SIÉNTATE CONMIGO
  Empleo y Personas Ciegas y con Disminución Visual Grave (Pedro Zurita)
 

 

 

Empleo y personas ciegas y con disminución visual grave

Pedro Zurita Fanjul

Uno de los obstáculos mayores con que han de enfrentarse en grados variables

en todas partes del mundo las personas ciegas o con disminución visual grave

en su empeño por lograr una auténtica inclusión social es que la sociedad

percibe su situación con prejuicios muy erróneos.

A los inequívocos inconvenientes objetivos derivados de la ausencia total o

parcial de visión es preciso sumar en la práctica totalidad de los casos

concepciones subjetivas muy lejanas de la realidad.

En la casi totalidad de los países del mundo es muy elevado el porcentaje de

personas con problemática visual grave que están desempleadas en la franja

de edad laboral. Hasta ahora sólo se han alcanzado cifras próximas al pleno

empleo en aquellos países en los que se han adoptado iniciativas especiales

muy protectoras del puesto de trabajo. En los antiguos países socialistas

del este europeo una red especial de empresas en el marco de su economía de

planificación central estatutariamente estaban obligadas a emplear a, al

menos, la mitad de personas ciegas o con disminución visual grave en su masa

trabajadora. Un caso muy especial lo constituye aún en este sentido el

excepcional enfoque de la Organización nacional de Ciegos de España (ONCE)

a través de la reserva de puestos en la venta de su lotería específica y la

protección de puestos de trabajo en su compleja red administrativa y de

prestación de servicios especializados así como en las compañías de su

corporación empresarial y en las de la Fundación ONCE. Sin embargo, la ONCE

no debiera ser un muro invisible que encerrase a la gente en su seno si no

más bien el trampolín para incluirse en la sociedad.

El panorama mundial de las oportunidades reales de trabajo para los que no

ven nada o ven muy mal exhibe un cuadro optimista. Hay personas con estas

características que son o han sido ministros en sus gobiernos;

parlamentarios; diplomáticos; profesores en todos los niveles de educación;

intérpretes y traductores; médicos, sobre todo psiquiatras, y especialistas

en la práctica de terapias físicas (fisioterapeutas, masajistas,

acupunturistas, etc.); empleados en los distintos sectores de la

administración pública; empresarios desde los estratos más sencillos a los

más complejos; músicos en todas las ramas imaginables; expertos en

informática; operadores de centralitas telefónicas, incluyendo servicios de

información y televenta; obreros en fábricas; trabajadores en las

actividades agropecuarias.

No es correcta la afirmación de que esta o aquella profesión se adecua muy

bien a ser practicada por los que no ven nada o ven muy mal. La conclusión

que debemos sacar al ver esa amplia gama de profesiones accesibles es que el

obstáculo mayor a la consecución de un puesto de trabajo no reside

precisamente en la ceguera o la disminución visual.

Nuestro enfoque deseable ha de ser un respeto a rajatabla a los intereses y

capacidades de cada individuo.

En ocasiones con aplicación de tecnologías adecuadas, es posible siempre

dedicarse con éxito a todas las ocupaciones en que el uso de la vista no sea

esencial o se pueda aprovechar favorablemente la división solidaria de

tareas. Hay que promover el cultivo de oportunidades educativas y de

formación profesional y hay que estimular la conquista por todos de un

autoconcepto positivo.

En todas partes hemos de practicar un enfoque que respete la

autorrealización laboral de las personas sin que nadie se vea obligado a

vivir dentro de guetos reales o simbólicos. Sin embargo, debemos

inexcusablemente conceder también atención prioritaria a solucionar

satisfactoriamente las aspiraciones y necesidades laborales de los sectores

mayoritarios del grupo social que nos ocupa.

 

 

 
  Total visitas 359591 visitantes (681098 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=