SIÉNTATE CONMIGO
  Vaya Semana que me Dio Juana (Autor Desconocido)
 

 

 

Vaya Semana que me Dio Juana

Autor Desconocido

El lunes me encontré a Juana

y por ventura, aquel día

para estar una semana

se fue a casa de su tía.

Díjele: - Salada mía,

yo de irte a ver tengo gana.

- ¡Ay, señor!, ¿qué se diría?

Pero... venga usted mañana.

Martes al amanecer

voy donde amor me convida,

píntola mi padecer,

dígola: - ¡Mi bien, mi vida,

yo te adoro, yo estoy loco!

¿No me respondes, tirana?

- Caballero poco a poco,

eso se verá mañana.

Miércoles fue para mí

el más venturoso día,

Juana con un tierno sí

confesó que me quería:

- Dame esa guirnalda en prenda,

que tu fe no será vana.

- No señor, mas no se ofenda

yo se la daré mañana.

El jueves de mirto y rosa

el nuevo ramo prepara

y aún permitió cariñosa

que en su pelo reposara.

- ¡Ay, Dios!, sufre que tu mano

temple el ardor que me afana.

- Para mano aún es temprano,

ya se la daré mañana.

El viernes su mano bella

entre las mías estrecho;

mas como amor atropella,

aún no quedo satisfecho.

- Juana, la dije, yo muero

si un beso mi mal no sana.

- ¿Un beso?, tanto no quiero,

quédese para mañana.

El sábado amor me guía

a la dicha que me toca,

lo que prometido había

a mi apetito provoca.

Del labio al seno de nieve

amor la senda me allana,

cuando... ¡hola!, ¿cómo se atreve?

Eso se verá mañana.

El domingo, enardecido,

iba yo Dios sabe dónde,

esto y aquello le pido,

mas la pícara responde:

- Que durante la semana

se trabaje es linda cosa;

pero en la Iglesia romana,

el domingo se reposa.

 

 
  Total visitas 546105 visitantes (1080158 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=