SIÉNTATE CONMIGO
  Romance del Pernales (Desconocido)
 

 

 

Romance del Pernales

Estando Diego Corrientes

con el caballo cansado,

su hembra en el pensamiento,

con el trabuco en la mano:

"Sígueme, Luis Candelas,

sígueme por mis pasos,

que vamos a la serranía

con el trabuco en la mano.

¿Dónde está José María,

José María, El Tempranillo?

Francisco Ríos Pernales,

que venga con el Vivillo.

Vamos a los cortijos,

vamos todos sin parar,

a esa gente egoísta,

que come sin trabajar,

a costa de los obreros

que los quieren maltratar".

Francisco Ríos Pernales

está loquito de alegría,

porque había dado a luz,

la su amante una chiquilla.

Días antes de su muerte,

en sus brazos la tenía:

"Hija de mi alma,

ven aquí, conmigo,

que por ser yo un bandolero,

que tú a la España

sin rumbo has venido;

pero no te apures, nena,

que este oficio dejaré;

allí afuera de España,

trabajaré.

Soy joven todavía,

puedo trabajar,

pa darle a mi hija

un piazo de pan".

¿Qué dices tú, Concha?

-decía llorando;

¿qué tal te parece

lo que estoy pensando?

-Lo que piensas está bien,

Francisquito de mi vida;

pero, ¿no piensas en irte,

que ya va siendo de día?

-Tienes razón; ya me voy,

es que ya no me acordaba,

que soy aquel bandolero

que andan buscando

por toda España.

Queda con Dios, hija mía,

y hasta otro día

Concha del alma.

Montado en su caballo

iba el Pernales un día,

se encontró con un barbero,

que de un cortijo venía.

Como sabía que andaba

por aquel campo

el llamado "Pernales"

con otros cuatro;

al ver aquel que venía

a caballo y con el rifle,

pensó que le robaría.

Ocho duros llevaba,

los que sacó

el pobre raspabarbas,

y al bandolero

se lo entregó.

Entonces -dice el "Pernales":

Quédese usted ese dinero,

que yo no soy un ladrón

para robar a ningún barbero.,

que sólo robo al que tiene

muchas pesetas y es usurero.

En un cortijo que existe

muy cerquita de Puente Genil,

llega una noche el "Pernales"

para descansar allí.

Y sin llamar a la puerta,

al momento la hizo abrir.

-A la paz de Dios, abuelita,

hasta aquí he llegado.

A la vez que la anciana

a sus mismos pies caía llorando.

No llore usted, abuelita,

soy el "Pernales";

no hago más que robar,

no mato a nadie.

-Robarme a mí, señor,

¿cómo puede ser?

No tengo dinero,

lo puede usted ver.

El amo de esta casa

un día me echa

por no tener dinero

para pagar la renta.

-El amo de este cortijo,

dígame pronto quién es.

-Es don Rafael Carmona.

-Pues pronto lo arreglaré.

Lo que tengo es apetito,

y yo quisiera cenar.

-Eso lo puede usted hacer,

porque la tengo ya prepará.

Y al acabar de cenar,

aquel célebre bandido

le decía a la ancianita:

Vaya con Dios, me retiro.

Mañana al amanecer

paso a darle un recadito.

Parando el caballo

en frente un hotel

vio pasear

a don Rafael.

Con el revólver en mano,

le dice Francisco Ríos:

Deme quinientas pesetas

o le pego cuatro tiros.

Don Rafael, asustado,

al momento se las dio;

las mismas que al otro día,

antes de salir el sol,

se las entregó a la anciana

para salvarle esa situación.

Por una estrecha vereda

paseaba un día.

se encontró con un anciano,

que iba montado en su borriquilla.

-Dónde va usted abuelete

-le preguntó.

Y el abuelo seguía

su dirección.

Apéese pronto

de la borriquilla;

no me deje solo,

me haga compañía;

espero un compañero,

que pronto vendrá,

y en cuanto que venga,

puede usted marchar.

Saltó el viejo de la burra

con muchísima energía,

con una navaja abierta;

y el "Pernales" se reía.

Es usted un viejo valiente;

pero ahora le hablo yo en serio:

Está usted con el "Pernales",

que de los pobres no quie dinero,

que sólo roba al que tiene

muchas pesetas y es usurero.

El 31 de agosto

será un día muy memorable.

Tuvo lugar en la sierra

un curioso desenlace.

Y en los campos de Alcaraz,

que es provincia de Albacete,

será un día desgraciado y de mala suerte

para el pobre "Pernales",

porque aquel día se halló la muerte.

Su pobre madre llora

con gran dolor

y maldice la suerte

del leñador.

¡Qué hombre tan malvado,

qué mal corazón

tendría aquel hombre,

que lo delató!

Era un campesino,

que cortando leña

se hallaba aquel día

cerca de la sierra.

Se le acercan dos jinetes,

preguntándole en seguida,

por el camino más cerca,

que a la sierra conducía.

El leñador muy amable,

al camino les guió,

dándole un cigarro puro

y cinco pesetas por el favor,

diciéndole, soy "Pernales",

y hasta otro día, ¡quede con Dios!

Y de corazón infame

y de muy mala intención,

marchó el leñador al pueblo

y al "Pernales" delató,

diciéndole iba con otro,

que su nombre no le dio.

Al momento tres parejas,

que había en el puesto,

al mando de un teniente,

los siete guardias marchan corriendo.

Se internaron en la sierra,

con valentía,

sin mirar que su vida,

peligro corría.

Y al poquito rato

de haber caminado,

ven a dos jinetes

cerca descansando.

Al punto creía

la Guardia Civil,

que eran cazadores

los que había allí.

Cuando ven a la Pareja,

aquellos dos bandoleros

echaron mano a los rifles

y empezaron a hacer fuego.

Al punto un Guardia Civil

cayó gravemente herido;

y al verle los compañeros

que eran valientes y decididos,

hicieron una descarga

y dieron la muerte a los dos bandidos.

En la provincia Albacete,

En la sierra de Alcaraz

Mataron al Pernales,

También al Niño del Arahal.

 

 

 

 

 
  Total visitas 360045 visitantes (681957 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=