija.

182

Maria rosa qué bona estás:

tens una figa com un cabás,

i unes mamelles com dos melons...

Maria rosa, toca?m els collons.

183

Ayer reñí al hostelero.

¿porqué? ¿dónde? ¿cuándo? ¿cómo?

Porque donde cuando como

sirven mal, me desespero.

184

Pasando ayer por tu casa

pregunté quién ha morido.

Y me contestó tu hermana:

¡La pucha, que sós curioso.

185

Mi suegra, pa que la quiera,

me ha regalado un rosario,

teniendo yo con su hija

corona, cruz y calvario.

186

Las aves cantan al alba.

Yo canto al amanecer.

Ellas cantan porque saben.

Yo canto para aprender.

187

La mujer del panadero

está pidiendo el divorcio

porque dice que el marido

no sirve para el negocio.

188

La vaca es un animal

todo forrado de cuero

con unas patas tan largas

que le llegan hasta el suelo.

189

Yo no soy de por acá;

Yo soy de Ciudad Rodrigo.

Si yo con nadie me meto,

nadie se meta conmigo.

190

No me mires, que dicen

Que nos miramos.

Miremos la manera

De no mirarnos.

No nos miremos,

No nos miremos,

Y cuando no nos miren,

Nos miraremos.

191

Me cago en Dios, si es que hay tal

Y, aunque al Cielo no le cuadre,

Me cago en su puta madre

Y en la Corte Celestial.

192

¿Qué hacías? Dijo Beltrán,

a su mozo, Juan Retaco.

Nada, señor. ¿Y tú Paco?

Yo estaba ayudando a Juan.

193

Tanto vestido nuevo,

tanta parola,

y el puchero a la lumbre

con agua sola.

194

Amigos, yo soy muy flaco;

Pero de corazón tierno

Y tengo una novia gorda

Para pasar el invierno.

195

Pesa 130 kilos;

se come un lechón entero;

pero a mí eso ¿qué me importa,

si pa correr no la quiero?

196

Ayer convidé a Torcuato.

Comió sopas y puchero,

media pata de carnero,

tres gazapillos y un pato.

Le doy vino y me espetó:

Tomadlo, por vida mía,

Que hasta mitad de comida

No acostumbro a beber yo.

197

Arrímate a mí, niña,

Que soy San Roque,

Por si viene la peste,

Que no te toque.

198

La culpa de cuanto pasa,

Fue de nuestra madre eva,

Que se comió la manzana

Y nos dejó la dentera.

199

Chúpame la minga, Dominga,

Que vengo de Francia.

Chúpame la minga, Dominga,

Que traigo sustancia.

200

Ayer me dijiste que hoy,

hoy me dices que mañana

y mañana me dirás

que de lo dicho no hay nada.

201

Ni contigo ni sin ti

tienen mis males remedio:

contigo porque me matas

y sin ti porque me muero.

202

Un imposible me mata;

por un imposible muero:

Es imposible olvidar

el imposible que quiero.

203

Cuántas mozas han venido

con la excusa de la danza,

por ver si les sale novio

que apetito no les falta.

204

Aunque tengas más amores

que flores tiene un almendro,

ninguno ha de quererte

como yo te estoy queriendo.

205

En el cuarto en que tú duermes

ha nacido un arbolito,

con naranjas y limones

¡mira si será bonito!

206

Cuándo querrá Dios del cielo

y la Virgen del Pilar,

que tus mudas y las mías

vayan juntas a lavar.

207

Los señores de levita

se pirran por las del moño;

por eso a las señoritas

se las llevan los demonios.

208

Un fraile compró una polla

y la metió en un convento,

y toda la noche estuvo

polla fuera, polla dentro.

209

Las tortas que tú amasabas

con leche me las comía;

pero las que yo te daba

buen rato te escocían.

210

Desde aquí estoy viendo yo

la que ha de ser mi cuñada

si se casa con mi hermano,

y si no, no será nada.

211

Cinco sentidos tenemos,

los cinco necesitamos;

pero los cinco perdemos

cuando nos enamoramos.

212

Como el perro'el hortelano

son los amos de mi tierra:

ni se atreven a salvala,

ni nos dejan defendela.

213

Común es el sol y el viento,

común ha de ser la tierra;

que vuelva común al pueblo,

lo que del pueblo saliera.

214

Si vas a Calatayud,

pregunta por la Dolores,

que es una chica muy guapa

y amiga de hacer favores.

215

Si vas a Calatayud,

Pregunta por la María,

Que hace los mismos favores

Que la Dolores hacía.

216

Si vas a Calatayud

pregunta por la Manuela,

que es nieta de la Dolores

y más puta que su abuela.

217

Tú te fuiste a la aceituna;

forma de quitar pesares;

ojitos como los tuyos

no van a los olivares.

218

De la raíz del olivo

Nació mi madre serrana.

Y yo, como soy su hijo,

Nací de la misma rama.

219

Calabazas en mayo,

¿quién las ha visto?

a un mozo de mi calle

le han dado cinco:

Le han dado cinco, niña,

De tres maneras:

De invierno, de verano

Y de primavera.

220

Aquél que al andar, culea,

Y al mirar sus ojos mece,

Yo no digo que lo sea,

Pero a mí me lo parece.

221

Tienes unos ojos, niña,

Como ruedas de molino,

Que parten los corazones

como granitos de trigo.

222

La virgen va caminando

Por una montaña oscura,

Y en el medio del camino

Se le ha espantado la burra.

223

San José bendito,

¿cómo te lo hiciste

pa tener un niño,

si no la metiste?

224

Apañando aceitunas

Se hacen las bodas.

La que no va a aceitunas,

No se enamora.

225

Dicen que no me quieres

Porque no tengo

Vacas en la vacada,

Gües en rodeo.

226

Una albarda Nicanor

Compró al ladino José.

Le pregunta el vendedor:

Caballero, ¿es para usted?

Y el otro, con mucha fe,

Le responde: sí,señor.

227

San José bendito,

cómo te apañaste

pa tener un niño,

si nunca follaste?

228

A coger caracoles

iban dos monjas

y detrás iba el fraile

con las alforjas.

229

El cura de mi lugar

tiene catorce pelotas,

doce para divertirse,

y dos para las devotas.

230

Un fraile me dijo un día

dame la mano, salero,

yo le dije "padre mío"

coja usted la del mortero.

231

Señor cura, me voy fuera,

mi mujer es muy miedosa,

baje usté a dormir con ella

no le pase alguna cosa.

232

Amor es una locura

que sólo la cura el cura.

Pero si el cura lo cura

comete una gran locura.

233

Si los curas comieran

chinas del río,

no estarían tan gordos

los tíos jodíos.

234

Sacristán que vende cera

y no tiene colmenar,

o la coge de la iglesia

o la coge del altar.

235

A la lumbre y al fraile

no es bueno hurgarles,

pues la lumbre se apaga

y el fraile arde.

236

¿Para qué quiere el cura

perra de caza,

si el conejo que pilla

lo tiene en casa?

237

que pase usted, señor cura,

pase por la sacristía,

que la novia está caliente

y se está quedando fría.

238

El cura manda en la iglesia

y el alcalde en la ciudad

y en mi casa mando yo

cuando mi mujer no éstá.

239

Mi marido es un don Juan

le hago la cama y le acuesto,

y yo me voy con el cura

a cortar peras al huerto.

240

Veinticinco calvos fueron

un lunes a confesar

y el señor cura, les dijo:

¿qué hace aquí este melonar?.

241

Si tu casa ves arder

y en tu culo un avispero,

y a tu mujer con un cura,

¿adónde acudes primero?.

242

A las doce de la noche

he visto al cura en la calle

y he dicho yo para mi:

ese grajo, busca carne.

243

Un fraile y una beata

estaban comiendo arroz,

la beata se quemaba

y el fraile se lo sopló.

244

Señor cura corra usted

que en casa tiene trabajo:

que se ha caído mi abuelo

y está mi abuela debajo.

245

Los curas tienen la culpa

de que Dios esté enfadado,

que se acuestan con las amas

como si fueran casados.

246

El cura vendió la llegua;

el sacristán vendió el potro

y ahora tienen que montar

el uno encima del otro.

247

Un fraile estaba meando

a la sombra de un tomillo

y otro fraile le decía:

vaya mango pa un martillo!.

248

El cura le dijo al ama

échate a mis pies , cordera;

ella lo entendió al revés

y se echó a la cabecera

249

El cura de La Lastrilla

no tiene más que una cama

y si el cura duerme en ella

¿Dónde coños duerme el ama?

250

El cura de mi lugar

tiene rota la sotana,

de correr tras una moza

un lunes por la mañana.

251

Un fraile se metió monja

en el convento de Uceda.

Todas las monjas querían

dormir con la monja nueva.

252

Ciento cincuenta reales

daba una viuda,

solo por la sotana

del señor cura.

Y el señor cura dice

con argumento:

no cambio la sotana

si no voy dentro.

253

Si el querer que puse en ti

lo hubiera puesto en un fraile,

me habría ganado el cielo

de padre nuestros y salves.

254

Los curas y los cangrejos

tienen el hábito negro,

pa ponerlos colorados,

primero habrá que cogerlos.

255

Puede salir, señor cura

con revólver y pistola,

que le estamos aguardando

los mozos con cachiporra.

256

El cura y el sacristán

andaban a bonetazos,

porque querían llevar

a la sacristana en brazos.

257

La sobrinita del cura

gasta medias coloradas,

porque el hijo del alcalde

la quiere por desposada.

258

El día que yo me case,

quiera Dios que no aparezcan,

ni el cura, ni el sacristán,

ni las llaves de la iglesia.

259

Entre la madre y la hija,

entre la hija y la madre.

Sacaron en calzoncillos

al señor cura a la calle.

260

Un fraile de la Merced

hizo un favor a mi madre;

de aquel favor nací yo,

Dios se lo pague a aquel fraile.

261

Señor cura, señor cura,

su horno huele a pan reciente;

deme usted un mendruguico

pa tomarme el aguardiente.

262

El cura chiquitito

duerme con madre;

la danza va a ser si lo

sabe mi padre.

263

Dices que es un gato negro

el que entra por tu ventana,

en mi vida he visto yo

gato negro con sotana.

264

El cura de Talavera

ya no gasta más cebada,

porque se ha muerto la yegua

y ahora monta a la criada.

265

El cura de las monjas

duerme en el suelo,

porque rompe la cama

con el ciruelo.

266

El cura de mi lugar

tiene la sotana rota,

se le ha roto por correr

desde una zarza a una rosa.

267

Muchos curas tienen novia,

y el cura que no la tiene,

anda con la campanilla

buscando quien se la suene.

268

Salga el sacerdote

si quiere salir,

a casar los novios

que ya están aquí.

269

El cura vendió la yegua,

el sacristán el caballo

y el herrero la mujer,

preñadita del contrario.

270

Al cura de Villalpando

se le rompió la sotana,

se la rompió en un carrasco

por correr tras la criada.

271

Eres chiquita y bonita

como un grano de cebada,

lo que tienes de chiquita

lo tienes de resalada.

272

Todas las noches me tienes

al sereno y al rocío,

y luego por las mañanas

me preguntas si he dormido.

273

Eres buena moza, sí,

Cuando por la calle vas.

Eres buena moza, sí;

Pero no te casarás.

Pero no te casarás,

Carita de serafín,

Pero no te casarás

Porque me lo han dicho a mí

274

Si todos dicen

que no me quieras,

no me cortejes

más en las eras.

No me cortejes,

mozo embustero,

que mis amores

Son de un minero.

275

Cuatro somos los que estamos

y ninguno tiene amante,

la que no tenga marido

que se eche para adelante.

276

Las mujeres cuando paren

lo primero que previenen,

poner un puchero de agua

pa lavar el culo al nene.

277

Que bonita está la parra

con sus racimos colgando,

más bonita está una niña

de catorce a quince años.

278

La vida del mozo es

saltar y brincar corrales,

dormir en camas ajenas

y morir en hospitales.

279

En esta calle señores

vive una calabacera;

la que me dio calabazas

antes que la pretendiera.

280

Te quiero porque te quiero

Y en mi querer nadie manda. .

Te quiero porque me sale

de los cojones del alma.

281

A la mujer la comparo

con el barril de cerveza,

que quitándole el tapón

se le va la fortaleza.

282

Mira si serás cobarde

que de la guerra has huido.

Más vale estar en la cárcel

que en un hospital herido.

283

Eres como el aguardiente,

garbosita en el andar,

poca carne, mucha pluma

y muy dura de pelar.

284

Me quisiste, me olvidaste,

Me volviste a querer.

Las chanclas que yo desecho

No me las vuelvo a poner.

285

Son tus ojos dos tinteros;

Tu nariz, pluma afilada;

Letra menuda tus dientes,

Tu boca, carta cerrada.

286

Dicen que muere de espanto

todo el que visiones ve.

Yo he visto a una vieja en cueros

madre si me moriré.

287

Mírala por donde viene

la tonta de los cojones,

que me ha dado calabazas

sin pedirle relaciones.

288

No te fíes de las mujeres

aunque las veas reír,

que al retorcer de una esquina

ya no se acuerdan de ti.

289

No te fíes de los hombres

ni aunque los veas arder,

porque al revolver la esquina

están de otro parecer.

290

Aunque me veas caído

nunca me des con el pie,

que soy como un árbolito

y puedo reverdecer.

291

Al subir por la escalera

te he visto la pantorrilla,

y la cantidad de roña

que tienes en las rodillas.

292

¿Por dónde vas a misa,

que no te veo?

Voy por un caminito

que han hecho nuevo.

293

Al subir la escaleruca

A una moza me encontré.

¡Cóoooomo estaba! ¿cómo estaba?

Como estaba, la dejé.

294

Ermitaño, si vas a la ermita,

No metas los dedos

En agua bendita.

Que si va por allí la ermitaña,

Me la, me la, me la,

Me la, me la engañas.

295

Que triste se queda el campo

cuando le cortan la caña.

Más triste se queda un hombre

cuando una mujer lo engaña.

296

Yo me enamoré de noche

y la luna me engañó,,

otra vez que me enamore,

será de día y con sol.

297

Cantan los gallos al alba,

reloj del enamorado.

Mozos que andáis por la noche,

que no os cojan descuidados.

298

Noche tranquila y serena,

muy buena para rondar.

Para los enamorados,

más buena es la oscuridad.

299

Carretera de Avilés

Un carretero cantaba

Al son de los esquilones

Que su carreta llevaba.

300

No te enamores, chiquilla;

Chiquilla, no te enamores.

No te enamores, chiquilla

De dulces palabras de hombre.

301

Segaba yo aquella tarde

Y ella atropaba la hierba.

YEstaba más colorada

que en su sazón las cerezas.

302

Asómate a la ventana

cara de sartén roñosa,

que eres más fea que el diablo

y te tienes por hermosa.

303

Asómate a la ventana,

cara de limón podrido.

Te pareces a mi culo

cuando está descolorido.

304

Cuando dos quieren a una

y los dos están presentes,

el uno saca la lengua

y el otro aprieta los dientes.

305

La mujer que sale mala

aunque la tiren al río,

y la metan de cabeza

no se la quita el bravío.

306

Hay mujeres que se casan

sin saber su obligación,

ni el trabajo de su casa,

y ni coser un botón.

307

Nunca te rías del pobre

que de puerta en puerta llama,

quizás te enseña el camino

que tú has de seguir mañana.

308

La luna cuando va llena

no lleva tanto donaire,

como lleva mi serrana

cuando va a misa y va tarde.

309

Un zapato tengo roto

¿con qué lo remendaré?

con puntas de malas lenguas

que parlan lo que no es.

310

A la puerta de la cárcel

hay escrito con carbón:

"aquí el bueno se hace malo

y el malo se hace peor".

311

Para pasar por tu calle

no me hace falta cuchillo,

porque el novio que tú tienes

me lo meto en el bolsillo.

312

De que te sirve llevar

el puñal entre la faja,

si te has dejado quitar

de la mano la navaja.

313

Las tejas de tu tejado

me están diciendo que suba,

a dormir contigo un rato

a gozar de tu hermosura.

314

Las tejas de tu tejado

sobresalen unas de otras,

así sobresales tú

cuando vas entre las mozas.

315

Mírale por donde viene

el que tiene que ser mío,

el que tiene que juntar

su querer con mi cariño.

316

Por una triste peineta

que me diste para el pelo,

me quieres tener sujeta

como el anillo en el dedo.

317

Morenita debe ser

la tierra para cebada,

y la mujer para el hombre,

morenita y resalada.

318

Una rosa en un rosal

si no se corta, se pasa,

así te pasará a ti

si de moza no te casas.

319

Tiré un limón a rodar

y en tu puerta se paró,

hasta los limones saben

que nos queremos los dos.

320

Dicen que no nos queremos

porque no nos ven hablar.

A tu corazón y al mío

se lo habían de preguntar

321

En el campo nacen flores,

en el mar nacen corales.

En mi corazón amores

Y en el tuyo falsedades.

322

Caballo que a treinta pasos

De la yegua no relincha,

No le llamo yo caballo,

Sino potro sin malicia.

323

Ayer me dijo tu padre

Que no rondara a tu puerta.

Que mozo que nada tiene

Es un molino sin presa.

324

Debajo un árbolsin fruto

me puse a considerar

qué pocos amigos tiene

quien nada tiene que dar.

325

¿Dónde vas, linda judía,

tan bonita y a deshora?

Voy en busca de Rebeco,

Que estará en la sinagoga.

326

Esta noche yo no quiero

dormir en la quintería,

porque rondan los gañanes

y yo me muero de envidia.

327

En mi vida he visto yo

Lo que he visto esta mañana:

Una gallina en la torre

Repicando las campanas.

328

Yo he visto un burro volar,

Una torre andar a gatas

Y, en lo profundo del mar,

un gato asando patatas.

329

A tu puerta planté un guindo,

a tu ventana un peral,

pa que cuando te levantes

comas guinda, pera y pan.

330

Una novia tuve yo

que me decía llorando,

que nunca me olvidaría

y ya me estaba olvidando.

331

Asómate a la ventana

puchero de cocer mocos,

no digas a la mañana

que no te han rondao los mozos.

332

Esta noche rondo yo

mañana ronda el que quiera,

pasado por la mañana

el que más salero tenga.

333

Algún día era tu calle

carretera para mí,

ahora se me ha hecho una cuesta

que no la puedo subir.

334

Piedrezuela de tu calle

morena quisiera ser,

para que tú me pisaras

y yo besarte los pies.

335

Si supiera que eres tú

la causa de mi tristeza,

abandonara yo todo

y te amaría con firmeza.

336

No me vengas con pinturas

que pinturas yo no quiero,

que un novio que tuve yo

le dejé por pinturero.

337

En tu ventana, salada,

había un canto y puse dos,

y en tu cama dueña mía

también cavemos los dos.

338

A una piedra de la calle

le conté yo mi dolor;

qué cosas yo la diría

que la piedra se partió.

339

La naranja nació verde

y el tiempo la maduró,

tu corazón nació libre

y el mío lo cautivó.

340

Me preguntan si te quiero

y yo digo que ni verte,

que es menester disimulo

para el hablar de la gente.

341

Si me diste calabazas

me las comí con pan tierno.

Mejor quiero calabazas

que una mujer sin gobierno.

342

Yo quisiera ser el clavo

donde cuelgas el candil,

para verte desnudar

y a la mañana vestir.

343

Me quisiste, yo te quise,

me olvidaste, te olvidé,

los dos tuvimos la culpa

yo primero tú después.

344

Diez años después de muerto

y de gusanos roído,

letreros tendrán mis huesos

que digan que te he querido.

345

El río que tenga flores,

el agua qué bien sabrá,

la dama que tenga amores

con qué gusto vivirá.

346

Una morena me mata,

una rubia me echa al hoyo,

una niña de quince años

me saca del purgatorio.

347

Me quitaron el quererte

también el hablar contigo,

pero no me han de quitar

los ojos con que te miro.

348

Parece que te estoy viendo

de rodillas en la cama;

por el temor de la gente

no sales a la ventana.

349

Como sabes que te quiero

me estás haciendo sufrir,

calada tengo la almohada

de tanto llorar por ti.

350

Para lo que no hay remedio

es inútil cavilar

y para que yo te quiera

me tendrían que matar.

351

El que llora por amores

no se puede consolar,

que el amor es cosa triste

y no se puede olvidar.

352

Duérmete, chiquitita,

que yo te quiero,

mañana tempranito

al campo iremos.

353

Me han comprado un vestido

del color del caramelo,

cada vez que me lo pongo

me sale un novio torero.

354

Tengo una falda tableada

que no llega a la rodilla,

y el marrano de mi novio

me quié ver la pantorrilla.

355

A las ánimas benditas

no se las cierra la puerta;

se les dice que perdonen

y ellas se van tan contentas.

356

A la mocita garrida

que la manden levantar,

que nos fría un par de huevos

para mañana almorzar.

357

A tu puerta hemos llegado

400 en cuadrilla.

Si quieres que nos sentemos

saca cuatrocientas sillas.

358

Ya se sienten las esquilas

y suenan los cascabeles,

ya vienen todos los mozos

con sus ramos de laureles.

359

¡Oh, que ventana tan alta!

¿quién la pudiera subir?,

échame niña bonita

las cintas de tu mandil.

360

De la mujer callejera

tiene mucho el comentario,

pues la chismosa exagera

lo malo del vecindario.

361

De domingo en domingo

te vengo a ver,

cuándo será domingo

para verte otra vez.

362

El que de mujer se fía

y de mujer se hace caso,

nunca saldrá de pendencias

y siempre andará descalzo.

363

La mujer es el demonio

tentación de Lucifer,

se viste por la cabeza,

se desnuda por los pies.

364

La mujer es lo mismo

que el pan reciente,

que si se pone duro,

no se hinca el diente.

365

La mujer que quiere a dos

no es tonta sino entendida,

cuando una vela se apaga

la otra le queda encendida.

366

Nochecitas como aquéllas

no las volveré a tener,

cuando se apagó la vela

y no se pudo encender.

367

A naranjas y mujeres

no se las debe apretar,

pues estrujándolas mucho,

pronto llegan a amargar.

368

Sólo me falta una moza

que sepa lo que es fregar

y que siempre esté dispuesta

pa cualquier necesidad.

369

Una mujer fue la causa

de mi perdición primera,

no hay perdición en el mundo

que por mujeres no venga.

370

Érase un hombre muy feo,

mas se creía muy guapo,

y a otros que eran menos feos

los ponía como trapos.

371

No te fíes de los hombres

aunque les veas las tripas:

son capaces de engañar

a las ánimas benditas.

372

Toda la gente lo dice

yo también lo considero,

que quien no tiene cabeza

no necesita sombrero.

373

Entre dos que bien se quieren

con los ojos se saludan,

que también los ojos hablan

cuando la lengua está muda.

374

La cadena del amor

tiene recios eslabones,

el que llega a entrar en ella

sale tarde de prisiones.

375

No elijas mujer ni tela

a la luz artificial,

porque la una y la otra

grandes chascos suelen dar.

376

Piensan los enamorados

piensan y no piensan bien,

creen que nadie los mira

y todo el mundo los ve.

377

Quisiera verte y no verte,

quisiera amarte y no amarte,

quisiera tirarte un tiro

y no quisiera matarte.

378

Si quieres que yo te quiera

ha de ser con condición,

que lo tuyo ha de ser mío

y lo mío tuyo no.

379

Si se te apaga el cigarro

no lo vuelvas a prender,

si se te despide el novio

no lo vuelvas a querer.

380

Tres jueves hay en el año

Que relucen más que el sol:

Jueves Santo, Corpus Christi

Y el día de la Ascensión.

381

Tres días hay en el año

que se llena bien la panza.

Nochebuena, Nochevieja

y el día de la matanza.

382

Madre, cuando voy a leña,

se me olvidan los ramales.

No se me olvida una niña

que habita en los arrabales.

383

Ayer vine de por leña

y estabas en la ventana,

cuando me hiciste una seña

que estabas sola, que entrara.

384

Me dijiste luego bajo

y te pusiste a dormir.

Toda la noche esperando

a oscuras y sin candil.

385

Cada vez que considero

que me tengo que morir,

me acuerdo de los pecados

que contigo cometí.

386

Todo el mundo me desprecia;

de mis pecados se espanta;

más pecó la Magdalena

y después la hicieron Santa.

387

Hacer los surcos derechos

la gala de un mozo fuera,

tener la yunta bien gorda

y la novia forastera.

388

En este pueblo señores

nunca faltó el buen humor,

en los mozos y en las mozas

que tienen buen corazón.

389

Si vas a partir chorizo

corta un poco más arriba,

pa no cortate los dedos

que somos mucha cuadrilla.

390

Ya estamos todos aquí

con muchísima ilusión;

el vinillo empieza ya

a alegrar el corazón.

391

Asómate a la ventana

cara de cincuenta soles,

que a rondarte hemos venido

la flor de los labradores.

392

Asómate a la ventana

cara de clavel florido,

no digas a la mañana

que te tengo en el olvido.

393

Capullito, capullito,

ya te vas volviendo rosa,

señal que ha llegado el tiempo

de decirte alguna cosa.

394

A la reja no me pongo

que tengo frío,

levántate de la cama

cariño mío.

395

Levántate, morenita,

que pasó la madrugada

y viene la luz del día

descubriendo nuestras faltas.

396

Adiós que ya me despido

de tu puerta y tu ventana,

y de ti no me despido

porque te veré mañana.

397

Todos los hombres solteros

que se deseen casar,

deben tener gran cuidado

si no quieren tropezar.

398

Las mocitas de hoy en día

son cariñosas y buenas;

luego después de casadas

ni el diablo puede con ellas.

399

Las mujeres de hoy en día

son muy malas de entender,

y las que parecen buenas

son peor que Lucifer.

400

Cuatro estamos en tu puerta,

y los cuatro te queremos;

saca la mano y señala,

que los demás nos iremos.

401

La pena de un ciego es grande

que no ve por dónde va,

pero más grande es la mía

que no sé tu voluntad.

402

Voy a misa y no te veo

en el sitio acostumbrado;

le digo a mi corazón:

"mi cariñito está malo".

403

El verte me da la muerte,

no verte me da la vida;

más vale vivir sin verte

que verte y no tener vida.

404

Una moza fue a lavar

un par de medias azules,

y se le metió una rana

entre el domingo y el lunes.

405

Tengo cuatro o cinco novias

y a todas digo te quiero.

¿Cómo me arreglaré yo

para ser tan embustero?.

406

Quítate, mocito chulo

las albarcas y los piales,

que te dicen las mocitas

que estás jodido y no vales.

407

Una niña en un balcón

y un estudiante debajo;

se reía el picarón

porque la veía los bajos.

408

Eres más fea que Picio

y te tienes por hermosa,

cuando te quitas las gafas

pareces la legañosa.

409

Mi novia me dice feo

porque voy sin afeitar,

y me parece que es todo

porque se pincha al besar.

410

Al subir la cuesta arriba

al bajar la cuesta abajo,

no quiero mirar parriba

por no verla los pingajos.

411

Te quiero como si fueras

cinta de mis alpargatas,

mira si te quiero poco

que te quiero por las patas.

412

Una niñita lloraba

la muerte de su marido;

no llora porque se ha muerto

sino por lo que ha vivido.

413

Si piensas que yo te quiero

porque te miro y me río,

mis ojos son dos guasones

y tú no lo has comprendido.

414

Eres alta y buena moza

pero no presumas tanto,

que también las buenas mozas

se quedan pa vestir Santos.

415

Esta noche va a nevar

que lleva cerco la luna,

copitos van a caer

entre las patas de alguna.

416

Dices que tienes que tienes,

qué coños vas a tener,

cuatro pelos en el culo,

igual que cualquier mujer.

417

Decías que tenías

dinerito en el banco

Y luego no tenías

Ni calzoncillos blancos.

418

Quítate de la esquina,

galán, que llueve.

Deja correr el agua

por donde llegue.

419

Márchate de mi puerta,

chiquillo loco:

que mi madre no quiere,

ni yo tampoco

420

Pastor que vas a los montes

Y comes pan de centeno,

si te casaras conmigo,

comieras de trigo bueno.

421

Pastor que vas a los montes

Y duermes en la majada,

si te casaras conmigo

durmieras en regia cama.

422

Pájaro que vas volando

Y llevas hilo en el pico,

Dámelo para coser

Mi corazón que está herido.

423

Esta guitarra que toco

Siente como una persona:

Unas veces canta y ríe,

Otras veces gime y llora.

424

En las horas del reloj

empezando por la una,

entre todas las mujeres

te quiero más que a ninguna.

425

A las nueve me metieron

en una horrible prisión,

por una palabra tuya

prenda de mi corazón.

426

Un estudiante a una niña

una espina le clavó,

fuera o no fuese una espina

nueve meses le duró.

427

La calle de mi morena

no la rondan los zagales,

que la rondan los mocitos

con navajas y puñales.

428

Compañero, no te cases

con mujer de culo gordo,

pues si se tira un buen pedo

podría dejarte sordo.

429

Debajo de tus enaguas

tienes el conejo vivo.

Tengo yo una escopetica

para pegártelo un tiro.

430

Aunque me digas que no

por una, dos o tres veces,

he de rondar a tu puerta

por ver si me compadeces.

431

La farola del colegio

se está muriendo de risa,

al ver a los estudiantes

con corbata y sin camisa.

432

Somos cuatro o cinco amigos

y todos en alpargatas,

y no tenemos envidia

de los que gastan corbata.

433

Por esta calle que voy

me han dicho que no hay salida,

pues yo la tengo que hacer,

aunque me cueste la vida.

434

Esta noche he de poner

un papelito en la luna,

con un letrero que diga:

"como mi novia ninguna".

435

Si una vez yo te quise

fue por el pelo,

ahora que estás pelona

ya no te quiero.

436

La madrugada se acerca,

la noche ya se ha pasado,

la niña duerme tranquila

en los brazos de su amado.

437

Dime si vas a la fuente,

dime si vas al molino,

dime si vas a buscar

mi corazón que está herido.

438

Ayer te vi que subías,

por la alameda primera,

con la saya colorada

y el pañueluco de seda.

439

Dime dónde vas, morena,

dime dónde vas, salada;

dime dónde vas, morena

a las tres de la mañana.

Voy a la fuente del Berro

A por un cántaro de agua,

que me han dicho que es muy bueno

tomarla de madrugada.

440

La mañana ya ha venido

la niña la rinde el sueño,

y se ha quedado dormida

en los brazos de su dueño.

441

Las criadas de servir

tienen un vicio muy malo,

se lo niegan a los novios

y se lo dan a los amos.

442

Digo que vivan los novios

y el cura que los casó,

la madrina y el padrino,

los invitados y yo.

443

La madrina de esta boda

saque la novia a las eras,

que allí se despedirá

de todas sus compañeras.

444

Aunque vives al rincón

no vives arrinconada,

que en los rincones se crían

las mejores ensaladas.

445

Se compara el matrimonio

con una red de pescar:

unos rabian por salir

y otros rabian por entrar.

 

446

Al matrimonio y al baño

hay que entrar muy de repente,

porque si lo piensas mucho

te da miedo y no te metes.

447

No hay quien venga a la feria

porque no hay toros;

si se cierra la plaza

nos vamos todos.

448

Toma niña, una naranja

que la cogí de tu huerto;

no la partas con cuchillo

que está mi corazón dentro.

449

Hermosas enredaderas

que tienes en tu balcón,

cada vez que paso y miro

se me enreda el corazón.

450

Desde que vino la moda

de los pañuelitos blancos,

me parecen los mocitos,

palomitas en el campo

451

Molinero, molinero,

cuando vas a maquilar,

Ten cuidado con la rueda,

No se te vaya a parar.

No se te vaya a parar

Y te vayan a coger.

Molinero, molinero,

deja la rueda moler.

452

Toditos los molineros

cuando salen del molino,

parece que van diciendo:

de la piedra sale el trigo.

453

Vengo de moler, morena,

vengo de moler el trigo.

Vengo de moler, morena,

Yo vengo de mi molino.

454

Tengo que subir al árbol

tengo que cortar la flor,

y dársela a mi morena,

que la ponga en el balcón

Que la ponga en el balcón,

que la deje de poner.

Tengo que subir al árbol

y una flor he de coger.

455

Por un besito ni dos,

ni tres ni cuatro ni ciento,

la mujer no pierde nada

y el hombre queda contento.

456

Fue a la feria y trajo cinco

cabezadas al alcalde,

¿cómo trajo cinco solo,

si son seis los concejales?.

457

Pareces a las morcillas

por lo indigesta y redonda,

por lo encogida y lo negra

y por tu olor a cebolla.

458

No corráis cuando anochece,

a las mozas los domingos,

que por correr a las mozas

hay muchos que se han caído.

459

Un muchacho se miraba

a un espejo y se decía:

qué cara de bestia tiene

ese tío que me mira.

460

Arrincónamela

échamela al rincón:

si es casada la quiero,

si es soltera mejor.

461

La madrina es una rosa

y el padrino es un clavel,

y la novia es un espejo

que el novio se mira en el.

462

De los tres panes que tienes

los dos nos tienes que dar,

el uno por el dinero

el otro por caridad.

463

El novio dice a la novia

cuando se van a casar,

tantas idas y venidas

me las debes de pagar.

464

No me deja ir a misa

tampoco a la procesión,

que quiere que este en su casa

remendándole el zurrón.

465

Adiós con el corazón

que con el alma no puedo,

al despedirme de ti

de sentimiento me muero.

466

Tú serás el bien de mi vida;

tú serás el bien de mi alma;

tú serás el pájaro pinto

que alegre canta por la mañana

.

467

Una rubia me engañó

y me llevó junto al río,

¿cuándo volverá la rubia

a tener bromas conmigo?

468

El coche lo dejé en casa,

que no lo pude traer,

que la novia es buena moza

y puede andar por sus pies.

469

Debajo de un pino verde

me puse a considerar,

la falsedad de los hombres

cuando van a enamorar.

470

Ese pañuelo que llevas

no lo has ganao trabajando,

lo has ganado boca arriba

a las estrellas mirando.

471

Pensaba que era yo solo

el que tu jardín regaba,

Pero veo que son muchos

De tu pozo a sacar agua.

472

El hombre para ser hombre

Ha de tener cien mujeres,

Cada día matar una

Y luego curtir las pieles.

473

Anoche estuve en mi huerto

Y dejé la puerta abierta,

Me robaron el conejo

Y eso que estaba despierta.

474

Anoche estuve en tu puerta,

cuatro golpes di al candado,

como estás enamorada

tienes el sueño pesado.

475

A la mujer la comparo

como al pantalón del hombre,

que llegando cierto tiempo

por cualquier sitio se rompe.

476

En esta casa que entran

se asoman a los balcones

y nosotros, desde abajo,

les vemos los pantalones.

477

Como barquito en el mar

que va pegando vaivenes,

así está mi corazón,

cuando te llamo y no vienes.

478

En la tierra hay minas de oro

y en la mar muchos caudales.

Entre la tierra y el mar

no valen lo que tu vales.

479

Nunca me digas adiós

que es una palabra triste,

si me dices que me quieres

nunca debes despedirte.

480

Porque te quiero me dicen

que ya estoy loco perdido,

si por querer se está loco

dime quien tiene sentido.

481

De la raíz del tomillo

sale la felicidad.

La felicidad de un hombre

en una mujer está.

482

Si te ha dejado tu novia

no te preocupes por eso,

que a mí me ha dejado el novio

y bien gorda que me he puesto.

483

Estando yo en mi ventana

oí una voz en el aire:

si quieres vivir tranquilo

no te enamores de nadie.

484

Dicen que van a quitar

la vereda por donde ando,

la vereda quitarán,

pero mi cariño ¿cuándo?.

485

A pasar el río voy,

si me mojo que me moje,

a por la rosita blanca

antes que otro la deshoje.

486

Ausente estoy de tu vida

pero no del pensamiento,

que con los ojos del alma

te miro a cada momento

487

Me llamaste pobre y fea,

en el alma lo sentí;

si fuera rica y bonita

¿me iba a peinar para ti?

488

Mi morena me ayudó

a subir los escalones,

cuánto vale una morena

en algunas ocasiones.

489

Ya te he dicho que no vayas

a la misa que voy yo,

tú me miras, yo te miro

y estamos sin devoción.

490

El corazón tengo herido

no hay sabio que me lo cure,

porque me lo hirió de muerte

el primer amor que tuve.

491

Si te tuviera en mis brazos

como tengo el acordeón,

te daría mil abrazos,

prenda de mi corazón.

492

Ay de mí, que siendo niña

di la palabra a un mancebo,

y ahora que soy mayorcita

a cumprirla no me atrevo.

493

Esta noche va a llover

aunque el cielo no está nublo,

puede ser que lluevan palos

en las costillas de alguno.

494

Todas las mujeres son

zalameras pa comer,

en cuanto falta el marido

anda el cazo en la sartén.

495

Qué bonito es el dinero,

que bonito, que bonito,

al que no tiene dinero

no le llaman señorito.

496

El día que me dijeron

que tú ya no me querías,

todas las penas que tengo

se volvieron alegrías.

497

Tengo ganas de comerme

una lengua rebozada,

de esas que van por la calle

deshonrando a las honradas.

498

Tengo una novia pequeña

y con ella me conformo,

le doy palos en la tripa

y le suena como un bombo.

499

La virgen de Covadonga

es chiquitina y galana

que, aunque bajara del Cielo,

no hay pintor que la pintara.

500

Desde el culo al ombligo

hay gran jornada,

en medio está"Ruperto"

que da posada.

501

A ti te quiere tu novia

y a mí me quiere la mía,

A ti te quiere de noche

y a mí me quiere de día.

502

Yo no quiero que me quieras

ni que me tengas cariño,

sólo quiero que te acuerdes

lo mucho que te he querido.

503

¿Dónde vas a por agua,

garrido mozo?,

que el agua está muy honda

en este pozo.

504

Mañana, ¡qué mañanita!

mañanita de llover,

así estaba la mañana

cuando te empecé a querer.

505

Mañana, ¡qué mañanita!

mañanita de nevar,

así estaba la mañana

cuando te empecé a olvidar.

506

El novio ha dado a la novia

un anillo de oro fino,

y ella a dado su firmeza

que vale más que el anillo.

507

Morenita , resalada,

ya está aquí el galán,

que tu carita de rosa

quiere contemplar.

508

Me llamaste morenita,

pensando que era bajeza

y me llenaste de orgullo

de los pies a la cabeza.

509

Me llamaste morenita,

pensando que tacha es.

Me pusiste un ramillete

de la cabeza a los pies.

510

Me llamaste morenita

pensando que me enfadaba.

Más vale ser morenita

que blanca y no tener gracia.

511

¡Cómo colorea

la rosita en el rosal!

Mejor se menea

Un cuerpecito galán.

512

Mi madre no quiere

que al molino vaya,

porque cuando bajo,

me rompo la saya.

513

Amor que se marchitó

no lo vuelvas a querer,

no es una flor de los campos

que pueda reverdecer.

514

Debajo de tu balcón

me puse a considerar,

que los amores primeros

son muy malos de olvidar.

515

Por besar una rosa,

besé tu rostro,

como son tan iguales

los equivoco.

516

De rosas y claveles

y de alelíes

se te llena la boca

cuando te ríes.

517

La iglesia se ilumina

cuando tú entras

y se llena de flores

cuando te sientas.

518

Aquí vengo a rondarte,

morena mía;

ábreme la ventana

que ya es de día.

519

Te tengo retratadita

en el medio celemín,

y cuando voy a echar pienso

siempre estoy pensando en ti.

520

A la puerta del amo

llego y le digo

que si no saca el jarro

no meto el trigo.

521

El amo tiene trigo,

tiene cebada,

también tiene una moza

muy resalada.

522

Por estarte peinando

pelitos de ratón,

por estarte peinando

robaron el mesón.

523

Tienes un hoyo en la barba

y a mí me llevas en él,

y yo te llevo en el alma

mira cual es más querer.

524

Toma novia, una moneda,

guárdatela en el bolsillo

y te compras un envuelto

pa cuando tengas un niño.

525

Cuántas veces te diré

lo que mi pecho ha callado,

por la boca muere el pez,

mira bien lo que has hablado.

526

Buen mozo sí que lo eres

pero no presumas tanto,

que también los buenos mozos

se suelen quedar en blanco.

527

El amor y el interés

salieron al campo un día;

pudo más el interés

que el amor que te tenía.

528

Me da risa cuando ríes

me da pena cuando lloras,

me da gusto cuando teje

mi morena, las alforjas.

529

Las alforjas que ella teje

son mejor que las demás,

las teje con mucho garbo

mucha gracia y mucha sal.

530

dices que no me quieres,

por la joroba

ya me pondré derecho

para la boda.

531

Dame lo que te pido

que no es la vida:

un beso de tu cara

descolorida.

532

Coge el pañuelo

y ponte a llorar,

la mancha que tienes

publicada está.

533

Dices que no me quieres

ya me has querido,

vállase lo ganado

por lo perdido.

534

No bebas agua de charca,

bébela de la laguna,

aunque soy hija de pobre

no me cambio por ninguna.

535

No porque seas buen mozo

me mires de medio lado,

que otros mejores que tú

a la cara me han mirado.

536

Aunque bendiga a este pueblo

no he venido a enamorar,

tengo amores en el mío,

y no los puedo dejar.

537

Todos los anocheceres

salgo por ver si te veo,

porque tu solita eres

el jardín de mi recreo.

538

A tu manteo me aplico

con el miramal debajo,

porque los mozos de ahora

se enamoran de los bajos.

539

Aunque soy morena

blanca yo nací;

guardando el ganado

el color perdí.

540

Gran trabajo es trabajar

cuando la ganancia es poca,

y más si no hay que llevar

de las manos a la boca.

541

Dad para la maya

gentil caballero:

más vale la honra

que todo el dinero.

542

A la mal casada

le dé Dios placer,

que la bien casada

no lo ha menester.

543

Segaba la niña,

la niña segaba,

y a cada gavilla

ella descansaba.

544

Venido el verano

de las gavillas,

quítense los galanes

de las esquinas.

545

Vaya a la guerra el alférez

y embárquese el capitán,

mate moros quien quisiere

que a mí no me han hecho mal.

546

Campana de mi lugar,

tú me quieres bien de veras:

cantaste cuando nací

llorarás cuando me muera.

547

Acábate de casar

niña de los veinte novios,

acábate de casar

antes que te dejen todos.

548

Moza querida del alma

sube pronto a mi carreta,

quiero llevarte a mi lado

quiero llevarte a la fiesta.

549

Tengo calabazas

puestas al humo,

al primero que llegue

se las emplumo.

550

En la puerta del molino

me puse a considerar,

las vueltas que da la piedra

para moler un costal.

551

Mi pensamiento al humo

se le parece,

porque al paso que sube

se desvanece.

552

Por una chispa perdida

se puede perder un monte,

por una simple palabra

se puede perder un hombre.

553

Si el casarse fuera un día

o una semanita o dos,

pero por toda la vida .....

no se lo traga ni Dios

554

Hay algunas mujercitas

que resultan ser tan malas,

que al hombre le dan el caldo

y ellas comen las tajadas.

555

Los celos son alfileres

que no me dejan vivir.

Quien quiera saber de celos

que me lo pregunte a mí.

556

Eres alta y delgada

como tu madre.

Bendita sea la rama

que al tronco sale.

557

Toda la noche estoy,

niña pensando en ti,

yo de amores me muero

desde que te vi.

558

Cada vez que siento pena,

en vez de echarme a llorar,

la causa de mi condena

te la ofrezco en un cantar.

559

Le puse a mi corazón

grillete, reja y cadena.

¡Lástima de corazón,

se muere y no tiene pena!

560

Eres la rosa escogida

y el encanto de mi amor,

por Dios, dime si me quieres

antes de que den las dos.

561

Las medias que tú te pones

son negras como una mora,

las cintas con que las atas

a todo el mundo enamoran.

562

es la mujer segoviana

la mujer que yo más quiero,

la que tiene sus ojitos,

como la luna de enero.

563

No hay lunita más clara

que la de enero,

ni amores más queridos

que los primeros.

564

Al que lleva alpargatas

por Navidad,

no debes preguntarle

Cómo le va.

565

Las tejas de tu tejado

me quieren bajar a abrir,

baja tú, rosa de enero,

cortada en el mes de abril.

566

Mañana por la mañana

levántate tempranito,

y en tu ventana verás

de claveles un ramito.

567

Anoche estuve en tu puerta

pegando en la cerradura,

y no me quisiste abrir

corazón de piedra dura.

568

Dicen que te casas

con la " Melones",

te llevas buena chica

por los cojones.

569

¡Qué contenta está la novia

que dejó de ser soltera!

más contento estará el novio

porque va a dormir con ella.

570

Cuando al altar te pusiste,

novia del cuerpo pulido,

a tu Señor le pediste

que te diera un buen marido.

571

Ese paredón, señores

hecho de cal y ladrillos,

volar quiere una paloma

para irse con su marido.

572

El padrino de esta boda

es un poco fanfarrón,

que se eche mano al bolsillo

y nos alárgue un doblón.

573

La madrina de esta boda

es delgada de muñecas,

pero no nos da cuidado

pues tiene muchas pesetas.

574

Como sabes que te quiero

me estás haciendo penar.

Igual que supe quererte,

puedo saberte olvidar.

575

A la puerta de la iglesia

te han leído el papelón;

no podrás salir de casa

sin licencia de tu amor.

576

Lo primero que la mete

el señor novio a la novia,

es el anillo en el dedo

al hacer la ceremonia.

577

Cuando yo era chiquitita

meaba por una paja,

ahora que soy mayorcita

toíta se me esparpaja.

578

Creías, tonta, creías,

creías que te quería;

era por entretenerte

mientras pasaban los días.

579

Dime si vas a la fuente,

dime si vas al molino,

dime si vas a buscar,

mi corazón que está herido.

580

La hija del alcalde

llora y patea,

porque todas se casan

y ella se queda.

581

Si las leyes siguen leyes

y las leyes respetamos,

los novios deben de ser

pa las fiestas del Rosario.

582

Una pata tengo aquí

y la otra en tu tejado;

mira si por tu querer

estoy bien espatarrado.

583

Los padrinos de esta boda

como no los conocemos,

dicen que son generosos,

a los postres lo sabremos.

584

El padrino es generoso

que tiene buena chaqueta;

la madrina es generosa

que tiene muchas pesetas.

585

El día que yo me entere

que me van a licenciar,

entrego la ropa a un quinto

y el fusil al capitán.

586

Si el capitán no lo quiere

se lo daré al coronel,

que ya no pelo más guardias

ni servicios de cuartel.

587

Anda, marrano;

ya no te quiero,

porque me gastas

todo el dinero.

588

Como sé que te gustan

las aceitunas,

por debajo la puerta

te meto una.

589

Como sé que te gusta

el arroz con leche,

por debajo la puerta

te echo un chorrete.

590

Una vieja se comió

cuatro kilos de tomates,

y toda la noche estuvo

con el culo sobre el wáter.

591

Mi novia tiene un abrigo

para el frío solamente,

y no se lo pone nunca

porque siempre esta caliente.

592

Desde mi casa a la iglesia

he de poner un tablado,

para cuando vaya a misa

no se me manche el calzado.

593

Eres más fea que un chucho

más negra que una morcilla;

si quieres ponerte guapa

lávate con manzanilla.

594

¿Con qué te lavas la cara,

que tan rebonita estás?

Me lavo con agua clara

Y Dios pone lo demás.

595

Caballero si usted quiere

de mi hermosura gozar,

todo cuanto yo le pida

me lo tiene usted que dar.

596

Por la mañana temprano,

cuando el sol sale en las nubes,

hay más pichas en el coño

que pucheros en la lumbre.

597

Si quieres saber quién soy

y de qué pelaje vengo,

tú levántate la falda

y verás cómo la tengo.

598

Cada vez que te veo

la falda rota,

hasta el rabo la boina

se me alborota.

599

A la puerta de mi dama

tiran agua y salen berros,

y a eso de la media noche

va su galán a cogerlos.

600

De la buena parra

sale el buen racimo;

de buena familia

llevas el marido.

601

Por un beso que te di

me cobraste cinco reales,

no he visto beso más caro

poniendo los materiales.

602

Te tienes por buena moza

y te falta lo mejor,

los colores en la cara

la vergüenza y el honor.

603

Dicen del año bisiesto,

año de poca fortuna,

que en él se mueren las cabras

y ovejas no queda ni una.

604

Mientras tengas quien te fíe

no le dejes mal pasar,

que harto trabajo tiene

el que tiene que cobrar.

605

Mucho anduviste escogiendo

como peras en banasta,

y, al fin, te fuiste a quedar

con una de mala casta.

606

No te fíes de los cojos

ni peines nunca a los calvos,

si algún tuerto encuentras bueno

también será de milagro.

607

Cuando tú y yo éramos novios

todo eran besos y abrazos,

y ahora que casados somos

andamos a sartenazos.

608

Yo no sé qué demonios

los dos tenemos,

que cuanto más reñimos,

más nos queremos.

609

A la vera del río

tienes un huerto,

y yo estoy todo el día

que voy , que vengo.

610

No te fíes de las mozas,

aunque las veas llorar,

que con las lágrimas dicen:

¡como se la voy a dar!.

611

Baja fanfarrón, baja

a la esquina de la plaza,

y verás que filo tiene

la punta de mi navaja.

612

Si quieres que yo te quiera

hemos de hacer un ajuste:

que tú no has de hablar con nadie

y yo con la que me guste.

613

Un hombre y una mujer

en un cuarto se encerraron,

yo no sé que coño harían,

pero qué poco tardaron.

614

A los hombres se les da

la mano y no la derecha,

el codo, aunque no del todo,

y a la mierda se les echa.

615

Si me das el con que meas

Yo te daré el con que orino,

y entre los dos formaremos

un pueblo de dos vecinos.

616

Mis amigos me desprecian

porque me ven abatido,

todo el mundo corta leña

del árbol que está caído.

617

En todas partes del mundo

sale el sol por las mañanas.

Para mí sale de noche

cuando estoy en tu ventana.

618

Una vieja en un corral

se lo miraba y decía,

que feo te vas quedando

rapacuartos de mi vida.

619

A una mujer llevan presa

porque es húmeda de abajo,

y la pobre va diciendo

cuántas hay de mi trabajo.

620

Las mujeres son el diablo

pariente del enemigo,

porque estiran a los hombres

lo que tienen encogido.

621

Los quintos, cuando se van,

se dicen unos a otros,

mi novia sé que me espera

hasta que le salga otro.

622

El señor Colón,

que era zapatero,

gana con los pies

la mar de dinero.

Mientras, su mujer,

también zapatera,

siempre se la ve

con los dedos fuera.

623

Una vieja y un viejo

van al molino,

y en las alforjas llevan

pan y tocino.

624

Límpiate con mi pañuelo,

yo lo lavaré mañana,

que la limpieza del cuerpo

es el espejo del alma.

625

Cada vez que te emborrachas,

tu vienes en busca mía,

ojalá te emborracharas

todas las horas del día.

626

Todos los borrachos

son unos troneras,

que beben el vino

y gastan las perras.

Luego van a casa

con buena merluza

y todo lo paga

la pobre maruja.

627

Cuatro pañuelitos tengo,

y los cuatro son de seda,

que me los ha regalado

una mocita soltera.

628

A mi me llaman el tonto

porque me falta un sentido;

a ti te falta otra cosa

que el tonto se la ha comido.

629

Todas las mujeres tienen

en su cuerpo un cuarto oscuro,

mientras los hombres tenemos

una vela junto al culo.

630

Oiga usted, señora viuda,

qué bien le cae a usté el luto:

nos casaremos los dos

Dios perdone a los difuntos.

631

Yo me enamoré de noche

pensando que era bonita,

y cuando la vi de día,

era tuerta, la maldita.

632

Ese hombre que es tonto y feo

y ninguna le ha querido,

si se muere y va al infierno,

vaya juerga que ha corrido.

633

El hombre para ser hombre

necesita tres partidas:

hablar poco, hacer mucho

y no alabarse en la vida.

634

Hombres más guapos que yo

encontrarás a millares,

pero más castizos no,

tu persona bien lo sabe.

635

Anoche me salió un novio

con las patas tiritando,

no sé si me case ahora

o lo deje pál verano.

636

Al cementerio no voy

porque me da mucha pena,

porque allí tengo enterrados

los ojos de mi morena.

637

Yo se lo pedí a mi novia

que venía de lavar.

Me dijo gran puñetero,

¡fresco lo quieres pillar!

638

Yo se lo pedí a mi novia

caminito de las eras.

Yo se lo pedí jugando

y ella me lo dio de veras.

639

Las mocitas de mi pueblo

se han hecho una picha trapo,

todas las noches están

que la meto que la saco.

640

Una tonta me lo dio

y otra que me lo está dando,

y otra que me esta diciendo:

yo tengo mejor fandango.

641

Aquel que quiera saber

de qué color es la pena,

que se baje los calzones

y se arrime a una colmena.

642

Todas las mujeres tienen

hacia el culo una campana.

También los hombres tenemos

badajo para tocarla.

643

Las mocitas, hoy en día,

todas gastan pantalones;

pero les falta una cosa

para igualar a los hombres.

644

Mi novia tiene otro novio

que es más bonito que yo.

Bonito puede que sea

pero más cachondo no.

645

Vámonos a la cama

vámonos a dormir,

tu llevarás la manta

yo llevare el candil.

646

Por entrar en tu jardín

me prendieron con cadenas.

Si me llevan a la cárcel

¿que será de mi morena?

647

Yo le pregunté a un casado:

casado ¿qué tal te va?

y me contestó el casado:

cásate tu y lo verás.

648

Ayer te quise

y hoy no te quiero;

tuve ese gusto,

ya no lo tengo.

649

El amor del estudiante

es amor inoportuno,

es como la leña verde

que llena la casa de humo.

650

Todas las feas del mundo

se juntaron una tarde

a rezar a San Antonio

porque no las quiere nadie.

651

Te quieres casar conmigo

traidora si estás dañada,

el que se comió el cogollo

que se coma la ensalada.

652

Compraste un vestido nuevo

para ver si te casabas.

Comprarás los que tú quieras

Y quedarás como estabas.

653

Cómo quieres que la hiedra

en el invierno se seque,

cómo quieres que yo olvide

a la que he querido siempre.

654

Ábreme la puerta, cielo,

que no te vengo a reñir.

Que si me quieres te quiero

Es lo que vengo a decir.

655

Amores he tenido

Y amores tengo.

A ninguna he querido

como te quiero.

656

Amores, amores tengo

Que no quisiera tener,

que el hombre se vuelve tonto

al lado de una mujer.

657

Cuando me parió mi madre

me parió sobre una mesa,

me dejó una tripa a rastras

y ahora se me pone tiesa.

658

¿Cómo quieres que te quiera?

¡si no te puedo querer,

porque tienes unos padres

que a mí no me pueden ver!

659

El sol le dijo a la luna

que se fuera a recoger,

que a deshoras de la noche

no andan las mozas de bien.

660

Y si durmiendo no estás

dime lo que estas haciendo,

¿no ves que te están quitando

de la parra los sarmientos?

661

La mujer que sale mala

ni reñirla ni pegarla,

con una soga de esparto

el ombligo restregarla.

662

Los amantes de Teruel

murieron de sentimiento.

Yo también me moriré

si no logro lo que intento.

663

Me casé con una maña

y no tuve ningún maño,

y la maña me decía:

¡qué mala maña nos damos!

664

Cuántos se mueren de pena

porque les dejó la novia.

A mí me dejó la mía

y me he quedado en la gloria.

665

Bien se que estás en la cama

con las manos en las tetas,

y yo estoy a tu ventana

haciéndome la puñeta.

666

Vas engañando a la gente

presumiendo de fachada;

pero la gente no sabe

que no vales para nada.

667

Compañerito del alma

¡qué gran pena tiene aquel

que tiene el agua en los labios

y no la puede beber!

668

Esa novia que tu tienes

antes la he tenido yo.

Disfrútala lo que puedas

con lo que a mi me sobró.

669

Yo tengo un libro de amores

que me lo dio una casada.

No tengo que agradecer

a ninguna moza nada.

670

Me asusto de los relámpagos,

de los rayos y los truenos;

pero más me asusto al ver

tu herrmosa mata de pelo.

671

Si la mujer fuera tinta

y el cielo fuera papel,

no se podría escribir

lo falsa que es la mujer.

672

Esta noche vengo a ver

si mi puñal tiene acero,

pues me la tienen jurada

los mocitos de este pueblo.

673

La novia salió soltera

y entró en la casa casada.

Ya no hay nadie que desate

el nudo de esta lazada.

674

Eres alta como un mayo

y estrecha como un bencejo,

el que se case contigo

lleva burra y aparejo.

675

Recogiendo patatas

te ví el aujero,

parecía la huella

de un buey gallego.

676

Recogiendo tomates

te he visto el culo,

y si no te lo he visto

me lo figuro.

677

El día que yo te vea

hablando con quien tú sabes,

te cayó la lotería

de los números cabales.

678

Si la zarza no me enzarza

y el espino no me enreda,

no me enredarán tus ojos

por enredosos que sean.

679

Aunque estés en la agonía

con cuatro velas luciendo,

hasta la sepulturita

te tengo que estar queriendo.

680

Rubita, sol de los soles,

tu cara es una custodia,

y tu pecho la escalera

para subir a la gloria.

681

El día que tronó tanto

iba en busca de mi novia,

por si se acababa el mundo

irme arrimando a la gloria.

682

Por dondequiera que voy

tengo la monomanía,

que cuando voy por la calle

todas las novias son mías.

683

El otro día por la calle

preguntó una señorita:

¿cómo no paren los hombres

teniendo la misma tripa?

684

Yo se lo pedí a mi novia

y dijo: perdona hermano,

y después que me marchaba

me hacía así con la mano.

685

Todos le ofrecen al Santo

lo mejor del garbanzal,

como si el Santo probase

los garbanzos que le dan.

686

Esas dos que están bailando

vaya cosa más hermosa:

la una parece un clavel,

la otra parece una rosa.

687

Con ese collar tan fino

y esos pendientes de lazo,

te pareces a la reina

cuando sale de palacio.

688

Amigo ya me cansé,

ya se acabó el alboroto.

El libro de la ignorancia

ahí se queda para otro.

689

Porque ando arreando bueyes

me llaman el pinchaculos,

cuantas mocitas quisieran

que les hurgara en el suyo.

690

Desde que te vi

con la pata de palo,

dije para mí:

malo,malo,malo, malo.

691

Desde que te vi

con la pata de madera,

dije para mí:

pa mi abuela, pa mi abuela.

692

Dime niña por qué lloras

porque tengo que llorar,

porque ha pasado mi amante

y no me ha querido hablar.

693

Morena mía

no fumes tanto,

que hasta tu boca

huele a tabaco.

694

Arriba compañeros

no tengáis pena,

¿no nos quieren las chicas?

que no nos quieran.

695

Que no es lo mismo hilar

que dar la teta al niño,

que no es lo mismo hilar

que darle de mamar.

696

Viva la gente de pueblo

viva la gente tronera,

viva todo aquel que diga

¡salga el sol por donde quiera!

697

De la uva sale el vino

de la aceituna el aceite,

y de mi corazón sale,

cariño para quererte.

698

Con el aire que llevas

cuando vas a lavar,

el jabón de la ropa

te has dejado llevar.

699

Apostaba la madrina ,

con su cadenita de oro,

que no hay otra parejita

como la novia y el novio.

700

Me escribiste una carta

con una cintita azul,

no quiero cartas ni cintas,

que quiero que vengas tú.

701

La del manteo verde

verde, verdoso,

lleva el azul debajo

¡maravilloso!.

702

Cuándo te verán mis ojos

en la capilla mayor,

al cura y al sacristán

y el yugo para los dos.

703

Con el bele, bele, bele,

como dicen en mi tierra,

a aquél que no quiere caldo

le dan tres tazas y media.

704

¿Cómo quieres que te dé

lo que no te puedo dar?.

La cinta de mi sombrero,

hyo no la puedo quitar.

705

¿Cómo quieres que te quiera

si siempre me estás pegando?.

Como si mi cuerpo fuera

hecho de piedra de mármol.

706

Lo que a mí me está pasando,

no le pasa ni al demonio:

que no se me caen los cuartos

teniendo el bolsillo roto.

707

Yo no sé cavar, ni arar,

ni tampoco segar hierba,

la que se case conmigo

lleva buena penitencia.

708

Es verdad que te he querido,

que te he querido y te quiero,

para casarme contigo,

límpiate que estás de huevo.

709

El árbol de buen querer

no tiene más que una rama

y para subir a ella,

es preciso que otro caiga.

710

Morena tiene que ser

la tierra para ser buena,

para sembrar y coger

trigo, cebada y avena.

711

Tendí la manta en el suelo

con intención de pecar,

me acordé que había infierno

y la volví a levantar.

712

Una vieja muy revieja

estaba friendo un huevo,

le saltó una chispa al culo

y mandó tocar a fuego.

713

En el campo hay una flor

que la llaman amapola

con un letrero que dice:

yo no quiero dormir sola.

714

De que te sirve llorar

y dar voces como un loco,

si sabes que soy mujer

y te he de olvidar por otro.

715

A cuantos he visto yo

y a cuántos he conocido,

que quitan el crédito a otros

y ellos lo tienen perdido.

716

Si tuviera una naranja

contigo la partiría;

pero como no la tengo

no la parto, vida mía.

717

Dámelo, perejilera,

que te lo vengo a pedir,

tengo el guiso en la cazuela

y me falta el perejil.

718

Un día se tiró un hombre

de lo alto de un peldaño,

como cayó de cabeza,

en los pies no se hizo daño.

719

Las rodillas se me doblan,

Por culpita del calor;

el sobaco te funguela,

¡Ay que joderse , que olor.

720

Tengo una novia señores,

que se peina con la mano,

tiene las uñas muy largas

y se saca los paisanos.

721

La mujer que tiene punto

y no tiene de qué coma,

tiene que vender el punto

para que del punto coma.

722

Si los besos que te he dado

se te volvieran verrugas,

iba a parecer tu cara

un regimiento de uvas.

723

Bien sé que estás en la cama

con la mano en la Gregoria;

bien sé que estarás diciendo:

por aquí se va a la gloria.

724

Una novia tuve yo

que no la tuvo ninguno,

tenía las uñas negras

de tanto rascarse el culo.

725

Las mujeres en el horno

todas riñen por la masa:

unas por que no les viene

otras por que se les pasa.

726

Desde fuera de tu alcoba

cuatro piernas juntas vi;

cola, yo no vi ninguna,

pero dos cojones sí.

727

Las mocitas de mi pueblo

se han comprado una romana,

para pesarse las tetas

dos veces a la semana.

728

Qué trabajo es el servir

en particular las mozas:

siendo los amos alegres,

las amas son muy celosas.

729

A la mujer la comparo

con la tierra de una huerta,

que tiene la noria en medio

y el perejil a la puerta.

730

Las flores cuando se abren

rompen por las cuatro esquinas,

los mozos cuando pretenden

no dicen sino mentiras.

731

Una rubia fue a por agua

pa que la vieran el pelo;

déjala que vaya y venga,

que ya caerá en el anzuelo.

732

Ayer me dijiste que hoy;

hoy me dices que mañana,

y mañana me dirás,

que de lo dicho no hay nada.

733

No quiero que a misa vayas,

ni a la ventana te asomes,

ni tomes agua vendita

de la mano de los hombres.

734

Cuando más hondo es un pozo

más fresquita sale el agua;

cuanto más lejos de ti

más firme está mi palabra.

735

Si quieres que yo te quiera

has de olvidar a quien amas,

que sopitas añadidas

las como de mala gana.

736

Debajo de tú ventana

me encontré un pañuelo azul,

con un letrero que dice:

¡Qué poco me gustas tú!.

737

Yo te quisiera poner

junto al astro más brillante,

donde te pudieran ver,

pero que nadie te alcance.

738

Asómate a la ventana

si te quieres asomar,

si no quieres no te asomes

que a mí lo mismo me da.

739

Cuando nace el perejil

nace muy remenudito.

Y Cuando veo a mi novia,

estoy muerto y resucito.

740

A ti te quiero, alma mía,

Siempre a ti te he de querer,

hasta el fin de nuestros días,

si no hubiera otro, mujer.

741

Se juntaron tres comadres

en una mesa a comer;

una llevó treinta huevos

para que toquen a diez.

742

El día que yo me case

me buscaré un buen marido,

pa que me encienda el brasero

y me caliente el cocido.

743

El día que yo me case

será con una mujer,

que me caliente la cama

sin tenerme que mover.

744

La mujer que a su marido

no le dice a donde va,

no le quiere ni le estima,

ni le tiene voluntad.

745

Al primer toque de misa

te vistes y te compones

y vas por la calle arriba

robando los corazones.

746

Por esta calle me voy,

por la otra doy la vuelta.

La que quiera ser mi novia

que deje la puerta abierta.

747

Esta mañana te vi,

estabas fregando el patio,

estabas tan remangada

que hacías pecar a un Santo.

748

La novia le pidió al novio

el agua por la gatera;

pero lo que no se sabe

es qué le dio el novio a ella.

749

Agua vendita llueve

y se mojan tus canales,

ábreme la puerta cielo

que soy aquel que tú sabes.

750

Ningún pobre llevará

un entierro muy lucido,

cuando doblan las campanas,

fijaros en el sonido.

751

Cuando entras en la iglesia

lo haces con el pie derecho

y tomas agua bendita

solamente con dos dedos.

752

Cada instante de mi vida

te tengo en el pensamiento,

y con los ojos del alma

te veo a cada momento.

753

Si quieres que yo te quiera

te has de lavar con romero,

que se te quite el olor

de los amores primeros.

754

Cinco rosas principales

salen de misa mayor:

los novios y los padrinos

y el cura que los casó.

755

Qué bien parece la seda

arrimada al paño fino,

mejor parece una niña

arrimada a su marido.

756

Arriba la mocedad

que se divierta quien pueda,

mañana nos moriremos

y nos comerá la tierra.

757

Eres una y eres dos,

eres tres y eres cuarenta;

eres la iglesia mayor

donde todo el mundo entra.

758

A mi novia la ha picado

un bichito en la rodilla.

Cuándo la picaré yo

cuarta y media más arriba.

759

Mira si sería fea

la que conmigo casó,

que no distinguía el cura,

si el marido era ella o yo.

760

Desde que riego el tomate

me estas queriendo de veras,

hasta que un día me enfade

y rompa la tomatera.

761

Una novia tuve yo

que la comparo a las brevas.

Yo la estuve madurando

pa que otro se la comiera.

762

Ahora sí que estamos bien:

tú preñada y yo en la cárcel,

tú no tienes quién te meta,

yo no tengo quién me saque.

763

Desde la calle veo

tu candil arder,

no lo apagues morena

que te vengo a ver.

764

Si me vienes a ver

vuélvete a marchar,

que me estoy desnudando

para irme a acostar.

765

Si te estas desnudando

vuélvete a vestir,

que los malos ratitos

yo los paso por ti.

766

Me pesa el haber venido

y el haberte despertado.

Sarna con gusto no pica

vuélvete del otro lado.

767

Muchas cosas me darás

el día que nos casemos.

Yo te enseñaré un jardín

que lleva una fuente en medio.

768

Cariño, ten compasión

que me dan escalofríos.

Enséñame ese jardín

que tú tienes escondido.

769

Mocitas solteras

sirva de escarmiento,

si no sois casadas

no enseñéis el huerto.

770

Más quisiera morena

dormir contigo,

que tener la panera

llena de trigo.

771

Cada vez que te veo

me lo imagino,

que debajo la falda

llevas el nido.

772

Las mujeres de guardias

llevan buen rumbo,

porque tocan tres cuernos,

las demás uno.

773

La mujer que a los treinta

no tiene majo,

ya puede echar las llaves

del cuarto bajo.

774

Cada vez que te veo

se me endereza,

el rabo de la boina

de la cabeza.

775

Remendando calzones

dijo una dama:

de lo que aquí se encierra

tengo yo ganas.

776

Eres pequeñita y flaca

y de pronto has engordado,

dime con que medicina

el médico te a curado.

777

Adiós que me voy de aquí

porque la muerte me llama,

y en el testamento dejo

que me entierren en tu cama.

778

A las ánimas benditas,

dadles dinero, devotos ,

que puede ser que algún día

lo pidan para vosotros.

779

Porque soy quinto

mi madre llora,

y a mí morena

la dejo sola.

780

Ella me dice

la descarada:

que cuando vuelva,

será casada.

781

Y yo la digo

que no me importa,

que cuando vuelva

buscaré otra.

782

Ella me dice

con mucho mimo,

que cuando vuelva

ya tendrá un hijo.

783

Porque soy quinto de este año

ya no me vienes a ver,

ya no sales a la puerta

como solías hacer.

784

Quinto, si te cabreas,

Pégate un tiro.

Yo ya no me lo pego,

que soy cumplido.

785

Salir morenitas,

salir a bailar,

con gracia y salero

para enamorar.

786

Dices que no me quieres

porque soy pobre,

y puede que algún día

tu amor me sobre.

787

Si los pillastres supieran

lo que cuesta el trabajar;

no abusarían del pobre

ni tampoco del jornal.

788

¡Adelante, compañeros,

pues no hay nada que temer,

que si vamos a la cárcel,

nos tienen que mantener.

789

Al salir el sol

te quisiera ver,

con el culo al aire

y escarchando bien.

790

Se me metió en la cabeza

que me he de morir dos veces,

la una cuando Dios lo quiera ,

la otra cuando tú me dejes.

791

Esta calle está empedrada,

las piedras las traje yo;

las piedras bien me conocen,

pero tus amores no.

792

Las mocitas de este pueblo

se van a quedar solteras,

porque los mozos valientes

prefieren las forasteras.

793

Saca una silla pa mí

y otra pa mi compañero,

y los que no tengan sillas

que se sienten en el suelo.

794

Eres una resalada,

que cuando vas al mercado

todo te cuesta dinero

y dices que te lo han dado.

795

Cuando quise, no quisiste,

y ahora que quieres, no quiero.

Pasa las penas de amores

que yo las pasé primero.

796

A mí no me obliga nadie

a decir una mentira,

bastantes digo a diario

y eso que nadie me obliga.

797

Allá arriba, no sé dónde

había no sé qué Santo,

que de tanto no sé qué,

se ganaba no se cuánto.

798

Cuando te veo me acuerdo

Santo de mi devoción;

cuando te veo me acuerdo,

cuando no te veo, no.

799

En el río de la baba

lavaba la chacha mía,

al verla cómo lavaba,

la baba se me caía.

800

Me llaman el pincha culos

porque pincho el de los bueyes.

Cuándo a mí me llamarán

pinchaculos de mujeres.

801

¿Qué haces ahí, mozo viejo,

que no te casas?,

que ya te estas quedando

como las pasas.

802

Los chopos de la alameda

unidos de siete en siete,

no tienen tanta firmeza

como yo para quererte.

803

Reviejo rabudo,

te piquen el culo,

te salgan dos ronchas

como estos dos puños.

804

Anda marrana ,

ya no te quiero,

porque no friegas

bien los pucheros.

805

Cada vez que paso y veo

donde mi novio me hirió,

qué solita esta la jaula

porque el pájaro voló.

806

Si el amor que te tengo

fuera de azúcar,

la noche me estaría

chupa, que chupa.

807

¡Qué contento te vas ya

que te la dieron por tuya!

tres veces dijo que si

delante del señor cura.

808

Cuándo te verán mis ojos

en la capilla mayor

al cura y al sacristán,

y el yugo para los dos.

809

Si la sangre se vendiera

fueras tu rica y yo pobre,

porque tienes en tus venas

la que a mi me corresponde.

810

Me han dicho que tienes otro,

no lo niegues ni te excuses,

que lo menos que se enciende

en un altar son dos luces.

811

No digas que me has dejado

y que me has aborrecido,

quien te ha dejado soy yo

porque nunca te he querido.

812

Si mi corazón estorba,

anda y échalo a la calle,

que se lo coman los perros

si es que no lo quiere nadie.

813

Los ricos son unos pillos,

los pobres unos ladrones,

y los pobres mediantines

pagan las contribuciones.

814

Estudié para ladrón

y conseguí la carrera.

Lo primero que robé

fueron tus ojos, morena.

815

El ladrón piensa en el robo,

El asesino en la muerte,

El preso en la libertad

Y yo, morena, en quererte.

816

Señor alcalde mayor

tenga usted la vara quieta;

que los mozos de este pueblo

tienen muy mala cabeza.

817

Un día fui a plantar berzas

y después planté cebada,

y resultó que a ti sola

fue a la que dejé plantada.

818

Esta calle esta empedrada

con onzas de chocolate,

pa que todos los chupones

lo vean y no lo caten.

819

El que muere sin probar

la gracia de una morena

se va derechito al cielo

sin saber lo que es canela.

820

Para borracho, un francés;

para trillar, una yegua;

para camelar a un hombre

una mujer zalamera.

821

A quien vive en la ciudad

se le conoce en los labios

porque lleva más chorizo

que yo he comido en diez años.

822

Una rubia me lo dio

al lado de una telera.

De los pelos que tenía

tuve que usar las tijeras.

823

A las mujeres quererlas,

prometerlas y no darlas,

comer y dormir con ellas

y al mismo tiempo dejarlas.

824

Eres alta como un huevo,

derecha como una hoz,

blanca como una morcilla

¡buenos días nos de Dios!

825

Dos recuerdos tengo yo

uno alegre y otro triste:

el abrazo que te di

y el tortazo que me diste.

826

En el purgatorio entré

y he visto todas las penas,

y he visto que por querer

ningún alma se condena.

827

Ya no quiero más pan tuyo

que me amarga la corteza,

ni más amores contigo,

que los que tuve me pesan.

828

Debajo del delantal

tienes el infierno ardiendo,

déjame meter la mano,

aunque me queme los dedos.

829

A esta casa hemos llegado

cruzando arroyos y peñas

por ver si puedo lograr

de las dos, la más pequeña.

830

El coger algarrobas

dicen que es vicio,

bien a la sombra estaba

la que lo dijo.

831

El sol se esta poniendo

el sol se pone,

y el cornudo del amo

se descompone.

832

Amores y dolores

quitan el sueño;

yo como no los tengo

descanso y duermo.

833

Las ligas que tú te pones

no sé decir de que son,

que pregunten a tu amante

que sabrá mejor que yo.

834

La aceituna en el olivo

siempre se está meneando,

la dama que tiene amores

siempre los está mentando.

835

La puerta del corredor

ni se cierra ni se abre.

Lo primero es el honor

y el honor es lo que vale.

836

En cosa de mujeres

tengo fortuna,

que yo las quiero a todas,

y a mí ninguna.

837

Un amor enamoro

en esta calle

como yo no lo diga,

nadie lo sabe.

838

Una moza fregando

dijo al caldero

ojalá te volvieras

mozo soltero.

839

Y el puchero contesta

con disimulo

ahí está el estropajo,

límpiame el culo.

840

Un pastor en el campo

dijo a la cacha:

ojalá te volvieras

la mi muchacha.

841

Las ovejas son blancas

y el perro negro

y el pastor que las cuida

se llama Pedro.

842

Cuándo será el día

que a los dos juntos

nos digan una misa

sin ser difuntos.

843

El cura de mi pueblo

dijo al obispo:

si me quitas la novia,

me cago en cristo.

844

La mujer del gaitero

tiene fortuna:

ella tiene dos gaitas,

las otras una.

845

La mujer que no come

con su marido

lo mejor del puchero,

se lo ha comido.

846

Tu marido y el mío

han regañado,

se han llamado cornudos

y han acertado.

847

Dices que no la quieres,

duermes con ella.

El pradito regado

siempre da hierba.

848

Dices que no la quieres

y vas a verla.

Ésas no son maneras

de no quererla.

849

Más quisiera morena

dormir contigo,

que tener la panera

llena de trigo.

850

Las mujeres que paren

por la cuaresma

los hijos son varones,

las hijas hembras.

851

La mujer del herrero

ha malparido

y el herrero le dice:

tiempo perdido.

852

Gasta la tabernera

pendientes de oro,

los caños de la fuente

lo pagan todo.

853

La mujer del lucero

dicen que tiene,

adelante la tolva

y atrás el fuelle.

854

Con el aire que lleva

la boticaria,

el molino de viento

muele que rabia.

855

El herrero en la fragua

jura y maldice,

y le saltan las chispas

por las narices.

856

A la tía cacharrera

la han encontrado,

haciendo cacharritos

con un soldado.

857

Porque pido pendientes

dice mi abuela:

nena, qué amiga eres

de lo que cuelga.

858

A la puerta del cielo

venden tijeras

para cortar el pico a

las picoteras.

859

A la botica, niña,

no vallas sola.

Mira que el boticario

gasta pistola.

860

A tu madre la monto

en la tartana,

a tu padre en el carro

y a ti en la cama.

861

Cómo quieres que tenga,

tenga y no tenga

un amor en el cielo

y otro en la tierra.

862

Ya no van a tu casa,

niña, los mozos,

por no ver a tu padre

sonar los mocos.

863

Las mujeres son el diablo,

tentación del enemigo:

hacen estirar al hombre

lo que Dios le dio encogido.

864

Yo a la mujer la comparo

igual que a la bicicleta

que una vez que se la monta

ya no puede estarse quieta.

865

Todas las mujeres tienen

en el ombligo una rosa

y un poquito mas abajo

la cueva de la raposa.

866

Todas las mujeres tienen

en el ombligo un alambre

y un poquito mas abajo

un conejo muerto de hambre.

 

867

Los moros en morería

tienen mujeres sin fin

y aquí en España con una

pasamos las de Caín.

868

A mi mujer y a mi burra

en la cuadra examiné

y tenía mas talento

la burra que la mujer.

869

Soy el amo de la burra.

En la burra mando yo:

cuando quiero digo ¡arre!,

cuando quiero digo ¡sooooo!

870

La mujer que sale mala

ni reñirle, ni pegarle.

La cabra que tira al monte

no hay cabrero que la guarde.

871

A la mujer que allá viene

déjala pasar de largo

que ésa es liebre mu corría

mordía por muchos galgos

872

Cómo vivirán los moros

teniendo tantas mujeres,

si aquí con una nos sobra

pa que el diablo se nos lleve.

873

Mi burra pide cebada

y mi mujer otro traje

hay que ver lo que me cuesta

mantener dos animales.

874

Las mujeres cuando paren

se acuerdan de San Ramón,

pero no se acuerdan de él

cuando están en la función.

875

Las mujeres cuando paren

se acuerdan de San Benito,

pero no se acuerdan de él

cuando tienen dentro el pito.

876

En el campanar del pueblo

anidaron los jilgueros

y nos tiene dicho el cura

que no le toquen los güevos.

877

¡Cuánto cura!, ¡cuánto obispo!,

¡cuánta monja!, ¡cuánto fraile!,

¡cuánta mujer sin marido!

y ¡cuántos hijos sin padre!

878

Los curas en sus sermones

adoran al Dios divino

y saliendo de la iglesia

a las mujeres y al vino.

879

Mira tú si es religiosa

la señora del alcalde

que ayer al salir de misa

llevaba en la falda un fraile.

880

Anda diciendo tu madre,

que yo para ti soy poco.

Iremos a la chopera

y cortaremos un chopo.

881

Asómate a la ventana,

estampa de la herejía.

El que madrugó por verte,

que poco sueño tenía.

882

Cuando paso por tu puerta,

paro la burra y escucho,

y oigo decir a tu madre

que eres cerda y comes mucho.

883

Eres guapa y buena moza,

gastas las medias azules,

te pica la cucaracha

sábado, domingo y lunes.

884

Es tanto lo que te quiero,

y lo que te quiero es tanto,

que te quisiera pillar

la cabeza entre dos cantos.

885

De pensar me estoy secando

y el sufrir me vuelve loco,

de ver que tengo una viña

y me la vendimia otro.

886

Me casé con un pastor

pensando en adelantar,

se murieron las ovejas

y me quedó el animal.

887

Aunque tus padres me den

la mula, el buey y el huerto,

no me he de casar contigo

porque te huele el aliento.

888

Aunque tus padres me den

la Dorada y la Coneja";

no me he de casar contigo

¡hocicos de burra vieja!.

889

Dicen que ha dicho tu madre

que no me quiere pa nuera;

yo tampoco quiero a su hijo

que anda de malas maneras.

890

Ve niña y dile a tu madre

que no quieres ser cigüeña,

di que te alargue las faldas

o que te acorte las piernas.

891

Anda ve y dile a tu madre

que no me ponga esa cama,

que no me caso contigo

ni por buenas ni por malas.

892

Anda diciendo tu madre

que no me quiere por nuera;

dile que no sople tanto,

que está frío, que no quema.

893

Dice tu madre que tienes

un huerto y un olivar,

y el oficio de alcahueta

que esa es otra propiedad.

894

Tienes una cinturita

que anoche te la medí:

con la cincha de mi burra

catorce vueltas te di.

895

Cuando paso por tu casa

cojo pan y voy comiendo

pa que no diga tu padre

que de verte me mantengo.

896

Pequeñita y regordita

como un grano de pimienta

quien te pudiera pasar

por debajo de la puerta.

897

Cuando Juan Luis fue a robar

A los montes Pirineos,

Lo primero que robó

Fueron unos ojos negros.

898

Todos los anocheceres

salgo por ver si te veo,

porque tú solita eres

el jardín de mi recreo.

899

Muy bonitas las he visto,

pero como tú ninguna,

de tus ojos sale el sol,

de tu boquita la luna.

900

Despedida y no partida

tuve anoche con mi amante.

Despedida y no partida

porque el amor no se parte.

901

De los pies a la cabeza

eres un ramo de flores,

bendita sea la madre

que por ti pasó dolores.

902

Tienes el zapato roto

y por él te entra la arena.

Si tus padres no te quieren

vente conmigo, morena.

903

Esta casa es casa grande,

casa de mucho rigor,

que si la madre es bonita

la hija está mucho mejor.

904

¡Caray con la pequeña!

Caray con la mayor!

¡Caray con la del medio,

que es la que está mejor!

905

La madre que te parió

no se había de morir.

Solo parir y criar

serafines como a ti.

906

Un puñetazo en un ojo

me ofreció tu padre ayer.

Dime si me quieres ciego

pa volver o no volver.

907

Mil quinientas doce suegras

van camino del infierno

y la mía va delante

tocándolas el cencerro.

908

Quién pudiera tener suegra

quién pudiera tener dos

para unirlas en un carro

y de carretero yo.

909

En la mar se ha hundido un barco

y en el barco iba mi suegra

por eso los calamares

tienen la tinta tan negra.

910

Mi suegra duerme en la cama

yo estoy a la cabecera

con el rosario en la mano

rezando pa que se muera.

911

Mi suegra subió a una higuera

para quedar bien con migo

desde que miré pa'rriba

ya me dan asco los higos.

912

Un duro con otro duro

se juntan 40 reales

y tu suegra con la mía

se juntan dos animales

913

Cuando se muera mi suegra

que la entierren boca abajo

por si se quiere salir

que se meta más abajo.

914

Mejor estaríamos todos

si no existieran las suegras,

pues de todos es sabido

que son causa de las guerras.

915

Mucho quiero a mi marido,

pero más quiero a mi suegra

que está criando a su hijo

para que a mí me mantenga.

916

A todas las suegras juntas

las van a tirar al mar.

La mía la puñetera

está aprendiendo a nadar.

917

Voy a ponerme de luto

con chaqueta colorada,

porque se ha muerto mi suegra,

esa suegra condenada.

918

Un día fuiste a cazar

en vez de ir a la huebra,

y mataste una perdiz

por apuntar a tu suegra.

919

A mi suegra la he metido

la cabeza en el retrete,

y cuando se la saqué

tenía hecha la permanente.

920

Anda diciendo tu madre

que soy un tío muy feo;

como lo vuelva a decir

saco el cacharro y la meo.

921

Si me caso y tengo suegra

ha de ser con condición,

que si al año no se muere

la tiro por el balcón.

922

Mi suegra la tía pescueza

me ha llamado panza alegre,

y yo la digo tía larga

corre usté más que las liebres.

923

Debajo de tu mandil

tienes un tintero negro

déjame mojar la pluma

que soy escribiente nuevo.

924

Una mujer tripa arriba

y un hombre puesto al revés

no sé que coños hicieron

que de dos salieron tres.

925

A la luna de Valencia

nunca me he que dado yo

porque tengo la costumbre

siempre de querer a dos.

926

Mocita por tus amores

me cobraste cinco reales,

mocita no seas tan cara

yo puse los materiales.

927

Si los cuernos alumbraran

como alumbran los faroles

cuántas casas estarían

llenas de iluminaciones.

928

Si quieres vivir alegre

cásate con un corneta

que por la mañana diana

y por la noche retreta.

929

Ayer estuve al molino

y a la molinera vi

estaba llena de harina

y yo se la sacudí.

930

Al muchacho que hoy se casa

un consejo le doy yo

vete conservando el cirio

que es larga la procesión.

931

Una moza murió en Cádiz

y dijo en el testamento

que la entierren tripa arriba

con el silabario abierto.

932

Con una porción de mimbre

vengo de coserte el culo

no te quedará bonito

pero quedará seguro.

933

La madre que te parió

debía ser confitera

por eso tiene su hija

tan dulce la delantera.

934

El agua va por el río

y yo voy por la ribera;

el agua va por moler

y yo por la molinera.

935

La muchacha que a los quince

no se pone colorada

es señal que no ha venido

el arriero a su posada.

936

Un carreterito lleva

en la punta de la tralla,

un letrerillo que dice:

"pobrecita la que caiga".

937

En el canal de su pecho

tiene mi novia dos granos,

no quiere que yo la opere

porque no soy cirujano.

938

Mañana va a haber capea

y va a torear mi hermano,

ya veras como se arrima

a la hija del secretario.

939

Encima de tu ventana

vi un tejo relucir,

nadie con el tejo daba

y yo con el tejo di.

940

No hay árbol como el madroño

ni semilla como el ajo

ni estropajo como el coño

para limpiar el carajo.

941

Si quieres tener un hijo

que toque bien el rabel

vente conmigo mozuca

que yo te lo puedo hacer.

942

En la bazanca de Poyos

hay un bicho venenoso

deja preñás a las mozas

y echa la culpa a los mozos.

943

Si te quieres hacer rica

bájame los pantalones

y verás salir al gordo

con dos aproximaciones.

944

Si Jesucristo murió

con tres clavos solamente,

¿cómo no muere tu hermana,

que la clava tanta gente?

945

Una vez yo fui minero

y en tu mina trabajé.

Alguien trabajó primero,

que yo abierta la encontré.

946

Debajo de tu mandil

tienes un pozo muy hondo

donde se cayó mi hermano

con las alforjas al hombro.

947

Las mocitas de Reynosa

cuando se van a bañar

lo primero que se mojan

es el pecado mortal.

948

Las mocitas de mi pueblo

tienen el chocho pelón

de subirse a las farolas

y bajar al resbalón.

949

Una vez por suerte fui

con la criada a por leña

y antes de cargar el carro

tres veces la cargué a ella.

950

Estaba Santa Teresa

subida en un alto pino

haciéndole pasar ganas

a Santo Tomás de Aquino.

951

Estate quieto Julián

no me toques el refajo

si te quieres divertir

echa la mano debajo.

952

Debajo del delantal

tienes un conejo vivo

yo te lo puedo matar

con huevos, leche y chorizo.

953

Si tú quieres alegría

cásate con un cerero

y verás como te pone

la vela en el candelero.

954

Debajo del delantal

llevas al Niño Jesús

déjame meter la vela

que los santos piden luz.

955

A un viejo le pregunté

una noche, cuanto vale

y el viejo me respondió:

jodiendo a gusto ¡quién sabe!

956

Ya se le secó la rama

al árbol que más quería

y por mucho que lo riego

ni en la cama se me empina.

957

Mi abuelo tiene un trabuco

con pelos en la culata

y a la pobre de mi abuela

a culatazos la mata.

958

Ya me dice mi mujer

¡cuando te volverás viejo!

que no quiero que me tires

tantos tiros al conejo.

959

Una viudita me quiere

yo no sé para qué asunto.

Será para que le riegue

lo que le dejó el difunto.

960

En el medio de las piernas

mi novia tiene un reloj

que se case con quien quiera

que la cuerda la di yo.

961

La que nunca se ha acostado

en cama de un artillero,

no sabe lo que son bombas,

ni cañones, ni morteros.

962

Tienes el carro a la puerta

y es señal de labradora,

quién pudiera ser mulero

para montar la señora.

963

El herrero y el barbero,

el cura y el sacristán,

tienen los hijos a medias

y los parten por San Juan.

964

Con la hija del joyero

yo también me casaría;

la robaría el dinero

y después la joyería.

965

Bendito sea el hacedor

que le puso el pico al grajo,

a la mujer la campana

y a los hombres el badajo.

966

Todo aquél que tiene un huerto

y no planta cebolletas

es como el que tiene novia

y no le toca las tetas.

967

Todo aquél que un huerto cuida

y en él no planta pepinos

es como el que tiene novia

y no le toca el chumino.

968

Madre, cómpreme usté un novio

que me pica el chiriví,

si te pica que te pique,

que antes me ha picado a mí.

969

Mi marido fue a podar

y yo iba sarmentando.

Al verme las pantorrillas

se le iba enderezando.

970

La jodida de tu madre

me dice que no trabajo,

que te lo pregunte a ti

cuando te tengo debajo.

971

El rabel esta enfadado

y el que lo toca también,

porque no le dan de aquello

que rechina en la sartén.

972

A tu hermana le he visto

La tomatera,

A tu madre el tomate

Y a ti la pera.

973

Tengo un rabelillo nuevo,

Que me costó un capital,

Pero no sería dinero,

Si no sonara tan mal.

974

Algún día, dije yo,

que al que se muere lo entierran.

Yo creí que lo llevaban

a beber a la taberna.

975

Para plantar una huerta

no hay nada mejor que el culo

que el regadío está cerca

Y el abono está seguro.

976

El día que nació Luisa

oí decir a su madre:

eres el vivo retrato

de un amigo de tu padre.

977

Para empezar a cantar

hemos de pedir licencia

que si no nos llamarán

cantadores sin vergüenza.

978

Pido a ustedes mil perdones

por lo poco y mal cantado,

que soy nuevo en el asunto

y canto desafinado.

979

Ayer le tocó en mi calle

el premio gordo a Don Gil.

Si hubiera sido una teja

me hubiera tocado a mí.

980

No hay como vivir soltero,

saltar tapias y corrales,

dormir con las buenas mozas,

que las mantengan sus padres.

981

Dicen que Medina es fea

por que no tiene balcones,

pero tiene unas muchachas

que roban los corazones.

982

Vivan los quintos de este año

y los del año que viene,

vivan su padre y su madre

y la novia si la tienen.

983

Mi padre me castigaba

con el rabo de una oveja.

Yo quiero portarme bien

pero el rabo no me deja.

984

Por la calle abajo va

un ratón dando las quejas

porque le han cortado el rabo

para atar moños a viejas.

985

Si tuviera buena voz

y la garganta de un gallo

y el eco de un ruiseñor

para estar siempre cantando.

986

Una vieja se comió

siete quilos de mondongo

y toda la noche anduvo

con el orinal al hombro.

987

Una vieja se comió

dos docenas de sardinas

y toda la noche anduvo

sacando del culo espinas.

988

Una vieja muy revieja

de setenta navidades

tiene pelos en el culo

y dice que son lunares.

989

Es tiempo de carnaval,

el tiempo de las mujeres,

la que no encuentre marido

que espere al año que viene.

990

Una novia tuve yo

que la comparo a las brevas;

yo la estuve madurando

pa que otro se la comiera.

991

Toca, rabelillo, toca,

que te tengo que romper:

que a la puerta de mi novia

no has querido tocar bien.

992

Asómate a la ventana

que te traigo el aguinaldo:

una morcilla caliente,

aprieta que salga el caldo.

993

Ya viene la tabernera

con la libreta en la mano,

apuntando a quien le debe

y borrando al que ha pagado.

994

Tres días tuvo el herrero

a la herrera sin comer

el herrero la decía:

por qué no comes mujer?.

995

La casa del boticario

siempre la encuentras mojada:

o se salen las boticas,

o se mea la criada.

996

La hija del tabernero

gasta pañuelos de hilo,

que se los compra su padre

del agua que echa en el vino.

997

Cuidado que es presumida

la hija del herrador:

ayer la pesqué comprando

dos pastillas de jabón.

998

No te cases con pastor

que lleva la manta arrastras.

Cásate con labrador

verás cómo la levanta.

999

Los albañiles malvados

no tienen perdón de Dios:

al subir a los tejados

de una gotera hacen dos.

1000

Un zapatero y un sastre

juntos fueron al infierno,

uno por cortar de más

y otro por cortar de menos.

1001

Viva el trono, viva el trono,

viva la gente tronera;

de los hijos de mi padre

yo soy el más calavera.

1002

Cuando me parió mi madre

al pronto dijo mi abuela:

éste debe cantar bien

porque tiene castañuelas.

1003

Yo me quisiera casar

con una que no pariera,

que fuera rica y bonita,

sus padres la mantuvieran.

1004

Cuando paso por tu puerta

llevo las medias caídas,

pa que no diga tu madre

que me regalas las ligas.

1005

Si tú te volvieras liebre

y tu madre la vereda

y yo me volviera galgo,

¡la virgen qué polvareda!

1006

Me cago en diez y San diez

cuánto me quiere mi madre:

cuando pica las lechugas

me da las hojas más grandes.

1007

A cantar me ganarás

pero no a saber cantares

porque tengo un arca llena

y en casa siete costales.

1008

A cantar me ganarás

a saber cantares no,

porque yo tengo en mi casa

tres alforjas y un serón.

1009

Mira si me sabré coplas

que tengo siete costales,

cuando me pongo a cantar

tiro de la cuerda y salen.

1010

Si dices que nos casemos

habrá gaita y tamboril,

y este año las cebadas

de mi padre para ti.

1011

Allá va la despedida

la que echan los de las Lastras:

que cuando se acaba el vino,

lo sacan de las patatas.

1012

Me cago en la leche, padre

qué cojones tiene usted,

que sea la borrica mía

y vaya a caballo usted.

1013

Madre, cuando voy a misa,

con el traje de crespón,

toda la gente me dice

vaya una moza jamón.

1014

Madre, cuando yo me muera,

enterradme en la bodega,

hacedme la sepultura

al pie de la cuba nueva.

1015

Majo, si vienes a verme

átate bien las albarcas,

pa que no diga mi madre

que haces ruido con las patas.

1016

Allá va la despedida,

debajo de este ciruelo.

¡quién te pudiera pescar,

en el pajar del abuelo!

1017

Allá va la despedida,

la que echó cristo en el soto.

La que no tenga marido

que se venga con nosotros.

1018

La despedida les doy,

la que dan los de Mucientes,

tengo una paja en el culo,

sácamela con los dientes.

1019

La despedida les doy,

la que dio el gato a la gata,

que al subir las escaleras,

le metió la quinta pata.

1020

Allá va la despedida.,

la que echó la rana al junco,

me han dicho que andas caliente,

¡recoño si lo barrunto!

1021

Allá va la despedida,

la que echan los arrieros,

me han dicho que andas con otro,

¡coño si yo antes me entero!

1022

Pido a todos mil perdones,

por lo poco y mal cantado,

que soy nuevo en el oficio

y no estoy acostumbrado.

1023

Todas estas coplas, niña,

esta noche han terminado.

Ya volveremos mañana,

si tu padre se ha marchado.

1024

Y allá va la despedida,

la del sol a las paredes,

que por las tardes se va

y por las mañanas vuelve.

1025

Y allá va la despedida,

la que echan los labradores,

surco arriba, surco abajo

y adiós ramito de flores.

1026

Y allá va la despedida,

la despedida voy dando,

¡qué bonita despedida

que me despido cantando!

1027

Y allá va la despedida,

no te la quisiera echar,

pero se van mis amigos

y me tengo que marchar.

1028

Y allá va la despedida,

y con esta ya van cinco,

y ya no cantamos más

si no nos dan vino tinto.

1029

Y allá va la despedida,

y con esta ya van siete,

que ya no cantamos más

si no nos dan un clarete.

1030

Hoy ya no cantamos más,

les damos la despedida,

que no queremos cansar

y nos vamos enseguida.

1031

Allá va la despedida,

la que hicieron en Teruel,

que echaron al Cristo al agua

porque no quería llover.

1032

Allá va la despedida,

la que echó el zorro a la zorra;

si te pillo en el camino

no te has de quedar machorra.

1033

una despedida sola

Dicen que no vale nada

vayan una, vayan dos

vayan tres y cuatro vayan.

1034

Y allá va la despedida,

la que echan los resineros,

cuando se acaba la miera

también se acaba el dinero.

1035

Y allá va la despedida,

la que echó el agua a la nieve;

la mujer que no lo da,

¿para qué coño lo quiere?

1036

Y allá va la despedida,

la que me enseñó una vieja,

no canto ni bailo más

que me duele la cabeza.

1037

Y allá va la despedida,

la que me enseñó una puta.

Yo ya no sigo cantando

si es que tú no me la chupas.

1038

Allá va la despedida,

la que echó Cristo en la tierra:

el que nace lo bautizan

y al que se muere lo entierran.

1039

Porque tengo mucha prisa,

allá va la despedida:

tengo a los hijos desnudos

y a la mujer en camisa.

1040

Y allá va la despedida,

la que dan los estudiantes.

Páganos una comida,

y sabrás lo que es el hambre.

1041

Estoy jodido y me alegro

de verte jodido a ti

Otros jodidos se alegran

de verme jodido a mí.

 

¡Jjueeeeera de programa!

Si por pública se entiende

la mujer que puta es,

la mujer dos veces puta,

república debe ser.

siguiendo este proceder

y esta lógica absoluta,

todo aquél que se reputa

ser de república hijo,

ha de ser, a punto fijo,

un hijo de la gran puta.

 

 

 

 

 
  Total visitas 381581 visitantes (730604 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=