SIÉNTATE CONMIGO
  La Carcajada del Diablo (Enrique Álvarez Henao)
 




La Carcajada del Diablo

(Enrique Álvarez Henao - Colombia)

(Monólogo)

 

¿Contento está el Diablo?... Contento está el Diablo.

Prestadme mi lira que voy a cantar.

Con Dios no me entiendo, con hombres no hablo;

Que vengan mis almas, mis almas; ¡Ja, Ja!

II

Que el trueno refuerce mi ronco rugido;

Que vibre mi pecho que roto no está

Que no me enternezca del rayo el ronquido,

Que el eco lejano repita: ¡Ja, Ja!

III

Luzbel me llamaba; conservo las huellas,

De aquella imponente figura real;

Mis ojos brillaban con lumbre de estrellas,

Hoy dicen que hieren mis ojos... ¡Ja, Ja!

IV

Festejo mis bodas con ecos extraños,

Hoy hace un minuto me echaron de allá;

Hoy hace mil siglos que vivo mil años;

Hoy hace mil años de siglos... ¡Ja, Ja!

V

Ayer esperanzas, recuerdos, delirios;

Hoy sólo memorias, ya muertas quizá;

Hoy sólo mis ojos parecen dos cirios

Que velan mi propio cadáver... ¡Ja, Ja!

VI

¿Te acuerdas, oh Diablo, cuando eras implume?

¿Te acuerdas, demonio, cómo eras allá?

Tu voz un arrullo, tu aliento un perfume.

¿Te acuerdas de aquello? te acuerdas... ¡Ja, Ja!

VII

Romped con la mente, del cielo los tules,

Dos puros luceros lejanos soñad;

Así eran mis ojos, mis azules;

¡Dos puras lejanas estrellas! ¡Ja, Ja!

VIII

Mi faz irradiaba la luces del día;

Mis labios se hicieron de rosa coral;

Blancura de mármol, mi cuello tenía,

¡Blancura de mármol. mis alas!... ¡Ja, Ja!

IX

Hubiéranme visto cubierto de galas

Llegar hasta el trono del mismo Jehová

Hubiéranme visto rasgar con mis alas

¡Los puros espacios del cielo!... Ja, Ja!

X

Hubiéranme visto cuando era querube

Mi diáfano undoso ropaje llevar

De aurora que llega, de cándida nube,

De noche de bodas, ¿te acuerdas?... ¡Ja, Ja!

XI

Hubiéranme visto, hubiéranme visto,

Más bello que el ángel del huerto quizá,

Allá cuando a solas llevárale a Cristo

¡La copa sin fondo y amarga! ¡Ja, Ja!

XII

Mi frente era altiva, mi aspecto era grave,

Severas mis formas, grandioso mi andar,

Mi pecho guardaba los trinos de ave,

¡Hoy guarda rugidos mi pecho! Ja, Ja!

XIII

De todos los seres fui el mas atrevido,

Yo nunca soñaba tan pronto bajar:

Yo nunca pensaba que fuera el olvido

¡Tan hondo, tan hondo, tan hondo!... ¡Ja, Ja!

XIV

Yo mando, le dije; y El dijo yo mando,

Yo mando en mis Cielos, afuera Satán,

De entonces no he vuelto, ni vuelvo, ni hay cuando

Reciba su eterna caricia. ¡Ja, Ja!

XV

Por tanto a su trono tornar nunca pienso;

No puedo ya nunca su altura escalar;

Ni en forma de nube, ni en forma de incienso,

Ni en forma de niebla, ¡de nada!... ¡Ja, Ja!

XVI

Ja, ja, de las almas que buscan un Cielo

Y llevan un áspid para ellas fatal;

Ja, ja de las aves que lanzan su vuelo

Sin playas, ni oasis, ni espacio, ¡Ja, Ja!

XVII

En medio del alma lo llevo grabado,

Su imagen serena no puedo arrancar;

Y nunca pretendo volver a su lado,

¡Y un tiempo lo quise, lo amaba!... ¡Ja, Ja!

XVIII

El sér que a mí llega, por El siempre sufre;

Comprende que nunca lo vuelve a encontrar,

No hay tales calderas, ni plomo, ni azufre;

No hay tales crujidos de dientes. ¡Ja, Ja!

XIX

Tan sólo en la ausencia mi infierno está urdido;

Querer mucho y siempre, sin nunca olvidar,

Querer mucho y siempre al Sér más querido

¡Sin verlo hace tiempo, ni nunca! ¡Ja, Ja!

XX

La ausencia es mi tema, la ausencia es mi trama,

Con ese castigo soy duro y tenaz;

Con ese castigo yo alejo al que ama,

De todos los seres queridos. ¡Ja, Ja!

XXI

Mi reino es la ausencia sin tregua ni calma,

No hay sapos, culebras ni ardiente metal;

Mi reino es la ausencia de la luz en el alma,

¡Mi ausencia es la ausencia del alma!... ¡Ja, Ja!

XXII

Al diablo con esos amores malditos,

Exclaman aquellos que van a olvidar:

La ausencia, la ausencia sin llantos ni gritos

¡Es sólo el castigo que guardo! ¡Ja, Ja!

XXIII

Siniestra es mi danza, siniestra es mi danza:

Yo sólo comprendo lo que es el jamás

Y el irse por siempre la muerta esperanza

¡Como alma que llevan los diablos! ¡Ja, Ja!

XXIV

El diablo está herido, el diablo está herido,

¡Herido en el alma, no puede olvidar!

Qué triste es la ausencia del Sér más querido.

¡Romped esa lira que quiero llorar!

( Tomado del "Nuevo Parnaso Colombiano" )

 

 

 
  Total visitas 369340 visitantes (701757 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=