SIÉNTATE CONMIGO
  Don Juan Tenorio y Doña Ines (Versión Inacabada de Cibercerdo, Periódico Irreverente y Corrosivo)
 

 

 

Don Juan Tenorio y Doña Inés

Obra de teatro en verso dodecaedropentasílabo

Cibercerdo (Periódico Irreverente y Corrosivo)

Escena 1.

Sentada Doña Inés se encontraba,

En tan amueblado salón,

Que menudas hostias te dabas,

Y más de algún tropezón,

Con la esquina de la mesa,

Las más de veinte sillas,

O la mierda del arcón.

Don Juan a entrar se disponía,

En mencionada habitación,

Y a saco, como siempre hacía,

A tirar tejos noche y día,

Y sin más dilación.

Don Juan: "Buenos lunes nos de Dios,

Buenos días Doña Inés."

Doña Inés: "Que buenos días Don Juan?

Si son cerca de las tres,

Buenas tardes ya serán,

Hasta que anochezca a las seis."

Y sin perder ya más tiempo,

Acercóse a su amada,

Sacóse del bolsillo un papelito,

Y a soltar la parrafada.

DJ: "Dulce postre de almendrado,

De frambuesa sobre hojuelas,

Tierno placer azucarado

Que me faltas en mi dieta,

Y que llenas ese hueco

Que me queda entre las muelas.

Te deseo en mi silencio

De llorosa costurera,

Así es de cruel tu castigo,

Así de horrorosos suenan

Los frenos que instalaron

A la madre del rey en las ruedas."

DI: "Ay bribón que cosas tienes

Labia, copla y parabienes

Pero si cortejarme quieres,

O manosearme pretendes,

Saca tu pañuelo un poco,

Te lo acercas a la cara,

Soplas unas cuantas veces,

Hasta quitarte ese moco."

DJ: "¿Como?, ¿un moco decís?

...Si lo menos a las siete

Me estaba yo acicalando

Del lavatorio al retrete.

Los bigotes con navajilla

Y las barbas he repelado,

El largo de las patillas,

Y las uñazas cortado,

Que por negras y longevas,

Podrían ser en Valencia,

Para arroz utilizadas."

DI. "No como yo nada tuyo,

Ni tus partes, ni tus muslos,

Ni tu arroz con uñuelas,

Que en un pequeño descuido,

En mi plato echas algo,

Y cuando caiga desmayada,

Me haces la postura el galgo,

Y me chupas y me besas,

Me tocas y me maltratas,

Ay que calores me entran,

Solamente de pensarlo."

DJ: "¿Sabeis que os digo, señora?

Que mejor os iría de nalga

Que de frente, a la hora

De imitar a una galga:

A una galga folladora."

Y de un portazo cerró,

La puerta de sus deseos,

Montó en su moto, arrancó,

Y al pasar por mi balcón

Sin andar con regodeos

Un ruidito se soltó

Y tapando mi nariz

Con dos de mis diez dedos

No tuve más que decir:

!!!hay que ver Don Juan, cabrón,

que mal te huelen los pedos!!!

 

Escena 2

[Doña Inés pasea a caballo por el bosque castellano, y Don Juan (que andaba cogiendo níscalos casualmente por allí) la aborda en mitad del camino.]

DJ: (cantando) Que se me mojan los pieses]

desde la punta al zancajo;

que se me mojan los bajos

y los huevos llevo arrecíos

que se me hielan los jodíos

con las ramas de los cipreses...

(se sorprende) ¡Cóño!, ¿dónde vais ninfa inmaculada]

con el relente de la madrugada?

DI: (cantando también) Que gustito que me entra]

Con el trote del caballo,

Me sube por la entrepierna

Y a este paso me desmayo.

¡¡¡ Hombre Don Juan!!! buen mozo,

pues a pasear un ratito

y a que me de el aire un poco,

que ayer me pasé con el whisky

y me pillé un buen moco

y por montar a caballo,

aunque ya poco la verdad

porque se me caen los pechos,

por los botes del galope

y la puta gravedad.

DJ: Mientras cabalgo con vos,

un requiebro la dedico

que a comer no he de ir

hasta pasadas las dos

o como ayer acaecí

por casa a las dos y pico.

Sabed que esto os suplico:

tenedme como siervo esclavo,

matadme si se os pone en el nabo.

Mas Inés, una cosa es cierta:

ni Blas, ni la rana Gustavo

ni Epi ni doña Ruperta

me hacen más de reír que vos

con ese andar medio zambo,

con esa piernecilla tuerta.

Otra cosa es que consiga

arrumacos de mi amada,

a caballo tan bien montada

(miedo me da mencionallo).

¡Quién fuera romana cuadriga!

¡quién desbocado caballo!

DI: No es piernecilla tuerta,

Ni andares enrarecidos,

Es que con el ajetreo del caballo,

Mi compresa se ha movido,

Mirad que he dicho compresa

Y eso es señal de algo,

Por mucho ímpetu que tengas

Seguimos sin hablar del galgo,

Ni galgos ni misioneros

Ni posturas parecidas,

Te la coges con tu mano diestra

Y a menealla a escondidas.

DJ: Inés, estrecha calleja,

No es penetrarte mi antojo.

Es simplemente cariño,

No es de mi gusto el aliño

Que llevan tus bragas de rojo.

Creo adivinar en tu mente

Creo barruntarme cierto

Que mi hermosa y caliente

Doña Inés, mismamente,

Piensa que ahora pretendo

Enseñarla mi nintendo

Y echar una en el huerto.

DI: Ni playstation, ni nintendo,

Y nada de irnos al huerto,

Lávate las zonas bajas

Que hasta aquí huele a muerto.

Y no culpes al caballo

Ni me digas, el estiércol,

Cógete una palangana,

Un poquito de jabón

Y aplícate un buen restriego.

Restriego para asear,

No como cuando arrimas,

La zona de tu alto muslar,

A las guarras de mis primas,

Que no paran de provocar,

Hasta que al pantalón inseminas.

DJ: Las tu primas, amada mia,

Cayeron por pendencieras,

Por que un menda no quería

Más que invitarlas un día

A tomar una casera.

Pero las sucias hermanas,

Cerdas, ligeras y mochas,

Las jodías y casquivanas

Pretendían (las muy gochas)

Que las mojara las lanas

Y las comiera el tocino.

Yo, que iba de santón

Con la mejor intención,

Me vi en el desatino.

De sacarlas los tonillos:

Por delante, rojo vino

Y por detrás, marroncillo.

DI: Si, si, sacar los tonillos

Y empujar por detrás

Mientras muerdes su morrillo,

Para delante y de atrás,

Clavándoles los colmillos,

Los malares y hasta los [cojoncillos,

Que cuando a clavar te pones,

Seguro que intentas meter

Huesos, carnes y tendones.

No me vas a convencer

Ni con los mil y un condones

Que le compraste anteayer

Al moro de los cojones,

Que ya que la rima es fácil,

Los tiene grandes, hermosos,

Y oscuros como melones.

.....

[Pasan los días y meses

Desde la primera acometida,

Y Don Juan, como las reses,

Con la cara hasta los pieses

Por no conseguir de una vez

Que Inés llegue al coyunto.

Desde un martes de difuntos,

Que conociera el placer

De trabar estos asuntos.

Pero otros más debiluchos

De ánimo habrá, y el Tenorio

Retoma el esfuerzo notorio

De corneja, de aguilucho,

De meterla cuarto kilo

De chorizo (que no es mucho)

Incluidos pellejo e hilo]

 

Escena 3

[Doña Inés hace cola en la carnicería y a ella (a doña Inés o la carnicería, en este caso da lo mismo) se acerca el Tenorio a rondalla.

Buena mañana hacía

En el pueblacho en cuestión,

Cielo abierto y sol lucía

Aunque fresco del copón.

Y en la carnicería

Guardando cola y educación,

Nuestra bella Inés yacía

En busca de chuletillas

Del carnero de la legión,

Que muerto de vejez, salían

Baratitas, de ocasión.

¿Me cogéis Inés, lo que os digo

o me andaréis con mohínes?

Ahora no pido sexo, jolines,

Es que si no los alevines

Se le acaban a Rodrigo.

Por el favor, yo me humillo,

Que nada más vais a comprar

Cuarto kilo de morcillo.

DI: Morro el que vos gastáis

Que es más que la mierda de dinero]

Que en la bolsita lleváis.

Yo compro lo que tu quieras,

Pero para pedir el favor

No se por que manoseas

El glúteo que queda a estribor.

Así lo máximo que obtendréis

Será un leve temblor de mano

Con epicentro en mi ano

Y debido a mis gases.

¿Sabéis que ayer para no cocinar

Tuve que echar mano

De dos latas de Litoral

Y el olor típico asturiano

Brota de mi vía rectal?.

DJ: En este preciso momento

Siento, Inés, en mi mano

Calor como en el verano,

Eso debe ser un viento.

(Pensativo) ¿Cómo lograr que esta zorra]

comedora de judías

deje esta vena pedorra

por la noche y por el día?.

Ya sé, una treta montaré

Para subirme a sus riñones.

…Señora, se le cayó

una moneda de tres doblones,

que algo en el pie me dió

y por poco no me arreó

con el duro en los cojones.

DI: Más que daros en los cojones

Juraría que salió de ellos,

Que dicen las malas lenguas

Que en sus púbicos cabellos,

Habitan unas ladillas

Hermosas, como camellos

Y si vos os fijáis bien

En la forma de lo caído

Es negro, pequeño, ovalado

Y corre que se las pela el jodío.

No me haga Usted perder más tiempo,

Ni mi natural equilibrio

Intentando que me agache

Para arrimarme el cirio.

DJ: Dios mío, me habéis cazado

Con esa vista de milano.

Vaya susto que me ha dado

Esa ladilla que, os juro

si llega a ser un gusano

(u otro tipo de anuro)

me muero, ya de antemano.

¿Es que no veis, so zopenca

que la chinche de amor salta

al oler a Jijonenca

turrón que en mesa alguna falta?

¿Es que no veis, so cochina

que mi ladilla va buscando

el aroma de tu vagina

así como a turrón del blando?.

DI: Pues no muera Usted tan pronto

Y en cambio mate a ese bicho,

Que ahora por las chuletas,

Ahora en los entresijos,

Desde que salió de sus huevos,

Salta, y se posa a capricho.

Mátele pues suyo es,

No haga que yo me enfade

Y le meta a Usted un revés

Con la mano de las llaves

Dejándole todo el carrillo

Tan rojo y tan inflamado

Como tiene Usted el pene,

Que siempre le noto empalmado.

Y Don Juan algo cansado,

Cogió su carrito de ruedas

Y enfilando hacia la calle,

Cual galleta Fontaneda,

Rodó hacia mejores lugares

O hasta la próxima escena.

 

Escena 4

[Don Juan conduce, alquilada,

Una brillante fregoneta

para triscarse a Doña Inés

en el campo y allí, quieta

proponerla el matrimonio

mientras la acaricia una teta.]

DJ. "Apatrullando la ciudad…"

Repasaré los componentes

Para matarla de amor

Gomina, pasta de dientes

Condones, (de los corrientes;

Paso de los de sabor).

Asientos bien calentitos

Alcohol en el maletero,

Las cintas de los Chunguitos,

Y de comer, Lacasitos…

Inés cae rendida, espero.

[Circulaba ya Don Juan

y en llegando a la Avenida,

en medio de un gran tumulto,

gritaba nuestra Doña Inés

cogiendo por la pechera un bulto]

DI: Escúchame, sordomudo,

como este cupón no toque

por mi padre , te lo juro,

que te engancho del cogote

y te sacudo unas hostias

que te dejo sin bigote.

DJ: Tranquila, Inés, tesoro

No mates al de los cupones,

Que un día te hace de oro,

Y otro, hace que al Soro

Le enganchen unos pitones.

Vente de compras conmigo,

Que unas sillas de enea

Y un edredón de abrigo

He de traerme de Ikea.

DI: Hoy tiene suerte Juanito,

Pues me noto alteradilla

Y se me sube la tensión,

Se me suben las hormigas,

Aunque esa es ya otra cuestión

Vámonos pues de compras,

Y así, lo mismo hallo relajación.

Súbome a la fregoneta

Arremangando el faldón

Que vuelvo a bajar corriendo

Porque veo, so bribón,

Que sus ojos me vigilan

Cual salido camaleón.

DJ: Creo que desconfías

De mi, como si fuera,

Una rapaz puñetera.

Te demostraré que tu himen

Está a salvo. Venga, sube.

Arranquemos la dekauve

Y vayamos sin mohines.

No juegues con la palanca

Que este trasto no arranca.

Y no me toques los klines,

Que luego no los encuentro

Para sonarme el capullo.

O limpiarme de algo tuyo

Tras haberla tenido dentro.

[Camino del almacén

dirigen los dos sus cuerpos

y el pulso de Juan Tenorio

se acelera a más de ciento.

¿Tendrá la bella zagala

en el cogote su aliento?]

DI: Oye don Juan, hermano,

No parece lugar apropiado

Que tengas puesta la mano

Encima de mi muslar,

Entiendes el castellano?

O te voy a tener que dar?

Deja ya de remirarme

Y mira la carretera,

Que casi matas a tres viejas

Por subirte por la acera

Y más te vale que reduzcas

Porque como dice el refrán

Si te vas masturbando, no conduzcas

Que te la puedes pegar.

DJ: Déjame, mora mía

Que te palpe ese muslar.

Mira que bulto me sale

Entre los perniles, jodía,

Que te lo voy a enseñar.

DI: Como me arrime Ud. Eso,

Le voy a dar mucha leña,

¡¡¡ qué cabecita más lisa!!!

Parece Iván de la Peña.

No insista Juan, que no trago

Y guárdese la berenjena

Que parece estar rellena,

Por ese color tan morado

Y lo gordo de sus venas.

DJ: No retires, timorata

Los ojos de mujer morena.

Fija esas pupilas de gata

En esta fuente que mana

Que no son venas. Se trata

De mis pantalones de pana.

DI: Es que estoy corta de vista

Y estrecha de la entrepierna.

Ay que calores me han entrado,

Del flujo que esto genera,

Un manchón se me ha quedado

Al final de las perneras,

Voy a taparlo corriendo

Que si este salido se entera,

Pronto se me sube encima

Y no llegamos a Ikea.

DJ: Creo que pasa de mí

Y fría como la nieve

Se tirará hasta Abril,

Lo menos, el diecinueve.

Como llegue nochevieja

Y no moje….Hostias!

(ÑIIIIIKKK, pega un frenazo)

¡Cabronazo!, ¡cacho vieja!

Pero Inés, ¿habeis visto?

Casi a ese mamón embisto

Su puta madre, te juro

Que no lo mato por vos

Y por que no lo cubre el seguro.

Ahora que, coño, joder, rediós

me estaba poniendo duro...

DI: Entre el skay del asiento,

El frenazo que hemos dado

Y la humedad de mis adentros,

Del resbalón casi llego

Volando, como los vientos,

A ponerme la primera,

En la cola del Ikea,

Sección salitas de estar,

Ajuares y complementos.

DJ: Otra vez que se me escapa;

Con esta suerte, me nombran

El más manoplas del mapa.

 

Escena 5

Nuestra Inés ya no trabaja,

su contrato ha expirado

Don Juan traspasó la taberna,

y en la oficina del paro

los dos sellan cartillita

para esperar ser citados.

DI: Hola Don Juan, capullo,

le veo un poquito apagado,

no será que ultimamente

sin trabajo y sin pecado,

no hay Dios que calme esa mente,

ni el apéndice de abajo?.

DJ: Calla, asquerosa mora,

Calla, ladina babosa,

No me mezcles el follisque

Con el laboreo, hermosa.

Que me llega hoy una carta

Ni perfumada ni olorosa,

Y del trabajo me mandan

A mamarla, y a otra cosa.

DI: Y qué te esperabas Don Juan,

si no tienes bachillerato,

ni EGB, ni la ESO,

si ni cortejar sabeis, insensato.

Si en vuestro último empleo

aquel del supermercado,

te comías tu los bollos

y ese embutido asqueroso

llamado pollo trufado.

DJ: Inés, apreciada señora,

No me tireis de la lengua

Ni me jodais a estas horas

Con chistes de esos, que ahora

cuando la vuestra carne mengua

Pillais menos chicha que uno.

Tengo al menos el consuelo

De holgar tras el desayuno,

Pensando en vos, en voz baja,

Con la mano en un pañuelo.

Vamos, que me hago una paja!.

DI: Si es que, vaya meneos,

Si es que no parais quieto,

Y en cuanto pillais revista

Abajo el pantalón de peto.

Si para encontrar trabajo

usaseis esa destreza,

sin duda, os contratarían

para batir nata o mayonesa.

DJ: ¿Vos no sabréis, mi dulzura

Si de porrista o pajillero,

Menearrabos, mamporrero

Ofrece el INEM, por ventura

Colocación a un sobrero?.

¿O alguna cuñada vuesa

de contramuslo de rubí

y labios sabor fresa

tiene curro dentro de esa

frutería, para mí?

DI: ¿Currar quereis de pajillero

y luego en la frutería,

tocando miles de pollas

y luego a calar sandías?

¿no os dais cuenta, Juanito mío

que si un cliente halla un pelo

lo mismo nos denuncia

que de sida cae enfermo?

DJ: Esto no sucedería

si cayeses en mis brazos,

si te tocaran las yemas

de los mis 20 dedazos,

si te cogieses a mis carnes,

a mis piernas como alambres

y a mis huevos como cazos.

Perdona Inés, por el pronto:

ha sido como un ramalazo.

DI:No te perdono Don Juan

Y más sabiéndote pajero,

no quiero ver más tus dedos

ni siquiera entre mis sueños

ni entre mis sábanas blancas

amarillas por el centro

no por ningún estampado

sino por estampar mis pedos.

 

Escena 6

[Tras sellar los numeritos

del desempleo, ambos son

contratados como pinches

en un tremendo asador]

DJ: Oído cocina una champi

y una de morcilla negraaaaaaaaa

Madre que sudores más malos

por la bajoespalda me entran.

Que tipo luce hoy Inesilla

con esa bata ceñidera.

El sudor he de limpiarme

con este cacho bayeta,

con el trapo de servir,

o con un trozo de panceta.

DI: Ni tipo, ni niños muertos,

y de ceñidita nada,

que la anterior camarera

era mucho más delgada

y yo como buena moza,

apetecible y pesada

marco bien todas mis lorzas

y de arruguitas, nada.

DJ: Inés, pasa el cuchillo

de cortar ajo y cebolla,

que tengo que darle brillo

a este plato de codillo

antes que me hierva la olla.

DI: ¿Dónde están los espaguetis,

qué pasa con los macarrones?

que el de la mesa cinco

está ya hasta los cojones,

dice que le da lo mismo

carbonara o bolognesa

que tiene más hambre que el útero

de una ninfómana presa.

DJ: Oído cocina, joder

que tormento. Ya van

esos putos macarrones,

corriendo como cabrones.

Pero lo que nunca podrán

Será darme lecciones

No aguanto más esta zorra

Ni sus humos, ni sus brios.

Ni responde calentorra,

Ni deja meter la chorra.

Me tiraré a por los tíos.

Juan Tenorio ha terminado

De pinche en un local

Cambiando al descafeinado.

Huevos tiene: se ha pasado

Al lado homosexual.

DI: Este Juan se amaricona

de pura desesperación,

será que soy estrechona?

será su sucia obsesión?

Subiréme un poco las faldas

para que pueda comprobar

que son más ricas mis carnes

que las que él trae en la tartera

para la hora de zampar.

DJ: Cóño, las faldas se sube,

Como una hetaíra se pone.

Prefiero, de verdad, que lleve

Tela de saco más breve

Que de pana los pantalones.

Meteré algo la pierna

A ver si entre faldones

Pillo algo de carne tierna

Con suerte, los chicharrones.

DI: Que hace Vos con la pierna?

que son esos restregones?

parece que quiere mimitos

cual los gatos juguetones.

Pues ándese Usted al loro

no me lie a patadones

y para revuelto de ajetes

le deje yo los cojones.

DJ: Cagüen la puta de oros,

Cagüen la sota de bastos.

¿No sabe mi amor que este ayuno

me produce terribles gastos?.

Llevo mil doblones en putas,

Muchachas que te saquean

Cuando follando disfrutas.

DI:Pues si te vas de putas,

si con ellas te diviertes,

si con ellas tu disfrutas,

ya no seremos ni amigos,

yo seguiré con mis dedos

dándole gusto a mi higo

y de paso a mí también

y no me acostaré contigo.

 

Escena 7

En la playa luce el sol,

también luce Doña Inés

no porque tenga bombillas,

es porque cual un marqués

reposa con su bikini

para combatir el stress.

DI: Ahora cojo, me levanto

y me acerco hasta la orilla.

Cojones, cómo está el agua,

pues anda que no está fría.

Casi mejor que me tumbo

con brazos y piernas cerrados

para que no se vean esos vellos

que bien negros y rizados

viven en ingles y axilas

y que de afeitar, he pasado.

Don Juan de aires cambió.

Buscando mojar las canas.

Se larga a Benicarló

A vender helao de limón

A las playas de arenas blancas.

DJ: Al sorbete fresco de piñaaa

Fresco como la nieveeeee…

Joder que cachas que mueve.

Que culo tiene la niña!.

¡Guapa!, no te tapes toda

de la cabeza a los pies.

¡Cóño, si no es una guiri.

Si es la guarra de la Inés!

DI: Coño, pues un heladito

no vendría mal ahora,

uyy, si es Don Juan quien los vende,

lo mismo me sale de gorra.

¡¡¡Eehhh, Don Juan, morenooo!!!

venga aquí, que el sol me torra,

deme Usted un helado bueno,

Frigo nabo o Camy polla.

DJ: Por mis mañas o por tretas

O la toco la cebolla,

O como a Inés las tetas

con los dientes, a lo animal.

Qué cojones de mañas.

Me bajaré el tanga-pañal

Y la muestro mi potencial

¡Un frigonabo de España!.

DI: Juanito, hermoso varón,

no se yo si por descuido

o por ser usted huevón

hasta la altura del escroto

le ha caido el bañador.

Ande, comamos un heladito

o pensándolo mejor,

guarde Usted el trozo carne

y únteme de bronceador.

DJ: De la crema de broncear

Cojo entonces el tarro.

La unto hasta el muslar.

Vaya planta de trepar

Por el vientre, qué pelarros.

Más que felpudo mojado

Tiene la Inés un manglar

Con lianas repoblado.

DI:Ay, Don Juan que me hace daño,

que eso no se ha de broncear,

que me está Usted dando crema

en la zona vaginal.

Saque ya esos tres dedazos,

pare ya de menear

que entre el calor del día

y el que me está empezando a entrar,

lo mismo pierdo el sentido

y hasta la virginidad.

DJ: Vaya contrariedad

Creía yo que mi amada

Había catado ya varón

O seguía inmaculada.

Pero no es ahora cuestión

De primavera u otoño,

Sigamos con la unción

De las cremas en el coño.

DI: Digamos que catar varón

aún no lo he catado,

pero andaba yo fregando

de rodillas, y callado

acercóse un perro cabrón

y tras haberme montado,

pensé temiendo lo peor:

"creo que me ha penetrado"

DJ: Digamos que diferencia

Entre un humano y un chucho

La hay, más bien en presencia,

Pero en cuanto a potencia

La verdad, no estoy muy ducho.

Pero si se nota en el trato:

Nota que, mientras te achucho,

Sentirás cierto recato.

Aunque para follar un rato,

Ya estamos hablando mucho.

Así que juntan sus cuerpos,

por la parte de debajo.

Inés, la abertura tierna

y Juan, su enhiesto badajo.

 

Escena 8

Por aparentar más paquete

las ganas de Juan Tenorio

le llevan casi a la muerte

(bueno, al ambulatorio)

por meterse bajo la breva

pieza y media de sorbete.

DJ: Inés, no huyas de mi vera

ahora que escozores tengo.

Que me duele la huevera

como si docenas de piedras

llevara metidas dentro.

DI: Ayyy, mi Don Juan,

que está malito,

eran tan grandes mis ardores

que lo mismo le quemé el pito.

¿Quieres unos bombones?,

¿quieres que te suba la cama?,

¿te refresco los cojones

con agua fresca y palangana?.

DJ: No me toques las blanduras,

que solo una enfermera

me ha de mirar, puñetera,

los puntos y las costuras

que me hiciste en la huevera.

Así que quieta la mano

que ya la moviste antes.

Para quieta que te temo

más que un dolor en mis partes.

DI: Como vea yo a esa enfermera

que toca en esas, mis partes,

no habrá santo varón

que evite que me la cargue.

Y tú, por tuno y pendejo,

no quedarás libre de daño;

te pillo el forro los huevos

con la mampara del baño.

DJ: No te jode, ahora viene

con que suyo mi cuerpo es.

¿A ver si sola y llorosa

moqueando y pesarosa,

quedas para fin de mes?

Mira que, ahora, lanzado

igual que te hube tumbado

me revuelco a dos o tres.

DI: Pues no te revuelques tanto

y ve llamando a Lobatón

para que busque tu verga

o alguna que otra razón

que haga que no te la corte

y quedes sin novia y capón.

DJ: Me comió la desazón,

me has acabado de hartar.

¿Pues sabes lo que te digo?

Que por discutir conmigo,

te vas a tener que tocar

desde los labios al higo.

Que yo tengo mi bravo orgullo

Aunque me tenga que rascar

todo el día la punta del capullo.

DI: Pero quién me mandaría a mí

enrrollarme a este niñato

para estrenarme con él,

si lo sé, no lo cato.

Pues efectivamente, el capullo

te vas a hartar de tocar,

porque en mi garaje

no volverás a aparcar,

a Dios pongo por testigo

del hambre que vas a pasar.

DJ: ¿Hambre?, prefiero el trago

a pasar por el ultraje

de arrimar mis hocicos

a tu pringoso garaje.

Que tenga yo, cerda Inés,

para obtener el deleite

que entrar a ese taller

lleno de pelos y aceite.

DI: De las babas de tu coche

tengo pringoso el garaje,

que pusiste todo perdido,

hasta mis bragas de encaje.

No se hable más Juan mío

que lo cierro por vacaciones,

ahora solito y a mano

te harás tu las revisiones.

DJ: Cógete un año si quieres

Y ciérrate las perneras,

el taller lo traspasas

y montas unas boleras.

Total, tengo con cualquiera

el mísero orgasmo que tuve,

y no tengo que pasar por ti

a que me hagas la ITV.

DI: Pues pasa la ITV con otras,

esas que te cobran mil duros,

las del farolillo rojo

y que te den por el culo.

A ver si al menos tú notas

algo que salga y que entre,

que yo me quedé a dos velas

y sin notar nada en el vientre.

 

Escena 9

Mal acabó la cosa

En el capítulo pasado,

Ahora Doña Inés griposa

Y un Don Juan desmejorado,

Se ven en el practicante,

En culos muy experimentado.

DI: ¡¡Que quién coño tiene el siete!!

Tiene cojones la gente.

Al final cojo, me cuelo

y a mi plin ,sinceramente.

¡¡ Halaaa, pero que pisotón!!

Me ha destrozado el juanete.

Anda, pero si es Don Juan,

mira donde pisas, zoquete.

DJ: ¿Te crees que la consulta

es para ti, totalmente?.

Mira donde pones el zanco

ese dosmil trescientos veinte

que te gastas de piezanco.

O ven arreglada, no llena

de rulos esa melena

y bolsas de Continente.

DI: Al menos bolsas de hipermercado

cargo, porque soy solvente.

Tu no haces ya ni recados

porque tu cuenta corriente

está más roja que mi compresa,

y más hundida que el Titanic;

más que pobre, indigente.

DJ: No contesto, pa que veas

que me callo, que uno es noble.

Que a las mujeres con gafas

(que se sepa que ve doble

y bizquea como un tren)

don Juan trata con desdén.

Anda, que te estás ganando

que un par de hostias te den.

DI: No ha nacido aun el hombre

que me ponga una mano encima.

Un par de dedos si admito

pero con suavidad y estima.

No como esos, tus dedos,

que amarillo nicotina

no valen ni para dar gusto

a mi jugosa vagina.

DJ: ¿No ha nacido?, pues cuidado

que lo mismo te tropiezas

con que el día ha llegado.

Y no es mi estilo, desde luego

pasar mis dedos por pares

por tan sucios lugares.

Lo dejo para algún ciervo

que te quiera contentar,

y te preste sus pulgares.

Yo los uso para sacar

los mocos de mis nasales.

DI: Eso es lo que tu eres,

un sucio y vulgar mocoso,

con las uñas renegrías

y un brazo diestro vicioso

que por la zona del hombro

no se sabe si va o viene,

mientras en el otro extremo

tu mano sujeta un pene

que mermado por la frecuencia

en pie ya ni se sostiene.

DJ: No te de pena mi pene

y preocúpate de tus bajos,

que un dia te encontrarás

comparando, y verás

que suave que es mi badajo,

no como esos que te metes

buscando por los retretes

para gozar por abajo.

"Pollas que raspan, hija

- dice la madre en la tele -

como un albornoz de lija".

DI: Pues más vale que raspen

a que no note nada;

más valen las que hacen daño

que las flácidas y deshinchadas.

Así es como vi la tuya

y así, tan escarmentada,

en el Sex Shop de mi barrio

le pedí a la encargada:

¡¡¡dame una polla bien grande!!!

que, aunque no diga "cariño",

quede yo bien penetrada.

Y con estas cuatro frescas

Inés plantifica al Tenorio,

y se marcha hacia un boys

donde tipos como burrazos

enseñan (a las solteras

y a las casadas) sus mazos.

Prefiere Inés, esta claro,

Miembros gordos como brazos.

 

Escena 10

En un garito mugriento

muslos, pollas y paquetes

y aceitosos mozalbetes

se mueven a ritmo salsero.

Inés se apunta a salir,

así que decide, primero,

pintarse morros, e ir

no vaya un dia a morir

sin meterse algo de cuero.

La emoción es, sin embargo.

que con nabo de dromedario

está, cual simio rabilargo,

don Juan en el escenario.

DI: ¡¡Halaaa!! a ver cuando empieza esto,

quedan aún cinco minutos

y ya me noto que apesto.

No sé si me sale del coño

o si el sobaco se ha inundado,

pero estoy ya que chorreo

cual derretido helado.

Qué olor más desagradable,

yo diría que es pescado.

Amiga 1: Calla, loca,

que salen, que ya toca

los negrazos en el estrado.

Presentador: Damas y señoritas

ruego presten atención.

Con ustedes, reciente llega

el griego, y sus sodomitas.

Por favor dejen de esnifar

colonia de toallitas,

Y usted, gorda, deje ya

de comer patatas fritas.

DI: Vamos Mari, que ya empieza,

ayyy,ya aprieta el sujetador,

tengo los pezones de punta,

apuntando al bailador.

Allá va el sujetatetas

toma, griego cabrón,

quítate todos los cueros

que te veamos el paquetón.

Pres: Rogamos a la señora

de la camisa de flores

se baje de encima del griego,

que la suben los colores.

Griego: ¿A ver muhier hispaniolas

gustan agashada cual per-ra...?.

Pres: ¡¡Comienzan la gran follada!!.

¿Hay alguna puñetera

voluntaria, en ese grupo

despidiendo a la soltera?

DI: Ayyy que no aguanto los calores,

Ayyy que me empapo toda

¡¡¡yo soy la voluntaria!!!

aunque me sobe o me joda.

Se acabaron las estrecheces,

terminaron ya esas horas

con los dedos en el vientre

o con el palo de la escoba.

GR: Ayudante trae los trastos

que la tigressa hispaniola,

hispaniola des mis venass,

va a olvidar sus penass

por detrás de las su pierrnass.

Riakaaaaaa (el griego rompe

los carrillos de la morena

gritando como un salvaje,

como un jumento de Atenas)

Aristóteles, qué carrrness,

madre mia que cachazas,

Sócrates, trae un poco pan

que me limpie esta mostaza.

DI:Que no es mostaza, que es mi flujo,

pero bien criadito y concentrado,

como se hace el buen orujo.

Por cierto, griego de Atenas,

¡me has metido ya el pene?

dime que no, por Sócrates,

por que si dentro lo tienes,

más que pene es una mierda

que ni gusta, ni entretiene.

GR: Buaaaaa, jefeee, la mossa

no siente mis apretoness

contra las paredes del sesso.

Pres: Quita, quita, griego espeso

que tiene delito lo tuyo;

no logras que esta mujer

alcance follando el placer

con el rozar del capullo.

Señorita, va usted a ver.

Quédese así en posición

que ahora viene un cañón

a arreglarla: un morazo

con un miembro de dos palmos

y de ancho como mi brazo.

Y allí quedó nuestra Inés

a cuatro patas clavada,

en lo alto del escenario

esperando la andanada.

Allí estaba ella quieta

tranquila, pero muy al loro

del lomo embuchado que traen

en la entrepierna los moros.

Veremos pues que le ocurre

¿Habrá subida de tono?

¿quedarán sus partes anchas

como el hueco detectado

en esa capa de Ozono?

 

Escena 11

Pres: Como lo prometido es deuda

y estas a veces se pagan,

aquí viene Mohamed

al que con cariño Campofrio,

en su tierra le apodaban

por ese hermoso fiambre,

por ese pedazo de aldaba.

Quede quieta señorita,

no mueva ni las pestañas

para que Mohamed empuje

y no resulte Usted dañada.

Mohamed: Quieta bicho malo

que si te mueves no acierto

a meterte todo el palo

que tres palmos (y es cierto)

cuelga. Relájate que va

toda la fuerza de Alá,

toda la ira de Mahoma,

y necesito que el agujero

se te estire como la goma.

DI:¡¡¡Pero que es todo eso!!!

(exclama Inés alterada)

...si parece la barrera

de un paso a nivel bajada.

Dígale al negro que pare

y que no me meta nada

que no soy carne de brocheta

ni quiero morir taladrada.

Pres: Quieto, Mujamé, no tengamos

un lío como el de la soltera

que quería comerse al bombero

empezando por la manguera.

Moh: Buaaaaah, si a la puñetera

le da más que lo mismo

lo que mida mi sipote.

Pre: Por eso llamaremos, machote,

al genio del malabarismo.

Atención dama, no grite

que aquí usted cae. No se mueva

que un artista de los conejos

chisteras, sierras y aparejos

con una técnica nueva

la deja a usted en los pellejos

DI: A ver qué me sacan ahora,

o mejor, qué me meten,

que ya me duelen las rodillas

de tanto esperar al jinete

que monte mi cuerpo serrano

y que las tetillas me apriete

como si fueran limones

para zumo o para sorbete.

DJ: Paso al mago de la vara,

paso al mago y su chistera

de la que no salen conejos

sino pollas como peras.

Abracadabra, pa... ¡hostias!

yo conozco esta culera.

El culo pecoso y pincho

y ese olor en el bicho

que para atrás hediondo tira.

Serenidad, Juan Tenorio

o te jode el repertorio

si se da la vuelta y mira.

DI:No sé si asomarme un poco

o permanecer a la espera,

para mí que yo conozco

esas botitas camperas,

que puestas a criticar

nada, pero que nada pegan,

con el resto de ese frac

que el mago puesto me lleva.

Esperaremos no más

colaborando con el tema

y aguardando un buen pollazo

que tengo el flujo que quema.

DJ: Orzoweeeeeeeeei lara lala

...madre mía, me han cambiado

hijoputas, desalmados,

los papeles del guión

y me sale esta canción.

Me han puesto la tonadilla

(oh, el destino, qué cruel es)

que tras follarla, y después

de zacudirle zapatilla

yo cantaba a doña Inés.

DI: Uy que mosqueo tengo,

Uy que corazonada,.

creo que más que conocerlo

ya he sido por él penetrada.

Aunque dada la necesidad

que invade mi triste vagina,

yo me callo cual fulana

y así me saco la espina

del tiempo que llevo ya

bajándome solo las bragas

para asuntos de la orina.

DJ: Haré callada en escena,

y escenográfico mutismo.

Inés se lleva su polvo

y yo chitón, que lo mismo

me da la moza la espantada

me dejan sin boys ni follada,

ni semen en el organismo.

 

Escena 12

[Don Juan, tras el marrón

de encontrarse a su amada

en el Club de la Mamada

al meterla el salchichón,

piensa que nada merece

más que la intención

de ver si su amor florece.]

DJ: Manda huevos, que regreso

a por relaciones a Inés,

y ni caricias, ni besos.

Me dice que recorte eso

negro que adorna mis pies.

¿No me dice que estas uñas

no pisan el Penedés,

ni su casa en Cadaqués,

ni Asturias ni Cataluña?.

DI: Ni el tacto de sus pies

ni esas garras de garduña.

Confieso que, por follar

no me dejo hacer un Cristo.

Y todo cibercerdo ha visto

tu manera de trepar.

DJ: Joder, si uno tiene

ciertas mañas de animal

no me parece tan mal.

Lo complicado viene

si follando y remirando

con el techo te entretienes.

DI: ¿Me entretengo?, ¿desde cuándo?

Si con hablar ya te me empinas.

Así que, Juan, no te quejes

si mientras mojas tus ejes

pienso en pintar la cocina,

miro el color de los techos

y en poner otras cortinas.

DJ: ¿Para eso muerdo tus pechos?

¿Para eso mis requiebros?

¿Para eso grabo en video

todos los polvos que te hecho?

DI: ¿No jodas Juan que filmáis

los revuelques en mi lecho?.

DJ: Si, y he de subir el volúmen

cuando, loca, suspiráis,

fuera de vos berreáis

y se me acoplan los bafles

con los gritos que me dáis.

DI: Qué ilusión, madre mía.

¡Una filmada, qué cosas!.

Quién me dice a mí que, un día,

se me abren todas las puertas

del cine, nunca abiertas

tal y como abro las mías?.

DJ: Pienso tus carnes rodar

agitándose en acción

y ese culillo danzar.

Como estrella enana marrón,

promocionar tu carrera

con estampitas de camión,

calendarios para el bar,

unos cederron de éstos.

Serás musa de gasolineras,

diosa de tiendas de repuestos

y envidia de pescaderas.

DI: Oh, Juan, me pongo mala,

me sonrojo y me sofoco.

Yo, posando en pelotas

con mi tersa piel de coco,

entre carteles de pescado,

lubricando pantalones

por la parte de la pernera,

por la parte de los cojones.

DJ: Cuán famosa está por ver,

pero mínimo, como el programa

de Leticia Savater.

 

Escena 13

[Piensa Inés que con el culo

y con los sus pechos triunfando

en el cine super ocho

podrá hacerse a Marlon Brando

y pasárselo por el mocho.

Don Juan sabe que las cintas

son de cine lleno caspa;

y en los tascucios de Aluche,

lo más que se hará la moza

será un Mr Bean de peluche]

DJ: Si miras a la cámara,

y no le echas más realismo

vamos, a mi me da lo mismo,

pero no acabamos el plano

del polvo del catecismo

ni para finales de verano.

DI: Pues si de fornicar y chupar se trata,

que mejor que chupar cámara,

Eso sí, si crees que por mostrar la cara,

estoy metiendo la pata,

miro para otro lado

y le como a otro el nabo.

DJ: Qué horror, Dios, qué desdicha

Qué mal rima hoy esta Inés.

con lo bien que mueve la chicha.

¿Tendré calentura del rodaje?,

¿me habrá subido la fiebre?

¿No me habrán dado en producción

un plato de gato por liebre?.

DI: No confundas conejo con liebre

ni chumino con felino,

que soy la Inés de siempre

aunque extrañes mis trinos.

Sí es verdad que pierdo la rima,

cuando una tranca me arriman,

pues, aunque vengo de un convento

de los que son de clausura

siempre aprecio a un jumento

que me ofrezca su empuñadura.

DJ: Con tan prieto argumento

no dudo ni un solo instante.

Así que te metes el muñón

por el hueco de la micción

y lo sacas por delante,

Aquí me filmo un primer plano

con esos labios en la mano

sucios y escalofriantes.

DI: ¡Eh tú! Espera un momento,

que esto me recuerda

a los tiempos del convento.

Si quieres que la virtud pierda,

que sea con un vergajo

y no con mi santa mano,

que luego cuesta trabajo

quitar el olor a guano.

DJ: Si, hombre, ¡y una mierda!.

Encima darla a usté para rabos.

No faltaba más que esto,

que me gaste yo mil pavos

para la guarra la señora,

por querer meterse a actora

me deje sin presupuesto.

O restriegas el nudillo

o te metes algo de esto:

[El Tenorio saca de un cesto

un manojo de cepillos].

DI: ¿Cómo? ¡Vaya sutileza!

¡Hacerlo con artículos de limpieza!

Quiero un galán o se acaba el filme.

Un profesional con el pene firme.

Este calentón que por ti me pillo,

no se quita ni con anestesia,

y no quiero saber de cepillos,

ni aunque sea el de la Iglesia.

DJ: Me va a salir caro, me temo

meterme a dirigir garrulas

que cantan como Tamara

y actúan como las mulas.

A ver, ¡toma buena, hija mía!

que no nos cunde nada el día.

Le meto cuatro cortes de bardeo

arreglo los tonos y arreando;

al festival porno de Bermeo.

DI: Esto es una guarrada.

Mejor será que me vista,

que con la vagina tan lista,

me puedo quedar preñada.

Vámonos a Bermeo

o donde te salga de los cojones

que me haces hablar mal

y no son mis intenciones.

 

Escena 14

[Arreando en furgoneta

Inés y Juan marchan contentos

En Bermeo esperan sexo,

crítica, público, momentos

de gloria porno y todo eso.

Son diez horas de un tirón

para héroes de la ruta

y labriegos del camión].

DJ: Me cago hasta en la puta.

No me paro todavía

que llegamos en un suspiro.

Aunque sé de una tía

que echa gasoil como una diosa

y la chupa como una babosa

en el puticlub Porno-herría.

Lo dejo para más tarde

aunque parar bien podría:

tengo el cerdo que me arde

DI: ¿Qué murmuráis entre dientes

que os veo tan excitado?

Quizá estáis caliente

porque os palpita el rabo.

Pronto llegaremos al evento

y a la vista de tanta raja,

os podréis hacer una paja

y calmaos por el momento.

[A lo lejos se ve Bermeo,

famoso por sus anchoas

y no por el folleteo]

DJ: Calla coño. Mira, un cartel.

A ver si dice algo de la fiesta

si me acerco un poco a él.

"Bermeo, herrikolimpiada

del 3 al 12 de Enero".

Me parece que no triunfas

exhibiendo tus mamadas

ni enseñando el plumero.

La peli nace gafada

pero lo mismo ganas puntos

si los carrillos muy juntos

sacas en la olimpiada.

DI: Ya me parecía extraño

que en las vascongadas,

o sea, en Euskalerría,

le den a la pornografía

y ese tipo de guarradas.

No sé, quizás los maños ...

De cualquier manera,

yo no me amilano

Me tapo peras y ano

y me lío a cortar madera.

DJ: Yepa pues te inscribo

en lo de los troncos, pues,

que demuestre doña Inés

que tanto el culo como las peras,

como piernas de roble añejo,

como espaldas crecederas,

como almeja o como conejo,

son recios y resistentes.

Demuestra a Euskadi entera

demuestra, jodía, con brío

que Inés López Lucientes

corta encinas como un macho

como un señor macho cabrío.

DI: Pues ¿A que espera?

Que yo voy entrenando.

Me pongo la txapela

y en Dios me voy cagando.

Que me traigan troncos

y una ronda de zuritos,

que me lío a hachazos

y a levantar monolitos.

Cuando acaben los juegos

y, tras comer chuletones,

vos al concurso de feos

y yo al de cabezones.

DJ: Nunca hubiera pensado

que meter hachazos sin polla

diese más pasta que el sado.

Yo me voy a secretaría

porque ya me han preguntado

si la "Mula de Tornavacas"

(que así estás anunciada)

participa en comer cuajada

y arrastre de piedra con vacas.

[Don Juan llega a la oficina

y encuentra una sorpresa.

Un comité que le conmina

a abandonar su empresa]

Portavoz: Reunidos sanidad

y el órgano consultivo,

no puede participar

porque ha dado positivo.

DJ: Creia que eran Juana la loca,

y el médico del Festina

los personajes que usaban

esnifamientos de coca

y chupíos de heroina.

Pvz: No hablamos de drogas

ni de fármacos de esos,

sino de la sangre de moda,

del factor Macacos Rhesos.

Que en estas competiciones

no valen forasteros

ni cántabros, ni asturcones,

ni andaluces, ni charnegos.

Así que, y se lo digo en prosa,

váyanse a tomar por culo de aquí.

DJ: Un navarro sin cogote

y con cejas de tres dedos

no me echa, manda huevos.

Recojo mi mula maketa

y por piernas nos abrimos

zumbando en la fregoneta.

 

Escena 15

Heridos en el orgullo,

con el amor propio deshecho,

mojan las penas en vino

en una tasca del casco viejo.

Paredes llenas de mugre,

calendarios de repuestos,

un bilbaino les entra

con mala cara y mal aliento.

Bilbaino: Señores, ¿me permiten

que les pregunte un momento?.

¿Está en venta la señora?

Pago millón y ciento.

DJ: So retratado mental

esta dama no es un jumento,

ni vale millón, ni cuatro

vale lo menos trescientos.

Bi: ¡Ni que fuera un futbolista!

Por lo menos será lista.

¿Y joderá sin saciedad

con toda mi cuadrilla,

con los de la sociedad

y luego hará tortilla?

DJ: ¿Tú que prefieres, Inés?

Los tejos te andan tirando

(uno ha pasado volando

y me ha caido en los pies).

DI: Mejor este rudo vasco

que vos, que dais asco.

Os propongo un trato:

yo la mitad de precio

y vos la otra parte.

Yo con el vasco recio

y vos a masturbarte

DJ: No le hacéis ascos,

ni pamplinas ni mohínes

y creo que me barrunto

por qué es: por lo juntos

que lleva los dos cojines,

pegados al culo cual galgo

tras largos entrenamientos,

tiesos como almidones.

Pero aquí me rechina algo:

¿Son esos prietos rodamientos

o las bolas de los cojones?.

DI: Ya os diré al final,

cuando le meta mano,

si es la bolsa escrotal

o son grumos de guano.

Ahora lo importante

es que enseñe la pasta.

Que hay mucho tunante

y también mucho fantasma.

Que hasta que yo no vea

cuartos, cheques o talones

ni le enseño la breva

ni le bajo los calzones.

DJ: Lo que más adoro de Inés

es esa fruición sana

por la calidad del marrano.

Lo mismo te revisa los pies

que las rayas de la mano

que el borde de las almorranas.

No conozco ser humano

que se la haya pegado;

ni conozco, cierto es,

nadie que esta Inés

haya follar desechado.

[El paisano arremangado

extiende sus manazas

y a Ia monja agarrando

le lanza sus amenazas]

BI: Por ser yo quien paga,

exijo mis derechos

de ver si lleva bragas

y si son ciertos sus pechos.

DI: ¡Para el carro tío plasta!

¡No toques la mercancía!

Que si no veo la pasta

tu no tocas ni a tu tía.

BI: Yo no pago putas

ni trato con proxenetas.

Todo eran excusas

para tocaros las tetas.

Y cuando acabe contigo

que se acerque tu chulo

que tras meter en tu higo

a él le rompo el culo.

DJ: Quieto, vasco menguado

que la escena no termine

con el Tenorio enculado

ni con Inés recogiendo

el RH montañés

que dejes descendiendo

de sus muslos a sus pies.

Toma hostia, mequetrefe;

aprende quién es el jefe

y quién se folla a doña Inés.

 

Escena 16

Don Juan conduce rabioso

su asquerosa furgoneta,

con los dientes apretados,

con el rabo entre las piernas.

Con el dolor entre los huevos,

con el fracaso entre las cejas,

con la vista en los carteles

desde Burgos hasta Alcobendas.

DJ: Qué fracaso más tremendo

el festival de Bermeo.

Es la venganza de don Mendo

por novato. Ahora veo

qué futuro queda ahora.

Oh, Inés, solo deseo

callar mi cuerpo que llora.

Voy a parar, que me meo

DI: Pues ya, de paso,

comprad alguna revista,

que con tan larga autopista

me aburro del carajo.

Después de la micción,

Don Juan regresa

con cara de impresión

por lo que dice la prensa

DJ: Inés, mira que dice

en portada del noticiero;

"Actuaciones en el Price"

... espera, esto no es

¡esto!, mira, es tremebundo

que el Lunes 1 de Enero,

mas o menos a las tres,

se va a terminar el mundo.

DI: Huyamos echando mixtos,

escondámonos del Anticristo

que tengo pelos de punta

y los pezones de las tetas

de imaginar a la marabunta

y de arcángeles con trompetas.

DJ: Calla, Inés Sánchez Escamilla;

que los pelos de las canillas

de los huevos y de los hocicos

erizados están como cerillas.

y afilados como picos.

Como cuando oyes los horrores

de asquerosos villancicos

que cantan los tres tenores.

DI: Virgen santa, tiemblo de miedo.

Yo creo que me voy de bareta,

por que eso que hay en la cuneta

¿no es un zombi haciendo dedo?.

DJ: Pues si bajas la cabeza

compruebo que no estás pedo

y miro quién pide ayuda.

Es una criatura peluda,

con caspas como cortezas.

Y anda como una Nancy

que le faltan siete piezas.

Zombi es: Tenorio, acelera,

salte de la carretera

y con un poco de suerte

atropellas ese desecho

¡¡Soy el novio de la muerteeeee!!!

Y he aquí la desdicha:

Que ni matándolo de hambre

ni aún pasando por encima,

un zombi no la espicha

porque ya es un fiambre,

mojama o quizás cecina.

DI: Además de muerto viviente,

de picoletos es subteniente,

pues ya viene con la libreta

y acariciando la metralleta.

 

Escena 17

Guardia: Vaya con los campeones

de rallies de los cataplines.

Alerón y llantas de acero,

pegatinas de los cojones,

asientos de competición,

¿para una fregoneta robada

tanta decoración?.

DJ: No joda mi teniente.

Ha sido una confusión

ir a por usted, seguramente

por el zombi confundidos.

Que le diga aquí la señora

de los pies entumecidos.

DI: Se lo juro señor picoleto

que a la autoridad respeto.

Que si le hemos embestido

es por haber confundido

los cuernos de su tricornio

con la osamenta del demonio.

G: Pues lo están arreglando.

Les voy a meter un paquete ...

DI: Métamelo a mi sola

que soy la responsable.

Desenvaine su cola

¿O es acaso un sable?

El guardia se baja la bragueta

y la invita a bajar de la furgoneta

G: Ahora dese un buen paseo,

que yo cuido de su compañero

y le voy a dar por el trasero

hasta que se le caigan los peos.

DJ: No es por hacer un feo

al señor duque de Ahumada

pero si quiere cosa fresca

saque el centro de ventresca

que le hago una mamada.

Me ha gustado, me parece

esto de los uniformes

con sus pollas tatuadas

y sus cerebros deformes.

G: ¿Insinúa el interfecto

que es de guardias afición

follarse como animales

a la cabra de la legión?

Ven pa acá que te doy sado

por tal proposición.

Te libras de una guantá

porque me has proporcionado

una agradable erección.

DJ: Yo me dejo sacudir

si se pone así de chulo,

pero no se lance usted

con darme contra la pared

que uno es nuevo de culo.

G: Yo no pego a mis amantes

(al menos no lo hago antes)

Tú pon el culo en pompa

y deja entrar mi trompa,

que ya la chuparás luego

cuando la saque del bujero.

DJ: Mira, qué bravo guardia.

Qué salero y que templanza,

que me propone un relleno

como pollo por matanza.

Como pavo navideño

y como trucha de Linares,

me dice el cabo primero

que me va a meter el leño

apretando los molares

por ambos los agujeros.

G: Todo mi amor entero,

te lo doy por el ojete

como hacían los migueletes

con los pobres bandoleros.

Don Juan estira el cuello

y muestra su cara de susto,

luego se le eriza el cabello

y se pone a gritar de gusto

DJ: Cuánto tiempo destrozado

entre piernas de mujeres;

cuánto regocijo gastado

sin probar la dura carne

que poseen los percebes.

Debe ser esto, madre mía

parecido al dolor de cejas

que le dio el otro día

a Inés, la muy jodía

al frotarme con su almeja.

Aprieta guardia civil

que tengo los puños cerraos

los carrillos coloraos

y tu el rabo azul añil.

Y terminada la dura faena

el guardia monta en su moto

dejando a Juan hecho una pena

y con el culo bastante roto.

DI: ¡Virgen santa qué destrozo!

¡Tenéis el culo como un pozo!

Yo, por evitar una multa,

me porté como una puta

y Dios nos ha castigado

dejando tu honor manchado.

 

Escena 18

Mucho sexo y porno e, Inés,

cuando cuaresma se acerca

cansada de hacer la puerca

para al guionista los pies.

Desde este viernes doloroso

a comer pescado y espadaña.

Tiempos de rezo y reposo

nublan las mentes de España.

Enderecemos tanto pitorreo

no sea que este Tenorio

se vuelva aún más casposo.

DJ: Inés, te veo doliente,

callada como un reo

y seria como un teniente.

¿Piensas que esta aventura

-la del festival en Bermeo-

fue una gran tomadura

del pelo de tu ranura?.

DI: [Entre sollozos]

Esto se ha acabado,

os lo digo en serio.

Vos buscáis el pecado

y no tenéis remedio.

Quiero volver al convento.

quiero que me confiesen,

quiero sufrir el tormento

de todo buen penitente.

Y a vos más os valdría

que os clavéis la katana,

que os lancéis a la vía ...

¿o haceros de la sotana?

DJ: Mujer, si acaso ves

que tanta pornografía

te pone mala del cuerpo

y las tripas del revés,

te busco hora otro día

entre dos y media y tres

para pedir confesionario.

Llevamos flores a María,

si mi amor está de acuerdo.

Cantamos salmos al cielo,

vestimos negro de duelo

y nos leemos un Cibercerdo.

DI: Me seguís la corriente

y no conseguiréis nada,

pues esa cara de penitente

pide a gritos una mamada.

Sois un cerdo pernicioso

que quiere hacerme apóstata

y, por eso, un ser milagroso

os ha hurgado la próstata.

Poned rumbo al obispado

que quiero sacar entradas

para ver al Papa en vivo

tosiendo y dando arcadas.

DJ: Te haré caso, pardiez,

madre mía, qué pendencia.

Me toca ceder otra vez.

En Roma nos matarán

como sepan qué gañán

al papa le pide audiencia.

Nos tendrán hasta las diez

bebiendo vinagre con limón

y haciendo penitencia.

Me cago hasta en el copón.

DI: ¡Al Papa no besareis la mano

con ese alma llena de guano!

Primero iremos al convento

a purificar vuestra alma,

a dormir sobre cemento,

en vez de blanda cama.

Vestiréis como los capellanes

y no usareis calzoncillos

para vigilar las erecciones

que os causen los monaguillos.

Así estaréis unos meses

hasta que perdáis la pasión,

como los cartagineses

cuando vieron a Escipión.

DJ: Si pudiera yo elegir

para pasar este purgatorio

prefiero ir, por favor,

a un retiro temporal.

A un burdel espiritual,

que conozco allí al prior,

en Torrevieja (Alicante)

y quitarme este escozor

que me azota aquí delante.

DI: Vamos al convento

sin perder un minuto,

o hago el juramento

de cortaros los atributos.

[Llegan Juan e Inés a Roma

tras volar los dos muy juntos.

Les espera con sus romanos

sus elefantes y sus enanos

el Vaticano de los difuntos.]

DJ: Mozo, toma los trastos.

Coño, qué magnifico botones

que tienen en el convento.

No me digas que no va contento

con su picor de cojones.

DI: No lo digáis tan seguro,

que el mozo cayó dentro,

(reciente su nacimiento)

de la marmita del bromuro.

DJ: Me callo, ¿de momento

la monja de recepción

es usted, monja casposa?

¿O no entiende mi dicción

de castellano de Lodosa?

Monja: Entiendo perfectamente

que hice novicias en Tortosa

y seminario en Benavente.

¿Qué desea el buen señor?

¿Habitación bendecida

por el cardenal prior?

¿o acogerse con su parienta

en la suite renacimiento

donde se folla que alimenta?.

DJ: ¡Joder con el convento!

DI: ¡Cámaras independientes!

sin luz ni agua caliente.

Como mucho una vela

por si el amigo se la pela.

Quiero pensión completa

de agua turbia y pan duro

enriquecido con bromuro

y el lecho de piedra roseta.

DJ: Claro, no te fastidia.

Y mientras nos dan la audiencia

para verle al Papa la jeta

tengo que llevar con paciencia

pinta de toro de Lidia

por no mojar la cebolleta.

DI: Ahora entrad en la celda

y vaciad los cataplines

pues a partir de mañana

en cuanto amanezca

tocará rezar maitines

y no pelar la banana.

El Tenorio entra resignado,

diciendo adiós al sexo

dando a Inés un beso

mientras le arrima el nabo.

 

Escena 19

DJ: Voy al bar del lugar

a ponerme de café y churros

que anoche, con unas monjas,

nos ventilamos como burros

tres botellas de chinchón.

No he visto ni a los baturros

trincar así como esponjas

tanto anís. Qué cazurros.

No me esperaba encontrar

tan vaticana animación.

Buon giorno, monja camarera

¿Me pone un zumo de pera?

Monja: Se lo exprimo con la mano

porque el dia que les espera

no se lo salta un gitano.

DJ: Que manera de decirlo

tiene la hija de puta.

Parece que hace pajas

en vez de zumo de fruta

Doña Inés entra en el bar

con los hábitos de clausura.

El contraste con negro es tal

que le reluce la dentadura.

DI: ¡Vaya con el novicio!

Desayunando a tutiplén,

como el rey en Marivent.

Paliando tanto vicio

y quitando la resaca

con pincho de tortilla,

pan con mantequilla,

y porras como estacas.

DJ: Es que hay que reponer

las fuerzas que nos harán

falta en el vaticano.

Para la gusa, el pan,

y la manteca para el ano.

Monja: ¡¡A ver gli espagnolo!!

Marcha un croissant de morcilla

e de jamon serrano

e un pincho de tortilla.

DJ: Así me gusta, hermana.

Ponerme hasta las patillas

los martes por la mañana.

DI: Pero qué cara más dura.

Pecando como el Inserso.

Ahora os pasáis a la gula

porque ya no hay sexo.

Desayunad, pues, deprisa

que a partir de ya mismo

se acabó el alcoholismo,

salvo el del vino de misa.

DJ: Permíteme que termino

estas rebanadas que la monja

ha remojado con vino.

¿Tienes el plan de trabajo

para pedir los permisos

o me da tiempo a pedir

otro plato sopas de ajo?

DI: Meteos pues la camisa

y pagad raudo la cuenta.

Salgamos ya por la puerta

que están tocando a misa.

DJ: ¡Moza, lo carga en lo mío!.

Esto lo paga el obispado

que para una vez que venimos

vamos a gastos pagados.

Me dijeron en recepción

que para el santo vaticano

hay que coger el 14

aquí al lado, en la estación.

DI: No hay nada más impúdico

que el transporte público.

A las viajeras apiñadas

que van en la camioneta

les arrimáis la cebolleta

mientras pensáis guarradas.

Iréis pues de rodillas

como buen penitente

hasta que las heridas

os lleguen a la frente.

DJ: Hija mia, cómo te pones,

de beata y monja ferviente.

¿Crees que tengo los muñones

para reptar por las aceras?

No he traído pantalones

y no arriesgo mis perneras;

sino estos amplios faldones

que me aireen las canillas.

Así que, sin rodilleras,

no me mancho las rodillas

ni las lleno de raspones.

DI: ¿A qué viene tanta congoja

por hacer genuflexiones?

¿Acaso no tenéis cojones?

¡Id pues a la pata coja!

Un poco de entrenamiento

es lo que vos necesitáis.

Conozco unos frailes gays

quienes os darán tormento.

Con una capucha de cuero,

y mientras rezáis el rosario,

más de un aparato urinario

os meterán por el trasero.

DJ: Hala, peregrinando a saltos.

A brincos como un carnero.

 

Escena 20

[Un cura habla en latín

con pinta de borracho

y se hurga la nariz

ante el populacho]

Cura: Mater tua curriculum

et Deum pitxi y dixi.

Aaaaaaaaaaamén.

DI: Ese obispo que grita

es el cura de los pases.

No bebáis agua bendita

que luego os dan gases.

DJ: In totus tuus tamara.

Calla Inés, y disimula:

comulga que es por la cara.

¡Por la virgen, coño qué angulas,

qué buen vino y qué obleas!.

Por los ángeles del infierno,

el que usan para las hostias

es un pan bueno y muy tierno.

Monaguillo: ¡¡¡Coglioni, padre!!!

que ha entrado un feligrés

a meter mano a las viandas

que nos mandan del Penedés.

DJ: Aquí se cogen kilos zumbando

(jodo, el lomo, qué bueno es)

No es raro que se hagan curas:

se come como un marqués.

Cura: ¡Alto ahí sacrílego!

Esta comida está consagrada.

Esa morcilla que has visto

(la de arroz y la encebollada)

tiene la sangre de Cristo.

DJ: A por entradas venimos

a que el Papa nos reciba.

Traemos lencería, bombones,

masaje para los cojones

y una caja de Cohiba.

¿Nos da cita por si acaso

mañana en privada audiencia?

¿Por su avanzada edad

y su profunda demencia

nos dice usted, ya de paso,

si reaccionará de verdad

y se peerá -pongo el caso-?.

Cura: ¿Entra ud.como una mula

en un lugar sagrado

y me pide una bula

mientras se rasca el nabo?

Estas no son maneras

de venir a la Iglesia,

mirando a las peras

de las feligresas.

Si quiere ver al jefe,

tendrá que confesarse

firmarme un cheque,

y conmigo acostarse.

Aún si le da reparo

acostarse conmigo,

puede comer el nabo

de nuestro monaguillo.

Vaya pues a la cola

de ese confesionario

para que luego me coma

el aparato urinario.

DI: Cómo cambian los tiempos,

y con ellos el Vaticano:

Los curas, ya son cientos,

los que gustan del ano.

DJ: Encima de pinta marrano

le huele el pozo a pimientos.

Uno creía que saber,

buenos modos y pureza

tenían en Roma a cientos.

Pero lo único que reza

esta raza de jumentos

es cómo pedir al cielo

poder follarnos a pelo,

y alfalfa como alimento.

DI: Este es un cura cabrón,

pero ya lo habéis oído:

si quereis tener perdón

os podéis dar por jodido.

Vamos, pues, a la cola

del confesinario-taquilla

donde se ve un sacristán

con pinta de mariquilla

DJ: Y un rabo me coloco

con los demás aspirantes

a que les metan en fila,

y que les jodan a pelo.

Yo quiero ver mucho antes

al papa Carol Wojtila.

A ver, To el mundo al suelo!

quieto to dios tumbado.

El que quiera polla, la tenga,

pero que no me entretenga,

esto es un golpe de Estado.

Beata: ¿Nos matará este tarado,

en una sala Vaticana

y mártir de Dios seré?

DJ: No, solo deseo con fe

una entrada para mañana

y otra para doña Inés.

[De repente y sin avisar

música de clarines suena

y por la puerta principal

entra el Papa en persona].

 

 

 

 

 

 

 
  Total visitas 359591 visitantes (681040 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=