SIÉNTATE CONMIGO
  Semana Santa (Mariano Poyatos)
 
 
 
 
  Semana Santa
 
  Mariano Poyatos
 
Desde hace muchos años, el hombre estaba encargado de ultimar los detalles del paso de la virgen.
A unos metros, se iban congregando los costaleros, algunos hablaban entre susurros sobre la adversidad del tiempo; el capataz, con mucho aplomo iba impartiendo las indicaciones de cómo sacar a la virgen por la puerta cuidando,  el palio y los varales. Luis, inclinado sobre la virgen de ojos morenos, mientras suavizaba algunos pliegues le dirigía una humilde sonrisa:
-Señora, usted sabe que siempre ha sido mi madre… Nunca conocí a la mía…y desde pequeñito me acercaba a su camarín y le hablaba de mis cosas de niño; desde entonces, me prometí que yo intentaría cuidarle lo mejor posible.
-No te preocupes, ahora que nadie nos escucha, te digo que siempre has sido una persona muy servicial, y por eso me siento muy orgullosa de ti- Al hombre de ojos azules, le temblaba la barbilla de emoción.
-¡Luis!, ¿le queda mucho?- dijo el mayordomo con impaciencia.
Finalizados los preparativos, el capataz comenzó a dar las primeras indicaciones a los costaleros para que tomara cada uno su puesto correspondiente.
-Mira Luis,- le comentó el mayordomo con cierto sigilo- te agradecemos, el arte y la fantasía que le pones al paso, eres el único, el mejor, cada año le incluyes detalles nuevos, y la virgen cuando procesiona por las calles, la gente llora de emoción; pero, tú sabes que ahora toca retirarte, tu tendencia personal, no está bien vista entre algunas señoras y caballeros que protagonizan la hermandad.
Mientras los costaleros, en equilibrio prodigioso sacaban de rodillas el paso, Luis escondido tras una columna, veía con dificultad los ribetes del manto.
 
 
  Total visitas 465135 visitantes (907978 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=