SIÉNTATE CONMIGO
  Aclaración sobre la Elección del Braille Como Medio de Lectura y Escritura (Dr. Phil Hatlen)
 

 

 

Aclaración sobre la Elección del Braille Como Medio de Lectura y escritura

Por el Dr. Phil Hatlen

(Superintendente de Texas School for the Blind & Visually Impaired)

PhilHatlen@tsbvi.edu

Hace poco tuve el privilegio y el placer de dirigirme a un grupo de padres de niños ciegos y discapacitados visuales en un congreso en la ciudad de Galveston, Texas. Uno de los temas más populares entre los padres fue cómo se decide qué medio de enseñanza se va a usar. En otras palabras, ¿cuáles de los niños deben ser lectores principalmente de braille y cuáles principalmente de la palabra impresa? Tuve la oportunidad de hablar de este tema un sábado por la tarde.

Desafortunadamente, percibí que algunos de mis comentarios no fueron del todo claros y que algunos de los padres se fueron de la reunión con una impresión errónea o incompleta de mi opinión acerca de este asunto. Por lo tanto, escribo este artículo con la esperanza de que los padres que no me hayan comprendido tengan una mejor comprensión de mis convicciones acerca de la enseñanza con palabra impresa y/o braille.

La mayoría de los niños ciegos o visualmente discapacitados entran en cuatro categorías en relación con los medios de enseñanza. Algunos con toda seguridad podrán leer la palabra impresa, ya que la vista que poseen les permite leer en forma rápida y acertada, usando bien letra normal o letra grande o dispositivos ópticos. Para ellos la lectura no es difícil y conseguirán la rapidez de lectura y el grado de comprensión que suplen las necesidades tanto de la lectura educativa como de la lectura de placer.

Otros estudiantes leerán y escribirán en braille. Con frecuencia tales niños o son totalmente ciegos o bien poseen tan sólo la percepción de la luz. Al contrario de los mitos que han existido durante años en lo que concierne al braille, este medio de alfabetización no es ni torpe, ni lento, ni difícil de encontrar. El braille es un medio excelente para la lectura y la escritura y no es un sistema de segunda clase en relación con la palabra impresa.

Existe un tercer grupo de estudiantes a quienes les costará tanto la palabra impresa como el braille. Por lo general, tales estudiantes tienen otras dificultades en el aprendizaje aparte de la limitación visual. Estos estudiantes harán uso de otros medios de alfabetización. Uno de ellos es el aprendizaje auditivo.

Otro método podría consistir en símbolos táctiles y cajas-calendario. Siempre existe un medio de algún tipo mediante el cual cada niño ciego o con discapacidad visual puede ser alfabetizado. Tal es el propósito de todo esfuerzo educativo.

Acerca del cuarto grupo existe cierta confusión y falta de comprensión. Este grupo consiste en los niños que tienen discapacidad visual y que tienen vista suficiente como para llevar a cabo algunas tareas y actividades de forma visual. Algunos padres y profesionales desean que tales niños aprendan braille.

Otros defienden el uso completo de la vista existente, inclusive para la escritura y la lectura.

La confusión acerca de este cuarto grupo surge cuando no tomamos en cuenta que el braille y la palabra impresa son métodos equivalentes para la lectura y la escritura. Si pensamos que uno es superior al otro, corremos el riesgo de cometer graves errores en la educación de los niños. El Estado de Texas ha reconocido este problema y se han presentado proyectos de ley para colocar al braille y a la palabra impresa al mismo nivel, requiriendo que se complete una Evaluación de Medios de Aprendizaje con tales niños. Los resultados de tal evaluación pueden servir de guía excelente para las decisiones que deberán tomar los padres y maestros.

Lo que a veces complica la decisión basada en la evaluación de medios de aprendizaje es que los niños que van a aprender cómo leer la palabra impresa pueden recibir instrucción fácilmente en una clase común y corriente. Los chicos para los cuales se ha indicado el braille deberán contar con los servicios de un docente habilitado para la instrucción de niños con discapacidad visual. Los maestros de las clases comunes no están habilitados para enseñar la lectura y la escritura braille, como tampoco lo están los docentes adjuntos. En el caso de los niños que deben aprender braille, el docente habilitado deberá estar a disposición en la escuela todos los días. Los datos más actualizados indican que, para que los niños aprendan braille exitosamente, el docente para discapacitados visuales deberá poder enseñar lectura un mínimo de una hora por día.

A raíz de la falta de maestros para los niños con limitación visual en Texas así como en todo el país, a veces resulta difícil o bien imposible conseguir un docente habilitado para cada estudiante por el tiempo necesario de una hora por día. Si el docente habilitado tiene un exceso de estudiantes o bien un área geográfica excesiva por la cual es responsable, no estará disponible todo el tiempo que el estudiante lo necesita. Este es un problema gravísimo en el esfuerzo de proveer la capacitación de lectura más correcta y útil a este grupo de estudiantes. A veces, en algunos casos en los que no se presenta otra alternativa, el docente para discapacitados visuales puede consentir en que un niño aprenda a leer la palabra impresa aunque sería preferible que aprenda braille.

Lo que dije en Galveston fue lo siguiente: si su hijo tiene marcas de lápiz en la nariz cuando termina de escribir o si lee letras de una pulgada (2,54 cm) en un CCTV a razón de menos de 20 palabras por minuto, sospecho que está usando el medio de lectura equivocado. Si su hijo no puede leer una palabra entera a simple vista, es posible que no esté utilizando el medio de lectura que más le conviene. Existen varias pruebas para determinar el medio más adecuado para la lectura, sin embargo, el que más satisface tanto a los padres como a los docentes es el Learning Media Assessment (Evaluación de Medios de Aprendizaje), cuya administración a todo estudiante ciego y con discapacidad visual es requerida por el Código Educativo de Texas.

Padres: si no han visto los resultados de la Evaluación de Medios de Aprendizaje de sus hijos, les sugiero lo hagan. Si creen que tendría un mejor aprovechamiento utilizando otro medio de lectura, deben hablar con el docente especializado en discapacidades visuales de su hijo.

Si el niño no está recibiendo instrucción de lectura y escritura con la frecuencia y duración que se aceptó en la reunión de la ARD, hable con el docente especializado de su hijo.

Los estudiantes ciegos y aquéllos con discapacidad visual tienen la buena fortuna de disponer de una variedad de medios para llegar a leer y escribir.

Si los padres y maestros usan bien las opciones, cada niño en Texas podrá alcanzar una capacitación en la lectura y escritura que llegue al máximo, utilizando el mejor medio posible. Depende de los padres saber lo que necesitan sus hijos, trabajar conjuntamente con las escuelas para asegurar que estén de acuerdo sobre los servicios educativos ofrecidos y cooperar con el docente especializado en la discapacidad visual para que se asegure la mejor educación posible para los hijos.

Aclaración sobre la elección del Braille como medio de lectura y escritura (Web de Revista Ver/Oír).

__._,_.___

 
  Total visitas 358958 visitantes (677882 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=