SIÉNTATE CONMIGO
  Afrodita (Mariano Poyatos)
 
 
 
 
  Afrodita
  Sevilla, primavera 1964
 
  Mariano Poyatos
 
Una tarde de abril, en el Parque de María Luisa, la gente iba y venía anunciando la llegada de la feria.
Los vestidos de volantes, las peinetas con mantilla y la pose de los hombres cuando se tocaban el ala del sombrero al paso de las damas con duende; sobre el cielo, aparecieron raudas las golondrinas con sus trinos. Saben que sobrevuelan territorio de palomas, pero la tentación es irresistible.
En un banco de madera flanqueado por recortados setos, una parejita de segundo grado esperaba al resto de la pandilla:
- Yo sé que estos días de feria no te van, tu eres uno de los empollones de la clase… claro, que al estar lejos de tu casa, en parte lo entiendo - . -Le comentaba Rocío, mientras se ajustaba las castañuelas; ello no era obstáculo para llevar la iniciativa con el chico.
La niña, de piel clarita, llevaba una trenza de espiga, y de su cara se asomaban unos ojos verdes inmensos como el Guadalquivir cuando lo acaricia el sol de la tarde, lucía una faldita de lunares con dos volantes discretos.
Rocío giró su cabeza hacia un lado para ver dos palomas que se arrullaban sobre la rama de un árbol cercano. Al darse la vuelta adelantando su rostro para decirle algo al chico, involuntariamente se rozaron los labios… tras unos segundos de confusión… la niña sonríe confiada, sin embargo para él, fue toda una cascada de emociones desconocidas… por el pecho, un revoloteo insistente de mariposas, el aroma a mango de su pelo, y sobre todo esos ojos reflejados en el albero… ya no eran tan verdes, cambian juguetones al color de la miel, a una tonalidad de la misma ambrosía escondida en algunas islas misteriosas del Egeo.
Tal vez, el niño demasiado joven, se vio atrapado por unos momentos  entre los vericuetos del Olimpo.
 
 
 
  Total visitas 465128 visitantes (907917 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=