SIÉNTATE CONMIGO
  Rosita la Cigarrera y timoteo el Barrendero (Yesca)
 

 

 

Rosita la Cigarrera y Timoteo el Barrendero

Anónimo

En el jardín del Relleno,

a la sombra una palmera,

se hallaba sentadita

Rosita la cigarrera.

Timoteo el barrendero,

que al otro lado se hallaba,

se dirigió a la joven

por ver si la conquistaba.

Como ya la conocía,

a su lado se sentó,

con palabras cariñosas

su amor la declaró:

- Rosita primaveral,

yo no me apaño sin tí;

si no estás enamorada,

enamórate de mí.

Y Rosita le contesta,

con la sonrisa en los labios:

- No permito tener novio

hasta cumplir veinte años.

- No creo que tanto tiempo

te encuentres sin tener novio,

porque esas piernas tan gordas

ya te piden matrimonio.

- Pues cuando yo tenga novio

no ha de ser un barrendero,

ha de ser más encumbrado,

y si no, yo no le quiero.

- Rosita primaveral,

muy a lo alto te vas,

eres demasiado loca,

no sé si te casarás.

- No lo creas, Timoteo,

que yo me quede soltera:

tengo un jardín muy hermoso,

no ha de faltar quién le quiera.

- Entonces ese jardín

debe tener muchos nombres,

porque le suelen llamar

la perdición de los hombres.

- Perdición es para tí,

porque sabes que no quiero

que en un jardín tan precioso

se recree un barrendero.

- Guárdalo bien, cigarrera,

que no te lo lleve el viento,

que eres la mujer más falsa

debajo del firmamento.

Por hacerse la soberbia,

Rosita la cigarrera,

ya tiene treinta y seis años

y sigue estando soltera;

sin tener padre ni madre,

ni marido, ni dinero,

diciendo a todas horas:

- ¡Quién pillara al barrendero!

Mocitos que estáis solteros

y tenéis que pretender:

pretended por el cariño,

y no por el interés.

Igualmente las mocitas,

que no gasten más mimitos,

porque ahora va de moda

casarse sin requisitos".

Extraído de "Canciones de moda", disco de 2001 de Yesca, en el que se informa:

"Si extendida está la historia de esta cigarrera que busca pretendientes de mayor alcurnia que el buen Timoteo, más extendida aún se encuentra esta melodía que ha servido de comodín para toda clase de cantos -principalmente narrativos- y que en Montorio aplicaban a este realto con moraleja. Esta moraleja en la que se nos dice que el amor debe triunfar sobre el dinero, no oculta el machismo de Timoteo que no renuncia a barrer para casa.

 

 

 
  Total visitas 375420 visitantes (715692 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=