SIÉNTATE CONMIGO
  La Lengua y la Espada, Fábula (Cayetano Fernández)
 

 

 

La Lengua y la Espada.

Cayetano Fernández

Una Lengua y una Espada

Cayeron un día presas;

Aquélla por viperina,

Estotra por pendenciera.

Y al verse en la cárcel juntas,

Formando otros presos rueda,

Después de amables saludos,

Se hablaron de esta manera:

"¿Qué has hecho tú, peleona?"

(Dijo a la Espada la Lengua).

"He dado unas cuchilladas,

(Repuso vibrando aquélla):

"Además en guerra injusta

He fulminado sangrienta;

Y al cabo, como soy fuerte,

He cometido violencias."

"¿Y por esas niñerías,

(Responde la otra) te pescan?

¡Vaya, vaya! no te apures;

Escucha, y verás lindezas:

"Yo profiero cada día

Por millares las blasfemias;

Voto más que un carretero,

Miento más que la Gacela.

"Juro en falso, y, por mi dicho,

A más de un pobre trompeta

Hicieron morir bailando,

Colgándoles de una cuerda.

"Murmurar es mi delicia,

La calumnia mi sistema,

No dejando honor seguro

Ni en casada ni en doncella.

"Desuno los matrimonios,

Rompo amistades eternas,

Y, atizando la discordia,

Destruyo la paz doméstica.

"Y es lo peor de mis gracias

(Aunque todas son perversas),

Que los daños que ocasiono

Tarde o nunca se remedian.

"Adulo a los poderosos,

Trato al pobre a la baqueta.

Siembro luto en las familias

Con fraude, estafas y afrentas.

"Divido los ciudadanos

Con mis programas y arengas,

Y al pueblo simple alboroto

Con patrañas y quimeras.

"Y turbo la paz del mundo

Con mil intrigas funestas,

Y entre naciones y reyes

Gozo avivando la guerra.

"Y, por fin, si no atajaran

El furor que me envenena,

Cenizas hiciera el orbe

Con mis ardientes saetas."

"¡Cielo santo!" (exclaman

todos Los Nenes de la caterva),

Y santiguándose muchos,

Sentaron por cosa cierta:

Que la Espada es una monja

En vista de su pareja;

Pues no hay pecados peores

Que los pecados de Lengua.

 

 

 
  Total visitas 390460 visitantes (748041 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=