SIÉNTATE CONMIGO
  El Envidioso, Fábula (Juan Eugenio Hartzenbusch)
 

 

 

El Envidioso

Juan Eugenio Hartzenbusch

Magnífico manzano

en el corral de un clérigo crecía.

Un vecino de envidia se moría,

viéndole tan fecundo y tan lozano:

él ni manzano ni corral tenía.

Y ya que de otro modo

no supo desfogar su encono fiero,

arrojaba al frutal desde un granero

el desperdicio de su casa todo,

haciendo del corral estercolero.

Bien ensució el ramaje;

mas la lluvia a su tiempo le limpiaba,

la tierra con la broza se abonaba,

y el resultado fue del ruin ultraje

que más fruto y mejor el árbol daba.

Más útil que nociva

es la gente mordaz que tanto abunda,

pues hace con su rabia furibunda

que el íntegro varón más cauto viva

y más pronto a sus émulos confunda.

 

 
  Total visitas 401158 visitantes (774087 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=