SIÉNTATE CONMIGO
  Un Sueño Hecho Realidad Gracias a la ONCE (María Ferradás Taboada)
 

 

 

 

 

  Un Sueño Hecho Realidad Gracias a la ONCE

 

  María Ferradás Taboada

 

Surribas 3 de Enero de 2016 

 

Empiezo el relato de mis vivencias, en el mismo lugar del que salí hace 39 años para empezar una nueva vida. Me parece que fue ayer. Pero cuando miro hacia atrás, Tengo la impresión de que la protagonista de esta historia con final feliz no soy yo.

Todo lo que soy se lo debo a la ONCE. Y a la decisión y constancia de mi Hermana. Aurora. Si ella no hubiera tomado la decisión de enfrentarse a todas las dificultades, que se le plantearon. Si no hubiera tenido el valor de enfrentarse al delegado de Ourense, Si hubiera cedido a los ruegos de nuestro padre y, a la presión sicológica de verle sufrir por un exceso de cariño e ignorancia. Todo lo que somos y todo lo que hemos logrado durante estos 39 años no sería posible. Para una chica de 21 años, que nunca había salido de su pueblo, enfrentarse a un mundo desconocido lejos de la familia era un reto.    Se me encoge el corazón al pensar, que otros ciegos, Nacidos en pequeñas aldeas como yo ya no tendrán las mismas oportunidades, que a mí me dio la ONCE.

Ni en sueños mis padres hubieran imaginado que aquellas dos pobres niñas ciegas, llegaran a ser el orgullo de la familia.

 A que todas las personas que antes nos miraban con lástima, ahora lo hacían con admiración. 

Que llegaríamos, a tener una vida independiente. A trabajar en la administración en igualdad de condiciones. Y a ganarnos el cariño y el respeto de nuestros compañeros. Como creyente, doy gracias a Dios por todo lo que tengo. Lo hago con la tristeza de ver, que la organización, que un día nos lo ha dado todo se nos va de las manos. Con la impotencia de no haber sido capaz de transmitir al colectivo de ciegos el deterioro que sufría la Institución y que ellos contribuían con su indiferencia. Y su apoyo incondicional o inconsciente al grupo gobernante.

Sin querer ver la pérdida de los valores tanto institucionales como humanos. De no haber sabido explicarles, que solo ellos podían salvar una institución creada por y para ciegos. De no haber conseguido la implicación de los afiliados en la recuperación, de servicios ni de que los vendedores lucharan por sus derechos. Con la pena de haber dejado pasar muchos años antes de unirme a un grupo de personas valientes, que trabajaban desinteresadamente, por todos los afiliados y trabajadores.

Al ver que estaba en riesgo el bienestar alcanzado por las personas ciegas. Y el futuro de la institución.  No siento frustración, sino, tristeza, y una profunda decepción hacia la mayoría de ese colectivo de afiliados hoy jubilados; que disfrutan de una pensión digna.

 Unos gracias a que han ejercido la venta del cupón. Y otros como trabajadores.

Ellos como nadie conocen la ONCE auténtica. Pero una gran mayoría, ha

 preferido mirar a otro lado, ignorando el declive de la institución.

La ONCE  fue una Institución cercana, prestadora de servicios  con aciertos y errores. Hecha por personas. Desde su creación el 13 de Diciembre de 1939 pasó por épocas prósperas y otras de muchas dificultades. Pero las superó 

Sin perder de vista, los fines para los que fue creada. 

 

 

 

VIVENCIAS

 

 Con estas vivencias, solo pretendo que se conozca la verdad de lo que fue la ONCE tal como yo la he vivido. No puedo hablar sólo de mis vivencias, por que mi Hermana, forma parte de ellas. Sin su coraje y perseverancia nunca hubiéramos salido del pueblo.     

 MI NACIMIENTO

 

 Yo nací, el 10 de Febrero de 1952 en un pequeño pueblecito de la provincia de Orense llamado surribas. En el Seno de una familia de labradores. Mis padres ilusionados con el nacimiento de su primera hija. Me pusieron María el nombre de mi abuela. En un principio, todo parecía normal. Pero a los ocho días mis padres 

Observaron que algo no iba bien. Se dieron cuenta de que tenía problemas en los ojos. A pesar de la escasez de medios económicos, me llevaron a oftalmólogos de Orense y santiago. Me diagnosticaron Glaucoma. En aquellos años no había solución.

 Me recetaron unas gotas para bajar la presión de los ojos y nada más. Ese fue un

 golpe muy duro para ellos y toda la familia. Una niña ciega en una zona rural.

 2 años más tarde, el 11 de Marzo de 1954, nació mi hermana aurora, con el mismo problema, También a ella la llevaron a los especialistas, pero el resultado fue igual de desolador.

 

 

FELIZ ACONTECIMIENTO

 

 

2 años y ocho meses después, el 16 de Noviembre de 1956 nació mi hermano Jesús.

 Mis padres esperaban su llegada temerosos de que naciera con el mismo problema. Gracias a dios, Nació completamente sano. Y para alegría de mi abuelo fue un niño. Mi padre era el mayor de tres hermanos Las otras dos eran mujeres. Pilar mi madrina y Elisa.

El abuelo quería un niño para no perder su apellido. Recuerdo como si fuera ahora la noche de su nacimiento. Y con especial ternura como mi padre un sencillo hombre de campo me dio la noticia. Era por la noche, estábamos todos en la cocina. Entonces los niños nacían en casa. Como mi madre ya estaba con los dolores del Parto, después de cenar, él me llevó a la cama.

Yo compartía la habitación con mi abuela. Y me dijo: -Ahora tienes que quedarte sola, yo vuelvo enseguida, te dejo el candil encendido, tienes que dormirte pronto, para despertar temprano, mañana nos traen un niño y tú tienes que acunarlo en una

 camareta. Se Refería a la cuna. (en gallego también se llama Berzo) Me dio un beso y marchó Mientras yo esperaba ilusionada el día siguiente. Aún me parece estar viendo la débil luz del candil de gas. A la mañana siguiente, a pesar de estar a 17 de Noviembre amaneció un día de sol espléndido. Al levantarme mi abuela María me recibió con un niño en brazos.

Ese feliz acontecimiento, animó a mis padres. Sabían, que cuando ellos faltaran no nos quedaríamos desamparadas. 

 

LA CASA

Nuestra casa era pequeña, pero muy acogedora.

Era la clásica casa de labradores: suelo de madera, un balcón de piedra con unas escaleras que daban a la era. Al balcon daba la ventana de la cocina y 2 puertas; la de la cocina y la del comedor.

La casa tenía mucho sol. Por la mañana le daba por la parte de atrás y a la tarde por delante. Entonces no había radios ni muchos relojes; las horas se controlaban por la posición del sol. aurora y yo sabíamos que eran las 12 cuando el sol llegaba a la escalera grande. La llamávamos así, pero era un pequeño rellano. Antes de girar a la izquierda para subir al balcón. Al subir, de frente estaba la puerta de la cocina, a la derecha una ventana que daba a la cocina y a la izquierda una puerta vidriera por la que se entraba al comedor.

 La cocina era pequeña: entrando a la derecha, estaba la cocina económica. Tenía un mesado de azulejos por los dos lados. Como era pequeña en invierno se calentaba en seguida. Al fondo un cuarto pequeño que hacía de despensa. Alli salavamos la carne después de la matanza. Y después se colgaba en unos ganchos y se conservaba todo el año. Los chorizos y las morcillas se secaban colocados en unas varas de madera sugetas por unos ganchos de hierro sobre la plancha de la cocina para que les llegara el calor. y cuando estaban secos se pasaban a la despensa. El cuarto tenía una ventana que daba al tejado de la fragua. En la pared de la izquierda una puerta que daba al comedor.

 El comedor era estrecho y alargado. Había varias sillas, una mesa de madera larga, y un armário grande de madera de castaño con las puertas recubiertas de cristal que hacía de espejo. A la derecha del armário una ventana que daba al norte por la que en verano entraba el sol desde primera ora. Desde ella se veía la vía del tren el río y muchos árboles  en la pared de enfrente a la puerta de la cocina; 2 habitaciones. Divididas por un tavique de madera. En la habitación de la izquierda de frente a la puerta, empotrada en la pared había la clásica alacena en la que se guardaban los platos las tazas de café y la cristalería de los días de fiesta. y en la otra habitación a los pies de la cama un baúl grande en el que se guardaba la ropa de camas. En un rincón del comedor un artefacto redondo de hierro en el que se apoyaba la palangana. Al techo de la casa también de madera se accedía através de una trampilla desde la cocina. Como había poco espacio se aprovechaba para guardar, manzanas, hierba seca para las vacas etc.

Debajo la cuadra dividida en 3 partes 2 pequeñas para los cerdos y los terneros  la grande para las vacas

 Delante de la casa estaba el clásico hórreo; Con techo de losas, valaustres y suelo de madera de castaño. Estaba a medio metro del suelo sostenido por postes de piedra.

A la derecha, varios árboles frutales. 3 manzanos, El más próximo a la casa Tenía unas manzanas muy grandes de un rojo intenso pero malísimas de sabor. Sólo se podían comer asadas. Pero mis padres lo conservaban; por que como acostumbraban a decir en broma, protegía del rovo al resto. Cada día 2 y diecisiete del més había feria en Tellado pueblo cercano. A la izquierda, Paralelo a una finca, que la mitad era nuestra. Transcurría un camino y  al lado un pequeño regato. Y muchos de los que iban a la feria, tenían que pasar por allí. Y como casi nadie tenía árboles frutales si no había nadie en casa siempre alguien aprovechaba para coger manzanas. Y siempre le tocaba a las rojas. Y no reparaban en las Golden o otras muy sabrosas en forma de pera.

 Un peral muy grande,al lado del regato de peras santiaguesas. Se llamaban así por que Maduraban a final de Julio. y Otro peral de peras pequeñas y muy dulces que llamaban urracas. 2 Perales más al lado de la Fragua y 2 cepas una negra y otra blanca que se estendían sobre el tejado de la fragua. También había un manzano de Manzanas pequeñas y rojas que maduraban muy tarde eran muy duras y se conservaban todo el invierno. Se quedaba sin hojas y sólo se veían manzanas.

 A la izquierda del balcón pegada a la pared, había una higuera y un rosal de flores rojas y en la misma pared en forma de ele. La fragua y el gallinero. Delante de la fragua, había una hortensia bastante grande con flores azules. Que duraban prácticamente todo el verano. Y un rosal de flores blancas Justo al lado. A la derecha, al borde del charco plantas de valeriana y menta que perfumaban el ambiente  durante la primavera y verano. También había arbustos de mimbre con los que a veces mi madre nos hacía pequeñas cestas.

 

 

EL PUEBLO

Era muy pequeño. Solo contaba con 4 casas habitadas. Un matrimonio José y esperanza, con 2 hijos, Manolo y Eligio. Otro matrimonio 

Que no tenían hijos José Manuel y concepción, y Manuela la madre de ella. El Hermano de Esperanza, que también se llamaba José y vivía solo. Estaba casado con una mujer de un pueblo cercano Pero como los padres de ella se opusieron a la boda vivían cada uno en su casa. Ellos Fueron los padrinos de mi hermano. Le Pusieron Jesús en memoria de un hermano de mi madre que había muerto de joven.

Las casas , Estaban muy cerca unas de otras.

Yo lo  recorría todo. En los primeros años veía Bastante. Por el ojo izquierdo. Por el derecho, apenas veía. Mi padre dejaba caer granos de maíz al suelo para comprobar si yo los podía recoger y lo hacía sin dificultad. Recuerdo todos los colores. Los prados verdes en primavera, salpicados de flores blancas y amarillas. Los árboles floridos en el mes de mayo. 

El color ocre de la tierra recién labrada, el sol reflejándose en el agua cristalina del río, el verde de los pinos. El colorido de algunos pájaros y de las gallinas. Me gustaba, contemplar la gallina clueca con sus pollitos: de varios colores: blancos, rojos, Negros y algunos que tenían las plumas de distintos colores. Me encantaba tocarlos por la noche todos acurrucados bajo las alas de la gallina. Era una imagen tan tierna.

 

 

EL CEREZO

 

 

 Justo detrás de la casa con el camino por medio, teníamos un cerezo muy grande. En el mes de Abril, se llenaba de flores blancas, tenía tantas que apenas se le veían las hojas. Mis padres, dejaban un trozo de la finca sin sembrar. Para que saliera hierba debajo del cerezo. En el mes de Junio cuando ya estaban maduras las cerezas se reunían vecinos de los pueblos cercanos que venían a arreglar sus fincas. Nos sentábamos todos en la hierba y uno subía a coger cerezas para todos. Mis padres lo permitían con una condición. Que no estropearan el árbol. Gracias a eso muchos que no tenían cerezas podían disfrutarlas. 

 

 

LA ABUELA

 

 

Mi abuela, a veces me llevaba con ella, a misa, a visitar algún familiar o cuando IVA a dar un paseo por las fincas.

Sobretodo en verano. Ella, no gozaba de buena salud y como no podía trabajar en el campo cuidaba de nosotros. Yo la ayudaba, a cuidar de mi hermano. Me pasaba muchas horas con ella. Desde muy pequeña, he sido muy responsable. Cuando mi hermano tenía 6 meses le dio lo que entonces llamaban un parálisis. Yo sólo tenía 4 años pero lo recuerdo perfectamente. Quiso calentarle la leche al niño y le temblaba tanto la mano que se le caía la leche. Me dí cuenta de que pasaba algo y llamé a José y Esperanza. Vinieron enseguida, se hicieron cargo de mi hermano y de mí. Aurora, estaba en casa de los abuelos. Y nos llevaron a su casa hasta que llegó mi madre, que había ido al monte con concepción a llevar comida a los hombres que ayudaban a mi padre a cortar tojos. Se hacía cada año por el mes de Mayo. Los cortaban se dejaban secar y se cargaban en carros se amontonaban cerca de las casas Para cubrir con ellos las cuadras. Y hacer el abono para las tierras.

(Se llamaba hacer el mayo).

Mi madre Preparó 2 cestas grandes de mimbre, colocaron una olla grande llena de cocido gallego en una y en la otra un pollo guisado. Ponían los platos alrededor y después hacían una cosa redonda de paja que llamaban rolla para que no les quemara la cesta en la cabeza y con ella así caminaban durante varios kilómetros si era necesario sin tocarla con las manos y no se les caía. Nos dejó comida para las 2 y marchó. Desde ese día la abuela no volvió a ser la misma. Ya no podía cuidarnos y se pasaba muchos días en la cama. En aquellos años, los enfermos no iban al hospital. El médico los visitaba en casa y hacía todo lo que podía para curarlos. Tampoco había lavadoras. Yo recuerdo que las primas y amigas de mamá venían a ayudarla. E iban a lavar al río las sávanas. 

También se reunieron, a petición del párraco de nuestra parroquia. a finales de Junio los vecinos de los pueblos cercanos. Para que no se perdieran las cosechas de maíz y patatas. Había que escardar la hierba y en una segunda pasada poner tierra alrededor de las plantas. No había dinero pero si mucha solidaridad. Mamá cuidaba de nosotros y de la abuela y papá entre atender el ganado y la fragua no podía hacer más. 

 

EL MAR

 

 

Ese mismo año vi. el mar. Por primera vez. Mi Abuela Pura y mi tía Elisa, Me llevaron a Marín. Fue toda una experiencia. Aún hoy me vienen a la memoria aquellas imágenes. Las señoras bañándose en camisón. Yo jugando con un pequeño cubo Amarillo y

 rojo. La arena de la playa era muy blanca. En aquel atardecer con el sol reflejándose en el agua. Limpia y transparente. Cuando llegamos a la pensión, era de noche, y vi por primera vez la luz eléctrica.

¡Qué claridad comparada con la luz de gas a la que estaba acostumbrada! Al entrar casi tuve que cerrar los ojos. Del segundo día no tengo tan buen recuerdo; por que Me metieron en el agua, sin preguntarme si quería bañarme. A pesar de ser verano, estaba helada y encima mi abuela le dijo a mi tía: "llena el cubo de agua y échasela en la cabeza le irá bien para los ojos. Recuerdo que empecé a llorar. Esa fue la única nota negativa de aquellos 8 días. A mi no me gustaba bañarme en aquella agua tan fría. Y menos aún, que me echaran agua en la cabeza con el pequeño cubo. Siempre le decía a mi abuela de broma que ella tenía la culpa de que a mí no me gustara meterme en el mar. Es el único recuerdo negativo que tengo. Lo demás fue perfecto. Allí probé por primera vez un helado. Comía chocolate cada día. Y Escuché la radio también por primera vez. Un día de lluvia que no se podía ir a la playa la dueña de la pensión lo puso después de comer.

  Recuerdo; que allí vi los barcos también por primera vez. Algunos muy grandes y algunas barcas pequeñas. Recuerdo una que vi de cerca, estaba pintada de color rojo. 

 

EL PRIMER TREN

 

 

Por cerca de nuestra casa, pasaba la vía del tren. Yo tenía 5 años cuando pasó el primero. Lo recuerdo como si fuera ahora.

Estábamos toda la familia delante de casa a la sombra de los manzanos acompañando a la abuela que estaba bastante enferma. Como dentro de casa hacía mucho calor bajábamos con ella para que le diera el aire.   

Era el 1 de Julio de 1957 ese día hacía mucho calor. Fue todo un acontecimiento. No se hablaba de otra cosa. Vino Franco a  inaugurarlo. Muchos dejaron las tareas del campo para ir a la estación a recibirle. De nuestro pueblo, solo fue el padrino de mi hermano. Nos encontrábamos todo el pueblo en la finca que tenemos al lado de casa para ver pasar el primer tren. Pasaron varios seguidos y cuando ya regresábamos junto a la abuela alguien dijo: Esperaos que viene otro. Y una señora dijo: ¡Otro Franco! Todos empezaron a reír. Como estábamos a bastante distancia yo solo veía un bulto enorme. Mi madre me dijo: -Ya veras por la noche con todas las luces encendidas qué bien  lo verás. Desde las ventanas de la parte de atrás de nuestra casa, se veía la vía. Cada noche  Aurora y yo corríamos a ver pasar el tren Express, porque tenía muchas luces. Y podíamos contar los vagones. Mis padres comentaban: -menos mal que no pasarán muchos por la noche sino no habrá quien duerma. Los primeros días, lo escuchábamos después ya no.

 

 

LA LLEGADA DE LOS ENFERMOS

 

 

Unos meses más tarde. Nuestro vecino José Manuel y 2 personas más fueron operados de la columna en Santiago. Y cuando regresaron a casa, Lo hicieron en el tren Santiago Orense. Como traía los enfermos Venía tan lento que aurora y yo pudimos verlo perfectamente. Yo no sé las horas que invirtió en el recorrido. Pero no hemos vuelto a ver pasar un tren tan lento. Se paró cerca del pueblo y desde allí los enfermos fueron llevados a sus casas en colchones. Gracias a la colaboración de los vecinos.

  

 

LA MUERTE DE LA ABUELA.

 

 

Cuando yo tenía 6 años murió la abuela María, mis padres, intentaron mantenerme al Margen. Pero a esa edad ya se es consciente de lo que va a pasar.

Murió un 17 de Octubre al amanecer. Los días anteriores era un constante ir y venir de Gente.

 Cuando aurora y yo nos levantamos, nos prepararon el desayuno aparentando tranquilidad. Yo Me acerqué a la habitación y vi. un montón de señoras alrededor de la cama. Una iba leyendo en un libro y las otras respondían a coro. Mi padre vino enseguida y me dijo: -Vamos para fuera, Que la abuela ahora duerme. José Manuel el Vecino nos llevó a dar una vuelta por el pueblo y después a su casa hasta que vinieron los abuelos a buscarnos.

 

 

LLEGADA DEL ABUELO 

 

 

 Mi abuelo nos dijo: -ahora tenéis que venir conmigo, vamos a ver a vuestro hermano. Pero yo cuando llegué junto a mi hermano, y tía Elisa me puse a llorar. Aurora solo tenía 4 años. No sé si se daba cuenta de lo que pasaba. Pero al verme a mí también se puso a llorar. Mi tía la pobre decía: No sé que puedo hacer. El abuelo le dijo deja que pase un rato y después nos iremos a buscar manzanas. 

Lo recuerdo como un día muy triste. Y eso que el sol brillaba con intensidad. La extrañé mucho, Porque Mientras estuvo enferma yo me pasaba mucho tiempo con ella.

 

 

REGRESO A CASA

 

 

A los 2 días mi padre nos fue a buscar. Al llegar fuimos a casa de José y Esperanza como era por la noche, mi madre se quedó con ellos. Fuimos a buscarla. Nos dijo: -Mamá María está en el cielo. A mi me daba miedo quedarme sola pero ahora con vosotras aquí ya no tengo miedo". Eso me reconfortó. Es gratificante sentirse útil, y cuando se es niño saber que le das seguridad a tu madre te hace entender que no es malo sentir miedo. Nos vistieron con ropa oscura unos vestidos blancos y negros. Y los calcetines negros. En mi no lo veía mal pero me daba tristeza ver a mi hermana pequeña vestida de oscuro. Vestimos así Ella unos 8 meses. Y yo un año. Recuerdo que a Aurora le hicieron un vestido rosa, y A mí me preguntó mi madre de que color lo quería dije: -Yo de alivio. Las costumbres de aquellos tiempos, que también se les contagiaban a los niños.

 

 

MI INFANCIA

 

 

A pesar de vivir en un pueblo y ver poco mi infancia fue feliz.  Como mi hermana tenía el mismo problema, compartíamos juegos al mismo nivel. Mi hermana era más inquieta y un poco más traviesa. Veía bastante más que yo y ella y mi hermano siempre andaban corriendo por el campo, saltando los charcos  y subiéndose 

A los árboles. Entonces no teníamos juguetes salvo alguna pequeña muñeca de cartón, que nos compraba mi madrina o mis padres. Pero se desarrollaba mucho más la imaginación. Al lado de nuestra casa, pasaba un pequeño regato, y nosotras construíamos figuras con el barro. Hogazas de pan, casitas etc. A aurora, Le encantaba en primavera recoger flores del campo y

Me decía que se las pusiera en el pelo o en los ojales del vestido. Por su afición a las flores un día nos dio un susto. A un lado del balcón, crecía un rosal rojo. Ella se inclinó para cortar una flor y no calculó la distancia y cayó. Con tanta suerte, que José Manuel el vecino salía de la Fragua y la cogió en el aire. Ella incluso aprendió a ir en bicicleta. Yo era mas tranquila y me limitaba a jugar con alguna pequeña muñeca, caminar por el campo, visitar a los vecinos; que como éramos las únicas niñas que había en el pueblo competían en cuidarnos.

Al faltar la abuela, pasábamos mucho tiempo en casa de Manuela, José Manuel y concepción. Como Él se estaba recuperando de la operación. Aún estaba convaleciente de la espalda y no podía trabajar. Cuando mis padres se iban a alguna finca que

 estaba lejos, O  ivan al monte a recoger leña, sobre todo si era en invierno y hacía Frío. Nos dejaban con ellos. A veces nos quedábamos a comer en su casa. A él le gustaban mucho los niños y no tenían hijos. Nos trataba con mucho cariño. Concepción y su madre también.

 

 

BENDITA INOCENCIA

 

 

Mi padre tenía una bicicleta, regalo de su padre cuando él aún estaba soltero. Alguna noche de verano cuando iba a ver a mis abuelos me llevaba Sentada delante de él. Recuerdo una noche de verano cuando ya regresábamos a casa. La luna estaba llena y brillaba con intensidad. En un trozo que había muchos árboles, dejé de verla y de pronto apareció delante nuestro. Sorprendida 

Pregunté: -Papá ¿Porqué va la luna delante de nosotros? Y él

Respondió con naturalidad: -por que la luna está en el cielo para alumbrar a los que salen por la noche, por eso va siempre por delante, Y desde aquel día yo miraba la luna con cariño. Entonces no había luz en los pueblos y se veía la luna y las estrellas muy bien. Bueno, a decir verdad yo no veía la forma de las estrellas en las noches claras me parecían miles de puntos brillantes o pequeñas linternas.

 

 

JOSÉ EL PADRINO DE NUESTRO HERMANO

 

 

 José el padrino de mi hermano, siempre nos estaba regalando huevos y cuando en casa no había leche le decía a mis padres, que fueran a buscarlo para nosotras y la abuela. Mientras vivió.

Y Eso que él vendía los huevos y la leche para poder costearle los estudios de magisterio a su hija. Pero era la solidaridad reinante entre las personas sencillas. Quería mucho a nuestro hermano, y siempre que podía le compraba alguna cosa. En Navidad le compró unos zapatos. 

 

LA FRAGUA

 

 

Mis padres trabajaban mucho y gracias a Dios no nos faltaba comida, además, mi padre era cazador y casi siempre traía algún conejo y alguna perdiz.

 Por la noche después de finalizar las tareas del campo o los días de lluvia Reparaba y hacía herramientas de labranza en una pequeña fragua de su propiedad. Pero muchas veces, no le pagaban por que se trataba de gente humilde y él nunca presionó a nadie, 

Por cobrar.

 A nosotras nos encantaba estar con él en la fragua y tirar del fuelle para que no se apagara el carbón.

 Aquí, también se ponía de manifiesto la solidaridad reinante entre las personas sencillas del pueblo. Cuando tenía que hacer una hoz, una azada o un hierro para el arado etc. Como tenía que Fundir el trozo de hierro a fuerza de golpes y él solo no 

Podía; daba unos golpes fuertes con el martillo en el yunque y enseguida se presentaban todos los jóvenes de los pueblos cercanos. Si era por la tarde mi padre enviaba a mi hermano a buscar una hogaza de pan y una garrafa de 4 litros de vino y Una lata de sardinas. Se lo comían al terminar la tarea.

Muchas veces, trabajaban hasta altas horas de la madrugada. Al finalizar subían a la cocina y comían castañas asadas y un vaso de vino. Y otras veces mi madre, les guisaba un conejo con patatas o lo hervía y después lo salteaba con cebolla. Y ellos encima marchaban agradecidos. Algunos a penas tenían para comer. A otros no les faltaba comida  todos tenían en común que apenas disponían de dinero.

Pero eran felices. Él les correspondía arreglándole las herramientas gratis.   

 

 

 

EL CASAMIENTO DE LA TÍA ELISA POR PODERES

 

 

   Manolo el hijo de José y Esperanza, era el novio de tía Elisa. Como ya llevaban unos cuantos años separados decidieron casarse por  poderes. Y así ella podía marcharse con él a Venezuela; por que en aquellos años, no estaría bien visto que se reuniera con el sin casarse.

 Se reunió toda la familia en casa de los abuelos por la noche. No se acostaron y cuando aun no era de día marcharon a la iglesia. Mis padres eran los padrinos y al novio lo representaba su padre José. Al Regresar de la iglesia, mi madre y mi tía fueron por todo el pueblo a darles a los vecinos una copa y un trozo de bizcocho. Se hacía siempre que alguien se casaba. Llevaban 2 botellas una de coñac y otro de algo dulce anís, jerez o Sansón. Yo no entendía como mí tía decía que estaba casada, si el novio estaba en Venezuela. Eso fue a finales de agosto, y en enero marchó para Venezuela y los abuelos se quedaron solos.  

 

 

 

 

LA EMIGRACIÓN

 

 

    Al abrirse la emigración en los pueblos solo quedaban personas mayores y mujeres. El nuestro no fue una excepción. El Primero en Marchar fue José Manuel y un poco después concepción.

 

LA MARCHA DE PAPÁ

 

 

Cuando yo tenía 10 años, viendo que ni del campo ni de la fragua, podía sacar nada decidió como otros muchos emigrar. Tramitó los 

papeles para marchar a Holanda. Como pasaban los días y el ansiado contrato de trabajo no llegaba. Él un primo y otros  amigos, decidieron marchar de turistas a Alemania.

Nos dijo a Aurora y a mí: -Mañana cuando marche tenéis que quedaros riendo. Porque no quiero dejaros llorando. Yo quiero ganar un poco de dinero para alargarle un trozo a la casa. Lo haremos encima de la fragua. Pondremos unos escalones desde la cocina. Mamá tiene que veros contentas. A sí yo también me iré contento. Ya veréis que pronto vuelvo. Le prometimos no llorar. Marchó el 21 de Febrero de 1962. Justo el día que cumplía 35 años. Cumplimos lo prometido y hasta que él salió no lloramos. 

Con la Marcha de mi padre, sólo quedábamos 7 personas en el pueblo: José y Esperanza, nosotras 3 y Manuela.

El padrino de mi hermano al morir los suegros también marchó a casa de su mujer.

Como el pueblo estaba rodeado de fincas y prados, siempre pasaba gente; unos a trabajar las tierras y otros con las vacas para que pastaran. Nosotras conocíamos a todos y ellos nos conocían a nosotras. Todos los que pasaban nos saludaban.  

 

 

SOLAS CON MAMÁ

 

 

Nuestro padre y los que iban con él, Tuvieron suerte y antes de un

Mes, encontraron trabajo,. Nosotras nos quedamos con mi Madre.

Mi hermano tenía 6 años y estaba en Zacarade en casa de los abuelos. Se quedó allí, para que pudiera ir a la escuela de Tellado con su primo Manolo, que vivía allí con sus padres. y era unos meses mayor que él.

 En la parroquia, había 4 escuelas y a cada una le correspondía un número determinado de pueblos. Y la que le tocaba a mi hermano, si estuviera en surribas estaba un poco lejos, a mis padres les parecía que era muy pequeño para ir solo por eso acordaron

 que se quedara en Zacarade con los abuelos.

 En el pueblo de Zacarade había muchos niños. E iban todos juntos. Y la escuela quedaba muy cerca.

 

NUESTRA FORMACIÓN

 

 

Nuestra madre, hizo lo que pudo. Nos enseñó a hacer punto, a rezar, a coser. A cocinar etc. Pero nunca fuimos al colegio y apenas salíamos a ninguna parte. En aquellos años nadie se planteaba que 2 niñas ciegas necesitaran ir a la escuela. 

Entre otras cosas por que en un pueblo no nos iba a servir de mucho. Pero nunca nos hemos sentido solas. Los niños y niñas de nuestra edad y algunos más pequeños siempre que pasaban por el pueblo, venían a saludarnos.

En nuestro pueblo no había niños, pero en los de alrededor, sí. 

 En el Pueblo de Barro muy cercano al nuestro, había un matrimonio, que sólo ellos tenían 8. Se daba la circunstancia, de que eran los caseros de Manuela y venían mucho por nuestro pueblo. A veces los más pequeños se quedaban con nosotras mientras sus padres iban a trabajar en las fincas cercanas. Jugábamos con ellos y nunca nos han hecho sentir inferiores. Como nos habían visto siempre igual y nosotras en el pueblo nos movíamos con mucha soltura no les extrañaba.  

Algunos tenían nuestra edad.  

 

 

 

EL TRABAJO EN EL CAMPO

 

 

Mi madre se quedó sola con 3 niños pequeños y a cargo de la casa. Trabajaba mucho, la vida en el campo es dura entonces no había tractores y las labores del campo se hacían a base de fuerza. La tierra se araba con las vacas y un arado de hierro, que pesaba mucho cada vez que había que cambiarlo de surco. Una vez arada había que deshacer los terrones, con un cuadrado grande hecho de travesaños de Madera con unos dientes largos de hierro. En gallego se llama "grade"  (antiguamente eran de madera) también tirado por las vacas se daban muchas vueltas a la finca hasta que la tierra quedaba deshecha. Y, nuevamente el arado para sembrar. El maíz, las patatas y el trigo. También se ocupaba del huerto, coles ensalada, cebollas, tomates, pimientos etc. Eso en el mes de Mayo. A mediados de junio, con una azada pequeña, se  Escarbaba la tierra para sacar las hierbas (en gallego se llamaba "Pica") Una semana más tarde se hacía lo que llamaban renda. Se revolvía la tierra nuevamente, y  se amontonaba alrededor de las plantas. También, se aprovechaba para en el caso del maíz arrancar las que sobraban para que pudieran crecer libremente. Mi madre llamaba a un par de mujeres para que la ayudaran en estas labores durante un par de días.

 En Julio. cuando terminaban de arreglar el maíz y las patatas, ya había que  comenzar a segar el centeno, el trigo y recoger la hierba. A todo esto hay que añadir: la riega de todas las fincas, unas con el agua del río y otras con agua que venía de otras fuentes y cada uno regaba el día que le tocaba.

 

 

LA MALLA

 

 

A finales de Julio Comenzaba lo que llamaban las "mallas" consistía en desgranar, el centeno y el trigo. Como se necesitaba bastante gente se juntaban de varios pueblos. Y acompañaban a la máquina hasta que terminaba Recuerdo que eran 2 piezas grandes conectadas por una polea. Estaban montadas sobre 2 carros y las transportaban con las vacas de un lado a otro. Funcionaban con Gasoil la más pesada era el motor. Unos se encargaban de ir limpiando el grano, otros de retirar la paja, otros de amontonar el grano y otros de sacudir la paja para dejarla limpia para cubrir. Unos las casas viejas y otros el pajar. Esta paja limpia, también se utilizaba en las matanzas para quemar los pelos del cerdo. Después el grano pasaba por otra máquina para limpiarlo. Estas tareas duraban varios días y se necesitaba que hiciera muy buen tiempo. Antiguamente se hacía a mano. Se ataba en pequeños aces se extendían al sol y después se golpeaban las espigas con un palo gordo y se le daban golpes contra una piedra o madera gorda.

 

 

ÚLTIMOS TRABAJOS

 

 

 Durante el mes de septiembre, se recogían las alubias sembradas entre el maíz. A principios de Octubre se recogían las patatas y se cortaba el Maíz. Y se sacaban las espigas de entre las hojas Estas hojas se aprovechaban para hacer jergones. Finalmente se recogían las castañas y un par de meses de merecido descanso.  

 

 

 

 

LA NATURALEZA

 

Mi estación del año preferida, es la primavera. Sobretodo el mes de Mayo.

El intenso olor de los rosales florecidos.

 Desde muy pequeña, me ha encantado la naturaleza.

Todavía me acuerdo, y añoro, aquellas noches cálidas de primavera, en las que salía al balcón, para escuchar: el canto del ruiseñor, el croar de las ranas en una charca cercana, los grillos. y las hojas moviéndose con la brisa. Los únicos

 que desarmonizaban en aquel conjunto, de músicos nocturnos eran el mochuelo y Los sapos. También recuerdo el cielo azul del amanecer. Y el canto de los pájaros. Entonces había muchos. Las mariposas volando. 

Me gustaba mirar  Al cielo al atardecer, sobre todo en verano, el color rojo  que iba dejando en el cielo el sol cuando desaparecía en el horizonte.

Me impresionaba el cielo lleno de nubes antes de las tormentas de verano. No  me gustaban los relámpagos. Me daban miedo. Después de las tormentas, me encantaba el olor a tierra mojada.

 

 

EL OTOÑO

 

A principios de Octubre, se recogían las patatas, Las castañas y el maíz.

Mis padres nos llevaban con ellos al campo para no dejarnos solas. Y aurora y yo colaborábamos con ellos dentro de nuestras posibilidades. 

Las patatas se escavaban de la tierra con una azada se dejaban estendidas sobre la tierra para que el sol las secara y después se recogían en cestos y se cargaban en el carro. Mientras ellos las escavaban, Nosotras lasivamos recogiendoen cestos.  

Las castañas era más complicado; porque había que subirse al árbol y golpear las ramas con una vara larga para que cayeran los erizos. Y como entonces no había guantes para no clavarse las espinas se recogían con una rama verde con dos brazos en forma de uve SE ponía en el suelo el erizo quedaba en medio se apretaba  y se depositaba en el cesto. Pero muchos erizos se abrían y las castañas caían entre las hojas. Y había que revolverlas para encontrarlas. Los Erizos, Se cargaban en el carro y se amontonaban  en casa y duraban todo el invierno.

Se consumían asadas o cocidas. Para cocerlas se les sacava la primera piel, se hervían en agua se les añadía sal y después se pelaban y se comían con leche.  Para sacarlas de los erizos, se aplastaba un poco con el pie y ya se abrían.

Las que caían fuera de los erizos, se estendían al sol y se ivan removiendo para que se secaran. Despues se les quitaba la piel y se guisaban o se añadían al caldo. Al estar secas eran más dulces.    

 A mí Me gustaba pisar las hojas secas. Ver las tonalidades de colores que iban adquiriendo a medida que se iban secando. Podía ver el rojo de las castañas caídas del árbol entre ellas.

En la recogida del maíz también podíamos colaborar.

 Se cortaban las cañas con una hoz pequeña, se llevaban a casa con el carro, se apilaban y por la noche se deshojaban. Para estraer las panochas, que estaban recubiertas de hojas largas. Estas hojas se aprovechaban para hacer los gerjones. Se escogían las más blancas y se estendían al sol. Antes de rellenarlos. Para nosotras deshojar el maíz erauna diversión A mi me encantaba el color amarillo de las panochas cuando estaban bien maduras y competíamos con nuestro padre a ver quien encontraba una reina. (Las reinas eran las de color rojo). Había muy pocas. Las cañas se guardaban para darselas a las vacas durante el invierno. Y las panochas se amontonaban en el hórreo.

 

 

LA NIEVE

 

 

Me encantaba ver la nieve en invierno a mi me gustaba verlo todo blanco pero no jugaba con la nieve. Mis hermanos se pasaban el día haciendo muñecos y bolas. Me hace sonreír el recordar: lo inocente que era mi hermano; Aurora le Decía: Suso habla. Y él siempre caía -no que si te hablo me das con.. No llegaba a terminar la frase ella le acertaba de lleno con la bola de nieve.

 

 

 

LA CASA DE LOS ABUELOS

 

 

El pueblo no estaba cerca del nuestro. Por eso no íbamos más a 

Menudo. Era un pueblo de calles empinadas situado al lado del bosque. Era la primera casa o la última según se mire. Una casa de pueblo con un balcón en forma de ele. Tenía 2 entradas, una directamente desde la calle que daba a un patio cerrado con un pozo del que sacábamos agua con un cubo. Una pila de piedra en la que bebían las vacas. Y unas escaleras que daban acceso al balcón. Cubierto por una parra de uvas negras. En frente de la escalera, una pared con la ventana de la cocina y la puerta de

entrada al comedor. Justo al entrar  A la izquierda estaba la puerta de la cocina que Era estrecha y alargada tenía la clásica cocina económica y la tradicional Lareira. 

Al Comedor daban directamente dos habitaciones, la del fondo a la derecha, era la de los abuelos y en la misma pared, otro cuarto pequeño, que servia de despensa. Y una puerta que bajando dos 

escalones se  comunicaba con la otra parte de la casa.

 2 habitaciónes separadas por una puerta. La última tenía otra puerta para salir A la otra parte del balcón.

Saliendo, del comedor al balcón, a la derecha había un pequeño pasillo  con unas barandillas de Ladrillos. El abuelo las hizo poner para que nosotras pasáramos por el sin peligro de caer. 

Al terminarse la barandilla a la derecha se podía bajar a un caminito de tierra, que conducía al pajar. A la derecha, se bajaba a un camino por el que pasaban las vacas.

Y los carros cargados con los productos propios del campo, Según la época del año. El pasillo hacía de puente.

En línea recta se accedía a la era; Que era ámplia. A su alrededor, se encontraban: una pila grande de leña, la fragua del abuelo, el hórreo, las colmenas y la entrada de una finca grande llamada "O piñeiro" Se llamaba asi, por que en ella había un pino que decía el abuelo que era el más grande de la comarca. Hasta que una noche lo derribó el viento. Ahora hay otro pequeño en su lugar

A la izquierda del pasillo, bajando unas rústicas escaleras de piedra, se accedía al gallinero. Nuestro rincón favorito desde muy pequeñas.

No era el clásico gallinero, estaba cerrado con alambre pero en la alambrada, se entretejían rosales y el cierre estaba cubierto de rosas rojas, blancas y rosa. Al fondo había un jazmín de color blanco. Un ciruelo, un peral y una higuera Pegada a la pared del Pasillo. Que en el mes de agosto se llenaba de higos. Nosotras en verano, nos pasábamos allí muchas horas. En los últimos años, Ya no veíamos los colores de las flores, pero los recordábamos y era muy agradable respirar su aroma.

 

LOS ABUELOS

 

A los abuelos les encantaba que nos quedáramos con ellos. Y nosotras disfrutábamos cuando nos explicaban cosas de cuando eran jóvenes. 

A ambos lados de la lareira, habia dos bancos largos de madera. En los que nos sentábamos toda la familia en las noches de invierno. El abuelo nos hablaba de cuando él había emigrado a Cuba, de su servicio militar en áfrica durante 3 años. Y de sus vivencias de niño. La abuela Pura, no sabía leer pero era muy inteligente y una gran cocinera. Se quedó sin madre de pequeña y tuvo que espabilarse sola. Incluso luchar contra la imposición de la familia, porque querían casarla con un primo para no dividir la herencia. Estuvo a punto de irse a cuba con mi Abuelo. Ellos económicamente estaban bien, por que les habían autorizado un toro semental y venían los campesinos de toda la comarca con las vacas. A nosotras nos gustaba estar con ellos, por que así, veíamos gente. Se comía muy bien, nunca les faltaba el vino y el café. El día que reunía a la familia tiraba la casa por la ventana como se suele decir. No quería que

 faltara de nada.

Era una persona muy ahorradora pero Nunca escatimó en comida. Era culto e inteligente. No toleraba las injusticias. Era un líder para aquellas gentes sencillas.  Cuando tenían un problema acudían a él. Incluso en la dictadura no dudó en presentarse 2 veces en Madrid acompañado de un grupo de labradores. En el Ministerio de agricultura. Les estaban dejando sin monte común como consecuencia de un plan forestal. Consiguió que dejaran de plantar. La Segunda vez por que querían hacer la concentración parcelaria. Pero sólo favorecía a unos Pocos. que les dejaban las mejores fincas. A sí, que el no dudó en volver a Madrid a hablar con el ministro para defender sus fincas y las de los demás. Consiguió anular la concentración. Siempre decía con orgullo, que su nieta Aurora era como él. 

 

 

 

LAS NAVIDADES

 Las Navidades casi siempre las pasábamos con los abuelos.

sólo salíamos del pueblo, 2 o 3 veces al año; para ir A casa de los abuelos; en invierno cuando se hacía la matanza; que intentaban hacer coincidir con las fiestas de Navidad, Para el abuelo era muy importante pasar la noche buena con toda la familia. Mi abuela asaba un pollo de corral. El abuelo se encargaba de comprar los turrones y los dulces típicos de la época: higos, uvas, mazapanes, mantecadas de Astorga y siempre preguntaba si había salido algún dulce nuevo Ese año. 

Pasábamos con ellos una o 2 semanas.

Nos sentábamos todos en los bancos que estaban situados a ambos lados de la "Lareira". (Era una piedra grande cuadrada sobre la que se hacía fuego) encima, casi a la altura del techo, estaba la chimenea de campana Por la que salía el humo y, también servía para ahumar los chorizos y las morcillas colgados en unas varas gruesas que iban de lado a lado de la chimenea. A la izquierda entre los bancos y al lado de la "lareira" En una mesa se ponía el vino y la comida. Cada uno cogía su plato y cenábamos al lado del fuego.

Era muy entrañable. Con el paso de los años, aumentó la familia  y ya no cabíamos al rededor del fuego y  cenábamos en el comedor.

 

 

 

EL CARNAVAL

 

 

También íbamos a comer con ellos en carnaval. Allí a parte de disfrazarse, había una costumbre, que en algunas casas aun se conserva. Se reunían las familias en una comida, se repartían los 3 días. Uno en cada casa. Mis abuelos siempre lo celebraban el domingo. Mi abuela, hacía el cocido con la "Cachucha" (es la Cabeza del cerdo. Y los callos. Y de postre, una fuente grande llena de tostadas. Hechas con pan y mucho huevo. En mi casa, nos tocaba el martes. Ese día no nos quedábamos con ellos. O si lo hacíamos era sólo hasta el martes.

 

 

 

LOS PRIMEROS JUGUETES

 

 

En aquellos tiempos apenas disponíamos de un juguete. Nuestro abuelo nos hizo un coche de madera con 4 ruedas, un asiento y un volante. Con ese si que jugué yo también. Lo teníamos en Zacarade; El pueblo de los abuelos. Como las calles del pueblo hacían cuesta nos pasábamos muchas tardes Aurora, suso mi primo Manolo y yo subiéndolo hasta la parte más alta y después lo empujábamos y bajaba a toda velocidad. Nos íbamos turnando.

Mi padre enviaba dinero todos los meses, y cuando vino un vecino de vacaciones nos envió 2 coches: uno para mi primo Manolo y uno para nosotros 3  Nos llevábamos muy bien los tres. Y lo compartíamos todo. Nunca decíamos: -Esto es mío sino, nuestro.

Más adelante, nos envió un Juego de Plasticán (era un juego de piezas, que al encajarlas se podían hacer muchas figuras: coches, mesas, grúas, casas etc. Un casette de Cinta abierta con muchas canciones grabadas y piezas de acordeón tocadas por un amigo suyo. Nos enviaba telas para vestidos, quería que no nos faltara de nada.

Mi tía Elisa, también nos envío desde Venezuela 2 muñecas bastante grandes y 2 pelotas. 

 

 

 

LA FIESTA DE SAN ANTONIO

 

 

Cada año  siempre para la fiesta de San Antonio el 13 de junio, el abuelo nos venía a buscar y nos quedábamos otro par de semanas. Yo recuerdo que rezaba para que los abuelos vivieran muchos años, por que si faltaban ellos no tendríamos a donde ir.

Y tendríamos que pasar todo el año en nuestro pueblo. El día de la fiesta se reunía toda la familia. La abuela Pura, era una mujer con una capacidad de organización increíble. Ella sola preparaba la comida para un montón de gente. Recuerdo aquellas fiestas con un montón de platos: sopa, arroz, cocido con carne de cerdo y de ternera y carne o pollo asado. De postre, bizcocho, brazo de gitano y cañas todo hecho por ella.

Nosotras estábamos contentas, porque la abuela nos daba café como a los mayores.

 

 

LA PÉRDIDA DE LA VISTA

 

 

Yo hasta los 14 años, fui perdiendo la vista poco a poco. Hasta el 17 de Mayo, del 66  que la perdí por completo. Recuerdo que me dolían mucho los ojos. Sobre todo el izquierdo, que era por el que veía. Me acosté un rato, desperté con un fuerte dolor de cabeza y del ojo. Al levantarme ya no veía nada. Mi madre se asustó e hizo llamar a mi abuelo y a mi madrina. El abuelo siempre fue una persona muy sensata y al llegar dijo: bueno esto ya lo sabíamos. En santiago nos dijeron que terminaría por perder la poca vista que le quedaba. Nos dijo que no se podía hacer nada. Así que no hay ni que consultarlo. 

Este hecho no me supuso ningún trauma. Ya estaba acostumbrada a ver cada vez menos. Me movía por el Pueblo sin dificultad. Continué haciendo una vida normal. Y Gracias a dios los ojos, no me volvieron a doler.

 

 

CARTA DE LA ONCE

 

 

 Aquel mismo Año, Mi padre recibió una carta de la organización nacional de ciegos en la que le decían que se presentara con sus hijas en la delegación de Orense. Como No le decían el motivo, nos llevaron él y el abuelo. 

Después de visitarnos el oftalmólogo y de rellenar algunos documentos.

 Mi padre pregunt:, ¿para qué son estos informes? 

El Delegado le dijo: -Hemos enviado cartas a todos los Ayuntamientos de la provincia, para saber si había algún niño ciego. Por eso sabemos que usted tiene dos hijas en edad de ir al colegio. Ellas tienen que aprender a leer y escribir. La ONCE  tiene colegios en varias Provincias: Madrid, Pontevedra, alicante, y Sevilla.

 Pontevedra, les quedaría muy cerca, pero no pueden ir porque es de chicos.

 Tendrán que ir a Madrid. Si estudian, pueden trabajar  incluso en una oficina. Le enseñó algún libro en braille y le dijo: -Yo también he ido a los colegios, y ahora estoy trabajando aquí y me gano bien la vida. Mi padre, le respondió: -Ellas están muy bien en casa, mientras su madre y yo vivamos, no les faltará de nada, y después las cuidará su hermano. El delegado le respondió: -Sepa que le podemos obligar. No puede dejar a sus hijas sin ir al colegio. 

Entonces él se puso muy nervioso y se negó a entregar los papeles. el delegado cambió de actitud. La verdad es que No estuvo muy afortunado. No sé si por calmar a mi padre o por que realmente lo pensaba. Le dijo: -Tiene razón, si se lo pueden permitir, como en casa, no van a estar en ninguna parte.

Al llegar a casa Mis padres nos preguntaron: -¿vosotras queréis ir a un colegio, que está muy lejos y no ver a papá y a mamá? Lógicamente, si se le dice a un niño que tiene que separarse de sus padres, dice que no. Y eso fue lo que hicimos mi hermana y yo.

 A pesar de tener 14 años, quizá por no haber salido nunca del pueblo a no ser para ir al médico, o a casa de los abuelos. Yo en ese momento no me veía lejos de mi casa y mi familia.

Mi abuelo no estaba de acuerdo. Él estaba convencido de que nosotras podíamos estudiar como cualquier otro niño de nuestra edad e hizo lo que pudo por convencer a mi padre. Pero no podía hacer nada Si él no estaba de acuerdo.

 Mi madrina compartía la opinión del abuelo. Recuerdo que le dijo a mis padres: "a lo mejor se podía probar". Mi padre no quería ni oír hablar de eso.

A partir de ese momento, nuestra vida continuó como siempre en la monotonía del pueblo.

 

 

LA RADIO

 

 

El único contacto que teníamos con el mundo exterior; era la radio. De pequeñas escuchábamos una emisora que se llamaba Radio  Intercontinental. Cada noche a las 8 y media ponían cuentos infantiles para los niños y villancicos en Navidad. Y a medida que nos hacíamos mayores: Escuchábamos las noticias, los discos dedicados, La misa los domingos y el rosario muchos días en radio Lalín. Nos pasábamos las tardes escuchando novelas. Y por las noches Radio Nacional de España en Barcelona, De España para los españoles, Radio Andorra los discos dedicados, y un montón de emisoras de toda España y algunas de fuera a través de la onda corta.  

Había muchas emisoras extranjeras, que hacían programas en español. Radio suiza, radio Praga y de 10 a 11 Radio París internacional. Y cuando estábamos con el abuelo también escuchábamos Radio España estación Pirenaica. 

 

 

CAMBIO DE ESCUELA

 

 

Mi hermano siempre decía, que quería estar con nosotras. Recuerdo que cuando tuvo el sarampión se encontraba con fiebre y le hizo creer a los abuelos que estaba bien para poder pasarlo con nosotras. Nada más llegar a casa tuvo que meterse en la cama, por que tenía mucha fiebre.

Cuando vino papá de vacaciones decidieron, cambiarlo de escuela; por que ya podía ir sólo. La Escuela que quedaba más cerca del pueblo era la de Soirexe. No le correspondía pero mi madre habló con don Jesús el Maestro y Le dijo: el niño quiere estar con sus hermanas, y a mi me gustaría que viniera con uste a la escuela. Ya sé que no le corresponde, pero la de Fabeiros queda lejos. Él le dijo: -no hay ningún problema, además tiene aquí a sus padrinos, puede empezar en septiembre. 

Gracias a que nuestro hermano cambió de escuela, empezamos a tener contacto con los libros, cada noche él o nuestra madre leían en voz alta las adivinanzas, los cuentos etc. Él también nos explicaba como se sumaba, restaba y multiplicaba. 

 

 

PePiño

 

Una buena noticia rompió la monotonía de nuestras vidas.

Mi madrina Pilar nos comunicó que estaba Embarazada. Ya tenía Un niño de 11 años, La llegada del Niño fue motivo de alegría para toda la familia. Mis padres eran los padrinos. Desde Muy pequeño a Pepiño le encantaba estar en surribas. Asumió con naturalidad que nosotras no veíamos. Y desde muy pequeño sin que nadie le dijera nada cuando caminaba con aurora o conmigo, nos cogía la mano y nos la colocaba sobre su hombro. Nosotras le queríamos como a nuestro hermano pequeño. Le encantaba caminar con nosotras por el campo y siempre nos lo quería enseñar todo. Una tarde de verano después de la fiesta de san Antonio, al regresar de casa de los abuelos a la nuestra. El abuelo nos llevó por Tellado que era donde vivía mi madrina con su marido y sus hijos. Querían enseñarnos la casa que habían hecho. En la planta baja, tenían un pequeño comercio de zapatos. Pepiño al vernos se puso muy contento y quiso ser nuestro guía nos lo enseñó todo hasta el más mínimo detalle.

A veces nos preguntaba Por qué no íbamos a la Escuela. 

Su Padre murió cuando él aún no había cumplido cuatro años. Para mi padre él y su hermano fueron 2 hijos más.

Mi primo manolo su hermano, también nos quería mucho, pero estaba estudiando. Sólo iba a su casa los fines de semana. 

    

LA RUTINA

 

 

Los años transcurrían lentos y monótonos. A medida que nos íbamos haciendo mayores, nos ocupábamos de las tareas de la casa: recoger verduras, para los cerdos y los conejos, limpiar, planchar, sobre todo la ropa de mi hermano. Hacer la comida, También íbamos a lavar la ropa al río, y la tendíamos en las ramas de los árboles. Ayudábamos a mi madre en las tareas del campo: sacar el abono de las cuadras, desgranar el maíz, amasar el pan, en casa sembrábamos el trigo y lo cocíamos en nuestro horno. Primero teníamos que pasar la harina por un cedazo para separarla de la cáscara. Después se amasaba con agua caliente y fermento natural. Como necesitaba hun par de horas para fermentar y crecer. Mi madre se marchaba a trabajar o con el ganado., Ella al llegar calentaba el horno hasta que las piedras estuvieran bien blancas y después colocaba las ogazas en el horno; por que nosotras eso no podíamos hacerlo. Amí nunca se me ha dado bien hacer las ogazas, Siempre las hacía mi hermana. Hacíamos 3 o 4 y nos duraba más de una semana.  Cuando las dejaba dentro del horno, Mi madre, continuaba con las labores del campo y nosotras nos encargábamos de sacar el pan del horno. Aún recuerdo el agradable olor que desprendía al abrirlo.

 En verano cuando las alubias maduraban íbamos a las fincas y las recogíamos de entre el maíz. Y las desgranábamos.

 

 

 

JOSÉ Y ESPERANZA

 José y Esperanza estaban solos, sus hijos, continuaban en Venezuela.

 Ella cuando venía el panadero siempre nos daba a mi hermana y a mí una rebanada de pan de trigo. Y nosotras le dábamos las gracias. Ella decía: -No me deis las gracias, cuando yo sea vieja me traeréis agua. José su marido, cada 15 días iba a la feria de Carballino y siempre nos traía alguna cosa. Compraba en una tienda que nos conocían a todos y les decía: traedme alguna cosa para nuestras nenas.

 

 

 

IMPORTANTE DESCUBRIMIENTO

 

 

Otra cosa que hacíamos era coser, pero siempre teníamos que esperar a que mi hermano o mi madre nos enhebraran la aguja. Un día Aurora Encontró la manera de Enhebrarla. Por aquel entonces se fundían mucho los plomos del contador. Ella aprendió a cambiarlos. Y como eran tan finos un día se le ocurrió: -este hilo de la luz, también puede servir para otra cosa. Voy a probar. Y vio que pasaba sin dificultad por el agujero de la aguja. Este hallazgo fue genial, porque nos permitía Una total autonomía a la hora de coser. Sin tener que esperar a que nos enhebraran la aguja.

Teníamos Una vida casi normal pero sin alicientes.

La vida del campo es bonita pero para dos personas ciegas no tenía futuro.

 

 

LOS ANIMALES

 

 

Una de las cosas más gratificantes, era cuidar de los animales, que por sus reacciones sabían que no veíamos. Hay que vivirlo para comprender la sensibilidad que llegan a tener. Tuvimos varias muestras.

A nuestro hermano le gustaban mucho los patos, y una señora que tenía muchos le regaló 2 huevos para que se los pusiera a una gallina clueca. Cometimos el error de ponérselos  mezclados con huevos de gallina. Los de los patos unos días antes, porque tardaban más en nacer. Nacieron juntos. 2 patitos y los pollitos. Los primeros días, seguían la gallina, sin problema. Pero al mes los pollitos empezaron a volar y a los patos no les salen las plumas hasta que tienen más o menos 2 meses. Y uno intentando seguir a la gallina y  los pollitos se rompió una pata. Unos días más tarde Se murió. El otro comprendió que no podía seguir la gallina. Se pasaba el día picoteando cerca de casa y bañándose en una charca que le había hecho mi hermano. Por el día no había problemas. Pero Por la noche para entrar en el gallinero tenía que subir un escalón alto y no podía. Cuando entraban los pollitos con su madre, él se quedaba fuera. Viendo que no podía entrar, Empezó a chillar: cua, cua cua... mi hermana al oírlo se acercó, y bajó las manos para intentar cogerlo. Para su sorpresa se le metió entre las manos. Lo llevó dentro. Y Desde aquel día cada tarde, se repetía lo mismo.

Nosotras pensábamos que eso lo hacía con cualquiera para que lo subiera, pero no. Un día probó a cogerlo mi hermano y se escondió. Entre las ramas.  Teníamos una gata que cada vez que tenía gatitos los tenía fuera de casa y cuando tenían una semana los traía; empezaba a maullar para llamar nuestra atención y después nos los ponía en la falda. Eso sólo nos lo hacía a aurora y a mí.  También teníamos conejos, y una coneja que estaba con sus conejitos en una jaula cuando mi hermana o yo metíamos la mano, para tocarlos ella los destapaba y después se apartaba. ( los conejos nacen sin pelo y sus madres se arrancan el suyo y los envuelven con él). Un día mi hermano, se lo explicó a un amigo. Él no se lo creía y para saber si era cierto lo que Contábamos abrió la jaula al verlo  la coneja dio un salto, casi lo araña. Creo que pensó que mi hermano le había gastado una broma. Aurora consiguió que los conejitos pequeños le comieran granos de maíz en la mano y se dejaran tocar.

 

ESPERANZA

 

 

Esperanza se quedo completamente ciega. Pero eso no era lo peor. Estaba totalmente desorientada. Muchos días no sabía donde estaba. Nosotras la cuidábamos. José el marido, que tampoco estaba muy bien, pasaba muchas horas fuera de casa. Y ella se quedaba sola Aurora o yo Íbamos a buscarla a su casa y la traíamos a la nuestra. Allí pasaba todo el día. Comentábamos, que eso daba un poco de sentido a nuestra vida. Pero no nos servia de consuelo. UN invierno, se enfermaron los 2 teníamos que hacerles la comida en nuestra casa y llevársela. Nos acostábamos muy tarde para no dejarlos solos tantas horas. Y sobre las 2 de la mañana, íbamos a ver como estaban y les llevábamos un baso de leche caliente. Así aguantaban hasta un poco más tarde. Por la mañana. Otra sobrina y un sobrino nos ayudaban Pero tuvimos que  Llamar a Venezuela para que viniera un hijo a vender las vacas y deshacerse de una perra que era agresiva y un día que Esperanza cayó al suelo No dejaba pasar a aurora e incluso la mordió un poco en la pierna. Vino un mes nuestro Tío Manolo. Les dejó sin animales. Se pusieron mejor pero ella continuaba necesitando atención diaria. Y nosotras continuamos cuidándola. 

 

 

LA PRIMERA COMUNIÓN

 

 

En el pueblo casi nunca íbamos a misa. Pero nuestra familia era católica. Como no fuimos a la escuela no hicimos la primera comunión con los niños de nuestra edad. Y fue pasando el tiempo. Y como casi todo en nuestra vida, sucedió de forma inesperada.

Fue el 12 de Junio de 1971, ese año, Los abuelos no celebraban la fiesta de san Antonio; Por que se había muerto nuestro tío Manolo.

 La pasamos en casa de mi Madrina. Ella se empeñó en que nos quedáramos unos días con ella. Hacía 6 meses que se había quedado viuda y Le decía a mi madre: Las niñas, -tienen que salir algo de casa. Y como este año en Zacarade no quieren hacer fiesta que vengan aquí y me hacen compañía. Comeremos aquí todos juntos. Tú también tienes que venir. Así se me hará menos duro. Además pienso abrir el bar, Sólo serviré café y alguna copa. Me vendrá muy bien el dinero que saque. Se quedó viuda con 40 años y dos hijos tenía que sacarlos adelante ella sola. Y lo hizo. Trabajó muchísimo pero les dio carrera a los dos y consiguió montar un comercio de ropa. Mi madre nos llevó a su casa, y como había la novena de san Antonio, fuimos con ella y con mi madre.

 Al día siguiente era la misa mayor. Y también pensábamos  asistir. Al terminar la novena, ella le dijo a mi Madre: vamos a hablar con el sacerdote, para que las prepare para la comunión. Algún día tienen que hacerla sino nunca podrán recibir.

Mi madre estuvo de acuerdo y mi madrina habló con él. Después me  lo presentó; Hablamos con él por separado. Fue muy cercano era joven y recuerdo que me dijo: -¿tú quieres hacer la comunión? Le dije que sí Bueno. Pues eso es lo importante. Jesús ya conoce todas tus faltas, no es necesario que me las digas a mí él lo que necesita es un sincero arrepentimiento. Te daré la absolución y mañana en la misa recibirás a Jesús.

al día siguiente en la misa mayor recibimos por primera vez la comunión. Ese día casualmente, estrenamos ropa. Elígio, el Otro hijo de José y Esperanza había venido en abril a ver a sus padres. Al ver como aurora y yo cuidábamos de su madre, nos compró: un pantalón, un jersey y una cadena de oro a cada una en agradecimiento. Nosotras le decíamos: -No tienes que comprarnos nada, lo hacemos por cariño. Él nos dijo: -Lo sé por eso estoy más agradecido y quiero que tengáis un recuerdo mío. 

 

 

 

RESIGNACIÓN

 

 

Intentábamos aceptar de la mejor manera nuestra vida totalmente vacía. Las chicas de nuestra edad, unas se habían casado y otras marcharon a la ciudad.

Nosotras nos veíamos condenadas a vivir para siempre en el pueblo. Nunca hablábamos con la familia, de nuestras frustraciones y  deseos de salir del pueblo. Solo entre nosotras.  

Mis padres querían, que mi hermano estudiara para que No nos faltara nada, cuando ellos faltaran. Pero a él no le gustaba estudiar. En su ignorancia también querían que se casara con una chica del Campo. Porque pensaban que una de ciudad, pasaría de nosotras. Mi tía Pilar que era también mi madrina,

 Les decía: -Seguro que una chica de ciudad, por su cultura aceptaría sin ningún problema que las chicas no ven.

 

 

SIN DISLUMBRAR EL FUTURO 

   

 A medida que nos íbamos haciendo mayores. Tomábamos conciencia de nuestra situación. No nos faltaba de nada. nuestra familia era normal. Pero éramos conscientes de nuestras limitaciones. Sin amigos, sin estudios, sin ilusiones, ni esperanza en el futuro. Siempre tendríamos que depender, primero de mis padres y después de Mi hermano. No nos parecía justo. que pesara sobre él esa carga. Él tenía asumida nuestra limitación y no le suponía ningún trauma. Estaba orgulloso de nosotras. Cuando llegaba por la noche nos decía en que fiestas habían estado y cuando tenían algún problema nos lo contaba.

 Nos presentaba a todos sus amigos, los invitaba a casa y nosotras les preparábamos café y charlábamos con ellos. Era una pandilla de gente muy sana. Casi todos conocidos.   

 

 

EL COCHE

 

 

Mi padre se compró un coche y cuando había fiestas cerca, alguna vez nos llevaba en verano a escuchar la orquesta. , casi siempre desde el coche. Si alguna vez salíamos, casi nadie nos decía nada. Supongo que no sabían de que hablarnos. También nos llevaba cada año, a escuchar los fuegos artificiales de las fiestas de san Ciprián en Carballino.    

 

 

UN NUEVO INTENTO

 

 

Después de Mucho meditarlo, Mi hermana le dijo a Mi padre, "me gustaría estudiar, aunque después regresara al pueblo". Esta vez no se negó. Al salir Mi hermana, Oí como le decía a mi madre: -Bueno si es su deseo abra que mirarlo. Fueron nuevamente a la Delegación de Orense. El delegado le dijo: que para nosotras ya era tarde. Porque para entrar en los colegios, teníamos que tener menos de 18 años. -Lo que pueden hacer es: solicitar la venta del cupón y yo las enseño el braille. Mi padre, no quería ni oír hablar de la venta. Le parecía, que era como pedir limosna. Decía  que le pagaba las 

clases pero que no quería verla vendiendo. Esta vez el golpe fue para nosotras. Aurora disimuló el disgusto, delante de mi padre. Cuando me lo explicó lloramos a escondidas. A ellos no les decíamos nada para no hacerlos sufrir. Sabíamos que no nos dejaron ir al colegio por exceso de cariño e ignorancia. A mi madre no le parecía mal que quisiéramos salir del pueblo. Aun que la solución fuera vendiendo el cupón. Ella nunca nos dijo que no marcháramos pero como no sabía nada de la ONCE no tenía argumentos para intentar convencer a mi padre.

 No le decía nada para no disgustarle. 

 

 

HORAS LIBRES

 

 

Cada vez éramos menos en el pueblo. Manuela la vecina, también Marchó a Francia con su hija y su yerno. Nosotras continuábamos con nuestra vida normal. Cuando no había trabajo en el campo. Nos pasábamos las horas, haciendo punto y ganchillo. Mi hermana tenía mucha facilidad para aprender. Vinieron unos primos de Bilbao. Y la prima traía una colcha, de ganchillo, que había hecho ella. Esos días estábamos con los abuelos. Y el abuelo le dijo: -Me gustaría que le enseñaras la colcha a mi nieta seguro que al tocarla ya le saca el punto. Ella le dijo: -bueno yo se la llevo, pero sin ver no creo que lo consiga. Acompañó al abuelo con la colcha. Aurora la tocó y le dijo: -Me la puedes dejar hasta mañana". Ellos marchaban al día siguiente, por eso no se la podían dejar más tiempo. Apenas durmió pero a la mañana ya tenía 

La Muestra. Mi prima estaba tan sorprendida que le dijo alabuelo: -Es un crimen tener a esta chica en casa. ¿Por qué no se afilian a la ONCE? -porque mi hijo es un cabezota. Yo no quiero disgustarle, sino las llevaría yo a donde fuera.

 

 

EL MILAGRO

 

Como cada año por la fiesta de San Antonio, el abuelo nos vino a 

buscar con el caballo. Se llevaba una y después la otra.

 Todo era normal como siempre. Pero esta vez el destino nos tenía reservada una sorpresa. Ese año, de 1976 ocurrió el milagro. Nuestro padre, nos envió un transistor de pilas, que llevamos a casa de los abuelos. Una mañana por casualidad, escuchamos un programa de radio Nacional, que se llamaba encuentros. Ese día hablaban de la ONCE. Entrevistaban a unas chicas ciegas. Hablaban de la escuela de telefonía, de las clases de artesanía y de la venta del cupón. Una de ellas era telefonista en Madrid, y Decía: -yo ahora no trabajo, por que tengo una niña y tengo que cuidarla.  Recuerdo que el locutor elogiaba su forma de vestir. La otra, 

era vendedora y decía que ella por su trabajo no podía ir muy arreglada. Escuchándolas teníamos la sensación de estar descubriendo un mundo nuevo lleno de posibilidades.

Se veía que aquellas chicas tenían una vida normal. Y nada que ver con la idea que se tenía en el pueblo sobre una persona ciega. Nos dimos cuenta de que no estaba todo perdido. 

Teníamos que volver a intentarlo.

 

 

LA ÚLTIMA OPORTUNIDAD

 

 

Aquel programa nos hizo crear nuevas ilusiones. Aquellas chicas sin saberlo nos hicieron soñar con una vida normal como la suya. Me gustaría recordar sus nombres para hacerles saber el gran favor que nos hicieron. Éramos Conscientes de que esta era nuestra última oportunidad. Mi hermana que era más decidida que yo me decía: -aun tenemos una posibilidad de salir del pueblo y estudiar. Hay que buscar la manera de convencer a papá. No se si ese fue el día más feliz de nuestra vida pero juntas y por separado ese día soñamos con una nueva vida. 

 

 

LLEGADA DE PAPÁ

 

 

Mi padre siempre venía en verano, para ayudar en la recogida

Del trigo, centeno, y la hierba, porque era un trabajo bastante duro. El trigo y en centeno había que segarlo y amontonarlo. Llevarlo a casa en el carro y después desgranarlo. Antiguamente se hacía a mano. Pero en aquellos años ya se hacía con una máquina que separaba el grano de la paja, Pero se necesitaba de mucha gente. La paja se amontonaba y se guardaba para dársela a las vacas en invierno. La hierba, se recogía para tener comida en invierno para las vacas y había que aprovechar el buen tiempo. Ya que tenía que ir muy seca. Primero se cortaba, después se extendía en el prado para que la secara el sol se le daba la vuelta, y después se amontonaba para cargarla en el carro y meterla al pajar. Ese trabajo siempre nos tocaba a aurora y a mí. Mientras mis padres iban a buscar un carro, nosotras la guardábamos. Dentro del pajar, se tragaba mucho polvo, porque había que pisarla y aplastarla bien y conseguir que cupieran muchos carros. Nosotras teníamos paciencia y llenábamos el pajar hasta el techo.

Él trabajaba mucho y, en lugar de cobrar las horas, las apuntaba para vacaciones y así, podía venir también en Navidad.

 

 

LA CONVERSACIÓN CON NUESTRO PADRE.

 

 

En cuanto vino de Vacaciones, ella se lo planteó: -Papá, hemos escuchado en la radio, que la ONCE tiene escuelas para mayores. una escuela de telefonía, otras de artesanía donde enseñan a coser, hacer punto. También, hay clases de braille y muchas cosas más, y a mi me gustaría informarme.  Él se quedó un rato en silencio y después dijo: -si tú quieres iremos.

 

CONVERSACIÓN CON EL DELEGADO DE ORENSE

 

 

 Fueron nuevamente a Orense. Ella mi padre y mi hermano Jesús. Cuando le explicaron al delegado lo que querían les dijo: -para ellas ya no hay nada. Para ir a la escuela de telefonía necesitan tener estudios y ya no tienen edad para asistir a los colegios. Solo hay un centro de Rehabilitación en Barcelona, pero es para las personas que pierden la vista de mayores. Para mi padre supuso un alivio. Pero mi hermana viendo que aquella era nuestra única oportunidad, intervino. Ella era muy tímida pero no podía dejar pasar esa ocasión sabía que no habría otra. Se lo jugó  todo a una carta. Le dijo: -Perdone pero no  lo entiendo. Usted, dice, que no puedo ir a los colegios por que soy mayor y ese centro es para adultos, ¿entonces yo que soy?

-bueno, lo que pasa es que ese centro es para personas que  han perdido la vista de repente, por un accidente o cualquier otra causa y están traumatizadas. Ella dispuesta a no rendirse añadió: -Bueno pues yo si hace falta también digo que estoy traumatizada. Quiero ir a ese centro, no me importa que esté lejos. Él al verla tan decidida les dijo: -Podemos intentarlo, primero tienes que afiliarte y hacer la solicitud. Hay 3 cursos al año. Empiezan en Septiembre, Enero y después de semana santa. Mi padre

 le dijo: -ya volveremos otro día. Como estaba muy nervioso, casi a punto de echarse a llorar, Aurora, le dijo a mi hermano: -vámonos por que papá lo esta pasando muy mal. Antes de regresar al pueblo fueron a visitar a unos amigos, que vivían en Orense. Cuando se lo explicaron se pusieron muy contentos y animaban a aurora a marchar. Ella contuvo su alegría delante de mi padre. hasta que nos quedamos solas y me lo explicó todo con detalle.

Me dijo: -Ahora no le diré nada más a papá. Estoy decidida a marchar. De momento es mejor que vaya yo sola. Y según como me vaya ya le convenceremos para que vayas tú también.

 

 

LAAFILIACIÓN A LA ONCE

 

 

Cuando mi padre terminó sus vacaciones y regresó a Alemania. Ella continuaba pensando en como marchar para Barcelona,

Lo antes posible. Ya habíamos perdido mucho tiempo.

Una vez más la suerte gracias a su perseverancia, 

estuvo de su parte. El último domingo de agosto, se celebra en nuestra parroquia, la festividad de la virgen del Carmen. Vinieron a comer unos primos de Carballino. Aurora me comentó: -se me esta ocurriendo una idea, seguro, que Pura y Pepe ese era el nombre de los primos estarán encantados de que se lo pida. Les voy a decir si puedo ir a su casa unos días, y llamo a papá para que me llame allí por teléfono. Y le comento que voy a ir a Orense a afiliarme. Y más adelante haré la solicitud para el centro. Él Trabajaba en correos y podía llamar sin pagar.

Se lo comentó al abuelo y él Le dijo: -estarán muy contentos de que se lo pidas". Lo mejor es que marches hoy con ellos.

En cuanto se lo propuso, ellos aceptaron encantados. Ella Podía ir a Orense con mi hermano Pero no quería hacerlo sin decírselo. A nuestro padre. Sabía lo que estaba sufriendo y no quería engañarle. Pasó con ellos una semana. Nuestro padre la llamaba cada día y le decía:- Piénsatelo bien, espera a que yo vaya de vacaciones y lo hablamos con calma. A fuerza de paciencia, consiguió que mi padre cediera.

A principios de Septiembre, fue con mi hermano a afiliarse. El mismo día, hizo la solicitud para el Centro.

 

 

CARTA DEL DELEGADO DE VIGO

 

 

Unos días después de afiliarse, aurora recibió una carta del delegado de Vigo. Le decía que se alegraba mucho de que por Finn se hubiera afiliado, y le explicaba que él se había quedado ciego a los 30 años y que había estudiado y hecho las oposiciones. La animaba a ir a castell arnau.

 

 

LA CARTA DE ADMISIÓN

 

 

A Mediados de diciembre, My padre vino a pasar las Navidades y se recibió en casa la carta de la ONCE. Mi hermana estaba 

Admitida en Castellarnao. Le decían Que el curso empezaba el 8 de Enero. Nosotras estábamos en casa de los abuelos. Haciendo las cosas de la matanza. La abuela, hacia unos años que lo dejaba en nuestras manos. Mi padre después de leerla dijo: -ya he leído la carta, ahora no quiero hablar más de eso hasta el día de la marcha. El abuelo Feliciano, estaba Encantado nos decía: -si no fuera por respeto a vuestro padre Daría una fiesta mejor que el día de una boda. ¡Ahora; si que puedo morir tranquilo!  Sé que Aurora saldrá adelante en todo lo que se proponga.

Como no me habré enterado yo antes de esto. La Abuela no decía nada sólo me preguntó: -¿tu hermana esta segura de que se quiere ir? ¿Se marcha contenta? Yo le respondí que sí. 

 

LA MARCHA DE AURORA

 

 

El 7 de enero de 1977 por la Noche, después de cenar, Salió de Casa hacia Barcelona, en busca de una nueva vida, acompañada de Mi padre y mi hermano. No lloró al despedirse. Pero seguro que en aquel momento pasarían por su cabeza miles de pensamientos contradictorios. A mi Madre Le dolía la separación pero estaba contenta de que por Finn pudiéramos realizar nuestro sueño. Me decía: -La vamos a echar mucho de menos, porque ella hace de todo. A ver si tiene suerte, y puedes marchar tu también. Y quien sabe algún día yo también podré salir de aquí y estar con vosotras. Yo la eché mucho de menos. Desde nuestro nacimiento, apenas nos habíamos separado. Pero No lloré. Por Finn se iban a realizar nuestros deseos de iniciar una nueva vida. Sentía admiración por la valentía y decisión de aurora.

 

 

LLEGADA A CASTELLARNAU

 

 Nada más llegar, les recibió el Señor Medina, director del centro. Les explicó en que consistía el curso. También les dijo que podían quedarse hasta el día siguiente; que el centro, disponía de unas habitaciones destinadas a los familiares. Mi Padre no quiso quedarse. Aurora se hacía la fuerte  pero se sentía muy mal viéndolo sufrir. Y un poco asustada ante aquel mundo nuevo y desconocido. La acogida del personal y la de los alumnos fue excelente, pero mi padre apenas se enteró de nada.

Mi hermano intentaba mantenerse sereno mientras se despedían.

Al salir del centro y entrar en el coche, se derrumbó. Tuvo un ataque de nervios. Le Decía a mi padre: -yo no quiero marchar, buscaré un trabajo aquí yo no dejo sola a mi hermana. Entonces él que estaba deshecho tuvo que sacar fuerzas para convencerle: -No Te preocupes, creo que estamos haciendo la cosa demasiado grande. Tu hermana estará bien aquí Ya sabes que ella es muy valiente y aprenderá muchas cosas, ella 

Ya nos ha dicho que si no estaba bien nos lo diría para que la vengamos a buscar.   

 

 

LLEGADA A CASA

 

 

Cuando llegaron mi padre nos dijo: -Lo pasé peor que si se me hubiera muerto toda la familia. Fueron unos días muy tristes mi padre no quería hablar con nadie. Por la noche se pasaba las horas en un rincón de la cocina, con la cabeza apoyada en la mesa. Un día, viendo que no levantaba cabeza, mi abuelo lo cogió a solas y le dijo: -Tu eres un egoísta, no digas que quieres a tus hijas, si las quisieras desearías lo mejor para ellas. Yo estoy muy contento y Orgulloso de Aurora. Ella es como yo no se rinde y sé que saldrá adelante. Eso lo hizo reaccionar un poco.

Ella le decía por teléfono que aquello era para vivirlo que no se podía explicar la cantidad de cosas que estaba aprendiendo.

Y que todo el personal se había volcado con ella desde el primer día.

 

 

MI CONVERSACIÓN CON AURORA

 

 

 Como no teníamos teléfono en casa, una noche fuimos papá mi madre y yo a Laxas a un bar que tenían teléfono de pago. Aurora me dijo: Estoy aprendiendo muchísimo. Tengo una sorpresa pero no digas nada. Dentro de unos días recibiréis una carta. Tiene muchas faltas de ortografía, por que no he querido que la profesora la corrija. Tú también tienes que afiliarte y hacer la solicitud para el centro, Ya le dije a papá que te lo dijera. Él no me había dicho nada al contrario, me decía: -Tú no puedes, marchar, si tú te quedas tu hermana volverá al terminar el curso. Yo le escuchaba sin  decir nada. Estaba decidida a marchar, en cuanto pudiera. Esperaba con ilusión la carta de Aurora. Me parecía, increíble que en tan pocos días ya supiera escribir.

 

 

LA PRIMERA CARTA

 

 

A los 15 días, de estar en el centro, mi hermana, nos envió una carta escrita a máquina con muchas faltas de Ortografía; por que ella no quiso que se la corrigieran. Cuando llegaron ha casa, Nadie podía leérmela. Mis padres y mi hermano lloraban de alegría. Por fin me la leyó mi hermano. No puedo expresar lo que sentía en aquel momento. Me parecía estar viviendo un sueño que aquello no podía ser real. Entre otras cosas Nos decía: "Estoy muy contenta, y aprendiendo muchas cosas. Por la mañana primero nos despiertan con música. Nos levantamos, hacemos nuestra cama, nos arreglamos y bajamos a desayunar. Y después, toda la mañana tenemos clases: vida diaria, movilidad, braile, y mecanografía.

A las dos comemos y de 3 a cuatro descansamos y después Otra vez a clase. Era una carta muy larga en la que había un párrafo para cada uno de Nosotros. Ami me decía: Maruja, cada vez Que me peino me acuerdo de ti. Tenía una melena muy larga y bonita y yo se la cepillaba. A mi hermano le decía ahora tendrás que llamar a Maruja, cuando quieras arreglar alguna cosa del coche o de la moto. A mi padre le decía: Papá espero que esté más animado, tienen que celebrar la fiesta de carnaval y tomar una copa a mi salud, yo estoy muy bien y aprendiendo muchas cosas. A Mi madre le decía: Mamá Me acuerdo cada tarde de usted, ahora no puedo ayudarla a ordeñar las vacas. Espero que la pinta, ese era el nombre de la vaca le dé la leche sin el pienso como a mí. La verdad era que mi madre para ordeñarla tenía que 

Ponerle un cubo con el pienso Mi hermana le sacaba la leche en cualquier sitio sin comida. 

Me gustaría tenerla para poderla incluir aquí.  Mi padre la llevaba siempre en el bolsillo y a cada uno que encontraba se la enseñaba. Mi abuelo le pidió que le hiciera una copia y hacía lo mismo. No debió quedar nadie en la comarca sin leerla. Todos la leían con admiración y sorpresa. Fue todo un acontecimiento. El abuelo Estaba contento y orgulloso. Él quería que aurora siguiera estudiando y que yo marchara también.

El domingo de Carnaval vino el abuelo a comer con nosotras y dijo: tenemos que brindar por aurora. Y así lo hicimos. Nos continuó escribiendo. Mi hermano decía, que mejoraba mucho en la ortografía.

 

ALTA DE TODO

 

 

Aurora fue una de las mejores alumnas. En semana santa, ya estaba dada de alta de todo. Pero ella necesitaba volver al centro. Para poder quedarse en Barcelona. Sabía que si volvía a casa e intentaba marchar nuevamente significaría un nuevo drama con mi padre. Le explicó el problema al Señor Medina y él le dijo: -no te preocupes, diremos que no tienes el alta en vida diaria y que tienes que terminar después de Semana Santa. Marcha tranquila, eso corre de mi cuenta.

 

 

VACACIONES DE SEMANA SANTA

 

 

Vino de Vacaciones sola en avión. Mi hermano fue a buscarla a Santiago.

Ella pasó una semana con nosotros y regresó sola en avión a Barcelona.  

 A mi me  traía. Un abecedario, un libro, un punzón, una pauta, papel y una cinta de casete en la que me había grabado el orden de las letras en el abecedario y por el orden que aparecían en el libro. Y lo que significaban los seis puntos en las distintas posiciones. Yo no conocía ni el sonido de las  letras y con la ayuda del casette y de mi hermano aprendí a formar palabras. Cada vez que encontraba una consonante nueva le Preguntaba que sonido tenía con las bocales. Era como adentrarse en un mundo maravilloso. También iba practicando la escritura pero eso me costó un poco más.

 Soñaba con aprender a escribir a máquina y conocer ese maravilloso Centro del que tanto me hablaba Aurora. .

A principios de Mayo mi hermana me envió por correo una 

Circular, que hablaba de las primeras elecciones. Democráticas en España. Lo recuerdo como la mejor novela. Mientras en España, se abrían caminos de Libertad, ami gracias al braille,  se me abrían los caminos del conocimiento. Y la cultura. Leí tantas veces ese texto, que al final se le borraron los puntos. Tuve que tirarlo. 

 

 

UN NUEVO DISGUSTO PARA MI PADRE

 

Al Regresar al Centro. Desde allí le 

Tramitaron la venta del cupón. Su intención era ir a Barcelona para vender y estudiar. Pero cuando se lo planteó a nuestro padre él no quería ni oír hablar de eso. Le decía: -Yo te pago los estudios, pero no quiero verte vendiendo. A demás tu no sabes lo que es una ciudad grande.

Habló nuevamente con el Señor Medina, y acordaron que en lugar de Barcelona en principio fuera a vender a un Pueblo. Para que nuestro padre se quedara más tranquilo. Habló nuevamente con él y le dijo que en lugar de Barcelona, iría a Granollers; a una casa Particular, que estaría con una familia. Él se quedó un poco más convencido.

 

MARCHA DE AURORA A GRANOLLERS

 

 

 Por medio de Montse, una vendedora encontró una casa Particular.  El Señor Medina y Jacinta la secretaria la acompañaron. El señor Rafael y la Señora Mercedes, eran, un matrimonio de mediana edad;con cinco hijos. El mayor vivía en Cadaqués con una tía la hija se había marchado a Alemania. 

Mi hermana ocupó su habitación. Ellos la querían como a una hija.

Tanto el quiosco como la Delegación estaban bastante lejos de la casa. El Primer día que vendió, el Señor Rafael, solicitó permiso en el trabajo para acompañarla al quiosco. La Señora Mercedes no quería que fuera sola. Al medio día enviaba al hijo pequeño a buscarla. Ella no sabía como convencerles y un día le dijo que vendría más tarde. Y a la hora que tenían que ir a buscarla ya estaba en casa. Le dijo a la señora mercedes: -Ve como no tengo ningún problema. A partir de mañana iré yo sola La señora Mercedes estuvo de acuerdo. Pero al verla salir la  siguió. Y se dio cuenta de que iba segura y no tenía ningún problema. Que no necesitaba de nadie ni para coger el autobús ni para ir caminando. Se quedó tranquila. Aurora sabía que la seguía y eso la puso un poco nerviosa, Pensaba: -Basta que me siga para que me confunda al cruzar una calle. Pero gracias a dios no tuvo ningún problema. Cuando llegó a Casa le dijo: Ha visto el tiempo que tuve que esperar en aquel cruce. Ella se sorprendió y le dijo: -¿Cómo has sabido que te seguía? -por que la conozco. Ha visto, cómo no tengo ningún problema. Desde ese día ya no insistió más en acompañarla. Después era aurora la que tenía que acompañarla a ella. Le cogió tanto cariño que se lo explicaba todo y quería que fuera con ella al médico. Cuando tenía que hacer alguna visita o a comprar. A mí me dijo uno de los días que vinieron a verme: -es como si hubiera recuperado a mi hija. Confiaban tanto en ella que se marcharon a Alemania, visitar a la hija y la dejaron sola al cargo de la casa y los tres hijos.

 

LA PLAYA

 

 

Aurora, nunca había conocido la playa. Cuando el señor Rafael y la señora Mercedes se enteraron Organizaron expresamente una salida a la playa para que ella pudiera ir. Aurora descubrió que le encantaba el agua y les agradeció mucho ese detalle.

 

 

VENDER Y ESTUDIAR

 

 

Rosa María La delegada se ofreció a darle clase pero como le costaba mucho terminar los cupones no le quedaba tiempo para estudiar. Ella decidió esperar un poco antes de solicitar el traslado a Barcelona, para no disgustar a nuestro padre. Nosotras nunca hemos sido partidarias de forzar las cosas ni de correr. A ella le dolía el sufrimiento de nuestro padre y prefería esperar aunque eso le hiciera perder tiempo. Estaba segura de que era cuestión de tiempo y paciencia. Nuestro padre era inteligente y acabaría por comprendernos.

Mi padre, al saber que tenía quiosco, que era un pueblo, pequeño y que vivía con una familia. Se quedó un poco más tranquilo.

En Galicia, lo vivimos de forma diferente. Mi hermano nos

 Dijo: -Aurora va a empezar a trabajar, en un quiosco. Dice que si vende todos los cupones, ganará 900 pesetas. Se lo explicaba a todos sus amigos.

Cada vez que se recibía una carta era todo un acontecimiento. Tanto mi hermano como el abuelo se la enseñaban a todos y hablaban de las excelencias del centro y la labor de la ONCE.

 

 

LA NOVENA 

 

Recuerdo que fui con mi madre a la Novena de San Antonio, y recé por aurora y Canté con  todas las mujeres la novena. Me daba mucha Vergüenza cantar delante de todos pero la vencí. Pensé que si le estaba pidiendo al santo también tenía que dar algo a cambio. Al salir todas las señoras se acercaron a nosotras, y decían: Ya hemos visto la carta de Aurora.: -que ignorantes somos en los pueblos Pensamos que al no ver no se puede hacer nada. ¡Hay qué ver la de cosas que ha aprendido Aurora en cinco meses! Y ahora está trabajando y quiere estudiar Una carrera. Otros me preguntaban si yo también iba a ir a ese centro.  

 

Barcelona, 18 de Enero 2016

 

 Reemprendo aquí estas vivencias, después de unos días de pausa y vacaciones en Galicia. 

 

MI AFILIACIÓN

 

 

En el mes de Julio, fui con mi hermano a Orense a Afiliarme, y, ha hacerme el carnet de identidad. También aproveché para hacer la solicitud para el Centro. El Delegado nos dijo: -Es mejor que se esperen a septiembre para hacer la solicitud; porque el centro está apunto de Cerrar por vacaciones y no llegará a tiempo para ingresar en Septiembre.

Mi hermano viendo los progresos de aurora, no quería que yo perdiera más tiempo y respondió con Seguridad: -Yo he estado en Barcelona, y me han dicho que Presentáramos La solicitud cuanto antes; por que todavía quedaban plazas. El delegado dijo: -en ese caso la presentamos hoy. Y así lo hicimos. 

 

LA RESPUESTA

 

 

A finales del mes, llegó la respuesta, tenía que incorporarme el 5 de Septiembre. Aquello, supuso otro golpe para mi padre y otra alegría para el abuelo. Recuerdo que me decía: -No le hagas caso a tu padre, cuando termines el curso tienes que quedarte y estudiar como tu hermana. Nuestra madre estaba contenta de nuestra decisión pero no le decía nada a mi padre.  

 

LA LLEGADA DE AURORA

 

 

Mi hermana, vino de vacaciones a principios de Agosto, Venía sola en avión. Fue todo un acontecimiento. Fuimos a buscarla a

Santiago con 4 coches. En uno iban mi hermano y Mis primos Pepe, Purita, y otra prima que también se llamaba aurora en el otro Mis padres el padrino de aurora y yo. Un amigo de Mi padre con su coche y los Vecinos Concepción y José Manuel. Cuando la vieron llegar con la azafata, mis padres no podían contener las lágrimas. Mi madre me dijo: está guapísima, parece otra.

A mí me traía varios regalos: un pasador de flores para el pelo, un pijama y un vestido de tirantes para estrenar el día de la fiesta mayor de Santa María del Campo. Las Flores no las pude usar, por que aquella tarde me había cortado el pelo.

 

 

LA FIESTA

 

 

Al día siguiente. Fuimos toda la familia en el coche de mi padre a una fiesta. Esta vez, no nos quedamos en el coche.   íbamos nosotras 2 mis padres y el padrino de Aurora. Paseamos entre la gente e incluso estuvimos bailando con mi padre y francisco el Padrino de Aurora.  Al regresar al coche Francisco dijo: -tenemos el coche en 3 pies". Como era muy bromista no le creímos pero era verdad, tenía una rueda pinchada. En otro momento mi padre se hubiera  enfadado pero estaba contento y se lo tomó con humor. Mi madre preguntó: ¿qué hacemos ahora? Y mi padre dijo: -No sé para ir caminando está un poco lejos. Estaba muy lejos. Suerte, que  estaba allí mi hermano y Nos dijo: -Llevaros el Mini y yo llevaré este con cuidado. 

 

LA FIESTA MAYOR

 

 

El día 15 de Agosto., fuimos a misa por primera vez a Santa María del campo. Antes de ir a comer a casa de los abuelos.

El abuelo era de esa parroquia y quería celebrar la fiesta de su patrona. De la que era muy devoto. Todos se acercaban a  Aurora para que les explicara cosas de Barcelona. Fue un cambio sorprendente aquellos que nunca se habían acercado a nosotras o si lo hacían era para dirigirse a mis padres con lástima y decirles sin importarles nuestra presencia: -Hay que tener paciencia, no se puede hacer nada ¡Que Lastima! Ahora veían a mi hermana como si fuera una heroína. Ya no inspiraba lástima sino admiración. El abuelo contribuyó en gran medida a ese cambio de  actitudes hablando de su nieta en todas partes, aurora decía que exageraba yo creo que no.

 Aurora También decía: La gente es la misma, es mi actitud la que ha cambiado ahora me ven segura". Por la noche fuimos a la fiesta y estuvimos paseando entre la gente con mis padres, mi tía y mi Prima Purita y mi primo Manolo, que Al vernos dejó su grupo de amigos y se vino con nosotros. Incluso estuvo bailando con aurora.

 

 

PROYECTOS DE FUTURO

 

 

En Ese mes de Agosto, todo fue distinto.  Mi hermana y yo hacíamos proyectos de futuro, y lo veíamos con esperanza e ilusión. Ella tenía que empezar a vender el 1 de Septiembre e iríamos juntas a Granollers. Yo no tenía que ir al centro hasta el 5 de septiembre. Aurora me dijo: La Señora Mercedes y el señor Rafael me han dicho que te quedes con nosotros esos días.

 

 

TRISTEZA Y ALEGRÍA

 

 

Yo hice mi maleta, con una mezcla de sentimientos extraños. Estaba ilusionada por marchar en busca de una nueva vida. Pero me daba mucha pena dejar sola a mi madre. Mi hermano tenía que incorporarse al Servicio militar en octubre. Y en el pueblo solo quedaba ella y los 2 vecinos José y Esperanza. También me daba mucha pena dejar a esperanza. Intuía que no le quedaba mucho tiempo de vida. Se hizo cargo de su cuidado una sobrina de José.

Aurora le pasaba lo mismo Sentía pena por dejar sola a mamá y por la vecina. Solo nos animaba una idea. Yo le decía a Aurora. Mamá parece contenta con nuestra marcha en ningún momento nos ha dicho que nos quedemos. Aurora decía: Mamá siempre ha trabajado mucho y si a nosotras nos va bien, podremos sacarla también a ella del pueblo. 

 

LA MARCHA

 

 

El 30 de agosto, por la mañana, marchamos juntas en el coche de mi padre. Mi madre como es natural se quedó llorando. Mi Padre le dijo: -tranquila, seguro que será por poco tiempo. Quién sabe a lo mejor pronto estás con ellas. En el Casette del coche sonaban unos Versos de Rosalía de Castro Interpretados por los Tamara: Que decían: adiós ríos, adiós fontes, adiós terra en que nacín. Deixo a terra que conozco por un mundo que non vín. La Canción, continúa pero yo no recuerdo como sigue. Me pareció un buen  ogurio. Pese a lo triste de la letra. Yo luchaba entre la tristeza de dejar a mi madre y  la ilusión de empezar una nueva vida. Al medio día como hacía mucho calor nos paramos a comer en Valladolid en un bosque a las sombra de los árboles. Mi hermano y mi padre como eran  cazadores estuvieron un rato corriendo tras los conejos.

A mi padre se le veía más tranquilo.

 

 

LLEGADA A GRANOLLERS

 

 

Llegamos a Granollers, a última hora de una calurosa tarde.

El Señor Rafael, la señora mercedes y sus hijos nos recibieron  con mucho cariño. El Señor Rafael, Le decía a mí

 padre: -Nosotros, con Aurori estamos encantados; ojala tuviéramos mucho dinero para no tener que cobrarle. Es como una hija. Para nosotros. No sabe como se ocupado de la casa y nuestros hijos mientras estábamos fuera. Su hija Bale mucho Señor Manolo.

 

 

INVITACIÓN

 

  Les dijeron que podían quedarse a dormir pero mi padre dijo que no. Entonces la Señora Mercedes dijo: -si se empeñan en marchar háganlo después de cenar.  Aceptaron y mi hermana le dijo a Mi padre: -Mientras la señora mercedes prepara la cena, ¿quiere qué le enseñe donde vendo? él respondió: no quiero verlo después tendré pesadillas. 

Ella no insistió y después de cenar regresaron al pueblo. Los 2 estaban más tranquilos.

 

El día siguiente

 

 

Yo pasé con ellos 4 días. A la mañana siguiente, aurora, me dijo:  -¿quieres Venirte conmigo al quiosco? Yo acepté. -Así conoces el sitio. Y te presento a Montse Es una vendedora, nos llevamos muy bien, le gustará conocerte, porque yo le he hablado de ti.

Fuimos caminando. Pasamos por el quiosco de Montse. Estuvimos un rato con ella y después fuimos al quiosco. Por la tarde fui con ella a la Delegación. Cogimos el autobús ella se movía como si estuviera en el pueblo. Me parecía, que todo aquello no era real.

Tanto María rosa como su Marido Juan Cerdá estuvieron encantadores con migo. Me presentaron a sus hijos. Se notaba que querían mucho a Aurora. 

 

 

LLEGADA A CASTELLARNAU

 

 

El Domingo día 4 por la tarde Mi hermana, el señor Rafael y la Señora Mercedes, me llevaron al centro. Nada más llegar, nos recibieron el Señor Medina, Y Jacinta su secretaria. Él era una persona extraordinaria y muy bromista.  Me dijo: -supongo, que ya le  habrá explicado su hermana, que aquí los recibimos a todos con una paliza. Bueno señorita Maruja, voy a explicarle en que consistirá el curso y su estancia Entre nosotros. Aunque su hermana ya la habrá puesto al corriente. Por la Mañana les despertamos con música, a las 8 es el desayuno y a las 9 empiezan las clases. Seguro que cuando termine el curso no querrá marchar, les sucede a todos. Tengo que decirte, que tu hermana fue una de las mejores alumnas. Estudiaba mucho y aún le quedaba tiempo para ayudar a los compañeros. Bueno ahora tu hermana te enseñará un poco El centro, y después la Señorita Jacinta te acompañará a tu habitación para que dejes tus cosas.  Mi hermana me enseñó el centro y después subió con Jacinta y con migo para ver que habitación me había tocado. La compartía con 2 chicas una se llamaba Boni Repetía curso y conocía a Mi hermana. La Otra era nueva, se llamaba Angelina y venía de Alicante. El señor Medina, le decía la triple a porque se llamaba Angelina Alarcón Alarcón. Era un poco mayor que yo. Y ya vendía cupones. Aurora me dejó dinero, Me dijo: -El domingo, si puedo vendré a verte, mañana te llamo haber qué tal ha ido el primer día. y se volvió a Granollers.

 

 

LA PRIMERA NOCHE

 

 

Me quedé en la habitación con Boni y Angelina, estaba tranquila, por que gracias a que Aurora había sido la primera sabía a que nuevo mundo me enfrentaba. Trataba de imaginar la despedida de Aurora de mi padre y mi hermano, aparentando una seguridad, que estaba muy lejos de sentir. Volvía a experimentar aquel sentimiento de admiración Pensé que habría hecho yo en ese momento. No sé si Me hubiera atrevido a salir del pueblo la Primera y sola. No lo tenía claro. Se necesitaba ser muy valiente. Sin ver, sin conocer casi nada del mundo exterior y además tener que luchar con la pena e incomprensión de nuestro padre. Como no decía nada Boni Me dijo: Tranquila, aquí estarás muy bien. Aurora nos ha hablado mucho de ti  teníamos ganas de conocerte y ahora es como si ya te conociera. Aquí todos la recuerdan con mucho cariño, es muy dulce y comprensiva. Siempre nos estaba ayudando.  

 

 

LA CENA

 

 

Fui con Boni al comedor. Las camareras Josefina y Hani eran encantadoras, Me preguntaron si tenía algún problema con la comida. Les dije que no.   A los diabéticos les hacían un menú a parte y si alguien era vegetariano, también. Había un señor, que se llamaba Tomás que lo era. Después me presentaron otra señora de Madrid que  se llamaba Lola. También repetía curso y me hablaba maravillas de Aurora. A ella le costaba mucho el braille y Aurora por las noches se pasaba mucho tiempo con ella siguiéndole la lectura. El resto de alumnos se fueron presentando pero yo al día siguiente no me acordaba de sus nombres. Pasé aquella noche como en una Nube.

Jacinta me Dijo: en todas las camas tenéis un timbre, Nos suena a nosotras. Si te encuentras mal no dudes en llamar. Se turnaban entre ella y María José.  Aurora Me había explicado todo sobre el curso pero a mí  Me  parecía, todo nuevo y que aquello no iba con migo.  

 

PRIMER DÍA

 

 

Al día siguiente cuando sonó la música, Boni me dijo: ¿Necesitas qué te ayude? -No gracias -Pues cuando termines de arreglarte y hacer la cama; te bajas con migo al comedor. Y si necesitas, que te ayude en algo me lo dices. Bajamos a desayunar. Allí, conocí la mayoría de compañeros, había de todas partes, casi todos éramos nuevos. Quedaban algunos repetidores, Boni, Lola, y Manuel. De los Nuevos conocí a Núria de Barcelona, María luisa y Miguel de Madrid, María Teresa de Manressa, Paloma de Madrid, Mariluz. Una chica con movilidad muy reducida y casi sin autonomía.  Carmen de León, Eulalia, de León, Emilia de Valencia, Paco de Málaga, Oriol de Barcelona, Tomás de Madrid, Jesús de Zaragoza. Juan Carlos de Barcelona, Pedro de Andorra. Sor Fermina de Estella Navarra, (Era una monja sacramentina), y Teresa de Bilbao. 

 

 

PRESENTACIONES

 

 

Cuando salí al vestíbulo, me llamó Maribel, la telefonista de la Mañana, Era muy amiga de aurora. -Hola, eres Maruja la Hermana  de Aurora, que ilusión conocerte. Aurora me habló mucho de ti. Si necesitas algo lo que sea me lo dices. 

Una de las cosas, que más me llamó la atención, fue que todos se trataban de tu. Recuerdo que Jacinta me dijo: trátame de tu. Aquí todos somos iguales. Todas las personas, que iba conociendo me decían lo mismo. Con algunos fue fácil pero al Señor Farré, al Señor Manresa y al Señor medina Nunca conseguí tratarles de tu. Parece una tontería pero. Al tutearnos nos sentíamos más cercanos. Conocí a todos los profesores de movilidad. A Ramón guitar, que también daba vida diaria a los chicos. Joan pujades, Carmen, Francisco Manressa, que compatibilizaba sus tareas de administrador, con las de profesor de movilidad. Como la mayoría de las habitaciones eran compartidas, los alumnos, le llevábamos el dinero para que nos lo guardara y se lo pedíamos cuando lo necesitábamos. También conocí al resto de trabajadores: Román el chófer, Neus y Miguel de la oficina, el Jardinero, la Señora Cloti y el Señor Barreda. Y El Señor domínguez el sereno o vigilante de noche. Todos se acercaron a saludarme, porque conocían a Aurora y sabían que yo también vendría a hacer el curso. 

 

 

LA CLASE DE BRAILLE.

 

 

A las 9 me presentaron al Profesor de Braille José Farrer un señor encantador. Como yo ya sabía leer me  dijo: A ti no te doy el abecedario te daré la cartilla para que la repases. Porque, me han dicho que tu ya sabes leer. Y seguro, que muy pronto leerás revista. Le dije: -bueno conozco las letras pero escribir, me cuesta. Ya verás como en pocos días aprenderás el braille es cuestión de práctica.

 

 

VIDA DIARIA

 

 

En el centro además de Movilidad, Braille, mecanografía, gimnasia, Cestería. Había una asignatura muy importante que era la de vida diaria. Me tocó después de la clase de braille. Allí me esperaba María Pilar Padros la profesora.

Las clases se desarrollaban en un pequeño pisito Con una cocina de gas, una mesa y una cama. Y todos los utensilios para cocinar, limpiar y coser. Teníamos. Que poner en práctica todas las labores propias de una casa. Costura: Hacer ojales, pegar botones, coser bajos de vestidos y pantalones. Hacer la cama, planchar, dejar caer monedas y encontrarlas por el sonido, Servir y recoger la mesa, servir agua, o cualquier líquido llenando el recipiente sin derramar el líquido calculando por el peso. Al principio, parecía difícil pero lo conseguíamos. Era ¡fantástico! Juegos de mesa, Por ejemplo: dominó, cartas, y colocar fichas, cargar un burrito con palillos. Y a los que queríamos solicitar la venta; nos enseñaban a cortar los cupones y dar correctamente el cambio. Antes de terminar el curso un día, limpiarlo a fondo. Suelo, cristales, y la cocina. Otro día elaborar Un plato sin ayuda, y llevarlo al comedor a nuestra mesa y repartirlo. A mi me tocó hacer calamares rellenos.

Después de terminar las prácticas, teníamos que fregar los utensilios que se utilizaban para cocinar. 

Nos enseñaban a comer correctamente, utilizando el cuchillo y el tenedor tanto para cortar carne. Pelar gambas, y  todo tipo de marisco, separar el pescado de las espinas. Y pelar y cortar las frutas. A utilizar las copas. En el orden correcto. María Pilar nos decía, que antes de marchar teníamos que poner en práctica esas habilidades y que sería en Montserrat con motivo  de la celebración de nuestra patrona. Santa Lucía. Otra cosa muy importante sobretodo para los ciegos de nacimiento era, aprender a vestirse correctamente sin ayuda. Combinando los colores.

En el caso de las mujeres: combinar blusa con falda o pantalón

Chaquetas, pañuelos de cuello, zapatos y bolso, cinturones y  los complementos, collares, pendientes, pulseras, tocados del pelo y maquillaje las que lo solicitaban. etc.

Y a los hombres: las camisas con el pantalón, los trajes con las corbatas y el chaleco, , los cinturones con  los zapatos.  y los jemelos.

 

 

PRIMERA CLASE DE VIDA DIARIA

 

 

Ese día la clase era teórica. María Pilar nos habló de lo Importante que era centrarse en las clases. Decía: -todo lo que aprendáis aquí os servirá cuando estéis fuera y tengáis una  vida independiente. Ahora os parecerá difícil, pero muchos de los que han pasado por aquí Ahora viven solos, muchos se han casado y tienen hijos. Y no todos han tenido la suerte que habéis tenido Aurora y tú, que os dejaban hacer de todo. Muchos cuando llegaron no sabían ni ducharse ni vestirse. En su casa los tenían como si fueran muebles.  Después fuimos al comedor y me dijo. La mesa que te toque hoy la  tendrás toda la semana te voy a enseñar a localizarla. Me parecía estar viviendo una novela de las que había escuchado por la radio.

Después de situarme en el comedor, Volvimos al Pisito y nos enseñó como coger correctamente el cuchillo. La taza de café  y el tenedor. Y a servir el agua y el vino. Nos dijo: -En cada mesa, habrá un porrón con vino y una jarra con agua. Tendréis que serviros cada uno la suya, ahora puede parecer difícil, pero no os preocupéis enseguida lo haréis muy bien. La lástima es que cuando os haya enseñado marcharéis. -Mañana os enseñaré a cortar. También nos enseñaban a fumar. Recuerdo que yo Le dije a María Pilar: -eso a mi no me interesa. Ella se echo a reír y dijo: -me parece bien Pero yo te enseño.  Imagínate, que estas en una boda y todas las demás fuman, si no lo haces seguramente pensarán que es por que no ves. El que yo os enseñe no quiere decir que tengáis que fumar. Después se  lo agradecí por que me tocó hacerlo en una obra de teatro.

 

 

LAS INSTRUCIONES PARA TODO EL CURSO

 

 

Aquel primer día, María Pilar me trató con mucho cariño. 

Al volver al Pisito me dijo: -te diré,  lo que vamos a hacer Ahora subiremos a tu habitación y después  iremos al cuarto donde están los productos de limpieza.

Subimos a la habitación y me entregó una bolsa de tela. -Es para la ropa sucia. Cuélgala en el Armario. Aquí desde el primer día os tenéis que hacer cargo de vuestras cosas. Hacer la cama, lavar. Planchar, limpiar los zapatos y recoger el  baño, después de la ducha. Lo Más importante es la higiene personal. Hay que ducharse cada día y llevar siempre la ropa limpia y planchada. El aspecto es muy importante. 

Si no sabes planchar no te preocupes que ya te enseñamos".

Yo le dije: -en casa planchaba, limpiaba y cocinaba pero prefiero partir de cero". Vosotros seguramente, tendréis trucos que yo desconozco María Pilar dijo: -Me parece muy inteligente por tu parte, tu hermana dijo lo mismo. Ahora vamos al cuarto de la limpieza. Había varias botellas, de formas y tamaños distintos. Lejía, salzumán, jabón líquido etc.  Me enseñó a diferenciarlas y me explicó donde podía ir a buscar más si se nos terminaban. Después subimos a la terraza donde se colgaba la ropa. Cada uno tiene que controlar la suya pero si se te pierde algo por que otra lo recoge por error, Me lo dices y  lo buscamos.

 

 

MOVILIDAD

 

 

Al terminar vida diaria María Pilar me acompañó al vestíbulo y me presentó a María José Gil: -Hola bienvenida, yo seré tu profesora de movilidad. Era una persona muy alegre y risueña. Me dijo: -Lo primero que haremos es enseñarte todo el centro, hasta dentro de unos días no tendrás el bastón. Ya sé por tu hermana que os  movíais sin problema por el pueblo. Primero, me enseño la distribución del vestíbulo. Y después una pequeña salita con una máquina en la que se podía sacar: caldo, café, café con leche con y sin azúcar, y chocolate. Me llamó la atención, que tanto ella como maría Pilar a pesar de que veían sabían braille. Me dijo: Los botones están en braille pero los primeros días hasta que los puedas leer tendrás que aprender el orden. Le dije que podía leerlos, por que Aurora me había enseñado el braille.

 

 

DETECTAR OSTÁCULOS

 

 

Después de enseñarme todo el centro fuimos al gimnasio. Lo primero que nos enseñaban era detectar obstáculos, de los que no se tocaban con el bastón. Por ejemplo: una puerta abierta de un camión, un andamio, las ramas de un árbol Etc. María José me dijo: -Ahora vas a caminar por el gimnasio, y cuando notes que tienes algo delante te detienes. Parece difícil pero en poco tiempo lo lograrás. Seguro que más de una vez, caminando por la casa, habrás notado como si algo te cortara el aire. Pasa siempre que estamos cerca de una pared. Aquí puedes caminar sin miedo, las pantallas son de espuma y cuando las toques se desplazan.

Las pantallas, Colgaban del techo, tenía que caminar y detenerme antes de chocar. Al principio parecía difícil. Pero en dos días lo logré.

Estos ejercicios fueron muy útiles a la hora de ir por la calle.

 

 

LA LÍNEA RECTA

 

 

Antes de coger el bastón y salir a la calle, teníamos que aprender a caminar en línea recta. Lo hacíamos en  el pasillo, que iba del vestíbulo al comedor. La manera de comprobarlo, era Apoyando la espalda en el picaporte de la puerta del comedor,Y caminar hacia la puerta del vestíbulo sin torcerte ya

 que el picaporte  estaba en frente del otro picaporte. A mi me costó dar bastantes paseos para lograrlo. 

 

 

MECANOGRAFÍA

 

 

MI última clase de la mañana era Mecanografía,  

Núria la Profesora igual que sus compañeros era muy dulce y cariñosa. El primer día estuve repasando el teclado. Fue más fácil de lo que yo creía. A las tres semanas más o menos también le escribí a la familia. Tuve que escribir 3 cartas, por que mi padre ya estaba en Alemania. Y mi hermano en Madrid haciendo el servicio Militar. Mi carta ya no causó tanta sensación. Supongo, que ya la esperaban y lo veían normal.

 

 

EL COMEDOR

 

 

En el comedor. Conocí a consuelo, la telefonista de la Tarde. También me dijo: que podía contar con ella para lo que necesitara. Enseguida simpatizamos. 

En cada mesa se sentaba un trabajador. Los primeros días para ayudarnos, y después para observar nuestros progresos. Como yo venía del pueblo y desconocía muchas cosas cuando le tocaba a Ramón guitar en mi mesa siempre me decía: -¿Qué quieres que te expliquemos hoy? Me explicaba en que consistían los distintos deportes, el baloncesto, el tenis. También me describía monumentos. Con el que mejor me lo pasaba era con Román el chófer. Antes de entrar a trabajar en el centro había sido camionero y siempre explicaba anécdotas.

 

 

LA MAQUETA

 

 

Antes de salir del edificio nos enseñaban unas maquetas.

Había una de todo el centro, una del jardín y  otra de la urbanización. Como ya sabía braille me ayudó mucho para situarme.

Al día siguiente María José Me la enseñó. Me dijo: -Repásalo y ahora saldremos al jardín". Lo  recorrí cogida de su brazo. Me dijo: -pon atención, que cuando tengas el bastón lo tienes que hacer sola. Yo cuando tenía un momento, iba repasando la maqueta, pero lo encontraba bastante complicado. Hasta que saliéramos solos del laberinto no íbamos a la urbanización. Estaba dentro del jardín pocos salían de allí a la primera. Aurora lo consiguió.  

 

 

EL BASTÓN

 

 

Por Finn me dieron el bastón. Fue como si me dieran unas gafas con mucha graduación. Ya podía caminar segura. Primero por el gimnasio, después subiendo y bajando las escaleras, y por fin, al Jardín. Me costó un poco aprender a manejarlo. En el pueblo cuando íbamos por algún camino que podía tener obstáculos o desniveles, nos guiábamos con una rama pero no hacíamos el arco. Tuve que practicar un poco para cogerlo bien. Después de practicar dentro salí al jardín por la parte más sencilla. Y al otro día María José me dijo: Ahora te dejo en el laberinto y tienes que salir sola y volver al centro. Hasta que se superaba esa prueba no se podía salir a la calle. Traté de recordar todo lo que había hecho con la profesora y la maqueta, pero me costó bastante salir. Recuerdo que perdí media hora de la clase siguiente.  Algunas personas lloraban al verse con el bastón. Sobretodo,

los que veían un poco. Les costaba salir con él a la calle. y admitir que lo necesitaban. Pero una vez que descubrían, que gracias al bastón iban más seguros ya no querían dejarlo.

 

 

LA URBANIZACIÓN

 

 

La prueba siguiente era caminar por la urbanización. Cada profesor llevaba dos alumnos. Yo iba con Angelina. Nos dio el recorrido. Nos equivocamos las 2 María José nos preguntó:

¿Por qué vais juntas? -Por que Angelina dice que se  lo sabe muy bien. María José se puso a reír y dijo: -Pues no ni tú ni ella, os habéis confundido. Las 2. Nos habíamos hecho muy amigas y le dije: tú eres despistada y yo boba por preguntarte, a partir de mañana haremos cada una lo que crea. Ella dijo: -Bueno mañana nos saldrá mejor. Nos daban un recorrido y aparentemente íbamos solas. El primer día me equivoqué. Pero en los días sucesivos ya no me volvió a pasar. En los ratos libres consultaba la maqueta. Cuando conocíamos bien la urbanización, nos llevaban con la furgoneta y nos dejaban en cualquier calle, teníamos que  situarnos y volver al centro. Eso me salió bien.

 

 

LA FURGONETA

 

 

El paso siguiente  era Tarrasa con la furgoneta o a Sabadell. Al bajar nos daban un recorrido y teníamos que llegar solos.  Podíamos preguntar pero no se podía aceptar ayuda. Esos días lo pasé mal; por que me mareaba mucho en los coches y, cuando bajaba de la furgoneta me costaba orientarme hasta que me daba el aire un buen rato. Y se me pasaba un poco el mareo. María José, fue muy comprensiva con migo. Como íbamos de dos en dos le daba el recorrido a  Angelina y a mí me decía: -No te preocupes, ahora  cógete de mi brazo y  cuando estés mejor te doy un recorrido más corto. Si no terminas este curso ya lo harás en el otro" a sí, estás más tiempo con nosotros. Yo le decía: -Tengo que intentarlo, por que cuando esté sola me tendré que espabilar.  Gracias a su paciencia y comprensión conseguí hacer los  recorridos.  

 

EL REGALO

 

 

Uno de esos días, que yo no podía hacer la clase, por culpa del mareo, mientras caminábamos a cierta distancia de Angelina; por que aunque nos decían que íbamos solas siempre nos seguía a distancia por si nos bajábamos de la hacera o intentábamos cruzar por algún sitio peligroso.

María José Me Preguntó: -¿en tu casa ponéis el nacimiento? -No, Porque no tenemos figuras y nunca hemos pensado en comprarlas. Al día siguiente me dijo: -tengo una cosa para ti, se lo dije a mi hermana y está de acuerdo. Te he traído una caja con figuras del nacimiento. Nosotras las tenemos repetidas y me hace ilusión  que las tengas tu y te las regalo para que las compartas con tu familia. Casi me emocionó.  Todavía las conservamos en el pueblo. 

 

PRIMER VIAJE EN TREN

 

 

Un día María José nos dijo a Angelina y a mí: -bueno, hoy no vamos a subir a la furgoneta, iremos a la estación a dar un paseo en tren. Subimos en la estación y como el tren terminaba en Terrassa, Nos quedamos dentro hasta que regresó. María José nos dijo: -no vamos a bajar aquí, Esperaremos a que vuelva a salir el tren. Hoy me interesa, que os acostumbréis a cruzar la vía. Esperamos la salida del tren charlando y recuerdo una anécdota que nos hizo reír. Estábamos hablando de comidas. Y de pronto  Angelina preguntó: -quiero que me aclaréis una cosa, ayer en clase, Maruja, dijo, que un día podía hacer leche frita". Yo le dije: -sí, cuando le parezca bien a maría Pilar la hago y la compartimos. Ella cada vez más extrañada preguntó: -¿y cómo se fríe la leche? Aún me parece estar oyendo la risa estrepitosa de María José. Entonces yo aguantándome la risa le dí la receta.

Regresamos y María José nos dijo: -Ahora tenéis que esperar a que marche el tren, y Aseguraros que no se oye nada. Tenéis que cruzar. Rápido pero sin correr para no caeros.  

Fuimos varios días más a Tarrassa o a manresa. Para acostumbrarnos a cogerlo. Yo lo prefería por que en el tren no me mareaba y me salía bien la clase.  

 

LAS CLASES DE TARDE

 

 

Por la tarde, las clases eran opcionales. Yo iba a gimnasia, labores y  cada día a braille, para practicar la escritura y la ortografía. (Por la tarde había dictado). A las 6 íbamos todos al comedor para merendar. Nos daban Café con leche y galletas. Los que querían una tónica, una Fanta o una cerveza tenían que comprar en centralita unas fichas.

 

 

LA MARCHA

 

 

Una vez por semana, había marcha; consistía en un paseo por la urbanización. Y se fomentaba la ayuda mutua. La primera semana no teníamos bastón y nos acompañaban los que repetían curso o veían algo. Gracias a esas marchas, yo aprendí a manejar el bastón también con la mano izquierda, Había una chica, que de un accidente a parte de perder la vista, tenía paralizada la parte izquierda y, se apoyaba con tanta fuerza en el brazo que no podía manejar el bastón. Conmigo se llevaba muy bien, y para acompañarla tuve que aprender a llevar el bastón con la otra mano.  

 

LA CLASE DEL SEÑOR MEDINA

 

 

Un día a la semana, el Señor medina nos daba clases de  gramática. Dictaba una oración, la escribíamos  y después la analizábamos. Yo asistía pero la verdad es que no me enteraba de nada. Me sonaban a chino las oraciones gramaticales. Cada tarde, al terminar las clases, los que queríamos íbamos a la capilla, María José o Jacinta, estaban autorizadas para dar la comunión a los que lo deseaban. Y hacían unas breves lecturas. A veces por la noche Una vez al Mes, el Señor Medina nos daba una charla. Cada día un tema diferente: en La primera Nos habló del Bastón. Y en las sucesivas: sobre Los servicios,  normativa de la ONCE, la venta del cupón, los perros guía, de cuando él estudiaba, sus viajes en tranvía, el último día nos habló de  la escuela de Telefonía. De la Caixa y de la que tenía la Organización en Madrid.

 

 

 

ELTIEMPO LIBRE

 

 

La cena era a las 8 después teníamos tiempo libre hasta las  11. Había varias salas  en las que nos sentábamos a charlar o escuchar música una con un tocadiscos y muchos discos marcados en braille. Otra con un radio casette y las cintas también marcadas. Y una biblioteca con muchos libros. Perfectamente clasificados. Muchas noches después de la cena, me iba allí a leer. De nueve a 11 normalmente también aprovechábamos para llamar a la familia. Lo hacíamos por la noche, para aprovechar la tarifa más baja. Las llamadas se pagaban por minuto y según la hora o el sitio tenían un precio distinto. Los familiares, sabían que hasta las 11 nos podían llamar.   

 

 

LOS FINES DE SEMANA

 

 

Los sábados y domingos no había clase. Pero a los que querían practicar con la máquina de escribir, nos daban la llave de la clase. Yo lo hacía muchos Sábados por la mañana. También aprovechábamos para Lehr, pasear por el jardín si hacía buen tiempo o charlar con los compañeros. Los vivían en catalunya, si los venían a buscar, marchaban el viernes por la noche o El Sábado por la mañana y regresaban el domingo antes de la cena.

 

LABORES

 

 

En labores nos enseñaban a coser, ganchillo, y punto. Como yo ya sabía hacer punto perfeccioné la costura y me pasaba media tarde cogiéndole los puntos a las que estaban aprendiendo. Y también le hice un chaleco de ganchillo a María José. Eso los primeros días, después Jacinta y María José me decían: -bueno ahora ya tienen que espabilarse ellas, cuando salgan de aquí tú no estarás para cogérselos.

 

 

 

CANRUTI

 

 

Los domingos por la tarde si venían los alumnos que ya habían sido dados de alta, podíamos salir a pasear con ellos. Incluso podíamos coger el tren. Y cuando ya manejábamos bien el bastón salíamos a pasear en grupo por la urbanización. 

Curiosamente, el primer sitio al que íbamos todos sin que nos lo explicaran era a Canruti. Era una urbanización cercana de la que solo conocíamos: La pastelería, el bar y la iglesia. Un domingo del mes de Octubre por la tarde yo subí a la habitación. Aurora me llamó por teléfono y me dijo que esa tarde no podría venir. Vinieron algunas alumnas que estaban aprendiendo a hacer punto para que les cogiera puntos que se le habían escapado. Llegó  consuelo la telefonista, entró en la habitación y dijo: -De momento se acabó la clase. Tu y yo nos vamos. Voy a pedirle permiso al señor Medina y nos vamos las dos a Canruti y te invito a un pastel. Fuimos las 2 al despacho. El Señor Medina dijo: -Te haces responsable de que Maruja vuelva para cenar sana y salva -Naturalmente". Hasta que teníamos el alta en movilidad, no podíamos salir solos. Se lo agradecí. Yo esa tarde estaba muy triste, mi hermano había marchado a Madrid para hacer el Servicio Militar. mi madre  se quedaba sola. A Aurora y a mi nos daba mucha pena pero no podíamos hacer nada.

A veces el alcanzar los sueños tiene un precio y ese fue el que pagamos nosotras.

Cuando salimos hacía frío pero el aire me sentó bien. Le pregunté: -¿has ido más veces tu sola? -No Menos mal que no me lo preguntó el Señor Medina. Pero ya verás como llegamos sin problema. Este camino, todos lo hemos aprendido sin ayuda. Llegamos sin problema y estuvimos charlando toda la tarde me fue muy bien.

Siempre doy gracias a dios, por los amigos que ha puesto en mi vida. Una vez leí "los amigos de verdad, son los ángeles de la guarda, que Dios pone en nuestro camino" yo lo creo firmemente.

 

 

UN NUEVO RETO

 

 

En las clases de Braille coincidía con Pedro torregrosa, un chico de Andorra Muy trabajador. A pesar de que él no sabía braille cuando entró, terminamos juntos la cartilla y empezamos a leer en revista. Competíamos a ver quien leía en menos tiempo la página. El día que la leímos en diez minutos casi salimos dando  saltos de la clase. Íbamos los dos en la misma y casi lo conseguimos en el mismo tiempo. 

 

 

LA ESTENOGRAFÍA

 

 

Cuando terminé de leer aquella revista el Señor Farrer me dijo:

 -¿qué te parece si en lugar de darte otra revista te enseño estenografía? -¿Eso qué es? -es un sistema abreviado, de lectura y escritura. Como una especie de taquigrafía para que me entiendas. Consta de signos y contracciones. Por ejemplo la palabra sobre es la B baja la P significa por. La P al revés significa cada. 

Para ganar velocidad en la lectura es cuestión de práctica. Ya sé que por las noches vas a leer a la biblioteca y practicas por tu cuenta. Le dije: -Me parece perfecto, todo lo que sea aprender me interesa, Gracias ¿Cuándo empezamos? -Ahora mismo te doy la tabla. No me costó mucho aprender las contracciones, y llegué a leer un libro que había en la biblioteca.   

 

LA MARCHA DE LOS REPETIDORES

 

 

A medida, que avanzaba el curso, los repetidores iban marchando. Algunos volvían a su lugar de origen y otros se quedaban en Barcelona, a vender. La mayoría salían llorando. Otros no  querían marchar. Pero todos salvo raras excepciones, habían adquirido conocimientos suficientes para enfrentarse a una nueva vida. En casi todos los cursos salían parejas. En el mío no recuerdo ninguna. 

 

LA DESPEDIDA

 

 

Recuerdo la marcha de  Manuel; era gallego como yo. Había salido de una aldea de la Coruña, su familia era muy humilde. Él como tantos otros no quería volver al pueblo. Le tramitaron desde el centro, la venta del cupón en Barcelona.

Y el señor Medina, le prestó el dinero, para que pudiera pagar los primeros cupones.

El día que marchó, nos invitó a todos a un cucurucho de helado y una copa de orujo gallego. Era por la tarde, fuimos todos a la puerta para despedirle. Salió llorando, no quería marchar.

A la Semana siguiente ya vino a traerle el dinero.

Estaba muy contento me decía que para Navidad le enviaría dinero y regalos a sus hermanos y sobrinos. Parecía otro. El Señor Medina nunca explicaba estas cosas. Nos enterábamos por los interesados. El caso de Manuel no fue el único. Boni y Lola También Marcharon.  

 

GRACIAS AL CUPÓN

 

 

Gracias a la venta del cupón Algunas chicas, que habían entrado en la residencia del Amparo de Santa Lucía No se resignaron a quedarse allí y pasar la vida sin hacer nada y  abandonaron la residencia Para ponerse a vender cupones. Muchas se casaron y formaron una familia. Eso les permitió tener una vida propia e independiente. Yo Conozco varias aquí en Barcelona. Nuestra amiga Elvira, después de hacer el curso de rehabilitación se decidió a salir de torrebunica, y de no tener nada consiguió comprar su propio piso. Y muchas personas que se quedaron ciegas de mayores, a causa de Accidente o diabetes. Viendo como su familia se quedaba en la ruina, porque vivían de su jornal. Gracias primero al Centro de Rehabilitación, y después a la venta. Veían como su vida se transformaba y se sentían nuevamente útiles y aportaban ingresos a sus casas. 

Los Estudiantes, también se beneficiaban de las facilidades que daba la Institución para acceder a la venta. Vendían en verano y eso les permitía conseguir unos ahorros para el resto del año. 

 

 

VIDA DIARIA

 

 

Para aprender a servir líquidos, llenábamos el porrón y la jarra  de agua y la servíamos en el vaso. Por el peso aprendimos a saber cuando estaba lleno. Con el café hacíamos lo mismo llenábamos la cafetera e íbamos llenando las tazas hasta que conseguíamos llenar la taza sin derramar líquido, teníamos que practicar con todas las copas. Recuerdo, que la que más me costó fue la pequeñita de licor.

Hacíamos partidas de dominó y a las cartas. Cargar el burrito con palillos me pareció fácil, pero de eso nada, no había manera de centrar la carga. 

Gracias a que en casa siempre habíamos cocinado, no tuve problemas. Para encender la cocina.

Era lo primero que teníamos que hacer. Recuerdo, que el primer día que cocinamos hice un bistec, y después a prendí  a cortarlo.

Otro día, freí pescado y me sorprendí lo fácil que era darle la vuelta. Y después saqué las espinas con la paleta. También aprendimos a hacer rebozados. Hacíamos chocolate, la que lo hacía tenía que llenar los vasos, ponerlos en la bandeja y llevarlo a la mesa. Con el café, hacíamos.

Lo mismo. Preparábamos la cafetera y cuando estaba hecho lo poníamos en una bandeja junto con las tazas y el azucarero. Lo llevábamos a la mesa, lo servíamos en las tazas, y le poníamos el azúcar sin derramarlo. Para que todas hiciéramos de todo, un día una pelaba patatas otra hacía la tortilla. Al día siguiente, al revés. Mientras las otras dos iban practicando costura, la firma, dejar caer y recoger monedas,  la plancha, Deshacer la cama y hacerla de nuevo. Eso para mi era sencillo, pero había muchas que no lo habían echo nunca. Lo que más me costó  fue el marisco. Las gambas, los langostinos y las cigalas. Pelarlas y cortarlas. De la carne el más complicado era el conejo. Pero lo conseguimos.

 

 

PONER LA MESA

 

 

Teníamos que poner la mesa, colocando las 5 copas, en su orden correspondiente. Todos los cubiertos, cuchara, paleta de pescado, tenedor, cucharita de postre y de café.   

 

 

SANTA LUCÍA

 

 

Por fin llegó el gran día.

 Todos estábamos ilusionados y porque no decirlo un poco nerviosos Era como nuestra presentación en sociedad.

El 13 de diciembre de 1977 Marchamos todos en autocar, hacia Montserrat. al llegar asistimos a la Misa conventual, y después, escuchamos el virolai interpretado por la Escolanía. Finalmente,  nos dirigimos al restaurante.

Una mesa servida como para una boda. Un centro de flores,

 5 copas, cuchara, tenedor de carne y de pescado todos tratábamos de recordar las instrucciones, el menú constaba de carne y pescado, para que tuviéramos la oportunidad de  practicar todo lo aprendido. Después de la comida repartieron cigarrillos y hubo baile.

 El Señor medina nos animaba a aprovechar todo lo que habíamos aprendido y nos decía que las puertas del centro siempre estarían abiertas para nosotros. Ese día muchos entramos por  primera vez en un bar de lujo. Y fue esa ONCE pobre, que no contaba con ningún grupo de empresas, ni una cadena de hoteles, Pero que ponía a disposición de los afiliados todo cuanto  tenía. Para Mi fue un día inolvidable.

Aurora también vino con nosotros había venido la noche anterior y se quedó a dormir. Después de comer Josefina la Camarera le pidió los cupones y los vendió por las mesas. Al bajar del autocar una vez dentro del vestíbulo cantamos todos cogidos de la mano la canción del adiós. Fue un momento muy emotivo.

 

 

FIN DE CURSO

 

 

En navidad terminó el curso, pero yo todavía no tenía el alta en movilidad. Estaba triste, porque no volvería a ver a muchos de los compañeros. Pero me alegraba saber que tenía que  volver. Aurora Estaba pensando en trasladarse a Barcelona.

Ella quería hacer el graduado escolar y en Granollers no podía estudiar, porque la venta le iba mal y no le quedaba tiempo.

Lo haría al volver de Galicia.

 

 

LAS VACACIONES

 

  Después de desayunar, me despedí de las pocas personas, que aún quedaban en el centro y marché a Granollers muy temprano con el Señor Domínguez, el sereno; por que él vivía allí. En cuanto  salió de trabajar, nos fuimos al tren. Como no tenía el alta en movilidad, no podía marchar del centro sola. Me acompañó, a la casa donde estaba mi hermana; Mi padre venía de Alemania con un amigo y nos recogía para ir juntos a pasar las navidades a Galicia. El viaje se nos hizo un poco largo, por que encontramos niebla y en Valladolid se confundieron de carretera dimos bastantes vueltas hasta situarnos. Pero el viaje fue agradable.

 

 

LAS FIESTAS

 

 

Al llegar a casa, por primera vez montamos el nacimiento con la ayuda de Mi hermano, que también estaba de permiso.

Pasamos las fiestas todos juntos. En casa de los abuelos. Como cada año. Esa noche la conversación giró entorno a nuestra vida en Catalunya. 

 

EL NUEVO AÑO

 

 

Lo recibimos todos juntos en Surribas. Al dar las 12 y brindar por el nuevo año iniciamos una costumbre, que duró mientras vivió mi padre. Como se llamaba manolo después de las campanadas, le felicitábamos y le entregábamos el regalo. Ese año mi padre dijo: -si os parece cogemos el coche y vamos a ver a los abuelos. Nos presentamos allí casi a la una de la madrugada. Ellos se pusieron muy contentos.

 

 

MADRID

 

 

La familia, sabía, que Yo Tenía que volver al centro después de Reyes. Para terminar las clases. Mi padre, ya se había hecho a la idea, de que yo tampoco volvería a casa al finalizar el curso. Ya había comprendido que yo también quería continuar estudiando. Un día sin decirme nada fue con aurora informarse a la Delegación de Orense a ver si podíamos estudiar en Galicia. El delegado le dijo: -aquí pueden vender y aprender braille, pero para continuar estudiando como quieren ellas tiene que ser Madrid o Barcelona. Y Para vender y estudiar, mejor Barcelona. Él se empeñaba en, que tenía que solicitar la Venta en Madrid. Decía: -Queda mucho más cerca,  si tú vas a Madrid tu hermana también solicitará el traslado. Además ella dice que allí tiene compañeras de curso.

Lo pasé mal. Yo no quería, contrariarle. Mi intención era quedarme en Barcelona. De una parte, porque estaba cerca del centro y no perdería el contacto con todas aquellas personas. Maravillosas. Y por otra, que allí encontraría a Aurora y muchos de mis compañeros de curso. 

 

 

LA VUELTA A CASTELLARNAU

 

 

Yo tenía que volver a Castellarnau después de Reyes, pero cogí una gripe muy fuerte y no pude volver al centro hasta principios de Febrero.

Esta vez mi padre nos acompañó en el tren. Mi billete y, el suyo, lo pagó la ONCE. Llegamos a Castellarnau un poco antes de cenar. Mi hermana, vino también con nosotros. Estaba segura de que si conseguía, que nuestro padre se quedara en el centro y veía como se movía la gente y el ambiente que se respiraba entre todos. Le ayudaría a vencer sus prejuicios. Él pensaba irse con ella a Granollers y desde allí marchar a Barcelona para coger el tren de Galicia. Después de saludar al señor Medina. Él Le dijo:

 -Señorita aurora, quédese un momento que tenemos que hablar del traslado a Barcelona. Como ya es muy tarde, Esta noche la pasaréis aquí los 2 Aurora ya conoce las habitaciones.   Cuando se quedaron solos le dijo: -ya hemos conseguido, que tu padre se quede esta noche y mañana por la mañana le diré que necesito que te quedes para arreglar los papeles del traslado. Fuimos al comedor. El curso ya estaba bastante avanzado y los   alumnos se movían con mucha soltura. Además nos recibieron como si ya nos conocieran, por que los diferentes profesores les habían hablado de nosotras. Bromeaban con mi padre durante la cena. 

 

LA MAÑANA SIGUIENTE

 

 

A la mañana siguiente, después de desayunar, yo marché a clase. Aurora le dijo a Mi padre, que iban a dar un paseo por la urbanización. Le llevó a visitar un castillo que está  cerca, y da nombre a la urbanización. Estaba cerrado SÓLO LO abrían en verano y de vez en cuando para celebrar alguna comida importante. Al verla como los trabajadores la conocían Le dijeron que si quería entrar. Ella le dijo: -me gustaría enseñárselo a mi padre pero si está cerrado no pasa nada. -bueno el castillo no se visita, pero como hoy no hay nada y estamos nosotros solos os lo enseñamos. Entraron y se lo enseñaron todo incluso la cocina. A mi padre le llamó mucho la atención unas ollas gigantes decía: que parecían las calderas del pulpo. Al salir, aurora  le dijo:

 -como tenemos mucho tiempo antes de comer. Vamos a coger el tren y verá como hacen la clase de movilidad. -¿tu sabes donde están?  -Claro que lo sé. Yo hice la clase en esas calles. Fueron a tarrassa, y lo llevó hasta donde estábamos. Nos vio caminar por la calle con seguridad. Después aurora, lo llevó por otras calles. Él estaba sorprendido.

 

 

LA TRANSFORMACIÓN DE NUESTRO PADRE

 

 

Cuando llegaron para comer observé que le había cambiado la voz. Me dijo: -hemos visto muchas cosas, tu hermana ha prendido mucho. Sabe ir a todas partes y todos la conocen y la quieren. Me llevó hasta un sitio que había un castillo cerrado y como la conocieron, nos lo enseñaron todo. Después cogimos el tren. Hemos paseado mucho. Me llevó donde estabas tu. Te vi como hacías la clase No te dije nada para no distraerte. También vimos a los otros compañeros. Incluso bromeó con migo, Me decía: -a ver si te espabilas, que tu hermana en tres meses ya sabía ir a todas partes. Aurora Marchó a Granollers y él se quedó a comer conmigo. Unos cuantos alumnos y yo Le acompañamos a la estación. Se marchó muy sereno. Y estoy segura, que lamentando no haberse quedado en el centro, la primera vez, que llevaron a mi hermana.

 

 

MIGUEL CARBALLEDA

 

 En aquel curso, había pocos repetidores, Conocí un montón de Gente nueva. Y entre esos alumnos había un joven gallego de Pontevedra. Se llamaba Miguel carballeda Piñeiro. Quién me iba a decir que aquel joven que entonces veía mucho y me decía que lo pasaba muy mal cuando le hacían ponerse el antifaz. Llegaría a ser el máximo responsable de la Organización. Y el causante del cierre del centro. Comimos muchos días en la misma mesa. Él como todos nosotros soñaba con una vida independiente.  Cuando la consiguió se olvidó de sus orígenes. Incluso de sus compañeros de curso. Me cuesta entender, que alguien que ha llegado a lo más alto sin duda gracias a la Institución que le acogió en 1978 y al centro de rehabilitación que le formó y le dio recursos suficientes para enfrentarse a una nueva vida. Lo utilice en contra de los propios ciegos. Y se niegue a hablar de aquella etapa de su vida. Cuando era delegado de Barcelona, en una reunión del grupo de Teatro, Me dijo: -¿tu apellido no será gallego? Me extrañó ese comentario. Él tenía que saber, que yo era gallega como él. Le dije: -Pero Miguel si tu ya me conoces, hicimos juntos el curso en Castell arnau. Él casi lo negó. Dijo: -Pues no recuerdo. Eso en un tono muy bajo como si no quisiera que nadie se enterara. 

 

 

NUEVOS COMPAÑEROS

 

 

Conocí también, a Conchita, Luciana, Feli, Francisco Gutiérrez de Blanes, pero todos le llamábamos Guti. Y un sacerdote que se llamaba Luís,  (Todos le llamábamos el padre Luís. Había perdido la vista de mayor. Celebraba la misa en la capilla del centro cada sábado). Fernando de Santiago, Mary de Cartagena, otros muchos que ahora no recuerdos sus nombres.

 

 

UNA NUEVA VIDA

 

 

A mi me parecía increíble, pero Había personas que hasta que llegaron al centro no tenían ninguna autonomía. Luciana, por ejemplo decía que se pasaba los días de la mesa a una silla y de la silla a la cama. Y no se duchaba sola. Le daba pánico encender una cerilla. Recuerdo que María Pilar me decía: -enciende el fuego para que vea Luciana que no pasa nada. Ella decía: -nunca lo conseguiré. A base de mucha paciencia María Pilar,  consiguió, que aprendiera a hacer todas las tareas de vida diaria. Se  convirtió en una persona totalmente autónoma. Me enteré por el señor Medina, que se casó.  Tuvo hijos y, llevaba su casa ella sola. Había Otros, que no sabían ni vestirse.

Estas personas después no querían volver a su casa. Y muchos se quedaron en Barcelona vendiendo el cupón y estudiando. 

  

LA VIODRAMINA

 

 

Al reanudar las clases de movilidad, mi problema seguía siendo la furgoneta. Temía no poder conseguir el alta en movilidad. Gracias a dios, mejoré bastante. Yo antes de salir, tomaba una pastilla de viodramina. Y ya subía mareada. Un día me olvidé, y Me mareé un poco pero al rato de bajar y darme el aire se me pasaba. Al día siguiente, decidí no tomarla a ver que pasaba. Y observé, que me encontraba mejor. Lo comenté con Jacinta y María José y me  aconsejaron que no la tomara. Pasados unos días la tomé por probar y me dí cuenta que era peor. 

 

 

LA CONVERSACIÓN CON MARÍA PILAR

 

 

Yo estaba preocupada por que mi padre insistía en que tenía que ir a Madrid. Lo hablé con María Pilar y me dijo: -No quiero ser dura, pero vuestros padres ya os han hecho perder mucho tiempo al no enviaros al colegio. No dejes que nadie decida por ti. Habla con el señor Medina y que te solicite la venta. Estoy segura, que si te quedas en Barcelona, Merche os ayudará. Madrid esta bien pero para estudiar lo tendrás mejor aquí.

Le pedí a Jacinta una entrevista con el Señor Medina. Era por la noche después de cenar. Ella Me dijo: -si te parece vamos ahora. Que está solo en el despacho. -Me sabe mal ir sin avisar -No pasa nada. Fuimos y Jacinta le puso al corriente. Él se quedó un rato pensando y dijo: -¿tu que quieres hacer? -Yo quedarme en Barcelona. -Pues no se hable más. Tú y tu hermana ya tenéis edad para decidir por vosotras mismas. Señorita. Tu hermana ya está aquí no tiene mucha lógica que estéis cada una en un sitio.  Señorita Jacinta. Mañana le haremos desde aquí los trámites para la venta.

Parece que cuando se toma una decisión el problema deja de existir. Salí del despacho mucho más tranquila. A partir de ese momento intenté centrarme en las clases. Era tanto lo que me faltaba por aprender que todo el tiempo me parecía poco.

 

 

LA CONVERSACIÓN CON MI PADRE

 

 

Mi padre me llamaba 2 veces por semana. Cuando me llamó le dije: -Papá, he pensado quedarme de momento, en Barcelona, Aurora ya está allí, y el señor Medina dice que si queremos estudiar es mejor que nos quedemos aquí, que el traslado lo podemos solicitar en cualquier momento. Él se quedó Callado. Y finalmente dijo: -bueno si ese es vuestro deseo. Yo lo decía para que estuvierais más cerca de casa. -de momento estudiaremos aquí, y si queremos hacer telefonía, seguramente tendremos que ir a Madrid; por que en Barcelona no hay escuela de la ONCE. me sorprendió, que mi padre se convenciera con tanta facilidad. Pensé que eso se lo debía a la idea de Aurora de que se quedara en el centro. Ella siempre decía: si consiguiéramos que papá pasara unas horas en el centro, cambiaría de opinión. Me daba cuenta que ese día y medio en Castellarnau ya estaba dando sus frutos. 

 

EL SEÑOR MEDINA

 

 

La última semana de clase,, María José estaba enferma y como ya estaba apunto de terminar el curso No pusieron a nadie en su Lugar. Angelina y yo a la hora que nos tocaba hacer movilidad, Salíamos con el Señor Medina por la urvanización.  Durante el recorrido, contábamos las farolas que detectábamos cada uno. A él no se le pasaba ni una. Durante el paseo nos hablaba de cuando estudiaba, como le ayudaban los compañeros de los días que daba clases en Barcelona. Y nos animaba a seguir estudiando al salir del Centro. Nos decía: -el cupón debe ser un medio pero tenéis que intentar hacer telefonía. Y sobretodo no dejéis de utilizar el bastón. Hay algunas personas, que si tienen un brazo para cogerse al salir de aquí lo dejan y eso es un grabe error. El bastón nos hace sentir libres.   

 

 

MERCHE

 

 

El sábado víspera del domingo de Ramos se hacía en la capilla del centro la Misa. Y vino también Merche García desde Barcelona. Me la presentó Jacinta y el Señor Medina. Le explicaron, que mi hermana y yo veníamos de un pueblo, que nunca habíamos ido al colegio. que queríamos estudiar, que era admirable como nos habíamos adaptado, la fuerza de voluntad que teníamos y las ganas de aprender. Y que yo también me quedaría en barcelona. Merche dijo: -a Aurora ya la conozco y espero llevarme igual de bien con su hermana. Me parece muy bien. Te espero en la clase después de semana Santa. A nosotras, nunca he entendido por que nos tenían idealizadas, los profesores del centro, nos ponían de ejemplo. Ni Aurora ni yo veíamos nada de especial en nuestra decisión al salir del pueblo ni en nuestro deseo de aprender muchas cosas y estudiar. Lo encontrábamos lógico. Teníamos que recuperar de alguna manera el tiempo perdido y Dios nos estaba poniendo en el camino personas dispuestas a ayudarnos a cumplir nuestros sueños.

 

 

LA MISA DEL DOMINGO DE RAMOS

 

 

El Sábado por la tarde, el Padre Luís celebró la Misa. Era la primera vez, que asistía en directo. Siempre la había escuchado por la radio. Recuerdo, que el señor Manresa, Jacinta y María José leyeron la pasión. Todo aquello parecía nuevo para mi. No es lo mismo escuchar las lecturas por la radio, que estar allí entre mis compañeros.     

 

 

EL ALTA

 

 

El viernes por la tarde, tendría que demostrar, que estaba preparada para salir del centro. Aún hoy me emociona recordar como estaban todos pendientes de mí en la clase de manualidades. Me decían: -Acuérdate de tomar viodramina para no marearte. Y otras: -tranquila, te saldrá muy bien rezaremos por ti.

Yo también estaba preocupada. Solo pensar en la furgoneta se me revolvía el estómago. María José continuaba enferma. El señor medina me dijo: irás con Jacinta. Me alegré cuando me  dijo: iremos con mi coche. Y si al llegar estás mareada, nos esperamos un poco.

 

 

EL RECORRIDO

 

 

 Para dar el alta marcaban un recorrido muy largo. Sería en Sabadell. Recuerdo, que tenía 16 cruces.   ese día no me mareé. Nada más bajar Jacinta me preguntó: -¿estas bien? le dije que sí. Era una agradable tarde  de  primavera. Jacinta me dijo: -suerte, te Espero en el Corte inglés. Tenía que hacer todo el recorrido y esperarla. Me salió perfecto. Y en menos tiempo del que esperábamos. Como nos sobró tiempo, practiqué la escalera automática. Localizarla, subir y bajar. Y entramos en el centro comercial. Después fuimos a tomar una Fanta. Y ya regresamos al centro. Cuando regresábamos,

Jacinta Me dijo: estábamos todos preocupados por ti. Como te mareas tanto en los coches pensábamos, que no podrías hacer bien el recorrido. Por eso decidimos que era mejor ir en mi coche.

 -Gracias nunca podré olvidar todo lo que hacéis por mí. El mérito es vuestro tu hermana y tu sois un ejemplo de superación. 

 Nada más entrar Jacinta dijo muy contenta: -Hoy no se ha mareado, nos ha sobrado tiempo. Vamos a ver al señor Medina, se pondrá muy contento., al entrar al despacho, Jacinta le dijo:

 -Hoy no se ha mareado e hizo el recorrido sin dudar.  Ni siquiera se paró a preguntar. Ya le podemos dar el alta.

 

 

MI II VISITA A MONTSERRAT

 

 

Siempre a final de curso. Se hacia una visita a Montserrat. 

Se escuchaba la misa y el virolai cantado por la escolanía y después el restaurante. Para que los alumnos pusieran en práctica los conocimientos adquiridos. Yo estaba tranquila, ya era la segunda vez y al repetir curso tenía bastante práctica con los cubiertos. y las copas. Igual que el día de santa Lucía, fue perfecto. En los postres el discurso del señor Medina, animándonos a no quedarnos en casa al salir del centro. Que la venta del cupón era un trabajo muy digno pero las chicas también teníamos la escuela de telefonía. Después se abrió un turno de intervención de los alumnos. A mí no me gustaba hablar en público. Y estaba muy emocionada. pero el Señor Medina dijo: -Señorita Maruja, díganos alguna cosa. Yo Sólo dije desde el momento que salga pondré en práctica todo lo que he aprendido. Y eso fue lo que hice.

El día transcurrió igual, que la vez anterior, pero la vuelta al centro, no fue tan emotiva. Esta vez bajamos del autocar y nos dirigimos cada uno a su habitación a dejar las cosas.

 

 

TRASLADO A BARCELONA

 

 

Aurora, por Finn se trasladó a Barcelona. Tuvo que enfrentarse nuevamente a la tristeza de la separación de personas que la querían y harían cualquier cosa para que no tuviera que marchar. Entendían los motivos. Sabían que tanto ella como yo habíamos salido de casa en busca de una vida mejor y que nuestro deseo era estudiar. También sabían que Aurora no se olvidaría de ellos. Para 

  La señora Mercedes era como una hija y  se quedó llorando.

Para ella, también era Difícil, Cerraba otra etapa de su vida. Pasó de tener las comodidades de una casa a una habitación de una pensión con muy pocas comodidades, y sin calefacción. Otra vez a empezar de nuevo en una ciudad grande y desconocida. 

Aurora, nunca tuvo suerte con los puestos de venta. El Primero, se lo dieron en la calle Escudiller, (para el que no conozca Barcelona, el corazón del barrio chino. Allí estuvo pocos días. A Ella la trataban muy bien, incluso le iban a buscar un cortado al bar si hacía frío. Le llamaban la nena. Pero a las 5 de la tarde tenía que marchar por que se enrarecía mucho el ambiente. Habló con el Señor Miñana para que  La cambiaran de sitio. Como no tenía problemas de movilidad, le dijo al jefe de venta, que no le importaba coger metro o autobús. Le dieron muchas suplencias. pasó a la Calle Hospital. Pero también vendía poco. Después, la calle Borrell, Había las cocheras de los autobuses y un bar, le guardaban la mesa y la querían mucho. Y vinieron una serie de puntos la calle Manso, El Paral·lel 87 delante de una joyería. La calle Tapiolas, La ronda Universidad. Este no era punto de venta y lo hizo ella. Le guardaban la mesa en una librería. Otra suplencia en la Plaza Santa Madrona Subió hasta allí con la mesa y cuando llegó estaba el sitio ocupado por un señor. Finalmente el Paral·lel concordia. Al lado de la Cafetería condal. En la misma acera de la pensión. Pero Lo compartía y por las tardes tenía que dejarle el puesto a otro vendedor.

 

LA SOMBRILLA

 

 En esta esquina, hacía muchísimo calor en verano. Para protegerse colocaba al lado de la Mesa una sombrilla de playa. Un día, que hacía viento, cayó la sombrilla, arrastrando la mesa con los cupones y el libro. Enseguida la ayudaron a recoger. Pero la anécdota la protagonizó un Señor: cuando le dio el libro le dijo: -Mire si se le han caído los puntos.

 Continuaba sin encontrar un sitio para la tarde. Además no gozaba de buena salud. Por culpa del Glaucoma le dolían mucho los ojos. Ella tenía mucha fuerza de boluntad y siempre seguía adelante. Finalmente consiguió que le pusieran quiosco y entonces, le concedieron el puesto para todo el día. Pero eso fue poco antes de que entrara en la Generalitat como telefonista.  

 

BUEN RECUERDO

 

 

A pesar de no haber contado con un puesto fijo, aurora no guarda mal recuerdo de la Venta. El ir de un lado a otro, le ha permitido conocer a Muchas personas, que Le ofrecieron su ayuda y algunas su amistad. Conoció a reme una chica que trabajaba en una tienda de cortinas. Ella y su marido estuvieron muchas veces en nuestra casa y nosotras en la suya. También conoció a la Señora Vicenta Una persona maravillosa. Y Otras muchas, que aún hoy la reconocen y se alegran de verla.  

 

 

LA SOLICITUD DE LA VENTA

 

 

Unos días después de hacer desde el centro, la solicitud para vender cupón en Barcelona. Llegó la respuesta; me concedían la venta provisional a partir del 3 de Abril. Me adjudicaron un punto de venta en el Mercado de Gracia. Como yo No había hecho movilidad en Barcelona Me dijo el Señor medina:

-como ya sabemos donde vas a vender, después de semana santa, irá María José a enseñarte el camino y como coger el metro.

 

LA SALIDA DEL CENTRO

 

 

Llegó el momento de Marchar. Yo no invité a mis compañeros de curso. Fui despidiéndome de todos los profesores, las camareras, de Maribel y  consuelo las telefonistas, del Señor Manresa, La señora Cloti y el señor Barreda. Intentaba no llorar pero cuando se despidió Jacinta y me dijo: -Menos mal que te quedas en Barcelona. Ya no pude contener las lágrimas y como la mayoría marche llorando. Me llevaron con la furgoneta. A Barcelona.

Fuimos directamente, a la Pensión aviñó. Allí  me esperaba mi hermana, Era una habitación muy sencilla, con 2 camas un armario una butaca, y un lavamanos. Todo estaba viejo. Aurora intentaba mantenerlo limpio. Ella ya llevaba unos días allí.

No tenían calefacción y en invierno hacía bastante frío. Aurora me explicó: que el día que llegó se le cayó el lavabo. No sé si era mi estado de ánimo pero me pareció deprimente. Aurora me dijo: No podemos hacer comparaciones, Por que de momento es lo que  tenemos.

La mayoría de los huéspedes eran afiliados. Algunos ex compañeros de curso Feli también se quedó en Barcelona. A vender. Ella era de Burgos. Se llevaba muy bien conmigo pero a ella no le gustaba salir. La pobre siempre estaba con dolor de cabeza.

 

 

LOS DÍAS DE SEMANA SANTA

 

Esa primera noche, fuimos a cenar al bar de la ONCE. Me encontré con 2 de mis compañeros de curso: Ramón y Pedro. También  conocí a Marina y Paquita. 

Aurora ya contaba con un grupo de compañeros con los que salía los domingos. Todos me recibieron muy bien. Como era Semana Santa no había clases. Por la Noche deshice la maleta y acomodamos las cosas de la mejor manera. El Jueves y viernes Santo, fuimos a misa a la mercé. El sábado por la tarde, salimos. Todos a pasear. Éramos muchos.

 

 

 

LA PRIMERA SALIDA CON MERCHE

 

 

Aurora había quedado con Merche, para ir el domingo a la Bonanova. El  padre Luís, oficiaría la misa. Nos acompañaba Elías Barco. Él veía mucho y siempre estaba dispuesto a ayudar. Ese día le conocí. Antes de empezar la misa, nos sentamos en una salita y estuvimos charlando. Me alegré de volver a encontrar al padre luís. Estuvimos un buen rato hablando de que el ser ciego no era tan complicado como la gente se imaginaba, que se podían hacer muchas cosas. Llegó el momento de empezar la misa. El Padre Luís Celebraba la eucaristía sin dificultad, se sabía las oraciones de memoria. Pero necesitaba que alguien  leyera las lecturas del día, el salmo y el Evangelio. Preguntó: -¿quién hace las lecturas? Se hizo un silencio y entonces Elías dijo: -veis, tanto hablar de las ventajas de ser ciego ahora si yo fuera cojo podría leer y no tendríamos problema. Empezamos todos a reír. Una monja se ofreció amablemente a leer.    

 

EL RECORRIDO DEL MERCADO

 

 

el martes, 27 de marzo por la mañana, María José vino a buscarme a la pensión, para que aprendiera el camino desde allí. Empezamos la clase hice un par de veces el camino, desde la entrada del metro a la pensión. Después ya bajamos a coger el metro. Me Dijo: -en los andenes que no son dobles o final de línea, el metro siempre, viene por la izquierda. Ahora te enseñaré a localizar la puerta. Al detenerse el metro tienes que asegurarte con el bastón, de la distancia del borde del andén, con la Mano localizar la manilla de la puerta. Y abrirla. Después asegurarse de no meter el pie en el hueco. Si llegas, y el metro está parado es mejor esperar al siguiente. Nunca te precipites para subir, porque puedes pensar, que es la puerta y ser el hueco que hay entre vagones. Este no lo vamos a coger, sólo quiero que localices la puerta. Y cuando venga el siguiente, lo harás tu sola. A sí lo hicimos y la verdad es que me resultó fácil.

 

EL MERCADO

 

 

 Al llegar a la plaza Juanit, me explicó el recorrido. hasta el Mercado. Era fácil. Y al llegar al sitio que me habían asignado, estaba ocupado.

Por otro vendedor. Yo no entendía nada. Le expliqué que Me habían dado ese sitio. Él Me dijo: -Que raro, tiene que haber algún error, yo llevo un año vendiendo aquí. Marchamos un poco desconcertadas, y sin comprender lo que estaba pasando.

María José  Me dijo: -bueno pensaba hacerte repetir el recorrido, pero creo que es mejor esperar. A ver que ha pasado. Ahora si quieres, pasamos un momento por mi casa. Vivo aquí cerca. Después te acompaño hasta la pensión. Estuve un rato en su casa y regresamos. Ella venía detrás para que yo practicara todo lo que me había explicado.   

Se lo comenté a aurora y ella me dijo: -Mañana vamos a hablar con el Señor Miñana que es el jefe de venta, a ver qué ha pasado.

 

 

EL SEÑOR MIÑANA

 

 

Al día siguiente, fuimos juntas a la Delegación. Cuando  le expliqué al Señor miñana lo que había pasado Me dijo: -Te ha dicho la Verdad en parte. Ese sitio no es suyo. Hace un año se jubiló el que vendía allí y el se quedó el puesto. En  realidad el fallo es nuestro por permitirlo. A malas te corresponde a ti; por que él ya tenía otro sitio y cogió este por su cuenta. Pero no es agradable empezar a vender enfadándose con un  compañero. Y también puede pasar, que como ya le conocen todos en el mercado no te compren pensando que le has quitado el sitio a agustín. Creo que tengo la solución si tú estás de  acuerdo. Hay una vendedora que ha pedido una excedencia de un año, pero yo creo que no volverá a vender, Está en el paral·lel 91 en la puerta del cine condal. Allí estarás bien. Si ella vuelve ya te buscaremos otro sitio. Le pregunté  a Aurora: ¿qué te parece? y ella dijo: es lo mejor, además te queda más cerca, y tienes muy bien el autobús para venir a clase. Estuve de acuerdo. 

 

 

NUEVO RECORRIDO

 

 

Como María José ya había empezado las clases en Castellarnau. El camino desde Paseo colón hasta el Paral·lel me lo enseñó Pito Borrull. Lo haría en autobús, También podía ir en metro, pero me quedaba más lejos. Primero me dijo: -el número 91 queda en medio de las 2 paradas. Vamos a  bajar en esta, que es el molino. Nos bajamos y me indicó el recorrido para llegar al cine.

Era bastante cerca pero tenía que pasar una plaza. Cuando ya había hecho un par de veces el recorrido de la parada del autobús al cine, Se dio cuenta, de que la siguiente parada estaba más cerca y era mucho más fácil. Me dijo:  -olvida lo que te he dicho y baja una parada después. Dile al cobrador, que te avise en Viladomat. Ahora te explico donde está la parada y como tienes que hacerlo para venir. Lo encontré muy fácil.

Antes de volver al autobús, Fuimos a tomar un café a un Bar que se llamaba Calaqica le dijimos al dueño que el lunes empezaría a vender allí. Él me dijo: -Si necesitas alguna cosa nos lo dices. También saludamos al vendedor de periódicos.

De vuelta al bar de la ONCE donde había quedado con aurora para comer. Pito me dijo: Hoy lo has hecho bien, pero si el lunes tienes alguna duda antes de marchar, Me buscas por aquí y te lo explico. Le di las gracias y entré en el bar.

 

 

Los cupones

 

 

El 31 de marzo acompañada de aurora, recogí los cupones.

Los primeros se recogían en la delegación después teníamos una repartidora que los llevaba a la pensión cada día teníamos que dejarle el dinero.

Yo  llevaba 10 hojas si  Pagué 5000 pesetas que me dio aurora. Si conseguía venderlo todo ganaría 1250 pesetas. Me parecía una fortuna.

Los cupones se vendían a 10 pesetas. Y el porcentaje era: un cupón al 40% y uno al 20% Cada vez que pasaba un trienio

 Nos ponían 5 cupones más al 40% y 5 al 20% 

 Con la ayuda de aurora los doblé y preparé todo para empezar el lunes. Aurora me aconsejó abrir una Libreta. Yo le dije: -Ya tenemos la tuya, Cada semana ingresaremos lo que nos sobre. Ella no Estaba de acuerdo. Decía: -No me parece justo, tú ganarás más. -No sé si ganaré más Pero el esfuerzo será el mismo.

 Seguramente tú harás más horas y no tienes la culpa de no vender

 más. Si fuera al revés, ¿tu qué harías? -Tener una sola cuenta.

 -Pues ya la tenemos. Ella ya tenía una libreta que había abierto en Granollers, donde iba ingresando sus ahorros. Lo único que hicimos fue ponerla a nombre de las 2. 

 

 

EL CINE CONDAL

 

 

Por Finn llegó el día. El lunes 3 de Abril Por la mañana me dispuse a coger el autobús. Tenía una sensación rara entre ilusionada y un poco inquieta. Aurora me había dado monedas sueltas para que tuviera cambio. Fui a la parada, y le dije a unas señoras que me avisaran cuando llegara el 57 y Cogí el autobús sin problema. Iba pendiente de no pasarme. Era fácil por que cuando llegaba el autobús al molino, que era la parada anterior. Cambiaba de carril y se notaba mucho. Cuando vi que me faltaba una parada, quise asegurarme y al ir a preguntar, no tenía claro el nombre le dije al cobrador: -creo que tengo que bajarme en la parada siguiente y no me acuerdo bien del nombre. Es algo de vilamar. Él me preguntó: -¿A donde bas.? -Al cine Condal.

Estaba allí un Guardia urbano y me dijo: -no te preocupes, ahora hablo yo con el conductor. Le dijo: -hágame usted un favor buen hombre, esta chica va a vender al cine condal y es el primer día, cuando llegue a la altura del cine, le para y la avisa. El conductor lo hizo y me deseó suerte.

 

Pensé con gratitud, que el mundo estaba lleno de buenas personas.

Cuando llegué Me saludó el Señor Venancio y la señora Lola su esposa. (Eran los dueños del quiosco de periódicos). Estaba justo delante de mí. El Señor Venancio, Me dijo: -te estábamos esperando. Si necesitas algo no dudes en decírnoslo, aquí somos todos como de la familia. Después te presentaré a las Trabajadoras del cine.

 Si no has desayunado, aquí hay un bar que está muy bien yo como siempre allí. Te acompaño y te presento a los dueños. Son amigos míos. Le dije: los conocí el viernes cuando vine a aprender el camino. -Bueno, como son amigos míos voy contigo y te los presento. Me acompañó y me los presentó. Era un bar muy familiar. Paco y gloria una pareja joven con 2 hijos y uno que estaba en camino. Paco me compró dos tiras de cupones y se volvió a ofrecer para todo lo que necesitara. Me dijo: a Isabel le guardábamos nosotros la mesa, si quieres que te guardemos alguna cosa nos lo dices. Y: si tienes que entrar al lavabo, no es necesario que tomes nada, siéntete como en tu casa. Les pregunté, si podía dar el número de Teléfono para que me llamara mi padre. -Naturalmente, a quien quieras. Después vinieron también las chicas de la perfumería, que estaba al lado del bar. También me compraron.

Recordaba los temores de mi padre. Se imaginaba una ciudad grande como el circo de los leones. Y yo durante aquel día sólo estaba recibiendo muestras de solidaridad.

 Me quedé a comer en el Bar. La comida era muy casera la misma que hacían para ellos, sus hijos y los pocos que nos quedábamos a comer: el señor Venancio. La Señora Lola, las chicas de la perfumería y otro vendedor de la ONCE. Que se llamaba Lucio Pascual. 

Pedí ensalada y carne para comer, y en medio de la ensalada me encontré un huevo duro. Cuando fui a pagar gloria me dijo: -Estás muy delgada, tienes que comer más te he puesto un huevo en la ensalada y si un día quieres un zumo de tomate se lo pides a mi marido, que los hace muy bien. Por supuesto no te lo vamos a cobrar.

Me sentía como si hubiera encontrado una nueva familia.

Después de comer, volví a vender hasta las 5 que marchaba a clase. El Señor Venancio me presentó a Emiliana la taquillera del cine. Era muy alegre y simpática Me dijo: -Bienvenida, seguro, que tu y yo hablaremos mucho, saldré a pedirte cambio. Cuando estaba recogiendo, se acercó un señor, que me dijo: dame 2 tiras, me han dicho que quieres estudiar, y a mi me gusta que la gente estudie. Me había propuesto recoger a las cinco para no llegar tarde el primer día de clase. Gracias a todos los que me compraron me quedaron pocos cupones. Fui a coger el autobús esta vez sin problemas. 

 

 

EL SEÑOR PUIG

 

 

Al bajar del autobús, Fui directamente a la Delegación. Me esperaba Aurora. Lo primero, que hicimos fue ir a hablar con el señor Puig Jefe de enseñanza. Aurora le dijo: -Le presento a mi hermana, Ella también quiere intentar hacer el graduado. Él dijo: -estupendo, Me parece bien, pero es mejor que empecéis en septiembre. Ahora aprovechar las clases de Merche para practicar la lectura y escritura. Y en septiembre vendréis también con migo. Tendréis que solicitar libros a la biblioteca y otros os los tendrán que grabar. Aurora le dijo: -díganos por favor lo que necesitamos. Y así los vamos solicitando y vemos si están todos. en braille. -ahora os haré una lista. Para La biblioteca, algunos tendrán que enviarlos desde Madrid. Ya veréis como no será tan difícil, es cuestión de estudiar. -yo. Le dije: -Sí pero para  tener el graduado, falta mucho, nosotras partimos de cero. Después nos acompañó a la clase de braille. 

 

LA CLASE DE MERCHE

 

 

Como ya conocía a Merche estuvimos charlando un rato y empezó la clase. Me llamó la atención, la cantidad de gente, que había, me parecían muchos para una sola persona. Lo entendí enseguida. Los que ya sabían leer y escribir ayudaban a los nuevos. Merche era muy exigente con la ortografía. Y a veces con la lectura. Aurora y yo también queríamos colaborar siguiéndole la lectura a los que empezaban. Merche no nos dejaba. Un día que me puse a ayudar a una señora me dijo: -Ya sé que tanto a ti, como a tu hermana os gusta ayudar. Pero vosotras tenéis que estudiar. 

Entonces había: clases de Cultura General, braille, inglés francés y mecanografía por grupos iniciación medio y alto.

También había un grupo de teatro dirigido por Merche.

Con Merche, practicábamos la lectura y la escritura, Gramática, y Matemáticas. Era muy exigente con la ortografía. Nos daba hojas enteras con las correcciones y se las teníamos que llevar copiadas al día siguiente. Se hacía pesado copiar muchas veces la misma palabra pero aurora y yo se lo agradecimos.

 

 

PASCUAL

 

 

Cuando volví a vender al día siguiente, me dijo paco el del Bar. -El Señor que te cogió ayer los cupones, no te lo dijo pero es un vendedor como tu. Se llama Lucio Pascual, es muy buena persona. Me quedé que no sabía que decir, ¡Eso si que era un acto de compañerismo! Y sin exhibirlo. Cuando nos encontramos para comer, le dí las gracias. -no me las dés, ya te dije ayer que ami me gusta que la gente estudie. Mi mujer es la delegada de Sant adrián. Cuando estaba a punto de recoger, se presento de nuevo. Dame una hoja, me quedé sin números para los clientes.

Esta vez no me lo creí supe que lo hacía por ayudarme.

Pero se la vendí. Al día siguiente me confirmó nuevamente paco que yo estaba en lo cierto. 

 

 

EL INSPECTOR

 

 

A los pocos días de estar vendiendo, me visitó el Inspector.

-buenos días, soy el inspector de venta. Solo quiero saber como te va. De Momento Isabel, (así, se llamaba mi antecesora) nos  ha pedido una excedencia de un año. Si nos dice que se incorpora de nuevo ya me ha dicho el señor Miñana que te buscaremos otro sitio. Ella, quería solicitar quiosco, pero aquí no se puede poner porque está el de los periódicos, y más hacia la izquierda por el ayuntamiento no hay problema, pero no quieren los del súper. Lo volveremos a intentar.     

Un Día vino el Marido de la vendedora: y Me dijo: -No sé si te han dicho que este sitio es de mi mujer. Y, que dentro de un año, volverá a vender. -tranquilo que ya lo sé. Y desde aquel día cuando pasaban por allí me compraban una tira. 

 

 

LA MESA

 

 

Aurora Tenía una mesa de campin y había ideado un sistema para colocar los números. Cubría la parte de atrás de la mesa, con un plástico transparente, Lo Pegaba con celo por detrás y por los dos lados y lo dejaba abierto por delante. Y metía los cupones como en un sobre.  La parte de delante de la Mesa, quedaba libre, así podía poner el libro y estudiar sin peligro de que le robaran  los números.

Me preparó una para mí. Compré también una silla de campin.

Me las guardaban en el bar. Por la mañana, cuando llegaba iba a desayunar y recogía la mesa y la silla. Recuerdo el primer Sábado que no abrieron. Yo al encontrar el bar cerrado me puse de pié al lado de la entrada del cine. Y Paco llegó corriendo: buenos días, perdona por no haberte avisado ayer. Hoy no abrimos porque marchamos al pueblo. Pero he venido a darte la mesa para que no estés de pié todo el día y además así podrás estudiar. Cuando Marches, dile a los de la Perfumería que te la guarden. 

Lo que siento es no poder prepararte el desayuno, porque la cafetera tarda mucho en calentarse. -No te preocupes, desayunaré en el condal. Gracias por venir a darme la mesa ¡eso sí que es un favor! 

 

 

FÉLIX HERNÁNDEZ

 

 

Una tarde después de terminar las clases, le dijeron a Aurora, que el delegado quería verla. Nos extrañó porque ninguna de las dos había pedido hablar con él. Aurora fue al despacho y le dijo: -hola soy aurora me han dicho que quería verme. -si quería conocerte, me han hablado de vuestro caso, que tu has sido muy valiente ya que has sido la primera en salir del pueblo. Y me han comentado que nunca habéis ido al colegio. Es admirable como os estáis superando. Yo os animo ha estudiar la venta está bien como medio. Pero hay que buscar otras salidas. -Gracias hacemos lo que  podemos todos Nos están ayudando. -os ayudan por que ven vuestro interés. Si necesitáis alguna cosa no hace falta que pidas entrevista este despacho está siempre abierto.

El señor Hernández, era una gran persona, Nosotras siempre le hemos recordado con gratitud y cariño. Cuando enfermó y se quedó en la silla de ruedas. Fuimos Una Semana Santa Elías, Enrique Aurora y yo a verle a Madrid. Nos agradeció Mucho la visita.  

 

 

EL MES DE MAYO

 

 

Merche contribuyó mucho en nuestra formación religiosa. 

Hablábamos mucho y asistíamos a los retiros que organizaba tanto en su colegio como en otros sitios. 

Aquel primer mes de Mayo, que yo pasé en Barcelona, Lo viví de una manera especial. Íbamos cada día a la capilla. Yo Tenía muy cerca una floristería, y algunos días, antes de coger el autobús para ir a clase; compraba un ramo de flores para la Virgen.

Hacíamos un rato de oración y algunos cantos y después continuábamos con la clase.

 

 

PRIMER RETIRO

 

 

A principios de Junio, Merche, Nos invitó a un retiro en el Tibidabo. Como entonces se vendía los Sábados, Marchamos a última hora de la tarde, utilizando los medios de transporte Públicos. Éramos muchos. Entre ellos 2 compañeros míos de curso: Pedro y Ramón. Estaba Aurora, Alfonso, Elías, Tere, Antonio, que era también gallego), Consuelo una chica asturiana. Amiga de aurora. Yo la había conocido en el centro un día que vino de visita. Aurora me había hablado de ella. Porque cuando estaban haciendo el curso les enseñaba matemáticas. Ya había echo el curso de telefonía. Es una persona muy culta. Yo la admiraba, Me recordaba aquellas chicas que escuché en radio Nacional. Me parecía un ejemplo a seguir. Yo soñaba con tener algún día el diploma de telefonista como ella y sus conocimientos. Me parecía algo muy lejano e inalcanzable. 

Por la noche  después de cenar, estuvimos en una sala cantando y explicando chistes hasta muy tarde. 

Al día siguiente el padre Luís nos dio una charla y después se hizo una puesta en común. Terminamos con la Eucaristía celebrada también por el padre Luís. Tengo un hermoso recuerdo de ese día.

 

 

EL TEATRO

 

 

Un domingo por la tarde, Fui con aurora a ver el grupo de teatro de la Delegación. Interpretaban la obra, que hacemos con los Hijos. Elías Barco, que hacía de torero, tuvo un detalle muy bonito. Al vernos a Aurora y a mí, se acercó y nos dijo: -seguro que nunca habéis tocado un traje de torero. ¿Queréis ver el mío? -Claro que sí gracias ¡qué detalle! Él nos dijo: no tiene importancia. Como no veis pensé que os haría gracia. Hicieron una interpretación buenísima. Al terminar la representación, nos fuimos con ellos a cenar.

 

 

JUNTAR TODOS LOS CUPONES

 

 

Como Aurora no tenía sitio para vender por la tarde y siempre tenía que ir de un sitio a otro buscando una esquina libre, para poder vender algo más antes de ir a clase. Acordamos, Quedarnos Después de comer una con todos los cupones. Le dije: -es mejor que me quede yo, Mi sitio es para todo el día. A las tres y media abren la taquilla del cine, me va bien tener más variedad de Números. Además tu sales mucho más temprano que yo por la mañana así equilibramos las horas en la calle. Además Así puedes aprovechar para hacer algunos apuntes, lavar ropa o estudiar.

 Algunas veces venía a comer conmigo, y otras ya para ganar tiempo comía en el bar de la ONCE que quedaba más cerca de la pensión. Como teníamos mucho que estudiar y además teníamos que.  Pasar con la Perkins los apuntes. Aurora después de comer, Iba un par de horas a la pensión. A pasar a braille las cintas que teníamos grabadas y algunas clases. A veces me decía: me sabe mal que te quedes tú siempre, si le decimos al jefe de venta que me quedo yo con los números de las 2 no pondrá ningún problema. 

Yo prefería quedarme a vender, porque era muy lenta escribiendo con la pérkins.

Una tarde que la venta había ido bastante mal yo no llegué a clase hasta las 7 de la tarde. Al entrar Merche estaba casi llorando. -¿Qué os ha pasado? -a mi nada, vengo de vender. ¿Y dónde está aurora? Esa pregunta ya me preocupó a mí también. -Yo pensaba que estaba en clase contigo.

-Pues no ha venido, yo estoy muy preocupada. Vosotras si no podéis venir siempre avisáis. Me fui a la pensión todo lo de prisa que pude. Al llegar me dí cuenta que la habitación no estaba cerrada con llave. entré en la habitación y llamé: Aurora, ¿estás aquí? Y ella respondió: ¿cómo has venido tan pronto? Yo estoy haciendo apuntes y me he quedado un poco dormida. -¿sabes qué hora es? -no -pues son las 7 y Merche estaba muy preocupada. Al llegar de comer, preparó el casette y Se sentó en la cama con la intención de hacer apuntes. Eran  las 3. como estaba muy cansada se quedó dormida con las manos apoyadas en la máquina.

Muchas noches después de doblar los cupones y arreglar el dinero para pagar los números del día siguiente. Nos quedábamos estudiando hasta muy tarde. Nos fuimos las 2 a tranquilizar a Merche.

 

 

 

LA BERVENA DE SAN JUÁN

 

 

En Cataluña, se celebra mucho la verbena de sanjuán. Nosotras Ese año  la pasamos en el centro. Al terminar la venta, hicimos una merienda cena y marchamos a coger el tren. Recuerdo que después de comer la coca salimos todos a dar un paseo por la urbanización. Con el aire de la noche se mezclaba el olor a humo de las hogueras. Era la primera vez que celebraba la noche de Sanjuán ¡cuantas sensaciones en menos de un año! Nos quedamos a pasar la noche en el centro.

 

 

ANDORRA

 

El Señor Puig, organizava cada año una o 2excursióndes.

Aquel año, también visitamos Andorra por primera vez. Las excursiones se organizaban desde el departamento de enseñanza.

Entonces la ONCE no disponía de voluntarios, y se practicaba la ayuda mutua entre todos. Los que tenían resto visual nos acompañaban a los ciegos. Sin hacer alarde de ello lo hacían como una cosa natural. Nunca se quedó nadie tirado por no llevar acompañante.

Una vez al año, se hacía una a Andorra. Aurora y yo nos apuntamos.

Recuerdo que en aquel viaje fue Rosa María una chica  Gallega como nosotras que estaba haciendo el servicio social Era muy amiga nuestra. Y siempre estaba dispuesta para ayudar.

Yo tenía una sensación extraña encontrarme allí. Aurora decía:

 -quien nos iba a decir cuando escuchábamos Radio Andorra, que un día estaríamos aquí. Por la noche estuvimos paseando por la orilla del río y al día siguiente visitando centros comerciales. Para nosotras todo aquello era nuevo. Compramos un casette pequeño para grabar las clases.

 

 

LA PLAYA

 

 

Como final de curso. El Señor Puig también organizó una salida a la playa. Fuimos a pol. de la Selva. Era una playa muy llana y había que caminar bastante para que cubriera el agua. Ami no me apetecía mucho meterme en el mar. Aun me duraba el recuerdo del agua helada de Marín. Pero al bañarme vi que aquello era otra cosa. El agua no estaba fría. Lo pasamos muy bien.

Gracias a haberme afiliado a la ONCE, no solo me estaba convirtiendo en una persona autónoma, sino, que estaba descubriendo un mundo nuevo y fantástico lleno de posibilidades. Tenía amigos. Y posibilidades de estudiar. Cada vez que pensaba esto sentía una enorme gratitud.

 

 

LAS VACACIONES

 

 

A finales de Julio, marchamos a Galicia. Sacamos los billetes en avión. Iba también con nosotras Edelmiro Núñez un paisano y buen amigo. Estaba casado con Maribel, la telefonista de la mañana en castell arnau. Teníamos mucha amistad. Habíamos estado muchas veces en su casa. Él marchaba a Vigo, pero viajó a Santiago. Fue la primera vez que viajé en avión. 

Nuestros padres nos estaban esperando. Era por la noche. Al día siguiente por la mañana vino a vernos Concepción la vecina, habían venido también de vacaciones. Cuando me vio me dijo:

 -Estas desconocida no solo más gorda sino muy cambiada. Yo cuando marché pesaba 41 kilos y ya había ganado 4 hizo venir a su marido y a su madre. Estaban contentísimos de vernos tan bien. Ellos nos querían mucho. 

 

UNA GRAN SORPRESA

 

 

A los pocos días de estar en el pueblo; a última hora de la tarde Mis padres, estaban recogiendo hierba en unos prados cerca de casa. Les llamó la atención ver llegar un señor conocido de la casa, seguido de un coche con matrícula de Barcelona. Mi madre recordó que yo le había dicho: -el señor Manresa que es el administrador del centro me pidió la dirección, por que estaban pensando visitar Galicia en verano. Y le dijo: a mi padre: vamos a casa que creo vienen a ver a Aurora y Maruja desde Barcelona. Dejaron el tractor y vinieron a casa. Aurora y yo estábamos en la cocina pensando que hacer para cenar. De pronto, escuchamos a alguien que nos pareció el señor Manresa preguntar a mis padres: -¿Viven aquí Aurora y Maruja? Las 2 dijimos a coro ¡el señor Manresa no puede ser! Y salimos al Balcón. Estábamos en lo cierto. Era El señor Manresa, Su esposa, su cuñado y su cuñada. Estaban de viaje por Galicia y buscaron el Pueblo. Les costó bastante llegar. Fueron a varios pueblos hasta que encontraron un señor que les guió con su coche. Mis padres estaban tan contentos y sorprendidos como nosotras. Les invitaron a cenar y a quedarse en casa hasta el día siguiente. Papá cogió el coche y fue a comprar Carne fruta y bebida para la cena. Invitó también al padrino de aurora su mujer y su hija. Durante la cena, el señor Manresa se interesó por nuestra vida antes de ir al centro. Mis padres respondieron a todas sus preguntas. Estaban sorprendidos. De cómo habían sido capaces de encontrar el pueblo solo con los pocos datos que tenían. Después de cenar, mi padre, puso música de acordeón en el casette, que nos había comprado a nosotras antes de marcharnos a Barcelona. Estuvimos bailando hasta altas horas de la madrugada. Nos fuimos a dormir muy tarde. Pasamos unas horas deliciosas El Señor Manresa siempre que nos veía comentaba la extraordinaria acogida que habían tenido por parte de toda la familia. Aurora y yo les agradecimos mucho aquella visita. 

 

 

UN CANVIO TOTAL

 

 

El mes se nos pasó volando. Todo había cambiado. Mi padre, quería que fuéramos a misa con mamá y con él. Ese domingo todos nos preguntaban por los amigos de Barcelona. Si habían encontrado bien la casa, si eran amigos nuestros. Les explicábamos quienes eran. Fueron tema de conversación durante unos días. Como en los pueblos nunca pasa nada cualquier cosa es motivo de conversación. Mi abuelo estaba muy orgulloso de que a sus nietas las vinieran a visitar gente de Barcelona. Decía: -¡Qué lástima no haberlo sabido, me hubiera gustado conocer a esos señores! 

También íbamos a alguna fiesta cercana. Ya no nos quedábamos en el coche. Mi padre decía de bajar nada más llegar. La gente se nos acercaba y se interesaban por nuestra vida en Barcelona. Mi Padre nos confesó: -qué tonto era yo, pensaba que si salíais del coche os iban a tirar.

 

 

LA VUELTA A BARCELONA

 

 

Cuando terminamos las vacaciones, mis padres, quisieron acompañarnos. No nos negamos. Pensábamos, que ya teníamos mucho ganado y que poco a poco se acostumbrarían a que fuéramos solas. Era cuestión de tiempo. A sí nuestra madre conocería Barcelona, Viajamos en tren. Como teníamos el pase de RENFE ellos casi no pagaban. Llegamos a Barcelona a media mañana. Dejamos las cosas en la pensión. Fuimos a comer al bar de la ONCE. Había poca gente, por que la mayoría aún estaban de vacaciones.

 

DECISIÓN SORPRENDENTE

 

 Al regresar a la pensión Aurora les dijo: -Les acompaño a la habitación y descansan, mientras nosotras deshacemos la maleta. Y cuando haga menos calor, si tienen ganas salimos a dar una vuelta. Si quieren vamos a las Ramblas y las conocen.

Papá dijo: yo no estoy cansado. Y quiero ver donde estáis vendiendo. No nos lo podíamos creer. Les acompañamos primero al de Aurora en esa época ella, tenía el puesto de venta cerca del mío. Vendía en las cocheras de la Calle Borrell. Al lado de un bar, que también eran gallegos. La querían mucho y le guardaban la mesa. Cuando llegamos no nos dieron tiempo a entrar Salieron todos a saludarla. -¡qué alegría verte!  Te echábamos en falta, Pensábamos que habías cambiado de sitio. -No estaba de vacaciones. El dueño del bar preguntó: -son tus padres -si  Les felicito, tienen una hija muy maja aquí todos la queremos mucho. Algunos clientes, que pasaban por allí, también se paraban a saludarla. Después fuimos al mío. Le presentamos al señor Venancio. Que le saludó campechano como siempre. -encantado de conocerle. Su hija me ha hablado mucho de usted. Ya ve, aquí somos como una familia.

Paco y Gloria, estuvieron muy amables. Ni nos cobraron la consumición. Mi Padre comentó: -estoy contento de ver como las trata todo el mundo. Yo estaba preocupado, como tienen ese problema. Paco le contestó: -¿qué problema? Ellas no tienen ningún problema. Se defienden como usted y como yo. Yo me considero amigo de Maruja con su hermana hablo menos. Pueden sentirse orgullosos de las hijas que tienen.

Mi padre estaba sorprendido de ver que allí en el bar todos éramos iguales. Y le dijo: -gracias por todo lo que hacen -No hacemos nada le guardamos la mesa y ella nos da cambio cuando lo necesitamos. Aquí todos nos ayudamos.

Cuando salimos de allí dijo: -estoy muy contento de Haver visto los sitios de venta y de ver como os trata la gente. Veo que tenéis muchos amigos.

 

 

EL CHAPARRÓN

 

 

 Terminadas las visitas, les preguntamos: -¿Están muy cansados? o ¿quieren ver donde están haciendo la nueva delegación? Papá dijo: -vamos a verla. Fuimos y al regresar cayó un chaparrón de tormenta y nos pusimos como pollitos. Cogimos nuevamente el autobús para ir a la pensión.

 

 

EL SORTEO

 

 

Después de cambiarnos de ropa, Les preguntamos: -¿quieren descansar un poco antes de ir a cenar o ¿prefieren ver el sorteo? Dijeron que ver el sorteo.

 En el salón de sorteos, nos encontramos con muchos compañeros. Se los presentamos. Estaban Antonio Lea, Fermín, Abelardo, y Elías. Todos estuvieron muy agradables con ellos. Nos quedamos todos a cenar en el bar de la ONCE Nuestro padre estuvo charlando animadamente con ellos. 

 

 

VIAJE DE VUELTA EN AVIÓN

 

  

Como no tenían billete de vuelta, al DIA siguiente, Aurora y yo decidimos: -como mamá nunca ha viajado en avión vamos a sacarles el billete. Cuando se lo dijimos, mi padre quería darnos el dinero. Pero pudimos convencerlo. -Ya nos lo dio cuando lo necesitábamos, ahora nos hace ilusión regalarles el viaje. A sí regresan a casa descansados. Por la tarde, nos encontramos nuevamente con Antonio, Fermín, Y Elías. Estuvieron charlando mientras tomábamos unos refrescos. Mi padre dijo: cogeremos un taxi para ir al aeropuerto. Elías le dijo: -No hace falta, cogeremos el metro y después el tren yo sé ir les acompañamos. Mi padre estaba sorprendido. Y encantado de ver la buena acogida, que habían tenido Y del compañerismo que había entre todos. Y mi madre contenta de ver que nuestro padre al fin se hubiera decidido a ver donde trabajábamos y como le había animado comprobar como nos trataban y ver que teníamos buenos amigos. También le hacía ilusión. Viajar en avión. Les acompañamos. Llegaron antes ellos a Santiago, que nosotros al bar para cenar. 

 

 

SUEÑO O REALIDAD

 

 

Teníamos una vida totalmente independiente, disponíamos de nuestro propio dinero, No necesitábamos ayuda para desplazarnos de un lado a otro. Teníamos un montón de amigos. Una vida propia y totalmente nueva. Tomábamos nuestras propias decisiones.

A veces me parecía que todo aquello, no podía ser real. 

 

 

MARILUZ Y FRANCISCO

 

 

Ese mes de septiembre fui por primera vez a una boda. Se celebraba en Castellarnau. Se casaban 2 alumnos, Mariluz y Francisco. Se conocieron en el curso de aurora y les hacía ilusión casarse allí. Ella era muy amiga de aurora. A mí no me conocían pero me invitaron también. Ella le había hablado tanto a su familia de aurora, que una sobrina de 6 años se le acercó y le preguntó: -¿tu eres Aurora verdad? Mi tía me ha hablado tanto de ti que no podía fallar. Me dijo que tenías una melena negra muy larga y bonita. ¿Queréis venir a saludar a mi tía? -Claro que sí respondió aurora. -nos hace mucha ilusión compartir con ella este momento. Toda la familia estaba pendiente de nosotras. Fue un día muy bonito.

 

 

NUEVO CURSO.

 

 

En septiembre, nos llegaron los libros que habíamos solicitado. Nos los llevaron a la pensión. (Cuando se solicitaban libros a la biblioteca los llevaban a casa. O donde se les digera. Amí me los habían llevado al punto de venta. En más de una ocasión). Era una montaña enorme 35 en total. Aurora me dijo: -no te asustes, porque no están todos, hay muchas cosas que nos tendrán que grabar. Empezamos las clases con el señor Puig, él nos daba historia, geografía. Matemáticas, gramática y ciencias. Era increíble, se sabía todos los temas de memoria. Merche, nos daba la asignatura de religión, ortografía, gramática y repaso de matemáticas. Y también, teníamos mecanografía con Carmen Pesquer. Y Francés con Odette.

 

 

SOPORTE

 

 

 Había una asociación llamada Auxilia que habían ofrecido a la ONCE su colaboración. Venían varias personas. Unos venían a leernos un día a la semana. Otros nos grabaron bastantes libros. De Aquellos tiempos aun conservamos un buen amigo Carlos Bonet. Merche también tenía el soporte de las chicas que hacían graduado social. Ayudaban unas enseñando matemáticas y otras leyendo.

 La ONCE, No tenía muchos ingresos, pero la falta de recursos económicos la suplían perfectamente con recursos humanos. Cada uno colaboraba según sus posibilidades. Se presentó un señor en la clase, que estaba padeciendo pérdida de visión. Le dijeron que lo suyo era degenerativo y que acabaría quedándose ciego. Merche le enseñaba el braille y él nos enseñaba matemáticas. ¡Eso era ayuda mutua! 

 

 

VISITAS A CASTELLARNAU

 

 

Los que ya teníamos el alta de movilidad. Recordábamos agradecidos que cuando no podíamos salir solos, venían de visita   los antiguos alumnos que ya tenían el alta y otros compañeros de Barcelona, para acompañarnos a pasear los domingos por la tarde. Lo agradecíamos mucho. E intentábamos hacer lo mismo con los que comenzaban el curso. Por eso, El segundo domingo de Septiembre, nos fuimos un grupo a Castella Arnau, le pedimos al señor Medina si podíamos acompañar a los nuevos alumnos a pasear por la urbanización. Nos dijo: -si os responsabilizáis de que volverán sanos y salvos por mi no hay problema. Todos se pusieron muy contentos hacía una tarde de verano preciosa y apetecía pasear. Daba muchísima satisfacción poder ser útil a los que empezaban. Era como devolver un poquito de lo mucho que yo había recibido. Para ellos nosotros éramos un referente. Por mal que llegaran si nosotros lo habíamos conseguido ellos también. ¡Eso sí que era terapia! Nos preguntaban que hacíamos en Barcelona. Algunos ya manifestaban su deseo de quedarse al terminar el curso. Otros estaban un poco desanimados porque no avanzaban en movilidad. Y cuando veían que algunos de nosotros no habíamos podido terminar el curso en tres meses se animaban. Fuimos varios domingos.

 

 

LOS DEBERES

 

 

Continuábamos asistiendo a clase. Merche, Nos hacía los dictados y  Al finalizar los recogía. Después se los llevaba a su casa para corregirlos. Al día siguiente nos los entregaba. Nos decía, que a veces se quedaba hasta altas horas de la madrugada corrigiendo. A nosotras se nos amontonaba el trabajo. Teníamos que repasar para poder seguir el curso. Y copiar las hojas llenas de faltas de ortografía, que nos daba Merche. Siempre se las hemos devuelto corregidas. Y le estamos agradecidas por todo lo que nos enseñó y ayudó. 

 

 

TIEMPO LIBRE

 

 

Trabajábamos mucho, pero también disfrutábamos. Al finalizar la venta, Nos encontrábamos todos para cenar. Y los sábados por la noche, nos íbamos en grupo a un bar a comer tapas. Y si hacía buen tiempo, a pasear por las Ramblas y a comer un helado.

 Otras veces íbamos todo el grupo a una discoteca que se llamaba 1800. Y muchos domingos al centro gallego de las ramblas.  

 

 

CONSUELO

 

 

Tanto aurora como yo durante el curso nos hicimos muy amigas de Consuelo, la telefonista de Castellarnau  y al salir continuó la amistad. Hablábamos por teléfono y nos veíamos cuando nosotras íbamos de visita al Centro. Ella vivía en Sabadell. La Invitamos a Venir a pasar el fin de semana a Barcelona siempre que quisiera. Su Novio estaba estudiando en Zaragoza. Aceptó y Muchos Sábados al terminar su trabajo, cogía el tren y se venía a Barcelona. Lo Cogía a las 10 de la Noche y tardaba una hora. Después de cenar se venían todos con Aurora y con migo a esperarla. Y después íbamos a una heladería que se llamaba los italianos a tomar un helado. O un refresco. Eso en verano. 

 

 

NUESTROS 2 ÁNGELES

 

 

Pascual, Era así, como le conocían todos; seguía cogiendo las 2 tiras y a veces más. Después Apareció otro Ángel de la guarda. Elías. Recuerdo, que cuando venía del autobús, pasaba por delante de la esquina donde él estaba vendiendo. Siempre me decía: -Dame los números, que os los devuelvo. Así, no tenéis que salir de la clase. El primer día, le creí y se los dí. Y al salir de clase, me dio el dinero. -Ese no era el trato. -Ya lo sé, pero a mi no me cuesta nada. Eso nos lo hizo muchos días. Nos decía: -Yo cuando tengo menos de 120 puedo devolverlos sin problema y vosotras vendéis. Menos. Además tenéis que estudiar. Yo gracias a Dios ya tengo el graduado. Siempre que la venta se lo permitía también venía a la clase de Merche a seguirle la lectura a los que estaban aprendiendo braille.

 

 

EL SEÑOR PRAT

 

 

El Señor Prat, era el secretario del señor Puig. Era todo un personaje. Cuando nos veía salir de la clase riendo o haciendo broma, siempre decía: -ese mal tiene cura, se llama juventud.

Cada semana hacía la guardia para el sorteo un administrativo, Cuando le tocaba a él. Pasaba por las clases recogiendo los cupones para que no tuviéramos que bajar. Recuerdo que decía: venid hijos míos traedme los cupones, que yo los devuelvo, así, no tenéis que bajar y podéis aprovechar la clase. ¡Esas sí que eran muestras de compañerismo! Cuando no estaba el Señor Puig para que no perdiéramos la clase. El señor Prat nos hacía resolver los problemas del libro "Los mil Problemas". Eran súper complicados.

 

 

FRANCISCO ESCALER

 

 

Cuando estábamos preparando el graduado y telefonía. El señor Puig tuvo que coger una baja larga. El señor Escaler, se ofreció a darnos clase. Entre sus funciones de jefe de personal, no estaba la docencia. Pero lo hacía como la mayoría de forma voluntaria. Para que pudiéramos seguir estudiando. Me siento afortunada, por a ver tenido la suerte de conocer a todas esas personas, generosas y solidarias, que regalaban su tiempo para que otros compañeros pudieran hacer realidad sus ilusiones. Alcanzando los objetivos que se habían propuesto en la vida. Quizás, porque también a ellos les costó llegar.     

 

 

EL ORFEÓN

 

 

Merche, nos animó a apuntarnos al orfeón, Ni aurora ni yo teníamos actitudes para cantar, pero nos apuntamos. Nosotras, queríamos aprovechar todas las posibilidades que se nos ofrecían de aprender cosas. El director era muy Exigente, y todos nos esforzábamos para no darle motivos de queja, pero el día que faltaba Merche, aquello no funcionaba. Nosotras ensayamos villancicos para el concierto del día de Navidad. Nunca llegamos hacer ninguna actuación, porque marchamos a Galicia para pasar las fiestas con la familia.

 

 

LA BAJA

 

 

A principios de diciembre cogí un resfriado muy fuerte. Intenté pasarlo trabajando, pero finalmente tuve que coger la baja. Como estábamos en la pensión. Los primeros días no podía levantarme Aurora me dejaba un termo lleno de café con leche bien caliente, que bajaba a buscar a la granja que había al lado de la pensión Y fruta, y cuando iba ella a comer me traía comida caliente. En una fiambrera térmica, que había comprado.

La verdad es que estar enfermo en una pensión es bastante triste. También recuerdo que por la tarde, las compañeras me hacían compañía. Me acuerdo de Maricarmen Sedano. Que venía a mi habitación a estudiar el papel de teatro. Feli y Paquita también venían y aprovechaban para doblar los cupones. Aurora Tenía que ir a clase y coger los apuntes para las 2., Después de unos días, cuando noté que ya no tenía fiebre me levantaba e iba a comer a la ONCE. Y por la noche como hacía frío Aurora me traía la cena y leche caliente en un termo.

 

 

EL ALTA

 

 

Después de 2 semanas, yo continuaba tosiendo, pero fui a pedir el alta. Queríamos ir a pasar las navidades a Galicia y no me parecía bien ir a buscar el alta un día antes de marchar. Cuando me vio el doctor Pérez me dijo: -¿estás segura de que ya estás bien? -No del todo, pero ahora es cuestión de abrigarme bien y esperar. -Yo creo que todavía no estás para coger el alta. Yo insistí: -No se preocupe, estoy mejor. Me dio el papel y fui a ver al señor Miñana. Al verme dijo: -Maruxa, pero ¿tu ya estás para ir a vender con el frío que hace? Le dije que sí y empecé a toser. -De eso nada. Ahora mismo vamos a ver al doctor Pérez. Cuando llegamos entramos directamente. Y el señor Miñana le dijo: -hola Esta es tonta y en su casa no lo saben. ¿Cómo le has dado el alta? -Me dijo que estaba mejor. -Pues haz el favor de romper ese papel. Yo entonces les dije: -Es que yo quiero ir a pasar unos días con la familia. Para Navidad.

El Doctor Pérez me dijo: -Bueno, pues sigues de baja y un día antes de marchar vienes y yo te doy el alta. Ese detalle de Francésc miñana nunca lo olvidé. Estuve una semana más de baja y después cogí el alta. 

 

 

SANTA LUCÍA DE 1978

 

 

El día de Santa Lucía, lo pasamos en Montserrat con toda la gente de Castellarnau, fuimos por la Mañana con Maríluz, Francisco y su hermano Marcos, que tenía una furgoneta. Y desde el centro en el autocar. Con los alumnos y todo el personal. Después de la misa, algunas personas fueron a visitar el Museo. Aurora y yo fuimos con Marcos a Pasear por la montaña. A pesar de ser en diciembre hacía sol. Marcos era una persona entrañable. También fue un día perfecto. Entre los nuevos alumnos avía unos cuantos que pensaban quedarse en Barcelona, nosotras les ofrecimos nuestra ayuda. Uno de los que pensaba quedarse era un joven de 17 años, Se llamaba Vicente tubau. Al igual que nosotras, nunca había ido al colegio, Pero había asistido a clases en la Delegación de Berga. Nos estuvo explicando que vendería en Barcelona para poder hacer el graduado escolar. Aurora y yo después comentábamos: -Ojala que encuentre buenas compañías de su edad. Y no le echen a perder, todos estos buenos propósitos. O se aficione con la venta y se olvide de estudiar.

 

 

LOS REGALOS

 

 

Después de Santa Lucía Ya empezamos a pensar en los regalos para la familia. Como los sábados no había clases, al terminar los cupones. Aurora y yo Aprovechábamos para comprar regalos. Nos hacía ilusión Llevar para todos.

Nos reuniríamos como siempre en casa de los abuelos. A Aurora se le ocurrió hacer una broma. Hizo un paquete con un huevo de chocolate con sorpresa, lo envolvió con mucho papel y lo dejó sin nombre. Sabíamos, que la familia, esperaba con ilusión nuestra llegada, Queríamos que todos tuvieran un detalle. ¡Que gratificante es hacerlo con tu propio dinero! Llevábamos una maleta enorme.   

 

 

EL VIAJE

 

 

Vino Mi hermano a buscarnos. El 23 por la noche marchamos los 3 en el tren. Recuerdo que aurora se empeñó en llevar el doble de bocadillos. Yo le decía: -Eres una exagerada. Y ella respondió:  -y si se retrasa el tren qué...... La verdad es que acertó de lleno. Salimos de la estación de Francia a las 5 y antes de llegar a Lérida, se estropeó la máquina, y regresamos a Barcelona. Cambiaron la máquina y salimos de nuevo, pero ya habían pasado más de 3 horas. Durante el recorrido fue acumulando retraso y del excedente de bocadillos no quedó nada. Llegamos a Orense a las 5 de la tarde. Ya nos veíamos pasando la Noche buena en el tren. Nuestro padre se pasó todo el día en la estación de Orense. Entonces no había teléfonos para avisar.

Mi madre ya estaba preocupada.

 

 

CENA DE NOCHE BUENA Y REPARTO DE REGALOS

 

 

El abuelo nos preguntaba por nuestra vida en Barcelona, por los estudios y si teníamos muchas amistades. Aurora y yo aclarábamos todas sus dudas. Se le notaba encantado. Después de la cena repartimos los regalos. Había para todos. Y al ver que sobraba uno. Dijimos de sortearlo Mi primo Manolo, Escribió un número en el paquete. (Que por cierto era el más grande). Como éramos diez hizo 10 papelitos. Nos dijo: -tenéis que elegir un número del 1 al 10, al que le coincida con el que he escrito en el paquete. Lo abre. Le tocó a él.

Se pasó un buen rato sacando papeles, de vez en cuando encontraba una nota que decía. No te desanimes. Más adelante ¡Ya falta poco! Y por fin una caja de zapatos. Dentro más papeles. Hasta que encontró un huevo de chocolate con sorpresa. Dentro había un coche. Lo montó y dijo Lo guardaré de recuerdo. Desde mañana estará en mi mesita de Noche. Aquel año su madre le compró el coche. El nos decía: El regalo me ha traído suerte.   

 

 

REMORDIMIENTOS

 

 

Mi padre Ya no tenía dudas de que, nosotras podíamos llevar una vida independiente y autónoma. Y entró en la fase de remordimientos. Decía que por su culpa casi nos quedamos analfabetas y toda la vida en el pueblo sin estudiar. Y que nos había echo perder mucho tiempo. -He sido un egoísta, tenía razón mi padre. Solo pensaba en mí. Siempre le respondíamos lo mismo:

 -No hay que pensar en el pasado. Nos queda toda la vida por delante. Usted lo hacía por ignorancia y por cariño. Quién sabe a lo mejor si hubiéramos ido al colegio de pequeñas. No nos hubiéramos esforzado tanto por aprender. Lo importante es que se ha dado cuenta. Lo que queremos es que no sufra. Nos decía que además de estudiar teníamos que salir y disfrutar. Que había visto que Nuestros amigos era gente muy sana. Tanto aurora como yo desde el principio de estar en Barcelona. Si pensábamos salir y regresar tarde, sobretodo en fin de semana se lo decíamos. Para que no llamara. Él Así  estaba tranquilo.

Le costó mucho vencer esa sensación de habernos echo perder el tiempo.

 

 

UNA NOTICIA TRISTE

 

 

Recibimos el año 1979 en surribas. El día 2 regresamos a Barcelona. Mi padre quiso acompañarnos. No nos negamos, ya teníamos mucho ganado y no había que precipitar las cosas. Ya tendríamos tiempo de viajar solas. 

Al día siguiente de llegar nos llamaron para decirnos, que José el vecino había fallecido. Nos dio mucha pena le teníamos mucho cariño yo había ido con mi padre a verle a casa de su sobrina 2 días antes de venir. Él sacó billete aquella misma tarde para salir ese mismo día y llegar para el funeral.  

LAS GRABACIONES

 

 

 Cada noche al llegar a la pensión. Mientras doblábamos los números, lavábamos la ropa en el lavamanos, aprovechábamos para poner una cinta y  escuchar en el casette las grabaciones. Unas veces de las clases y otros de los libros que nos iban grabando.

Entre la venta y las clases Estábamos mucho tiempo fuera. Las grabaciones sólo las podíamos escuchar en la habitación.   

 Fueron 2 años muy duros. Nadie nos regaló nada pero hubo muchos que nos

 ayudaron a conseguirlo.

 

 

NUEVOS COMPAÑEROS

 

 

Una noche Casi a finales de Enero del 79, cuando llegamos a la pensión a dejar las cosas para ir a cenar. Nos dijo la Señora Pepita: Ha preguntado por alguna de vosotras el Señor Manresa. Esta tarde han venido 3 personas a quedarse aquí se llaman: Bene, Heracleo y Vicente. Me ha dicho que os diga que les acompañéis al bar de la ONCE.

 -Gracias, ¿en que habitación están?

Nos indico las habitaciones, Solo Estaban Bene y Heracleo Vicente ya se había marchado por su cuenta. Era muy espabilado y se orientaba muy bien con el bastón. Bene al llegar a la pensión dijo: -Yo no quiero vender. Fue a hablar con el jefe de venta y renunció. Durante la cena entre todos la convencimos para que se quedara. -Es que ya he ido a decir que no. Aurora y yo Le dijimos: -no te preocupes, Mañana te acompañamos y vemos que se puede hacer. Heracleo también necesitaba que le acompañaran al sitio de venta. Era el primer día y se sentía inseguro. Le preguntamos a Vicente: -¿tú necesitas ayuda? No, y no os preocupéis, ya acompaño yo a Heracleo, antes de ir a vender. Vosotras ocuparos de Bene. Nos sorprendió gratamente su decisión.

AL día siguiente la acompañamos y le dieron otro puesto de venta. 

 

 

VICENTE

 

 

Vicente era mucho más joven que nosotras, pero A pesar de la diferencia de edad, enseguida simpatizamos y en poco tiempo nos hicimos muy buenos amigos. Incluso su hermano Luís nos grabó un libro. Toda la semana aurora y él comían en la ONCE y los domingos cuando él no marchaba a su casa, íbamos los 3 al Restaurante Sojas. Estaba bastante bien pero era algo caro. 

Muy cerca de la Delegación, había un bar que se llamaba la Siesta. Con música de piano en directo. Los sábados por la Noche muchos compañeros iban a cenar para escucharlo. Pero era bastante caro. Nosotros 3 cenábamos en el bar de la ONCE y después íbamos a tomar café.

Vicente como a nosotras le gustaba ahorrar, también quería hacer el graduado escolar.  se llevaba el libro a la Esquina, para estudiar mientras vendía. Y por las tardes recogía pronto para a asistir a clase.

 

 

CAMBIO DE PENSIÓN

 

 

En la pensión cada vez nos encontrábamos más incómodas. No tenían calefacción la ducha solo la ponían una vez por semana. Y a principios de Enero se casó la dueña. Ella Marchó y se quedó sola una señora que tenía problemas neurológicos. Con nosotras se llevaba muy bien pero siempre estaba gritando. Apenas limpiaba y decidimos marcharnos. No sé como encontramos una pensión llamada Río de Castro Estaba en El Paral·lel 117-119. Fuimos a verla.

 La llevaba un Matrimonio con 2 hijos. La señora estrella era de cuenca y el señor Faustino su marido, de Lugo. Como éramos varios los que nos trasladamos sólo le quedaba una habitación con baño, 2 camas, un armario y un tocador. Además dentro del baño al fondo encima del Báter había un altillo para dejar la maleta. Nos cobraba 12.000 pesetas. A nosotras nos parecía un palacio. Exterior, espaciosa. Y limpia. Aquello Era perfecto, y teníamos sitio para poner una librería con todos los libros. La señora Estrella nos puso una de aluminio. Y podríamos Lavar la ropa en la bañera. 

Le dijimos: -Nos va perfecta, En septiembre la delegación se trasladará aquí a la Calle Calabria y nos queda muy cerca.

Nosotras queremos coger un piso. Esperamos que sea por poco tiempo. Era un viernes por la tarde y nos dijo la Señora Estrella, que teníamos que esperar hasta el domingo, por que estaba ocupada. 

 

 

TRASLADO

 

 

El domingo 4 de Febrero, a última hora de la tarde Abandonamos la pensión. Esta vez sin pena Muchos de los compañeros ya se habían trasladado. Y con los que quedaban seguiríamos en contacto. En las clases y en el bar de la ONCE.

La habitación solo tenía un inconveniente, daba a la Avenida del Paral·lel y por la noche se oía mucho ruido sobre todo a partir de las 4 de la mañana, que empezaban a pasar camiones. Pero tenía la ventaja, de que nunca teníamos que pedir el calentador, porque al oír que funcionaba aprovechábamos para ducharnos.

La calefacción solo la encendían cuando hacía mucho frío. Nosotras teníamos una estufa Eléctrica y Le dijimos a la Señora Estrella si podíamos ponerla los domingos por la tarde, que era cuando estábamos en la habitación. -cuando venga el recibo lo que le cobren de diferencia lo pagamos. Como Había mucho espacio y teníamos la estufa todos los domingos nos reuníamos todos allí. La habitación Siempre estaba llena de gente.    

 

 

LOS DOMINGOS

 

 

Trabajábamos mucho durante toda la semana, pero el domingo, lo dedicábamos a descansar y a salir con nuestros amigos. Unas veces al cine, a alguna sala de fiestas y cuando hacía buen tiempo a veces cogíamos la golondrina, que iba desde el puerto al rompeolas. En algunas había un señor tocando el acordeón. También íbamos al parque de muntjuït Yo sólo subía a los cochecitos de choque las otras atracciones no me gustaban. Otros días los dedicábamos a pasear o visitábamos el Centro. A fin de conocer a los nuevos alumnos y ofrecernos a acompañarles si querían salir a pasear por la urbanización.

 

NUESTRO SUEÑO

 

 

Nuestro sueño Era poder aprobar. Primero el acceso a la escuela de Telefonía, y después el graduado. Por eso, continuábamos esforzándonos en estudiar para presentarnos al examen. Eran tantas las materias y tan difíciles algunas, que teníamos la impresión de que nunca íbamos a poder dejar los Libros. Una mañana cuando salíamos para ir a Vender. Aurora me decía:

 -¿podremos algún día ir a trabajar sin libros? -Yo tampoco lo sé, pero tenemos que intentarlo. 

A penas nos quedaban horas libres. Toda la mañana y parte de la tarde la pasábamos vendiendo. Y de cinco a nueve estudiando. Como  vendíamos en la calle, se nos quedaban las manos heladas y no. podíamos tocar los puntos. Entonces, nos íbamos a tomar un cortado, lo pedíamos muy caliente y nos pasábamos un rato rodeando el vaso con las manos para calentarlas. También llevábamos papel y pauta, para copiar las faltas de ortografía y entregárselas a Merche por la tarde. 

 

 

LOS ADBERVIOS

 

 

Una tarde de esas que hacía bastante frío, yo llegué de la calle y fui directa a la clase del Señor Puig. Cuando llegué ya había empezado la clase de gramática. Me senté en una mesa, que estaba al lado de un radiador. Esa tarde tocaban los adverbios. En un momento de clase yo dije. Están también los de manera acabados en mente. A las 6 terminábamos. El señor Puig siempre terminaba con la misma frase: -¿lo habéis entendido? Yo dije: -¿por qué no nos pone algún ejemplo? Todos empezaron a reír, yo no entendía nada. Vicente dijo: -Pero Maruja, si tu has puesto uno. El señor Puig riendo me dijo: ¡has osado dormirte en mi clase! Le confesé que sí yo no recordaba nada. Me quedé dormida nada más sentarme. Entre el cansancio acumulado, el frío de la calle y el calor del radiador.   

 

 

LAS MATEMÁTICAS

 

 

Vicente y yo éramos malísimos en matemáticas. Y siempre nos equivocábamos en las mismas cosas. Recuerdo que Merche pensaba que nos copiábamos. Nos pasamos muchas tardes con la caja de aritmética. Al final se dio cuenta de que no, por que estando en mesas distintas nos equivocábamos en lo mismo.

Aurora Intentaba ayudarnos y nos decía: -no entiendo por que os cuesta tanto, a mí las matemáticas me encantan. Yo nunca llegué a entender las ecuaciones la química tanpoco. Aprendí algunas fórmulas de memoria. Y gracias a eso y a que la asignatura hacía media con la gramática que me encantaba Aprobé.   

 

LAS MERIENDAS

 

 

Teníamos muy buena relación tanto con el señor Puig como con Merche, cada tarde a las 6 entre una y otra clase, bajábamos a merendar y a veces hacíamos apuestas: -el que llegue el último paga. Aurora y Merche se conocían el camino para llegar a la cafetería sin salir a la calle y siempre nos ganaban. Así que dejamos de apostar  y pagaba uno cada día.

 

 

LOS CUMPLEAÑOS

 

 

Lo celebrábamos todo cualquier escusa era buena para reunirnos. Cuando la Delegación estaba en la Calle ancha. Después de la clase y la devolución del cupón. Nos juntábamos más de 20 e íbamos a un bar que tenía unas tapas muy buenas se llamaba Mi Perú.

Allí o en el bar de la ONCE Celebrábamos todos los santos y cumpleaños. Con regalo incluido. Se ponía una cantidad y se compraba el regalo. Lo Primero que me regalaron a mí fue una bolsa de Aseo con jabón pasta de dientes y colonia. La bolsa aún la conservo.

 

 

NUEVO CUPÓN

 

 

Las ventas bajaban cada vez más. En una reunión el delegado nos explicó, que estaban trabajando en modificar el precio del cupón. Nos pidieron que informáramos a los clientes y se hicieron programas de radio. Argumentando los motivos que les llevaban a esa subida. Los compradores se quejaban del aumento pasaba de 10 a 25 Pesetas.

 Algunos decían que dejarían de comprar. Yo llevaba 10 hojas de 50 cupones cada una en total 500.

El 2 de Mayo de 1979 salieron por primera vez a la venta los cupones de 25 pesetas. Yo estaba un poco preocupada, daba la impresión que el público no había acogido bien aquella subida. Pero pronto descubrí la fidelidad de los compradores. Ese día mejoraron mis ventas.   

Al aumentar el precio bajó la cantidad de cupones. Yo llevaba 275. Las hojas eran de 25 cupones ecepto el 503 que continuaba siendo de 50  Era mi número de vendedora. Aun recuerdo los números:

189, 231, 327, 946, 590 372, Y EL 503 mi número de vendedora. Total 275. Permitían devolver 120 y recuerdo que entre los compañeros nos ayudábamos para no perder dinero. Si alguno tenía menos de 120 para devolver incluía en su tarjeta los del otro. Muchas veces lo hacíamos en la cola de devolución. Y nadie nos decía nada.

 Los premios pasaron de 2500 pesetas a 6250 por cupón. Los días de Lluvia intensa, nos los pagaban todos a precio de calle. ¡Qué tiempos aquellos! ¡Una etapa de gloria para los ciegos! Si alguien hoy lee esto seguro que le cuesta creerlo. Hasta a mi me pasaría si no lo hubiera vivido. 

 

 

RESPETAR LAS DISTANCIAS

 

 

Cuando a un vendedor se le adjudicaba un punto de venta No podía abandonarlo para ir a otro sitio. Ni podía dejar en él a ningún familiar, aunque este fuera ciego. A no ser que  fuera vendedor.  

Ni se permitía ponerse a vender cerca de otro compañero o entrar a los bares ofreciendo los cupones si había un puesto de venta cerca.

Eso lo tenían claro hasta los clientes. Recuerdo que una tarde un señor, se puso a vender a pocos pasos de mí a la entrada del cine. Y enseguida me avisó una señora. Hasta me dijo donde tenía este señor el punto de venta. Llamé al jefe de venta y me dijo: No te preocupes que no se volverá a poner. Yo le dije: -No me gustaría que le sancionara. -No de momento lo hemos avisado pero él ya sabe que si lo hace otra vez tendrá consecuencias.

La gente veía a la ONCE con admiración y respeto. Y asociaban el cupón con la obra social de la Institución.

 

 

ACJUDICACIÓN DEL PUESTO

 

 

 Ya había pasado más de un año desde que mi antecesora había pedido la excedencia. Un día vino el inspector y me dijo: -Este sitio ya es tuyo Isabel no se va a reincorporar. Lástima que los del súper no permitan que se ponga el quiosco. Lo Volveremos a intentar.   

 

 

REFUERZO EN CLASE

 

 

Juani Alarcón una hermana de Angelina mi compañera de curso también hizo el curso de rehabilitación. Al finalizarlo regresó a  su casa y continuó  vendiendo. Y Se presentó al examen en la escuela de Telefonía de Madrid. La suspendieron 2 veces por la conversación. Entonces, Solicitó el traslado a Barcelona para vender y estudiar. Se alojó en la misma pensión que nosotras. Aurora y yo fuimos con ella a hablar con El señor Puig.

Cuando le explicó que las 2 veces la habían suspendido por la conversación él le dijo: -El problema es que tú eres de Albacete y no hablas bien el castellano. Lo que tendrían que haber hecho es corregirte. Bueno si quieres aquí te ayudaremos. Y Seguro que apruebas. Ella dijo: -ya No me atrevo a presentarme. Porque me va a pasar lo mismo. Mi hermana le dijo: -Si te apuntas yo te acompaño. A Madrid. -Entonces probaré. Y se incorporó a las clases. Ella también quería hacer el graduado escolar. Como había ido a los colegios y leía muy bien cuando el señor Puig tenía que salir de la clase porque le llamaban por teléfono siempre le decíamos que leyera el tema en voz alta para todos.

Estaban muy bien aquellos libros. Al Terminar el tema siempre venían las preguntas decía "Piensa y contesta"   

Iba de maravilla para repasar. El señor Puig decía: -Estupendo, veo que aprovecháis el tiempo. Vosotros nunca perdéis ni un minuto. Como era el jefe de enseñanza si le llamaban de Madrid tenía que ir al despacho. 

También venía a clase Daniel Nievas. Era mayor que nosotros. Él también quería hacer el graduado Escolar. Pero sabía mucho de Matemáticas. Y nos ayudaba. La verdad es que trabajábamos todos en equipo.

 

 

REGALAR EL TIEMPO

 

 

Todos nos esforzábamos al máximo para presentarnos al examen de graduado lo antes posible. Cuando llegaron las vacaciones. Y empezó la jornada intensiva el Señor Puig nos propuso: -Es una lástima que no podamos seguir con las clases. He pensado si vosotros estáis de acuerdo, que todo el mes de Julio yo podría daros clase por la mañana. Sería de 8 a 9 a sí no perdéis tanto tiempo. Aceptamos encantados y agradecidos. Nos hizo un gran favor él no estaba obligado a dedicarnos su tiempo en verano. Y lo más bonito era que no le daba importancia. Nos decía: -a mi no me cuesta nada. Igualmente tengo que venir a trabajar. Y Juani tiene más tiempo para preparar el examen. Recuerdo que siempre le decía: -Juani, habla bien o te van a suspender.

 

 

LA VERBENA DE SAN JUAN

 

 

El día 23 por la tarde, aurora y yo habíamos terminado todos  los. Cupones. Algunos compañeros hablaban de que se iban de verbena. Nosotras ese año, no pensábamos ir a ninguna parte. Habíamos quedado con Merche para ir a la playa al día siguiente.   Fuimos a cenar, como cada noche al bar de la ONCE. Allí nos encontramos con: Antonio, Fermín, Elías y más gente, que ahora no recuerdo. Al Terminar, salimos todos juntos. Aurora y yo dijimos: hasta mañana. Elías nos dijo: -¿A donde creéis que vais? Como siempre estaba de broma le contestamos -a la pensión a dormir.

 -de eso nada. Vosotras os venís también. Ahora vamos todos a mi casa, a celebrar la verbena, perdonar que no os haya dicho nada no he pensado. Nos sabe mal. -No se hable más vámonos. Nos reunimos bastantes y lo pasamos muy bien.   

 

 

NUEVA DELEGACIÓN

 

 

Sabíamos, que en Septiembre nos trasladábamos a un edificio nuevo situado en la Calle Calabria 66. A Aurora y a mi nos iba mucho mejor. Ya que la pensión estaba justo

 en frente de esa Calle. Y nuestros puestos de venta quedaban cerca y no tendríamos que coger el autobús. A sí nos quedaba más tiempo para estudiar. También se rumoreaba que la ONCE abriría una nueva escuela de telefonía en Barcelona. Esa noticia nos alegró, por que tanto Aurora como yo queríamos hacer el curso y si teníamos una escuela en Barcelona, no tendríamos, que desplazarnos a Madrid. 

 

 

EL ESGUINCE

 

 

Aurora continuaba con los problemas de tensión en los ojos y decidió operarse. Ella quería que fuera en verano para no perder clase. La operarían a mediados de Julio. Como yo tenía que vender vino mi hermano suso a quedarse unos días para que no estuviera sola.

Recuerdo una anécdota de Juani. 2 días antes de la operación Yo estaba vendiendo, pero Aurora ya Tenía la Baja. Decidieron Juani, suso y ella ir a Castellarnau. Juani dijo: si yo me torciera un pie, podría cuidar de aurora. Cuando salían a la calle  bajó sin problema los escalones pero había 2 sueltos. Ella iba distraída, mirando una pulsera que le había prestado Aurora no vio el último escalón y cayó. En un principio dijo que no se había hecho nada y marcharon a coger el tren. Al día siguiente por la mañana lo tenía muy hinchado y yo la acompañé a la mutua. Antes de ir a vender. Le dijeron, que tenía un esguince y que tenía que hacer reposo. Un par de semanas al menos. Y tomar antiinflamatorios. Al llegar a la pensión nos hizo reír: -vaya tontería tomar pastillas para un pie.

 

 

LA OPERACIÓN

 

 

El día 18 de julio del 79, la Operaron en la clínica platón.

Yo nunca había acompañado a nadie al Hospital y Me sobrecogió su tranquilidad. Cuando la llevaban en la camilla nos dijo: -Hasta luego chicos, tranquilos, marchaos a tomar algo y se os hará más corto. Ni mi hermano ni yo fuimos capaces de decir nada. Recuerdo que mi hermano cogió una revista y se puso a leerme en voz alta la letra de la canción que había compuesto Manolo Escobar a su hija Vanesa. Y pasado un rato nos fuimos a una cafetería.

Esa tarde, sentí el cariño de muchas personas. Merche, La señora estrella, y un montón de amigos, pasaron por la clínica. No quiero nombrarlos para no dejarme a nadie. Solo estuvo ingresada 48 horas.

Al salir de la clínica, Curiosamente al día siguiente de la operación estaba muy bien, pero a los 2 días tuvo una recaída y se pasó todo el día vomitando. Llamé al médico y me dijo: -es la reacción de la anestesia. Estuvo  A sí varios días. Suso el pobre lo pasó muy mal. Juani se pasaba el día haciéndoles compañía y se turnaba con suso para bajar a comer y no dejarla sola. A la  noche, Siempre estaba la habitación llena de gente. Merche pasó  a verla una tarde. Y como aurora siempre fue muy alegre y ese día apenas le salía la voz tuvo que salir de la habitación y marchó llorando. Yo tuve que animarla: -Ya verás como en pocos días si Dios quiere estará como siempre. Merche a veces tenía un carácter difícil. Pero no me quedó ninguna duda del gran cariño que sentía por nosotras. Cuando aurora mejoró suso volvió al pueblo. Tenía que ayudar a mi madre en los trabajos del campo: recoger y guardar la hierba, segar el centeno y el trigo. 

 

 

LA SEÑORA ESTRELLA

 

 

Desde que se marchó suso. Mientras yo trabajaba, Juani, y Celia la cuidaban. Aurora apenas comía, a veces le subíamos la comida del Bar. La Señora Estrella se Portó de Maravilla. Un día Oí que le decía a Celia su hija: A media mañana llévale a aurora unas galletas con mantequilla y Mermelada, Se está quedando muy delgada y tiene que alimentarse. Come muy poco, si se las llevas seguro que por no decirte que no, hace un esfuerzo y come algo. Cada día le traía las galletas y a media tarde le decían si quería un vaso de leche. A veces también le ofrecían comida de la que hacían para ellos. Cuando fui a pagar les dije que me cobraran la comida y la Señora Estrella se negó. Nosotras siempre nos considerábamos afortunadas por la cantidad de buenas personas que dios ponía en nuestro camino. Por aquellos días se habían quedado sin nadie para ayudar con la limpieza, y vino una chica que era también de Galicia. Se llamaba aurora como mi hermana Ella también se portó muy bien con nosotras. Venía a limpiar la habitación y le preguntaba a aurora si quería que fuera a comprarle algo para comer.    

Ese año, pasé el día de mi santo, en Barcelona. Y fuimos por primera vez a las fiestas de gracia. Es un barrio de Barcelona. El día 15 celebran su fiesta mayor. Como aurora ya estaba mucho mejor, también fue. Disfruté paseando por todas aquellas calles en fiesta. Al día siguiente marchamos a Galicia. Solo estuvimos 15 días; porque Aurora aun continuaba de baja.

Al regreso, Nos acompañó mi padre.

 

 

CAMBIO DE DELEGACIÓN

 

 

 El 1 de Septiembre. Se abría por primera vez la delegación en Calabria. El día 31 se nos ocurrió a nosotras y a papá ir a cenar al antiguo bar. Solo estábamos nosotros y los camareros. Fue una cena Muy triste Era deprimente ver la delegación cerrada y el bar vacío. Papá decía: -Yo a este sitio ya le tenía cariño. Ojala no hubiéramos venido. Da mucha pena dejar Esto. Nosotras no llevábamos ni 2 años en ese edificio. Pero dejábamos allí muchos recuerdos: nuestros principios en las clases. Los ratos de oración en la capilla, el mes de Mayo. Las meriendas y las cenas en la cafetería. Era como si cerráramos un capítulo de nuestra recién estrenada nueva vida.

 

LOS VECINOS

 

 

El nuevo edificio, fue motivo de queja para los vecinos, en un principio aquello estaba destinado a zona verde. Recuerdo, que una tarde estábamos un grupo tomando algo en un bar cercano. Estaba también el señor Pineda. Nos dijo: -he estado pensando una cosa. A ver que os parece: como los vecinos están molestos por que les han engañado al decirles que no se iba a edificar en estos terrenos. Yo creo que no han emprendido acciones, porque somos nosotros. Se me a ocurrido, que podíamos ofrecerles, el salón de actos para las actividades de la asociación de vecinos. Después de todo la ONCE  existe gracias a las personas que compran cupones. Con esto conseguiremos que ellos también se beneficien del Edificio. La verdad es que lo logró. Aurora y yo asistimos a un concierto de Navidad organizado por ellos. Y al finalizar nos invitaron a todos los asistentes a vino dulce y productos Navideños. Nos dijeron que estaban muy agradecidos a la ONCE. Y nos dieron las gracias, por asistir al concierto y quedarnos un rato más con ellos. 

 

  

EXÁMEN DE JUANI

 

 

Al regreso de vacaciones de verano. Reanudamos nuestra vida con normalidad. Juani tenía que ir a Madrid para examinarse. Y aurora cumplió la promesa que le había hecho de acompañarla. Recuerdo, que yo antes de empezar a vender entré un momento en la Iglesia de Santa Madrona. A rezar para que por Finn aprobara el examen. Aurora aprovecho el viaje para visitar a sus antiguas compañeras de curso de rehabilitación.

Esta vez, Gracias a la cantidad de veces que el señor Puig le decía: -Habla bien Juani o te van a suspender. Aprobó. También en conversación. 

 

 

PRIMER CURSO DE LA ESCUELA DE TELEFONÍA

 

 

Una Mañana Juani y Yo Pasamos por la Once. Ella tenía que

 Hacer alguna gestión relacionada con su curso de telefonía. Y el Señor  Justo Martínez, que sería el director de la nueva escuela, nos dijo: -¿No os gustaría presentaros al primer examen de la Escuela de telefonía de Barcelona? Seríais las primeras. El examen será, a principios de Noviembre. Juani dijo: -Yo ya me he examinado en Madrid. Yo le dije: -A mí me gustaría, pero no estoy preparada. Aurora si que lo está a lo mejor le interesa. El nos dijo: -Decirle que contamos con ella, que venga a apuntarse. Juani Decía: -Ya la pueden apuntar. Yo le dije: -Hablaremos con ella. Al Llegar a la Pensión le dijimos: -Aurora Venimos de la ONCE. Casi te hemos apuntado al examen de telefonía. El Señor Martínez nos ha preguntado si queríamos ser las primeras como Juani ya ha aprobado y yo no estoy preparada le hemos dicho que tu si lo estás. Juani ya quería apuntarte. Respondió: -Estáis locas Yo no estoy preparada para presentarme. No quiero hacer el ridículo. Juani insistía: -sí Aurora, apúntate serás la primera en hacer el curso en Barcelona. Como las 2 insistíamos Nos dijo: -Esta tarde se lo pregunto al señor Puig. Y como él dirá que no me dejaréis en paz.

Por la tarde al llegar a clase. Lo primero que hizo aurora fue decirle al señor

 Puig: -¿Sabe qué han hecho estas 2 esta maána? decirle al señor Martínez que me apuntara para el examen de telefonía aquí en Barcelona. -¿Verdad qué yo no estoy preparada? El señor Puig dijo: -Aurorita, naturalmente que estás preparada, Preséntate. Falta más de un mes y te ayudaremos. Lo harás muy bien. Esa respuesta la dejó totalmente desarmada y accedió a presentarse.

No pedían graduado pero había que demostrar conocimientos de séptimo de EGB Ella, continuó estudiando intensamente, Daniel Nievas la ayudó  mucho con las matemáticas. Vicente, Juani, Daniel y yo continuábamos las clases de graduado. Yo también tenía la intención de presentarme al siguiente examen de acceso a la Escuela, por que me daba más tiempo de prepararme. 

 A principios de noviembre Aurora se presentó y aprobó el examen. De acceso a la escuela de telefonía. 

Y empezaron las clases Eran 5 chicas. 3 de Catalunya y 2 de Andalucía.

Aurora enseguida destacó en las prácticas con las centralitas. Con la máquina Perkins hizo como un plano de todas las teclas en papel. A ángel le gustó y lo pasó a termofón para unirlo a los apuntes. Los que tenían que dejar la venta para hacer el curso. Se les pagaban 33.000 pesetas cada mes. Y a los que no tenían actividad, 22.000 Eso nos permitía continuar ahorrando dinero.

 Cuando se enteró mi abuelo de que aurora había aprobado el examen se llevo una gran alegría. También mis padres. Como el curso había empezado tarde no pudieron terminar en Navidad. Eso significaba que el examen del próximo curso también se retrasaba. Yo estaba contenta, así tenía más tiempo para preparar mi examen. 

 

 

PRIMERA SANTA LUCÍA EN BARCELONA

 

 

Todos esperábamos con ilusión la fiesta de nuestra patrona. Organizábamos  grupos para comer. Recuerdo que la víspera fui a la peluquería. Y comprábamos ropa para estrenar. Después de la misa, nos encontrábamos todos en la delegación. Nos repartían unas bolsas con frutos secos, galletas saladas y un benjamín de cava.

 Al terminar fuimos a comer a un bar que se llamaba los pergaminos. Estaba en la Calle ancha. Y por la tarde a un concierto al Palau de la Música.

Era una celebración muy entrañable. Tanto para los vendedores como el resto de trabajadores. Ese día no trabajaba nadie.  

 

 

OTRO VIAJE A GALICIA

 

 

Esas vacaciones, marchamos solas en avión. Y recibimos el año 1980 con la familia. Decidimos jugar a los chinos a quién le tocaba fregar los platos. Nos tocó a mi hermano y a mí. Como él Ya estaba vestido para salir. Me dijo: -tu friega y yo seco.

 Esa costumbre la mantuvimos durante muchos años.

 

 

REGRESO A BARCELONA

 

Nuestros padres no se quedaban del todo tranquilos si regresábamos solas en el tren. A sí, que consentimos en que nos acompañara. Suso nuestro hermano. Aprovechó para darnos una noticia estupenda: En verano seguramente me caso. Ya os lo diré con tiempo. ¡Qué bien! Y ¿cómo es tu novia? No habla por no molestar. Ya la conoceréis. Seguro que os lleváis muy bien. Yo le he hablado mucho de vosotras.

Aurora y yo reanudamos nuestros estudios, ella en la escuela de telefonía y yo preparando el graduado y el examen ya que coincidían las materias. 

Seguíamos pensando en buscar piso, pero como ahora estábamos muy ocupadas con los estudios y nuestra habitación era la mejor de la pensión. Nos lo tomábamos con más calma. 

Tanto Celia la hija de la señora Estrella y el señor Faustino,. como Aurora, tenían muy buena relación con nosotras. El día del cumpleaños de Aurora se presentaron las 2 en la habitación con una botella de cava para compartirla con nosotras y todos los amigos que estaban también en la habitación. Les agradecimos mucho el detalle, porque ellas disponían de poco dinero y se compraron el cava con sus ahorros. Con nosotras tenían mucha confianza. Recuerdo una noche que salieron las 2 y se dejaron las llaves. Al volver no querían llamar al timbre, porque era muy tarde. Y querían entrar sin hacer ruido. Me desperté de golpe, al oír que alguien tiraba como piedrecitas al cristal de la ventana. Me levanté y al acercarme oí que Celia me Decía: -puedes hacernos un gran favor, nos hemos dejado las llaves y no queremos llamar. Le tiré las nuestras por la ventana, subieron en silencio me las devolvieron y nadie supo nada.  

Yo continuaba preparándome para el examen. Todo el tiempo me parecía poco para repasar. Recuerdo que con nosotros se preparaban otras 2 chicas, una decía: -Yo he suspendido en Madrid, pero ahora me sobran puntos. Se pasaban todo el tiempo hablando y viendo fotos. Recuerdo que una tarde Vicente, viendo que no se callaban y Juani y yo intentábamos repasar Les dijo:

 -No sé si sabéis que en la planta baja hay una cafetería estupenda. Una preguntó: -¿qué quieres decir? -Que es un buen sitio para hablar, aquí hemos venido a estudiar. Se notó que se molestaron pero pasaron la clase calladas. A partir de ese día muchas tardes no venían a clase.

El día anterior al examen, estábamos todos. El señor Puig al despedirse nos dijo: -Suerte, Aún que creo que vais a suspender todos menos uno.   

 

MI EXAMEN:

 

 

Yo asistí al examen bastante nerviosa, Venían de la escuela de Madrid a examinarnos y tenían fama de muy exigentes. Aurora continuaba haciendo el curso. Por la mañana a la presentación me acompañó consuelo, que Había venido a pasar el fin de semana con nosotras. 

Uno de los que se presentaban, al ver que todos estábamos bastante nerviosos, dijo: No os lo toméis tan en serio solo es un examen. Después de la presentación la acompañé a Plaza Cataluña. Al despedirse me dijo: -Suerte, y no te pongas nerviosa, seguro que apruebas. Has trabajado mucho.  

 Nos presentábamos 7 personas, cinco de Barcelona. Por la tarde después de comer empezamos. A uno lo eliminaron en la Primera prueba. Llegó tarde pero le dejaron hacer el examen recuerdo que le dijeron: -Bueno para que no digáis, que hemos venido aquí a suspender gente te vamos a permitir responder al cuestionario. Si en el tiempo que queda contestas bien un número suficiente de preguntas pasas a la prueba siguiente. Resultó que no sabía braille y no pudo empezar. Yo pensé: -Es verdad que la ignorancia es una parte de la felicidad. Era el que decía por la mañana que solo era un examen.

 

 Lo primero que tuve que responder, fue un cuestionario de 50 preguntas. De cultura general. Después una prueba de matemáticas, en la que entraba: suma, resta, multiplicación y división.

No estaba segura de haberlo echo bien, porque me pareció fácil. Para estas pruebas creo recordar, que nos daban 2 horas. Si pasábamos esta prueba íbamos a la siguiente. Yo la pasé.  

Mi primer pensamiento, fue de agradecimiento a Merche y el señor Puig. Sin ellos no hubiera sido posible.

A las 6 un descanso. A continuación, tocaba Mapa y lectura. Nos colocaban el mapa encima de la mesa y lo primero que teníamos que saber era si estaba del derecho. Y localizar una provincia, un río y una montaña, y Ya pasé a la lectura. Conseguí leer la página de la revista en 5 minutos. Después nos hacían salir para. Valorar. Cuando escuché María Ferradás Acta. No me lo podía creer. La primera en felicitarme fue aurora. Llego de una manera tan discreta, que yo Ni me había enterado de que estaba allí. El Segundo fue Carlos Andrés.

Al día siguiente. Por la mañana, continuamos Ya sólo quedábamos 2 un chico de granada y yo. Recuerdo, que la señora de Madrid Nos dijo: -Por lo que más queráis intentar pasar las pruebas, que quedan. Con la mala fama que tenemos, pensarán que hemos venido a suspenderos a todos. La primera prueba de la mañana era coger un papel, doblarlo marcando muy bien el doblez y hacer una diagonal. Y después volver a doblar para hacer las hipotenusas. Eso me salió. Hoy no lo sabría hacer. Otra, Carlos leía 3 nombres, y 3 números de teléfono, después empezaban a hablarnos y pasado un rato teníamos que escribir los 3 números. Esto también me salió bien. Y después Carlos volvió a leer un texto bastante largo. Y teníamos que contar las veces que salía la palabra que. Como pronombre. Salió cinco veces. Yo estaba muy atenta y noté, que Carlos canviaba ligeramente el tono cada vez que era pronombre. Como iba viendo que superaba las pruebas pensaba: ¡A qué me suspenden en la conversación! Entré en una cabina y  me dieron unos auriculares, me hablaban varios de distintos teléfonos. Intenté estar tranquila y me salió bien. 

LOS RESULTADOS

 

 

Yo estaba bastante tranquila. Pero sabía que a muchas personas les suspendían en la conversación. Esperé los resultados con un poco de inquietud. Cuando oí, que  los 2 estábamos aprobados respiré aliviada. Después de recibir las felicitaciones de Los 3 de  Madrid y de Carlos, Regina, y el Señor Martínez. Felicité a Pedro, era un chico de Granada muy espabilado.

 De Barcelona sólo había aprobado yo. 

 

 

AGRADECIMIENTO

 

 

En cuanto pude, subí corriendo a la 5ª planta a decírselo al Señor Puig y a Merche pero ella ya se había marchado a comer. Entré en el despacho del señor Puig y le dije: -Vengo a darle una noticia. Y él contestó: -que has aprobado. Sí,  ¿Cómo lo sabe? Si me lo han dicho ahora mismo?. Porque eres la única que ha estudiado en serio. Me sabe mal, sólo he aprobado yo. Ya lo sabía. Por qué crees que os dije el último día de clase: vais a suspender todos menos uno. Dije uno por decir pero sabía que solo serías tú. -Bueno yo aparte de darle la noticia también vengo a darle las gracias, sin usted y Merche no lo hubiera conseguido.

 -No el mérito es vuestro. Merche y yo intentamos hacerlo con todos pero hay muchos que no quieren esforzarse. Yo animé a Aurora a que se presentara al examen porque sabía que nos iba a dejar muy bien con los de Madrid. Me alegro muchísimo. Ahora descansa mientras no empezáis el curso. Le dige: -no puedo, tengo que seguir con las clases de graduado. Quiero presentarme también este año y el mes de Mayo llega pronto.   

Bajé a comer con todos y Carlos me dijo: -si llegas a suspender me da algo. Tú no sabes el mal rato que pasó ayer aurora. esperando el resultado.

 

La Señora Medina

 

Ese año, a finales de Marzo, sucedió un hecho muy triste. Habíala habitual salida a Montserrat como final de curso. Juani y yo nos apuntamos. Nos quedamos en el centro y al día siguiente por la Mañana nada más subir al autocar Murió la señora Medina. Nos dieron la noticia por el micrófono del autocar. Bajamos nuevamente del autocar y nos quedamos a pasar el día en el centro. Aurora no se había apuntado, por que tenía los exámenes finales de telefonía. Cuando Entramos a ver al señor Medina, me preguntó: -¿Aurora lo sabe? Ella también la quería mucho. Al saber lo que había pasado lo dejó todo y vino. Yo la llamé para decírselo. El señor Medina la quería mucho. Ese día conocí a 3 personas que vendrían a vender también a Barcelona, Trini, Emilia y José Andrés. Unos días más tarde, vinieron también a la pensión. Trini enseguida se unió a nuestro grupo. Emilia y José eran novios y se casaron pronto. Con ellos también teníamos muy buena relación.  

Por fin llegó el día del examen final para aurora y sus compañeras. Tenían que examinarse de cultura general y Centralitas. Estuvieron 3 días. Aprobaron todas. Aurora según me comentaron Ángel Almaraz y Carlos Andrés fue de las mejores.

Pero tuvo un contratiempo. Aurora es muy perseverante con todo lo que se propone pero es raro que le salgan bien las cosas a la primera, siempre tiene algún problema. Después del examen: les dieron los diplomas y a ella Le dijeron: -No te podemos entregar el título por que se ha roto el diploma. Tuvo que esperar unos días ha que le hicieran otro.

 

 

MI CURSO

 

 

Por fin empezó el curso de telefonía. Como solo habíamos aprobado 2 completaron el curso con 2 que habían aprobado en Madrid: Mary alonso y Juani Alarcón.

Las clases de cultura General las daba Carlos Andrés. Carmen Pesquer Mecanografía, y el señor fontané Francés y catalán.

En mecanografía nos exigían bastante velocidad. Teníamos que superar las 280 pulsaciones por minuto. Hacer facturas, informes, cartas, dejar notas etc. Lo más complicado era acordarse de situar los márgenes. Por ejemplo: las facturas no llevaban margen, las cartas si, y teníamos que repartir el encabezamiento, la parte central y la despedida. Si Era un informe o una nota los márgenes eran diferentes. 

 

 

CARLOS

 

 

Por las mañanas, teníamos clases de cultura general. Con Carlos Andrés (un buen profesor) con él aprendí mucho. Hacíamos prácticas de lectura, escritura, (Hacíamos dictados y después los corregíamos) geografía, manejo de diccionarios, los prefijos de toda España, Matemáticas, ficheros por orden alfabético y gramática. Podía parecer excesivo, pero para los que como yo habíamos partido de cero era perfecto. Muchas veces a lo largo de mi vida, agradecía a ver tenido profesores tan maravillosos e incluso exigentes. En geografía teníamos que estudiar todas las provincias y pueblos grandes y otros pequeños y zonas rurales. Tenía su lógica. Si te pedían una conferencia con un pueblo determinado necesitabas saber la provincia para marcar el prefijo. Eran unas clases muy amenas. Carlos siempre explicaba anécdotas del colegio. Más que profesores y alumnos, éramos un grupo de compañeros, y amigos. Comíamos juntos y muchos días , íbamos a tomar un café a una terraza al aire libre. Otras dando un paseo hasta el puesto de venta de aurora. Y a veces le comprábamos algún cupón,     

Carlos tenía una perrita guía se llamaba Sami. Trabajaba muy bien, el segundo día después de comer. Salimos Los cinco como el día anterior, habíamos ido a ver a aurora. Carlos dijo: -No le voy a decir nada, a ver donde nos lleva. Nos llevó hasta el puesto de venta de aurora. Era muy lista; un día Pedro dejó su bocadillo encima de una silla. Ella lo cogió sin hacer ningún ruido lo desenvolvió y cuando se dio cuenta sólo quedaba el papel. Y si dejábamos algún caramelo encima de la mesa, también lo robaba. Y lo desenvolvía con sigilo.  

Por la tarde teníamos prácticas de centralitas con ángel Almaraz. El Primer día, Después de explicarnos en que consistiría el curso, y las prácticas finales en la centralita. Nos repartió los apuntes y dijo: -Estos son los apuntes. Ya veréis que no es tan difícil si se estudia. Ya te lo habrá explicado tu hermana. Por cierto  Aurora fue la mejor de las cinco del primer curso. Tanto en centralitas como en cultura general.

Ángel, no se limitaba a enseñarnos el manejo de las centralitas. También nos enseñaba a cambiar placas y los vástagos de la adaptación. Teníamos que hacer llamadas entre nosotros y resolver las cuestiones que se iban planteando.

Cuando ya controlábamos bien las centralitas, tocaban prácticas de verdad. Solicitaban el permiso para que nos permitieran subir a la centralita. Como en el curso anterior, había habido algún problema por la tarde. Ángel decidió que haríamos todas las prácticas por la mañana. Antes de subir teníamos que hacer una lista con todas las extensiones. En la centralita, Había mucho trabajo y teníamos que buscar las lo más rápido posible. También necesitábamos agilidad en el manejo de ficheros. En la centralita, había uno  muy grande que contenía los teléfonos particulares de todos los trabajadores. También teníamos que saber a quién le podíamos pasar línea. Y en caso de duda, preguntar a personal. Ángel nos avisaba con antelación. Para que fuéramos repasando la lista de personal.

 Me tocó subir la primera. Estaba bastante nerviosa.  

RosaMari la telefonista de la mañana era un encanto. Me dijo: -Ya verás como no es tan difícil. Yo estoy aquí para ayudaros. Estuvo un rato en silencio y cuando llamé un par de personas por megafonía y transferí unas cuantas llamadas. Me dijo: -como veo que lo haces bien te dejo sola un momento. Estaré en la biblioteca, si me necesitas, me puedes llamar por megafonía o por teléfono. Ya sabes el número. Yo creo que lo hacía para darme seguridad y no ponerme nerviosa con su presencia. Ángel también marchó después de un rato. En el caso de Ángel le hubiera agradecido, que se quedara. Todos decían que les ponía más nerviosos y a mi me daba seguridad tener a alguien cerca por si cometía algún error grabe.

 

 

BLAS SANJOSÉ

 

 

 Teníamos otro protector. El señor Blas San José. El jefe de venta. Llamó a la centralita y me dijo: -buenos días, Me han dicho que hoy subían los alumnos de la escuela a hacer prácticas. -pues sí hoy me ha tocado a mi. -yo llamo para decirte, que si tienes algún problema o alguna llamada que no entiendas me la pasas a mí. Y yo ya me entenderé con quien sea. Le di las gracias y él dijo: -No tiene importancia, todos hemos empezado y hay gente que pide cosas muy raras o no sabe a donde llama. Díselo también a tus compañeros. Eso lo hacía siempre que subía alguien de la escuela. (Ese era el espíritu de compañerismo que reinaba en aquella ONCE que casi todos prefieren olvidar) Yo siento mucha gratitud hacia esas personas que me han ayudado). 

  

 

CLASES LOS SÁBADOS

 

 

Las clases de telefonía terminaban a las 8, al salir iba una hora a clase con el Señor Puig, Pero perdía las que se daban de 5 a 8. Tanto juani como yo. Continuábamos pensando en presentarnos al examen de graduado. El Señor Puig Nos dijo: -como juani y tú no podéis venir a clase. he pensado que podíamos hacer clase los sábados de 10 a 1 y así os explico lo que hemos hecho durante la semana. Estuvimos de acuerdo y agradecidas. Daniel, Vicente y Aurora, siempre que se lo permitía la venta también se incorporaban. Aun que sólo fuera un par de horas. Decían: -no nos vendrá mal repasar. Daniel también se ofreció a ayudar a repasar las matemáticas con Juani y con migo de 3 a cuatro de la tarde. Así que renunciamos a nuestro paseo después de comer y nos dedicamos a estudiar. Fueron unos meses agotadores. Yo llegaba a  la habitación y ponía en marcha el casette. Para poder seguir la clase del sábado.

Aquellos meses, muchos domingos me quedaba estudiando. 

 

EL EXÁMEN DE GRADUADO

 

 

A finales de Mayo, Juani y yo, solicitamos permiso al señor Martínez, para faltar todo el día; por que teníamos El examen de graduado. Daniel y Vicente, se presentaron con  Nosotras. Lo hicimos en un colegio público de la Zona Franca. Éramos en total 120  Nosotros, Estábamos en una sala los cuatro Vicente Juani y Yo llevábamos La Perkins, Yo tenía justo delante de mi mesa a los 3 miembros del tribunal: 2 hombres y una mujer. Y por si fuera poco ella había trabajado en el colegio de la ONCE en alicante y leía el braille correctamente. Siempre iba el Señor Puig con el señor Prat para pasar a tinta los exámenes. Pero esa vez, Les dijeron: -No hace falta. La Neus puede leerlos. Yo intentaba centrarme en las preguntas. Pero no podía evitar escuchar a la Neus que le decía al presidente: -No sólo contestan las preguntas, sino que hacen punto y aparte. después de cada una. Y, no veo muchas faltas de ortografía. Me estaba poniendo muy nerviosa. Me entraban ganas de decirle que se callara. Pero no me atreví. Las preguntas me salieron bastante bien. Las matemáticas, regular, pero mejor de lo que yo esperaba. Las fórmulas químicas, las contesté bien, por que  Tuve la suerte de que salieron algunas preguntas sobre las que me había aprendido de memoria. El francés gracias al Señor fontané me salio muy bien. Él era francés y nos hizo muchas prácticas de conversación. Adelanté más con el en 2 meses que en los 2 años anteriores. Nos fuimos a comer. Y por la tarde continuamos.

En la primera prueba de la tarde, Teníamos que hacer una redacción sobre la influencia de los medios de comunicación en la cultura: cine, Radio, prensa, televisión, y teatro.

Yo empecé  por el cine. Entre otras cosas, Dije, que gracias a las películas podíamos conocer y visitar, aunque solo fuera con la imaginación, paisajes y países lejanos. Que la televisión era un gran avance, ya que acompañaba la noticia con las imágenes y que al igual que el cine nos permitía sin movernos de casa trasladarnos a otros países y conocer sus tradiciones y costumbres. Que La radio tenía la inmediatez en la noticia y la prensa la comodidad de poder leerla en cualquier sitio, Metro, autobús, una cafetería etc. Otro medio muy importante en la cultura era el teatro. Que tenía el valor del directo, por que a diferencia del cine los actores no podían repetir las escenas. Y para los decorados se necesitaba más esfuerzo e imaginación. 

Los medios de comunicación, tanto escritos como sonoros y audio visuales, juegan un papel muy importante en la cultura si se sabe sacar el máximo aprovechamiento. Cuando iba más o menos por la mitad, se acercó el presidente y me dijo: -perdona, hemos estado hablando y no nos dimos cuenta. Ahora se lo diré a tus compañeros. Vosotros si queréis podéis saltaros el cine y la televisión. Yo le dije: -no sé ellos, pero yo empecé por el cine y la televisión. Y Pensé: enos mal que han salido a deliberar, a sí la Neus no ha seguido mi redacción.

 

 

VUELTA A CASA

 

 

Cuando salimos de allí, estábamos todos muy cansados. Cenamos algo de prisa y  marchamos a la pensión. Lo primero que hice al entrar, antes de cambiarme de ropa, fue poner en marcha el casette para repasar el tema de historia de España.

Aurora me dijo: -¿qué haces? Entonces me dí cuenta de que no tenía que estudiar.

 

 

LOS RESULTADOS

 

 

 Cuando fuimos los 4 a ver si habíamos aprobado, nos esperaba el presidente del tribunal. Hola a Ustedes los quería ver yo. Todos nos quedamos pensando que habíamos suspendido. Él se dio cuenta y dijo: -tranquilos, que estáis aprobados. Estoy aquí porque os quería felicitar. De los 120 que se han presentado, vuestras redacciones, son las mejores. Precisamente las llevo en el bolsillo para daros las notas yo tenía un 18,5 el máximo era 20. -A ellos les Hemos tenido que bajar la nota porque sino no hubiera pasado  nadie más en redacción. A mí me dijo: -A ti te ha salvado que la gramática hace media con las matemáticas. Y lo has hecho perfecto. Le dije: -ME lo TEMÍA, las matemáticas siempre se me han dado muy mal.

Aquel mismo día llamamos a Galicia para darles la noticia. 

Estaba deseando que llamara mi padre para decírselo. 

Cuando me llamó mi padre le dije: -Estoy muy contenta, tengo que darle una buena noticia. He aprobado el graduado escolar. Él me preguntó: ¿eso  qué es? hacer los 8 cursos, que hacen los niños en un solo examen. A mi me ha costado 2 años. Él casi se puso a llorar. -¿Es verdad? -Claro que sí no hay ninguna duda. Además nos han felicitado. Las mejores redacciones eran las de los 4 que nos presentamos de la ONCE.

¡Qué bien! Ahora mismo me voy a tomar una copa para celebrarlo.

 

 

EXÁMEN DE TELEFONÍA

 

 

Llegó por fin el día del examen. Las prácticas finales las hacíamos en la centralita de la delegación. Cuando me tocó subir, yo estaba tranquila. Ángel estaba allí para valorar el trabajo. Después teníamos que responder un cuestionario sobre cuestiones técnicas de las centralitas, cuando se podía pasar línea, poner llamadas. Precio dependiendo de la hora y la autonomía. Eso me salió bien.

 En el examen de cultura, teníamos que buscar palabras en el diccionario, eso no me costó. Las matemáticas era resolver una cuenta y dividir lo que sobraba entre 10 el resto eran 60 y no encontré la manera. Cuando se terminó el tiempo y entregué el papel como era la hora de descanso y Carlos tenía que sacar la perra me preguntó: -¿te vienes a la calle? Llevo la perra a hacer sus cosas y después, vamos a desayunar. -sí me vendrá bien he cogido dolor de cabeza. no he sido capaz de dividir 60 entre diez. Nada más pisar la calle, dije: -¡Seré tonta! me dí cuenta, de que solo tenía que mover el cero. A la derecha. Carlos me dijo: -No te desanimes, si te salen bien las otras pruebas puedes aprobar aunque sea con una nota más baja. Pero no era mi día. Lo primero que teníamos que hacer en mecanografía era una factura. Hasta ahí bien pero lo siguiente era una carta y me olvidé de cambiar los márgenes.

La verdad es que salí con la sensación de que los nervios me habían jugado una mala pasada. El francés, el catalán y el cuestionario salieron bastante bien. Pero yo sabía que no podía pasar.

 

 

LOS RESULTADOS

 

 

Al día siguiente Yo me arreglé para ir a la once. Después de conocer los resultados, iríamos todos a comer. juntos. Juani me dijo: -han dicho que después de comer iremos a dar una vuelta y a tomar algo para celebrar los aprobados. ¿Vendrás? -claro iré a celebrarlo con los que habéis aprobado. Yo no lo tengo claro. No he terminado la cuenta y con las pruebas de mecanografía me he hecho un lío.

 

 

EL SEÑOR MARTÍNEZ

 

 

Nada más Llegar a la 4ª planta, Regina la secretaria me

Dijo: -el señor Martínez quiere hablar con tigo. El pobre se le notaba que lo estaba pasando mal. Me preguntó: -¿cómo estás? Bien -No sé como decírtelo. No te hemos podido pasar. Yo le dije: ¿he aprobado telefonía o he suspendido todo? -no todo no telefonía la has aprobado  sin fallos. Por eso nos ha sabido tan mal no poder aprobarte. ¿Puedo recuperar? Si quieres sí. Si hubieras suspendido telefonía no. Entonces, no hay problema,

Yo prefiero repetir y salir de la escuela bien preparada.

Recuperaré y no se preocupe. Ami no me importa repetir. No ganaría nada si paso y después encuentro un trabajo y no sé hacerlo bien. Quedaría yo mal y se le cerrarían muchas puertas a la escuela. Yo lo que quiero es que se me permita aprender. El señor Martínez al oírme se emocionó y me dijo: -No sabes cuanto me alegro de que te lo tomes así. Yo a tu hermana y a ti, os tengo  mucho cariño. Sé el mérito que tenéis, habéis partido de cero y estáis demostrando todo lo que se puede hacer con esfuerzo. Yo le dije: -Es duro estudiar y trabajar, también es verdad que nadie nos ha regalado nada. Pero si lo estamos consiguiendo es gracias a todas las buenas personas que nos están ayudando a conseguirlo. Siento mucho el mal rato que le he hecho pasar. Él dijo: -No te preocupes. Ahora vendrá el delegado a Felicitar a los que han aprobado; si quieres puedes quedarte. -Gracias, yo ya pensaba quedarme a celebrarlo con ellos. Estoy contenta de que los demás hayan aprobado todos.

 

 

EL SEÑOR FITER

 

 

Salimos juntos del despacho y nos dirigimos a la sala de conferencias. Ya se encontraban todos allí. El señor Fiter, el delegado, había subido para felicitar a los que habían aprobado. Después de  haberles dirigido unas palabras de felicitación. Y de  pasar un buen rato hablando de las posibilidades de trabajo, que tendrían los afiliados gracias a la nueva escuela de Barcelona. Añadió: -Me han dicho que hay una persona, que no ha pasado el curso. Y que ya ha manifestado su deseo de recuperar. Yo le digo, que no se desanime. Los mejores profesionales, no son los que lo aprueban todo a la primera. Ni los que sacan matrícula de honor. Hay muchas personas, que han triunfado en la vida, a base de esfuerzo y perseverancia. Y en cambio sus notas eran muy bajas. Y citó unos cuantos nombres que yo no recuerdo. En ese momento si que me costó no llorar. Le agradecí profundamente esas palabras de ánimo. Después llegó Aurora, ya Lo Sabía y me dijo con Naturalidad. Te felicito por tomártelo así. Ya me han dicho, que puedes recuperar. Se lo agradecí más que si dijera lo siento.

Me pasé toda la tarde con mis compañeros celebrando su aprobado. 

Ni Aurora ni yo éramos de dramatizar, si algo salía mal. Además en aquel caso el suspenso era justo. Y yo no tenía ningún problema en admitirlo. Decidimos. Dejar los estudios de momento y pensar en cosas positivas.

 

LOS VESTIDOS DE LA BODA

 

 

Al DIA Siguiente del Examen, Aurora y yo nos centramos en encontrar unos vestidos de fiesta para la Voda. Nuestra amiga  Tere San José  Nos acompañó a una tienda de ropa de ceremonia. Ella veía mucho y nos podía aconsejar. La encargada de la tienda, nos enseñó los modelos para que los tocáramos. Nos dijo: -primero escogéis el modelo y después miramos el color según el tono de piel.   

Yo escogí uno de encaje y gasa Me recomendaron el color  azul cielo. Aurora eligió uno de gasa largo. Le dijeron: -el color que más te favorece es el blanco. Ella les dijo: -Me gusta el modelo, pero si lo llevo blanco, voy a parecer la novia. Tengo una idea. ¿Podéis coserle alrededor de la falda unas cintas de raso lila? La modista Primero le dijo: -Yo creo que no va a quedar bien. Habría que ponerle también el forro lila. Aurora Insistió: el forro en lila yo creo que no va a quedar bien. La gasa blanca es transparente y ni va a quedar blanco ni morado.

 Le dijo: -Podemos hacer una cosa, le pones las cintas y lo pruebo con un forro blanco, y después con uno como dices tú. La profesional eres tú. A lo mejor estoy equivocada. Yo he visto los colores y me lo imagino. Unos días más tarde, la modista le dio la razón todos los que veían el vestido decían que era precioso. En un momento que se quedaron solas le preguntó: -Perdona que te haga esta pregunta. ¿Tú ves algo o has estudiado diseño? Aurora le dijo: ni una cosa ni otra. -es que me has dejado alucinando. Yo estoy acostumbrada a que la gente me pidan cosas pero normalmente se les nota que no tienen idea. 

 

 

 

EL REGALO

 

 

Ese año tuvo muchas más cosas positivas, que negativas. El 23 de agosto, se casaba mí hermano. La Novia era del pueblo de mi abuelo. Y el padre de ella y nuestro padre estaban los 2 en Alemania y ya eran muy amigos. Nosotras estábamos muy ilusionadas con la boda. Queríamos hacerles un buen regalo.

A Aurora me dijo: Tengo una idea. ¿Qué te parece si les regalamos el viaje de novios a canarias? Ellos no tienen dinero, y por no gastar el de sus padres, seguro que solo se irán a cualquier sitio un par de días. A mi me pareció una idea estupenda. Aurora dijo: -primero le preguntaremos a ellos. Si prefieren otra

 cosa o el dinero. Alicia nuestra cuñada, aceptó  enseguida. Nos dijo: -nos hace mucha ilusión, pero 2 semanas os saldrá muy caro. -No te preocupes a nosotras también nos hace ilusión, poderos hacer un buen regalo. Y que os quede el recuerdo. Si os damos el dinero se gasta y ya está. Les regalamos un viaje de 15 días para que pudieran visitar las 7 islas. Como algunas excursiones no entraban en el paquete, les dimos 50.000 pesetas para gastos.

 

 

 

NUESTRA LLEGADA AL PUEBLO

 

 

En aquellos años, se podían coger 20 días sin sueldo y aurora y yo los cogimos. Al llegar a casa le enseñamos los vestidos a la familia. Y a suso nuestro hermano le hizo tanta ilusión, que cuando venía algún familiar o amigo a traerle el regalo siempre le decía: -espera un momento que te voy a enseñar una cosa: y abría el armario y les decía: -mira que vestidos más bonitos se han comprado mis hermanas.

Recuerdo que nuestro padre decía: -Cuando llegue el día todos conocerán los Vestidos. A nosotras nos daba igual. Nos bastaba con la ilusión que él ponía enseñándoselos a todos.

 

 

ALICIA

 

 

La víspera fuimos a la peluquería. Al volver encontramos en casa a Alicia, nuestra futura cuñada, que por supuesto ya había visto los vestidos. Nada más conocerla en persona ya me dio una muestra de su capacidad para pensar en los demás. Cuando me vio me dijo: -¿Quieres que te recoja el pelo con unas pinzas?  Así podrás dormir mejor. Por la noche sin que se te estropee el peinado. Mañana solo tienes que sacarlas con cuidado. Y te quedará como si acabaras de salir de la peluquería. Ella es peluquera aunque no ejerce. Es una persona encantadora. Solo tenía 18 años pero se comportaba como si fuera de nuestra edad. Aurora no tuvo tanta suerte, como le habían rizado la melena, no se lo pudo recoger. Y tuvo que dormir sentada en la cama. Al levantarse decía: -hay que ver lo que se hace por un hermano. A mí que nunca me ha gustado la peluquería y hoy ni me he acostado a gusto.

Antes de salir de casa, suso se hizo una foto con las 2. Hacía muchísimo calor. Esa mañana pasó mucha gente por la casa.

Allí hay la costumbre de que  Los invitados del novio antes de ir a la iglesia, pasen todos por su casa. Y los de la novia por la de ella. Se les ofrecían pasteles, bebidas y aperitivos.

 Cuando salimos nos repartimos en los coches. A suso y a mi madre, que fue la madrina, les llevaba un primo en el mercedes. Y yo me fui con unos amigos de mi padre que habían venido de coruña. Mi hermana con mi primo Manolo y mi madrina Pilar. Mi padre fue a buscar a los abuelos. Ya habíamos conseguido que la gente nos tratara con normalidad. Ya no éramos las chicas ciegas de Manolo y Palmira. Ahora para todos éramos aurora y Maruja. Aun me parece escuchar el repicar de las campanas. De la iglesia de Santa María del campo. En un radiante día de sol.

El sacerdote era muy amigo de mi hermano y hizo una celebración muy emotiva. En el sermón les dijo entre otras cosas: -A partir de hoy iniciáis una nueva vida juntos. Pero la vida no siempre es un camino de rosas. Las rosa es una de las flores más hermosas, su perfume lo invade todo por eso es el símbolo del amor. Pero recordar que las rosas tienen espinas. Y ese es el camino de la vida. Momentos felices y momentos duros. Pero el amor como el perfume de las rosas, debe permanecer a pesar de las espinas. Yo me emocioné.

Al terminar la ceremonia, Uno de los amigos se había subido al campanario para dejarles caer a los novios una bolsa grande de arroz A la salida de la Iglesia. Aurora y mi primo. Salieron en seguida y como él llevaba un traje y Aurora un vestido largo  casi blanco les dejaron caer encima todo el arroz. Mi primo entre risas les gritaba: -¡qué yo no soy! ¡Qué yo no soy! Algunos se pusieron a aplaudir. Tuvieron que correr para hacerse de nuevo con arroz. Mi primo no se separó de Aurora hasta la hora de comer. Algunos le decían a mi Madrina: -hemos visto a tu hijo con la novia. No reconocían a mi hermana.

Mi abuelo se pasó toda la ceremonia llorando, le decía a mi abuela: Me han robado a mi nieto. Y Ella le decía: pues yo he ganado una nieta. Nos juntamos para comer 298 personas.

 A la entrada del restaurante, Después de la comida aurora y yo nos movimos libremente entre la gente saludando a unos y otros. Sin que mis padres temieran que pudiéramos caernos. Por la noche los novios marcharon a Santiago y nosotros nos fuimos a una fiesta.

 

 

REGRESO A BARCELONA

 

 

Después de pasar esos días en familia, regresamos a Barcelona. Nos acompañó mi madre. Suso y Alicia, al regreso de Canarias, pasaron un par de días con nosotras. Canarias les gustó mucho decían: Eso no se puede explicar hay que verlo. Antes de volver al pueblo marcharon al  país Basco a ver a sus primos y mi madre regresó a Galicia y les llevó  la maleta. 

 Aurora seguía preparándose para el examen de graduado escolar. No pudo presentarse con nosotros, porque no le dio tiempo a prepararse. Ese año. Como hacían las prácticas de centralita por la tarde, no le daba tiempo a ir a las clases.   

 Habíamos entrado también en el grupo de teatro. Aurora ya había hecho una sustitución en una obra que se llamaba "el Pasado que vuelve" Era un papel muy cortito. Se lo pidieron casi como favor. Sustituía a Consuelo Alonso, Ella había encontrado trabajo de telefonista en Tarragona. Y Ese año empezamos  a ensayar Electra. Tenía muchos personajes y Merche y aurora me animaron a presentarme. Se apuntó también Vicente. Yo solo decía una frase, pero tenía que estar mucho tiempo en el escenario. También nos apuntamos a clases de catalán. Yo continuaba con las clases de Mecanografía y con Merche y el señor Puig para repasar cultura general y recuperar el examen. De Telefonía.

 

 

EXAMEN DE RECUPERACIÓN

 

 

Cuando consideraron, que estaba preparada para el examen, me dijeron que podía presentarme. La noche anterior, no estudié nada, me había dado cuenta, que si repasaba se me juntaba Todo y me hacía un lío. Dediqué el domingo a pasear con mis amigos y a descansar.

 Lo hice el mismo día que los alumnos también tenían su examen final. Fui muy tranquila. Aurora estaba más nerviosa que yo. La primera prueba fueron las matemáticas. Resolví el problema en pocos minutos. Y No lo repasé por si me entraban  dudas. Después, el cuestionario y la prueba de diccionario. Y para finalizar la mecanografía. Hice la factura. Esperé un poco antes de pasar a la carta y el informe. Cuando aún me quedaba la mitad de tiempo ya había terminado.

Carmen Pesquer me dijo: -¿quieres repasar alguna cosa¿ Te sobra mucho tiempo.

Le dige: -No gracias Que sea lo que dios quiera.

 

 

EXAMEN APROBADO

 

 

 Por la tarde en clase de Mecanografía Carmen  Me preguntó -¿Cómo estás? Yo bien aurora impaciente por saber cómo ha salido el examen. Ella me dijo flojito: Dile a Aurora que no sufra, estás aprobada. Todos en la escuela estamos muy contentos, pero oficialmente no podemos decirte nada hasta mañana. Disimulé como pude la alegría. Estaba deseando llegar a casa para decírselo a Aurora.

 

 

BUSCANDO PISO

 

Al regresar a Barcelona, Estábamos decididas a buscar piso. 

Ahora disponíamos de algo más de tiempo.

 

Regina, la secretaria del señor Martínez, como sabía que estábamos buscando pisos nos copiaba los anuncios que venían en el periódico. Isabel la repartidora que nos traía los cupones si veía un letrero también nos lo decía. Incluso nos acompañó a ver alguno.

Un día que no había clase, porque era la festividad de San José de Calasnz

 Aurora aprovecho para ir a una agencia. Como todos los pisos que habíamos visitado para comprar no nos convencieron. Unos por que eran muy caros y otros viejos. Nos planteamos  En un principio buscar algo para alquilar. Mientras ella estaba en la agencia, Le dijeron que acababa de entrarles uno en pueblo seco. Y que también se vendía, que estaba casi nuevo sólo tenia 3 años. Aurora Preguntó: ¿Por qué lo venden? -Parece que al vendedor, le salió trabajo en el hospital de  Huesca de fisioterapeuta y tiene que incorporarse inmediatamente. Me llamó por teléfono al bar. Paco vino a buscarme y Me dijo: -Ven al teléfono, te llama tu hermana parece que hay un piso que os puede interesar. Fui enseguida. -Estoy en la agencia, y hay un piso que nos puede interesar, pero tenemos que ir a verlo hoy. Te dará tiempo a devolver los cupones y venir a las 8 -si recojo ahora mismo. Sí. ¿Dónde quedamos? -Te esperamos en la puerta.

 

 

LA PRIMERA VISITA

 

 

Recogí y fui a devolver los cupones. Me dirigí a la Calle fonthonrada 25. Siempre que voy a un sitio nuevo sin necesitar ayuda doy Gracias a dios por a ver tenido la suerte de pasar por Castellarnau. No necesité preguntar. Aurora Me dijo: -desde  la pensión tienes 4 cruces y el que hace 5 giras a la izquierda. Y vas subiendo hasta que nos encuentres. Como me esperaban en la puerta ya subimos juntos. Era un 3º Nada más entrar en el piso ya nos gustó. Era casi todo exterior, solo la cocina y una habitación daban al patio. Al entrar había un recibidor y la entrada al comedor En la pared de la izquierda una puerta que Daba a un pasillo, al entrar a la izquierda estaba la cocina, con una pequeña galería. Al lado  una habitación, que daba al patio. A la derecha una habitación exterior, el baño que también era exterior y al fondo otra habitación más grande que daba al chaflán, al fondo del comedor, una puerta de cristal que daba a una pequeña terraza, Nos gustó mucho. Íbamos cada una por un lado, mirándolo todo. en un Momento que coincidimos en el comedor, le dije a aurora: -Estoy pensando ella no me dejó terminar: -¿en comprarlo verdad? -Si a mi no me ha dado tiempo de decírtelo pero he pensado lo mismo. El alquiler son 21.000 pesetas al mes y aumentan cada año. Lo venden por 2.500.75.000 dos millones quinientas setenta y cinco mil pesetas. El señor de la agencia era muy amable y nos dijo: Este piso está muy bien. Yo aun no lo había visto, Si no os lo quedáis vosotras, me lo quedo yo para mi hija que se casa. No vamos ni a poner el anuncio.

 Si entregáis una entrada de 1575.000 os quedarán 36 letras de 33.000 pesetas. Hicimos cuentas y como la once nos prestaba 400.000 pesetas a cada una sin intereses teníamos claro que lo comprábamos. Le dijimos: -¿Podemos venir mañana con alguien que vea para que nos diga si están bien las pinturas? -Naturalmente yo lo veo impecable pero hacéis muy bien. Al DIA siguiente por la tarde, vino Regina a verlo. Nos ratificó lo que nos había dicho el de la agencia. Estaba perfecto.

 

 

CONTRATO DE ARRAS

 

Al día siguiente por la tarde, firmamos el contrato de arras. Aurora le dijo al abogado: En el contrato, tiene que constar, que la firma de la escritura depende, de que la ONCE nos conceda el préstamo. 300.000 pesetas es mucho dinero. Y si no nos lo conceden no nos podemos arriesgar a perderlo todo. Redactaron el documento, dimos las trecientas mil pesetas, Con la condición que si la ONCE no nos prestaba las 800.000 pesetas las recuperábamos. Pagando 2 meses de alquiler. Se fijó la firma de la escritura para principios de Febrero.

Después de dar la paga y señal, solicitamos el préstamo a la ONCE.

Algunos compañeros nos decían: -como sois dos, a lo mejor os ponen problemas. La ONCE últimamente no anda muy bien de dinero. Las ventas no van como antes. Y 800.000 pesetas es mucho.

 

EDELMIRO

 

 

Desde que nos conocimos en el centro consolidamos una gran amistad con Maribel y Edelmiro. Él nos dio una bonita muestra de amistad. Le contamos que habíamos encontrado el piso y que pensábamos comprarlo. Que estábamos esperando que nos concedieran el préstamo. Él nos dijo: -Si necesitáis dinero, Yo tengo

 250 000 pesetas para las obras de la torre y pueden esperar. Podéis contar con ellas. ¡Eso era un amigo de verdad! Siempre hemos recordado ese detalle. Él dice que no se acuerda.

La cocina estaba amueblada, había una cocina de gas un frigorífico y una lavadora pequeña abierta por arriba. Casi no la utilizamos.

 Ellos se habían llevado algunos muebles: Un sofá las cortinas y algunas otras cosas. Quedaban: 3 camas, un mueble pequeño en el comedor, 1 Armario en cada habitación, por que una lo tenía empotrado. Una mesa en el comedor y 2 sillas de juncas. Les ofrecimos cincuenta mil pesetas por todo y nos los dejaron.

No le dijimos a mis padres, que habíamos encontrado piso. Les daríamos la sorpresa en Navidad.   

 

 

LA HERMANDAD DE SANTA LUCÍA

 

 

Mientras esperábamos si nos concedían el préstamo, Continuamos con las clases y el teatro. Cada año antes de Navidad a cargo de la Hermandad de Santa Lucía se organizaban grupos de voluntarios para visitar y llevar unos regalos a los afiliados que estaban en residencias. O Vivian solos. Unos días antes de Santa Lucía, Merche y Elías nos dijeron si queríamos colaborar. Aurora y yo aceptamos. Nosotras. Pagábamos el recibo. En aquellos años, Al afiliarse pasábamos a formar parte de la hermandad de Santa Lucía.  Y Nos cobraban un recibo. Ese  dinero a parte de utilizarlo para los regalos por navidad. También se ayudaba a personas que no tenían dinero. Recuerdo que nosotros para poder comprar más cosas, pagábamos entre todos los taxis.

Nos repartíamos en grupos en cada uno iba alguien con resto visual.   

 

Navidades de 1980

 

 

Cuando fuimos de vacaciones esas navidades, les dimos la buena noticia. También les dijimos a mis padres, que queríamos que estuvieran para el día de la firma de la escritura.

El abuelo se puso muy contento y cuando nos despedimos nos

 Dijo: -voy a daros dinero para que compréis lo que necesitéis. Os daré lo mismo que le dí a vuestro hermano cuando se casó. Ya sé que no es una boda pero empezáis vuestra vida como él. Nos dio 30 000 pesetas. En aquellos años era mucho dinero.

 

 

JUSTO MARTÍNEZ

 

A finales de enero nos comunicaron, que teníamos concedido el préstamo. Lo arreglamos todo para la firma. 

 El Señor Martínez tuvo un detalle muy bonito. -Nos llamo al despacho y nos dijo: -Os felicito, ya sé que os han concedido el préstamo. Me alegro mucho os lo merecéis. Pocos serían capaces de hacer todo lo que estáis haciendo vosotras. Ya sabéis que necesitáis la firma de 2 personas para que os avalen. Podéis contar con la mía. Le dijimos que ya teníamos 2 personas. Vicente y Juani. Pero siempre le agradecimos ese ofrecimiento.

 

 

LA FIRMA DE LA ESCRIPTURA

 

 

Cuando nos avisaron de que estaba concedido el préstamo. Llamamos a mis padres para que vinieran en realidad no era necesario pero sabíamos que les haría ilusión estar presentes. Alberto el Vendedor, fue muy amable, llevó unas cartas firmadas por él para las compañías de Gas, agua luz y teléfono. Autorizándonos a mantenerlo todo a su nombre hasta que nosotras decidiéramos cambiarlo. Nos dijo: -como yo sé lo que es comprar un piso, al principio todos son gastos. Os las he traído para que no tengáis ningún problema. Al salir de allí, fuimos al piso. Recuerdo que el mismo día que lo compramos, ellos ya quisieron quedarse a dormir allí. Y eso que aun no habíamos llevado casi nada. Pero como les hacía ilusión les dimos unas mantas, y sábanas que ya habíamos comprado y nos fuimos a cenar con los compañeros de la pensión. Estábamos muy contentas de tener el piso pero nos daba una cierta pena dejar aquella habitación en la que tan buenos ratos habíamos pasado. 

Todos los compañeros, querían ver el piso. Y como la mayoría iban desde la pensión les dijimos: -Está bien podéis subir cuando queráis, mamá y papá están allí pero con una condición. Como tenemos bastantes cosas para llevar, cada uno que Suva a ver el piso, tiene que llevar alguna cosa. Así, terminaremos antes. Todos estuvieron de acuerdo. Y Aquella misma tarde dejamos la pensión. Llamamos un taxi para llevar las cosas más pesadas, La máquina Perkins, la escalera de cocina, (Aurora la tenía en el quiosco cuando vendía en Granollers. Y se la trajo a Barcelona.  

 

 

DESPEDIDA

 

 

Siempre habíamos soñado con tener nuestro piso. Pero cuando la habitación estaba completamente vacía. Yo sentí un poco de tristeza. Habíamos pasado momentos felices y otros difíciles cuando la operación de Aurora. Cerrábamos otro capítulo de nuestra vida. Ívamos progresando paso a paso.

Antes de marchar, Nosotras queríamos tener un detalle con Aurora Era la chica que   se encargaba de la limpieza. Y con Celia la hija de la Señora Estrella por lo bien que se habían portado  siempre con nosotras y de un modo especial, cuando la operación de Aurora. Como no sabíamos que comprarles les dimos dinero. La señora Estrella nos dijo: -entiendo que queráis tener un detalle con aurora pero con Celia no era necesario. Aurora le dijo: -cuando me operé las 2 se han portado muy bien. A usted también le estamos muy agradecidas. Le dejamos las llaves pero vendremos a verla y nos gustaría que viniera un día a casa. -claro que iré me alegra mucho ver como mejoráis. Y quedaros la llave del portal así, la que esté en el quiosco, podrá subir al lavabo sin tener que esperar que habrán la puerta. -aurora le dijo: me sabe mal. Tranquila vosotras sois como de casa. Otra muestra de la generosidad de las personas que dios ponía en nuestro camino.

 

 

NUESTRA CASA

 

 

Aparte de nuestras cosas, en aquellos 2 meses, habíamos comprado, varias cosas para la casa: ropa para las camas, Platos, algunas ollas y 4 vasos. Mi padre nos trajo de Alemania una cadena de música y una televisión pequeña.

 El miércoles 4 de febrero de 1981 estrenamos nuestro piso. Nuestros padres estaban muy contentos. Se quedaron con nosotras hasta el Lunes Día 9.

 Al medio día antes de que marcharan compramos una bandeja de pasteles y una botella de cava. Brindamos los 4.

 

Desde mí llegada a Barcelona hacía ya casi 3 años, nuestra vida había experimentado muchos cambios y habíamos ido mejorando poco a poco, con el fruto de nuestro trabajo. De Una pensión triste y oscura pasamos a una habitación con baño para nosotras solas. Y de allí a tener nuestro propio piso. Más de lo que podíamos imaginar. Cuando estábamos en el pueblo o cuando empezamos a estudiar. De no saber ni una letra ya tenía el título de telefonista y el graduado escolar. Sólo teníamos motivos para dar gracias a Dios y a esa institución. Que nos permitió ir a ese fantástico centro de rehabilitación. Que transformó totalmente nuestra vida y la de nuestra familia. Ya no se angustiaban por nuestro futuro. Ahora lo veían con esperanza.

 

 

LOS AMIGOS DE LA PENSIÓN

 

 

 En la Pensión Se habían quedado: Trini, ana María, Bene, Rogelio, Carmen de Albacete, Vicente y Feli como en invierno en las Habitaciones hacía frío y ya no disponían de nuestra estufa, Les decíamos, que si hacía mal tiempo y no iban a ningún lado, que se vinieran a casa. Y nos reuníamos casi todas las tardes de domingo. 

 Desde el primer momento, nuestro piso estuvo abierto para todos nuestros amigos. Como en la pensión hacía frío y nosotras teníamos dos radiadores eléctricos. Grandes colgados uno en el comedor y el otro en la habitación del fondo. Cuando hacía frío abríamos las puertas, poníamos los 2 en marcha y se calentaba toda la casa. Les dijimos que los domingos por la tarde podían venir a nuestra casa.

 

 Aún teníamos pocas cosas, pero las compartíamos. Nos juntábamos todos en el comedor. Sólo teníamos 2 sillas, y una tabla larga, colocábamos una silla en cada punta de la tabla y la utilizábamos como un banco largo. El problema era a la hora de levantarnos, que o lo teníamos que hacer todos a la vez o sólo los del centro. Teníamos cafetera, pero no teníamos tazas, y utilizábamos los cuatro vasos. A sí que si éramos más de 4 Decíamos: -el siguiente turno tiene que esperar. Servíamos 4 lavábamos los vasos y otros 4 así hasta que todos estuvieran servidos. 

 

LAS PRIMERAS TAZAS DE CAFÉ

 

 

 Lo del café duró poco, porque Trini Nos compró 6 tazas con la Cafetera y la lechera. Como el día 10 era mi cumpleaños entre todos, nos completaron el Juego de Café, Media vajilla de arc opal, y 4 copas. Me lo dieron en la clase de Merche. Recuerdo que hacía mucho frío. Yo dije: No voy a poder llevarlo todo os ¡habéis pasado! Elías estaba allí y como nunca dejaba pasar la oportunidad de ayudar me dijo: -Ya te ayudo a llevarlo todo y después yo cojo un taxi para ir a casa.

 

 

 

DEVOLVER UN POCO DE LO QUE HABÍAMOS RECIBIDO

 

 

Desde nuestra llegada a Barcelona, siempre nos hemos sentido acogidas. María Pilar nos invitó más de una vez a su casa e incluso un día nos quedamos a dormir. Antonio Lea nuestro paisano también nos invitó a su casa muchos domingos. Elías y sus padres nos trataban como si fuéramos de su familia. Y Maribel y Edelmiro lo mismo. Nos invitaban a su piso en Sardañola y durante muchos años íbamos a la torre casi todos los domingos en verano. Muchas veces llevábamos la comida Pero ellos siempre ponían el aperitivo el café y el postre. Con todos estos amigos extraordinarios compartimos muchos momentos alegres, y tristes. Por eso al tener nuestra casa nos hacía ilusión compartirla con ellos. 

Estaban también, Marcos y Mariluz, Ella se había quedado viuda a los 2 años de casarse. Se quedaron solos ella y su cuñado Marcos. Él tenía una furgoneta y durante muchos años la llenaba con todos nosotros. Bastaba con que fueran amigos nuestros para que ellos también los consideraran amigos. Con ellos íbamos a la torre de Maribel y Edelmiro, en verano al Parque de Montjuït a ver actuaciones al aire libre. Él y Aurora se subían a todas las atracciones. A los 2 les encantaba.  Algún sábado nos marchábamos A comer fuera de Barcelona. Y algunos domingos a la playa. Marcos Era una persona entrañable, a pesar de ser mayor que nosotras compartíamos gustos  y aficiones. Tenía problemas del corazón. Y tuvo que ingresar muchas veces. Siempre nos decía Tranquilas, que yo llegaré al 2000 y Lo consiguió. Y cuando enfermó del corazón y estaba ingresado, Aurora y yo nos turnábamos para ir a verle cada día. Eran también como de casa. 

 Como no tenían familia aquí se pasaron muchas horas en nuestra casa. Era raro el domingo que no vinieran a pasar un rato. Con nosotras.     

 

 

23 F 

 

 

Aurora asistía a Clases Con El Señor Puig y Merche, para preparar el examen de Graduado, coincidíamos en la clase de catalán. Y Francés, yo también continuaba con Mecanografía. Precisamente estábamos en clase de catalán cuando se produzco el asalto al congreso. Entró precipitadamente en la clase Jordi vilardell, Era el ordenanza de la 5ª  planta y Preguntó: -¿Alguien tiene un transistor? Le di el nuestro Y preguntamos: -¿A pasado algo?

 -Dicen que han entrado en el congreso. Nada más llegar a casa, encendimos la Tele. Esa noche apenas dormimos pendientes de las noticias. Por La Mañana, Fui a vender con la Radio encendida. Para poder escucharlo en lugar de ir por la avenida Paral·lel bajé por una calle paralela que tenía poco tráfico. La gente al verme con el transistor, se me acercaban y me preguntaban si se sabía alguna cosa. Y cuando estaba vendiendo también.    

 

 

CUMPLEAÑOS DE AURORA

 

 

 El 11 de marzo., para el cumpleaños de aurora, Compraron la media vajilla, que  faltaba y un Edredón para la cama. (Aun lo conservamos Todo). 

 En cuanto ahorramos un poco, compramos más vasos. Pero recuerdo con cariño aquellos primeros días, compartiendo con nuestros amigos lo poco que teníamos.

 

 

SEMANA SANTA

 

 

Suso y Alicia, aprovechando, que Juani se casaba y los invitó a la boda, vinieron a pasar unos días con nosotras. Para ver el piso. Él nos izo un pequeño mueble en el lavadero para guardar algunas cosas. La boda de Juani y josechu, me permitió conocer a toda su familia y, ver nuevamente a Angelina. 

 

 

LA DESPEDIDA

 

 

Mi hermano, decidió emigrar como tantos otros pero en lugar de ir a Alemania, Francia, suiza o cualquier país Europeo, decidió marchar a Venezuela. Como mis tíos estaban en la casa presidencial, habló con ellos. Mi tío le animó a marchar. Ellos no sabían si estarían en el pueblo cuando fuéramos de vacaciones. Cuando se despidieron estaba segura de, que nos despedíamos de ellos por unos cuantos años. Venezuela Estaba muy lejos. Nosotras siempre habíamos estado muy unidas a nuestro hermano. Cuando me quedé sola no hice nada por contener las lágrimas. Les íbamos a echar mucho de menos. Nuestra cuñada era un encanto Nos veíamos poco pero nos llevábamos muy bien.   

 

LAS MEJORAS EN EL PISO

 

 

Lo  primero que compramos fue la lavadora. Y poco a poco fuimos amueblando el piso. No se puede explicar lo que se siente y la satisfacción que da conseguir las cosas por uno mismo.

Al año, compramos el mueble del comedor. La mesa y las sillas. Y uno para el recibidor. Nuestros padres, nos regalaron el sofá y una mesa de cristal para la televisión. Poco a poco fuimos cambiando las habitaciones. Y Arreglamos la cocina. Nosotras sabíamos que mis padres querían ayudarnos. Pero nos negamos. Les dijimos: -sabemos, que si lo necesitamos, ustedes están ahí. Pero mientras podamos queremos pagarlo nosotras. Es muy gratificante ir mejorando poco a poco con tus propios medios.

 

 

EL CARRO DE LA COMPRA

 

 

Uno de los momentos más felices para mí era cuando iba a comprar. Puede parecer una tontería, pero Verme en la calle con el carro de la compra, me daba una sensación de libertad. Que no se puede expresar con palabras. No tener que depender de nadie para comprar. Nunca comprábamos en el mismo sitio. Para poder comparar calidad y precios, El personal de los supermercados en los que íbamos a comprar tanto aurora como yo siempre nos han atendido amablemente. Incluso Nos leían las ofertas.

Nosotras casi siempre íbamos solas a comprar. Tanto a grandes almacenes como a tiendas pequeñas Droguerías, perfumerías, casas de muebles tiendas de ropa etc. En el Corte inglés, por ejemplo al vernos entrar con el bastón ya se acercaban para preguntar a que planta o Sección queríamos ir. Y nos atendían lo más pronto que les era posible. Recuerdo un DIA en las antiguas Galerías Preciado, que después de visitar la Sección de ropa, se acercó un empleado y nos dijo: -¿ Os hace gracia ir a la cafetería? Es la planta que os queda por conocer. -si queréis os acompaño. -Nos sabe mal ya nos han ayudado mucho. Para eso estamos. Le dijimos: -De acuerdo así otro día ya sabremos ir. La única manera de conocer los sitios es visitándolos.

 

 

BARRERAS ARQUITECTÓNICAS O PUNTOS DE REFERENCIA

 

 

En el centro, nos habían dado recursos suficientes para valernos por nosotras mismas solo era cuestión de ponerlos en marcha.

El Hecho de ir solas a todas partes, A Aurora y a mí nos da seguridad y nos ayuda a utilizar lo que algunos llaman barreras arquitectónicas, como puntos de referencia. El haber aprendido a utilizar bien el bastón. Nos ayuda a localizarlas sin peligro. Lo primero que hacemos cuando llegamos a un sitio nuevo es localizar con el bastón los objetos que hay en la puerta. Cuando va una de las 2 la otra pregunta: -¿Cómo se localiza? ¿Hay algo en La puerta? Eso nos facilita llegar a los sitios sin preguntar. Sobretodo cuando están a mitad de acera y las puertas son iguales. Un Grano Grande de Café vestido y con una taza en la Mano me ayudaba a localizar el Bar Cátedra. Cuando Trabajaba e iba sola a desayunar. 

 2 Plantas grandes a ambos  lados de una puerta, Me indican, que estoy en la carnicería. La Tercera jardinera de la Calle Bruch entre Valencia y Mallorca Me indicaba que estaba en frente de La casa de nuestra amiga Marilúz, El caballito para los niños indica que estoy en la panadería y si es en el Paral·lel, el bazar de los chinos. Una pizarra en la puerta me dice que es un bar y las cajas de fruta nos facilitan la localización de la tienda. Gracias al quiosco de periódicos se que está el paso de peatones del Paral·lel. Y hasta una terraza en la calle puede resultar útil si caminamos por una calle desconocida. Y nos apetece tomar algo. Aurora y yo ya lo hemos hecho alguna vez. Podría enumerar muchas cosas más. Hay muchos compañeros, que cuando aurora y yo decimos esto no lo entienden. 

Pero muchas Veces no lo entienden, por que no lo necesitan o sencillamente no lo han practicado.

Aurora y yo siempre hemos intentado ir solas a todas partes. La gente siempre ayuda. Sobre todo si te ven con el bastón y sola. A mi me pasaba en los hospitales cuando iba a ver alguna persona enferma. Los primeros días me ofrecían ayuda. Y cuando se daban cuenta que estaba buscando puntos de referencia para aprender a ir sola no me decían nada. En el hospital Clínico por ejemplo. Contaba las escaleras. Y una vez en la planta preguntaba cuantas puertas había hasta la habitación que buscaba.  

 

 

EL BRAILLE

 

 

 Al vivir solas, el braille era fundamental para nosotras, le sacábamos El máximo de aprovechamiento. Desde el primer día que vivimos en el piso, lo rotulábamos todo: Las escrituras, los recibos, Poníamos dimo en las bolsas de comida para congelar, las latas de conservas, las botellas de bebidas  tanto las del mueble bar como las coca colas, cervezas tónicas y cualquier otro producto Los votes de la despensa: Arroz, macarrones, sopa y todas las legumbres. El orden es importante. En nuestro caso  yo diría que indispensable. Facilita mucho la vida. Y me atrevo a decir, que la convivencia. Si necesitábamos un papel, cualquiera de las 2 podía encontrarlo. Nunca hemos necesitado, que nadie nos ayudara para localizarlo.

Cada vez que comprábamos un electrodoméstico, o cualquier aparato, Lo primero que hacíamos era apuntar las instrucciones, en braille. Todavía lo hacemos. Incluso los del Pueblo: la lavadora, el horno la nevera etc. Eso nos da mucha autonomía. Y ellos tienen en cuenta que no pueden comprar electrodomésticos digitales.  

 

 

LA FARMÁCIA

 

 

 Como los medicamentos No Estaban rotulados en braille, cuando íbamos a la farmacia, siempre llevábamos la pauta. Y Le preguntábamos la marca y la caducidad. Y la apuntábamos en la misma caja. En la que teníamos al lado de casa, Cuando les pedíamos alguna cosa la dependienta decía: apunta. La primera vez que lo dijo Aurora le dio las Gracias. Ella respondió: -No tienes que darme las gracias, no cuesta nada pero si no lo pedís no tenemos la oportunidad de poderos ayudar.    

Como entonces no había receta electrónica, a aurora se le ocurrió, que se podía poner el nombre del medicamento en la parte que correspondía a la copia. Esa idea, nos fue de gran utilidad, cuando enfermó nuestro padre. Como tenía muchos medicamentos la doctora, le hacía recetas para todo el mes y las íbamos comprando según las necesitaba. Un día en una farmacia nos dijo la dependienta: -Esto del braille en las recetas está muy bien.  ¿Cómo Es qué no lo ponen en todas? Le explicamos que lo del braille era una cosa que hacíamos nosotras. 

 

 

 

LA SUPLENCIA DE ENCARNA

 

 

A principios de Mayo, llamaron de la ONCE para ofrecernos la suplencia de Encarna la telefonista de la tarde. Les urgía, por que  Ella, necesitaba coger unos días. Su suegro estaba muy enfermo. Querían saber si aurora o yo les podíamos hacer ese favor. Aurora no podía porque le faltaban pocos días para examinarse. E iba a clase por las tardes. Yo le dije: -ahora tengo que ir al dentista, pero en cuanto salga paso para que encarna me diga lo que tengo que hacer. Para que no perdiera los clientes de la entrada del cine, me dijeron: rosamári Marcha a las 2 y media pero pasaremos la centralita a la portería y tú puedes venir a las cuatro y media. En cuanto salí del dentista cogí un taxi para llegar antes y fui directamente a la centralita. Encarna me puso al corriente de todo y me dio su teléfono por si tenía algún problema. Cuando la llamó el señor Martínez ella le dijo: -No tiene ningún problema. Nunca dejo que los suplentes añadan el número a la lista del mes pero a ella sí ya he visto que se asegura mucho antes de escribir. No era tan difícil solo era cuestión de Contar las líneas escritas y después poner la fecha y a continuación el número. Eran muchas cosas y por eso Necesitaban a alguien que ya hubiera trabajado,  en la casa. Y conociera el organigrama. Había bastante trabajo. Y Entonces no había ordenadores y se necesitaba tener dominio del braille. Llamaban las delegaciones para dar los números caducados. Había que anotarlos y después pasarlos todos juntos. Buscar en la lista el número que había salido en los últimos días, ya que llamaban de la calle para informarse, pasar las llamadas de todas las delegaciones para la devolución. Antes de celebrar el sorteo, el que estaba de guardia y le tocaba sortear, tenía, que llamar a la centralita, comunicar a la telefonista que iba a dar comienzo el sorteo. Hasta que terminaran de sortear, no podíamos coger ninguna llamada. Al finalizar la persona que había sorteado preguntaba: -dime que número has apuntado. Al verificarlo se podía añadir a la lista del mes. A continuación se daba por megafonía. Y después tocaba  llamar a los periódicos y algunas emisoras de radio. Y contestar las llamadas que entraban  del exterior que eran muchísimas.

 Para ganar tiempo descolgábamos y repetíamos el número. Y antes de marchar había que grabarlo en el contestador. Recuerdo un día que tuve muchos problemas para poder llamar a la prensa y las emisoras Porque estaban las líneas saturadas. Como desde la centralita no se podía llamar por que no había líneas libres teníamos un teléfono al lado. El señor Martínez subió a la centralita y se puso a dar el número para que quedaran enlaces libres y yo pudiera marcar con calma. Eso sí que era una muestra de compañerismo.

 Recuerdo que  al Día siguiente, me preguntaron: ¿quien era el subalterno que te ayudó? -No era ningún subalterno era el señor 

Martínez el delegado. Algunos no se lo creían.

 

 

CAMBIOS

 

 

Había habido cambios, el Señor Martínez estaba de delegado, y la escuela la dirigía el señor Miñana. Me acuerdo, que el señor Martínez cuando nos comunicó que estaba de delegado, Nos dijo: -recordar que ahora estoy más cerca he bajado 2 pisos. Y añadió cuando necesitéis algo sabéis donde encontrarme.

 

 

LOS CUPONES

 

 

Cuando ya llevaba unos días en la centralita,  me llamó el Señor Martínez y me dijo: -¿tu cómo devuelves? No entendí lo que me querían decir y le dije: -Pues llevo los cupones a la taquilla. El señor Escaler me dijo, que podía entregarlos antes de subir. Ya nos lo -imaginábamos conociéndoos. Cuando los entregues dile. Que pongan centralita, para que te los paguemos a precio de calle. Yo respondí: -pero a mi me pagan por venir. -Si pero tu nos has hecho un favor. Te hemos avisado el mismo día y has aceptado. Bueno los de estos días ya lo arreglaremos. Viendo como está ahora la situación de los vendedores y trabajadores, cuesta creer, que el propio delegado se preocupara por una vendedora. 

 

 

EL EXAMEN DE AURORA

 

 

En mayo Aurora, se presentó al examen de graduado. Ella tenía una asignatura más, por que ya le entró el catalán. Aprobó. Ella es muy expresiva y Se enteró por teléfono estaba en el bar donde comía yo y me guardaban la mesa. Recuerdo que empezó a decir:

¡He aprobado! ¡He aprobado! Todos la felicitaron.

 Yo le regalé una máquina de escribir, era una Espanooliveti Estudio 45 a ella le hizo ilusión. Y después resultó que yo la utilicé más que ella.

Pero tampoco esta vez le pudieron dar el diploma. Se había perdido y tardaron 12 años en enviárselo después de varias reclamaciones. Tuvieron que hacerle un certificado. 

 

 

Carlos.

 

 

Nuestros amigos, no eran solo afiliados, conocíamos a mucha gente y, a través de Carlos Bonet, conocimos a otros amigos algunos de los cuales aún conservamos. 

 Cuando dejó de venir por la ONCE, nos dejó su teléfono. Él es Logopeda y le destinaron a Girona. Pasaron varios años. Sin que tuviéramos noticias suyas. Un día Aurora encontró en una vieja agenda su teléfono. Llamó y le contestó su madre. Le dijo: Hola Carlos sigue viviendo aquí? -si¿ -¿Quien le digo que ha llamado? -Aurora, Dígale, que somos dos hermanas y que él nos grabó cosas en la ONCE y que ya hemos aprobado el graduado. Él también nos ayudó a conseguirlo. Nos llamó enseguida. Y nos dijo: Para que no volvamos a perdernos la pista, vamos a proponernos, encontrarnos al menos una vez al mes para comer o cenar. Y lo cumplimos. En la primera cena Carlos nos presentó a sus amigos, que ahora también son nuestros. Luís, Visi, (una enfermera

 Del Hospital de la Cruz roja de Hospitalet. Pilar, que también era enfermera. Muchos domingos íbamos todos a bailar al centro gallego. Entre ellos y nuestros amigos afiliados. A veces nos reuníamos un grupo de vente personas o más. El hermano de Vicente, también había venido algún domingo.       

 

 

OPOSICIONES

 

 

El ayuntamiento de Castelldefels convocó una plaza de telefonista. Y Carlos Andrés  nos ayudó a preparar las oposiciones. Íbamos a clases por las tardes. Y trabajábamos con un temario de otras oposiciones, También nos pasaron a braille los temas de administración local. Aurora y yo nos presentamos, pero no aprobamos. Dimos por bien empleado el tiempo que dedicamos a estudiar. Así, ampliamos nuestros  conocimientos tanto en administración local como en otras materias.

 

 

LOS ALUMNOS DE LA ESCUELA

 

 

Cada vez que comenzaba un nuevo curso de telefonía. Aurora y yo les ofrecíamos nuestra casa a todos los que venían de fuera. Para que no se sintieran solos. Y nuestra ayuda si necesitaban que se les acompañara a algún sitio. Algunos nos decían que les acompañáramos a hacer los análisis para la revisión médica. Era una manera de devolver lo mucho que nos habían ayudado a nosotras. Cuando empezaba algún curso nos llamaban de la escuela y nos presentaban a los nuevos alumnos. Muchos días cuando estaba vendiendo en el cine venían todos a verme después de comer. La mayoría se quedaban en la pensión. Los fines de semana íbamos a comer con ellos. Y después venían a pasar la tarde a nuestra casa. Nos han quedado buenos amigos de aquella época.

 

 

PRIMERA VERBENA EN NUESTRA CASA.

 

 

Como nuestro piso estaba medio vacío, quedamos en que ese año la verbena de san Juan la celebrábamos nosotras. Compramos la coca entre todos, y estuvimos bailando hasta muy tarde.

 Al día siguiente fuimos a la playa. Yo tenía tanto sueño que me quedé dormida de pié. En el tren. Aurora y yo estábamos contentas de compartir nuestro piso con los amigos. 

 

 

LOS BOCADILLOS

Cuando hacia buen tiempo, íbamos en grupo a la playa. Un día nos 

  Pasó una cosa muy curiosa. Llevábamos bocadillos y bebida. Uno del grupo dijo: -Me han dicho que si se entierra la bebida y comida en la arena, se mantiene fresca. La idea nos pareció bien. Alguien preguntó: -¿después la encontraremos? -Claro que si, pondré encima la sombrilla. Enterramos las bolsas y nos fuimos al agua con la tranquilidad de no tener que cuidar de las bolsas. Cuando llegó el momento de comer, empezamos a escarbar para sacarla y cual sería nuestra sorpresa al ver que no aparecía nada. Lástima que entonces no había móviles para hacer la foto. Por que como vídeo de primera no tenía precio. Unas 12 personas, más o menos escarbando y no hubo manera de encontrarla. Menos mal que nos dio por reír. Merche que también estaba con nosotros, dijo: -Yo creo que lo más sensato es buscar un sitio barato para comer. Terminamos todos en una terraza cerca de la playa comiendo en bañador.     

 

LAS SUPLENCIAS

 

 

 Nosotras tuvimos mucha suerte, porque nos llamaron varias veces de la ONCE, para sustituir a las telefonistas tanto de tarde como por la mañana. Nunca escogían a ninguna nos decían: quien de las 2 puede hacer la suplencia. Ese verano, aurora hizo la de rosamari. Y Yo me quedé en su quiosco. En verano se vendía muy bien. Y los repartidores si le pedíamos un número concreto, intentaban conseguirlo. Yo tenía un señor, que me compraba toda la hoja si tenía los 3 ceros. E Isabel siempre que le era posible me la traía. Y en el Mes de agosto yo hice la de encarna. Ese verano de 1981 marchamos más tarde de vacaciones.

Suso y Alicia. Aun no habían marchado, porque se le retrasaron los papeles. Y marcharon estando nosotras allí. Como mamá quedaba sola Vendieron los animales y se vino con nosotras a Barcelona.

 

 

SORTEO EXTRAORDINARIO Y ELECCIONES.

 

  

Al regresar. Ya se empezaba a hablar de que se iban a convocar las elecciones, y Se comentaba que se convocarían antes de Navidad. También se había aprobado un sorteo Extraordinario a celebrar el día 13 de diciembre Festividad de nuestra patrona. El cupón costaba 100 pesetas. Y el primer premio era de 1.000000  un millón de pesetas., se vendieron muy bien. Esas navidades no fuimos a Galicia. Llamaron de la ONCE para hacer la suplencia de rosa Mary. Como yo tenía un punto de venta fijo la hizo aurora.

 

 

EL NACIMIENTO

 

 

Como era el primer año que estábamos en nuestro piso, nos hacía ilusión poner el nacimiento. Compramos un árbol artificial desmontable. Al verlo nos gustó y comentamos: -vamos a comprar este, así no tenemos, que comprar cada año. Si lo cuidamos durará mucho. (Aún lo conservamos). Compramos también figuras y lo montamos. Organizamos una merienda para celebrarlo, con nuestros amigos.   

 

 

SANTA LUCÍA Y NOCHE BUENA

 

 

 Como cada año, celebramos la festividad de Santa Lucía Yendo a comer todos juntos y la noche buena en casa con mamá. Y Algunas compañeras de la pensión, que no habían marchado a sus casas.  Después fuimos a la misa del gallo, que se celebraba en la capilla de la delegación, Al salir, fuimos a la cafetería, en donde tenían preparados unos platos individuales. Con Turrón, mazapanes, neulas y otros productos típicos de la Navidad. Y una copa de caba. Estávamos practicamente todo el grupo. Era muy Entreñable. Estos encuentros nos unían a nuestros compañeros era como una celebración en familia.

 También recibimos el año 1982 en Barcelona.

 

 

LAS ELECCIONES

 

 

Se convocaron las primeras elecciones democráticas. En Catalunya se presentaban 3 grupos. Todos competían en igualdad de condiciones. Asistimos a los mítines de todos. Y leíamos todos los programas. Recuerdo que cuando Cair organizó la última reunión aurora y yo conseguimos que asistieran un gran número de afiliados. Empezó a llover a mares pero asistimos todos a pesar de la lluvia.

 

 

ELECCIONES

 

 

El 19 de enero de 1982 se celebraron las primeras elecciones democráticas en la institución. Los afiliados acudimos a votar libremente.

 Recuerdo como si fuera ahora Ese día. A las 8 de la Tarde, nos encontrábamos un grupo de amigos algunos de los cuales, formaban parte de las candidaturas y todos esperábamos con ilusión y expectación el recuento de votos. En un ambiente relajado y casi festivo. Estábamos presenciando el recuento, y entre 3 contábamos cada uno los votos de un grupo. Lamentablemente, ya No puedo decir lo mismo de las Segundas. Que se celebraron el 28 de Abril de 1986 La campaña fue normal Pero el día de las Elecciones cuando llegó el momento del recuento de votos, nos esperaba una desagradable sorpresa. A las 8 se cerraron las puertas. Estábamos fuera un grupo de afiliados esperando que se abrieran pero a medida que pasaba el tiempo nos dimos cuenta que no se abrían. Sin ninguna explicación. Fue indignante Le Pedimos explicaciones a Miguel Durán y nos ignoró y pasó por medio de todos abriendo la puerta con su llave y cerrándola de nuevo. Marchamos de allí con una sensación de tristeza e impotencia. Yo tuve la sensación de que ya nada sería igual.

 

 

UN ACTO SOLIDARIO

 

 

UN sábado por la mañana, a mí me dolía mucho la garganta. Y a media Mañana, tuve que recoger, por que me encontraba mal. Fui  al bar a dejar la mesa y le dije a Paco: -Me voy a casa, por que me encuentro mal. Él preguntó: -¿qué vas a hacer con los cupones que te quedan? Iré luego a devolverlos. -Espera un momento. Cogió los números y como había bastante gente dijo: -venga vamos a comprarle los números. Tiene que marchar, porque se encuentra mal. A lo mejor hoy nos toca. En un momento repartió todos los cupones que me quedaban.

 Le dí las gracias y En lugar de ir al médico fui a casa.

 

 

EL TEATRO

 

 

Después de descansar un par de horas  me vi. con ánimo para ir a ensayar. Cuando había ensayo general a los vendedores nos abonaban los cupones a precio de calle. Pero yo ese día no tenía claro que pudiera ir al ensayo. Por aquellos días Estábamos ensayando una obra de teatro, que se titulaba "todos los días" Teníamos que hacerla en el Hogar de ancianos de Terrassa. Mi padre había venido de Alemania, a buscar a mi madre. Y se quedó unos días. Coincidió con la representación y se vinieron los 2 con nosotras aurora era la protagonista y mi padre era la primera vez que nos veía hacer teatro. Yo cogí un resfriado y El domingo estaba muy afónica. Y me dolía mucho la garganta. Pero fui a Tarrasa y pude actuar.

Por la mañana yo apenas hablé. Todos me daban pastillas de menta para que recuperara la voz. Por mucho tiempo le cogí manía a las pastillas Juanola. Conseguí hacer el papel pero lo pasé fatal. Cada vez que hablaba la garganta me dolía mucho. Fue la única vez que no me puse nerviosa antes de salir al escenario. Solo estaba preocupada por la voz. Mi padre era la primera vez, que nos veía actuar. Estaba tan emocionado que una señora le preguntó si se encontraba mal. Él le respondió: -No me pasa nada gracias es que actúan mis hijas.

Estaba encantado y súper orgulloso. Como si lo que hacíamos fuera algo extraordinario. Di gracias a dios por haber podido hacer el papel. Mi padre se hubiera llevado una decepción si no llego a actuar. 

Cuando regresábamos a casa alguien propuso: -¿Quién se apunta a  ir a tomar algo todos juntos?. Yo les dije: -lo siento mucho pero no veo el momento de llegar a casa para meterme en la cama.

 

 

MI SEGUNDA BAJA

 

 

 Al día siguiente por la mañana, fue aurora a buscarme la Baja. El doctor Pérez, no le puso ningún problema. Le dijo: -Sin verla no le voy a recetar nada. Que descanse y si no mejora que venga a verme. ¡Qué diferencia de estar enferma en tu casa o la pensión!  Mis padres marcharon al día siguiente por la noche. Mi madre decía: -me sabe mal dejarte enferma. Yo le dije: -solo es un resfriado y está aurora. Marchen tranquilos. Aurora se iba a vender pero al medio día venía a comer a casa. Hacía la compra, y preparaba la comida para las 2. Por la tarde iba a clase y al ensayo del teatro. Estuve 2 semanas de baja.      

 

 

NUEVA CENTRALITA 40-40

 

 

 Habían enviado a la escuela una centralita nueva para probarla. Decían que los ciegos no la podíamos manejar. Ángel organizó un curso de reciclaje nos apuntamos 6 la centralita era un poco complicada tenía 20 líneas y una tecla para cada línea.

 Y algunas teclas más de funciones. Una caja con 20 vástagos, y si se pulsaban mal las teclas se bloqueaba. Los únicos que no la bloquearon nunca. Fueron aurora y Vicente. En Abril, Llamaron a la escuela del departamento de economía y Finanzas. Ya tenían una telefonista pero necesitaban otra persona. Como la centralita que les habían puesto era la 40-40. De la escuela enviaron a Vicente. Ángel le dijo: -Los de Alcatel, dicen que esta centralita, no la pueden manejar los ciegos y yo digo que sí. Espero que se lo demuestres, porque van a poner más en otros departamentos. 

 El departamento de economía estaba en la plaza Antonio López

 Porque eran pocos. Allí ya trabajaba otra afiliada; Conchita. Ella había hecho el curso de rehabilitación con migo y Estudió telefonía en la Escuela de la Caixa. Vicente Manejaba la centralita sin ningún problema.    

 

 

EL PRIMER SOBRINO

 

 

Suso y Alicia nos llamaron y, nos dieron una buena noticia. Estaban esperando su primer hijo. Nos alegramos mucho. Un día nos llamaron, por que cada uno tenía un nombre para el niño y buscaban nuestra opinión. Primero se puso suso y dijo: -Yo quiero que el niño se llame Javier y Alicia Alejandro, ¿verdad qué es Más bonito Javier? Luego se puso ella dijo: -¿Verdad que Alejandro es más bonito y a demás no está tan visto? Aurora me dijo: -Oye, como están en Venezuela y allí se llevan los 2 nombres voy a coger el supletorio y vamos a decir que le pongan Alejandro Javier. Les pareció bien y se terminaron las discusiones. Y además les gustó.

 

 

VACACIONES DE VERANO.

 

 

Ese año fuimos como siempre a pasar las vacaciones a Galicia. Y Nos acompañó Trini, fue a pasar una semana con nosotras. Como estaba ella salimos bastante para que viera cosas, Pasamos 2 días en Carballino con nuestra tía Elisa y nuestra Prima, prima Purita. Otro día fuimos a Orense a visitar las Burgas, la catedral, el Puente romano etc. Regresó en avión, desde Santiago. Y como marchaba por la noche, Fuimos toda la familia con ella. Nosotras 2 mis primos Pepe y Purita como no cabíamos todos en el coche Mi padre dijo: -Hay un problema, 2 tendrán que ir en tren. Nos pareció tan buena idea que nos apuntamos los 5. Mis padres, marcharon solos en el coche y nos encontramos en la estación de Santiago. ¡Como había cambiado nuestra vida! Podíamos decidir libremente como viajar. Después de dejar a Trini en el aeropuerto, fuimos a un pueblo de Coruña a visitar unos amigos de nuestro padre. Pasamos en Galicia, casi todo el mes de Septiembre.

 

 

SUPLENCIA EN CASTELLARNAU

 

 

 Al regreso nos esperaba una sorpresa.

Maribel La telefonista de la Mañana en Castellarnau, tuvo que coger la baja. Por problemas del corazón. Se preveía que sería larga. El señor Medina Quería que la suplencia, la hiciéramos aurora o yo. Nos llamó por teléfono a casa y como no nos encontró se puso en contacto con la escuela. Le dijeron que estábamos de vacaciones. Y Justo el día que nosotras marchamos de Galicia, llamaron al teléfono público, de un pueblo cercano. Le dijeron a la señora que les urgía que una de nosotras se pusiera en contacto con el señor Medina. Cuando llevaron el recado nosotras, ya habíamos marchado. Cuando llamamos para decir como  habíamos llegado mi madre nos dijo: -han llamado al teléfono de Soirexe, desde  Castellarnau. No sé como lo han conseguido. Aurora llamó al señor medina, y él le dijo: -Gracias a dios que os encuentro. Maribel ha tenido que coger la baja y necesitamos alguien para la centralita. A mi me gustaría que lo hiciera una de vosotras. Aurora le dijo: -Hablo con mi hermana y le decimos algo. Nos  hizo mucha ilusión que se acordara de nosotras. Había que incorporarse al día siguiente. Aurora Me  llamó al bar y Me dijo: -Es mejor que vayas tú yo tengo quiosco. Yo le respondí: -A mi no me importa ir pero tu has terminado antes el curso y seguro que también te hace ilusión trabajar en el Centro. -Si, pero yo ahora tengo quiosco. No pasaré frío en la calle. 

Acepté.

 

DESPEDIDA

 

 

 Me despedí del señor Venancio y la Señora Lola y a la hora de comer de los del bar y de Pascual. Lo que yo no podía imaginar, era que ese sería el último día que vendía en el cine Condal. Recogí los cupones y la mesa. La llevé a casa, Porque tardaría algún tiempo en utilizarla.

 

 

VIAJE A CASTELLARNAU

 

 

 Tenía que levantarme cada día a las cinco y media de la mañana.

Para coger el tren de las 7 empezaba a trabajar a las nueve pero el tren siguiente llegaba a las nueve y cinco. Y aún tenía 5 minutos más desde la estación.

 A las 6 y media, cogía el metro hasta plaza Catalunya. Los primeros días me imponía un poco, por que las calles estaban vacías. Y en el metro tampoco encontraba mucha gente. Cada día coincidía en plaza Cataluña. Con el Señor farrer, y después también subían Neus y Miguel De la Oficina. El primer día me recibieron todos con mucho cariño y alegría ya sabían que vendríamos Aurora o yo. Llegaba a las ocho Preparaba la música que tenía que poner para el comienzo y cambio de clase. Después iba a buscar un Café a la máquina y me comía el bocadillo que llevaba hecho de casa. A media mañana, mientras los diabéticos, iban al comedor el resto de alumnos me venían a ver. Unos para pedirme llamadas, otros para comprar alguna ficha para los refrescos. Y los más para charlar un rato. A la ilusión de ser mi primer trabajo se unía la satisfacción de realizarlo en un lugar impensable para mí. Desde que salíamos del centro casi todos decíamos, que no nos importaría volver. Me sentía una privilegiada por tener la oportunidad de volver a ese maravilloso lugar. Cuando me pagaron el primer mes, me parecía una fortuna. Cobraba 45.000 pesetas. Podíamos pagar la letra del piso y aún nos sobraba.

 

 

TERE

 

 

 Estaba haciendo el curso una chica de Jerez, que había terminado el curso de telefonía se llamaba Tere. Se llevaba muy bien con Aurora y con migo. Cuando me vio se puso muy contenta. Fuimos nosotras las que la animamos a hacer el curso. En cuanto disponía de un rato libre, se venía a verme. Algún Sábado, se venía con migo a pasar el fin de semana a Barcelona y el domingo por la tarde la acompañábamos al centro.

 

 

CONSUELO

 

 Consuelo también se alegró, de que el señor Medina pensara en nosotras para la suplencia. Recuerdo que me dijo: -Puedes estar contenta. Se ve que el señor Medina os quiere mucho  Muchas estarían encantadas de poder venir. -A mí también me hace mucha ilusión estar nuevamente aquí. Aurora y yo siempre le estaremos agradecidas por haber pensado en nosotras. ELLA Siempre llegaba un rato antes de que yo terminara. La ponía al corriente de cómo había transcurrido la mañana, si había alguna conferencia pendiente de cobro o cualquier incidencia.

A las 2 terminaba de trabajar. Me dijeron que podía quedarme a comer. Y acepté. Alguna tarde en lugar de volver a Barcelona al terminar de comer, me quedaba con Consuelo y charlábamos un rato.

 Después de comer. Iba a la estación a coger el tren. Como hasta las 4 no había clases, a veces me acompañaban algunos alumnos. Como madrugaba al sentarme en el tren enseguida me quedaba dormida. Pero siempre despertaba en San Andrés era la primera estación de Barcelona. El tren cambiaba de sonido y despertaba por inercia. Nunca me pasé de estación, pero un día, estuve a punto. Desperté y noté que no había nadie en el departamento. Para asegurarme pregunté: -¿dónde estamos? Silencio. El vagón estaba vacío. Me levanté a toda prisa y antes de bajar volví a preguntar: -¿Dónde estamos? Un señor dijo: -en Plaza Cataluña. Bajé rápidamente y el tren se puso en marcha. La verdad es que dormía poco, continuaba asistiendo a clase de mecanografía y catalán y los lunes miércoles y viernes al ensayo de Teatro de 8 a 9,30. Aurora entre la venta las clases y el teatro, tenía menos tiempo que yo. Siempre hemos compartido las faenas y como llegábamos juntas a casa. Al pasarnos casi todo el día fuera, después de cenar teníamos  un montón de tareas: Lavar, planchar, ella arreglar los cupones para el día siguiente, y si sobraba tiempo repasar el papel del teatro.  

 

 

LAS DUDAS DE AURORA

 

 

El Departamento de Economía Marchó de Antonio López a Rambla Cataluña. Vicente se fue con ellos y Conchita se quedó, por que  allí aún se quedaron algunas direcciones generales y servicios.

En el nuevo edificio de Rambla Cataluña, Necesitaban otra persona para la centralita. Por indicación de Vicente, se pusieron nuevamente en contacto con la escuela. Necesitaban una persona, que hablara catalán y manejara la nueva centralita. Como Aurora también manejaba la centralita 4040 la llamaron. Ella no sabía que hacer. Cuando llegué por la noche me dijo: No sé que hacer si tú no estuvieras en Castellarnau. Podías quedarte el quiosco. Pero si tardas mucho lo pueden sacar a concurso. Yo le dije: Bueno hay que correr el riesgo Nosotras hemos hecho telefonía para trabajar. Que sea lo que dios quiera. Pero tú no rechaces el trabajo. Yo hasta que Maribel tenga el alta no dejo el centro. El Señor Medina, confió en nosotras y no le podemos defraudar. Aurora dijo Me parece bien, yo haría lo mismo. Cuando uno se compromete a algo hay que cumplir.  

 

 

LAS MISERIAS HUMANAS.

 

 

 Aurora estaba tan contenta, que se lo explicaba a todos en la ONCE y la mayoría se alegraban. Pero siempre hay excepciones. Una mañana vino alguien a ver al Señor Medina y le dijo: -No es Justo que le hayan dado a Aurora ese trabajo, ella tiene quiosco y hay gente que no trabaja. También me he enterado, que su hermana les va a dejar tirados, para poder quedarse el quiosco. 

En cuanto marchó el señor medina, me llamó al despacho. Ya sé que Aurora va a trabajar con Vicente. Me han dicho que exigen catalán y que ella no lo sabe. Yo le dije: -Si que lo habla. Lógicamente que le falta práctica y seguridad. Estamos las dos asistiendo a clase. Y además, desde que sabemos, que lo necesitamos, si queremos trabajar aquí Escuchamos la radio y la televisión en catalán. El señor medina dijo: -Ya me extrañaba que no hablara catalán Yo Añadí: -Además, ella es del primer curso. Y hay otros que lo han hecho más tarde y ya están trabajando. A ella no la han escogido. Por eso, sino porque de los que hicimos el curso de reciclaje, solo ella y Vicente manejan bien Esa centralita. -¿y Tú qué vas a hacer ahora? Me han comentado, que te interesa conseguir el quiosco de tu hermana. -Claro que me interesa, pero, Yo continuaré  aquí hasta que vuelva maribel. Le estoy muy agradecida por pensar en nosotras. Muchos alumnos darían cualquier cosa por tener la oportunidad de regresar al centro. ¿Y El quiosco? Pues hablaré con el jefe de venta y si lo sacan a concurso mala suerte. Jacinta soltó un calificativo dirigido a la persona, que acababa de salir que no puedo reproducir. Consuelo la telefonista estaba embarazada. Esperaba para principios de mes. El señor Medina dijo: esta señora que acaba de salir, también  Está interesada por la suplencia de consuelo pero no pienso dársela. Lo que acaba de hacer no es de compañeros. Yo le dije: y ha demostrado ser poco inteligente. Yo misma le he anunciado a usted la visita. Me da pena que la gente sea así. 

 

 

La vuelta de Maribel

 

Una vez más la suerte estuvo de mi parte.

Aurora empezó a trabajar el 30 de Noviembre, y aquel mismo día por la mañana me llamó Maribel. Ella siempre ha sido muy mirada. Y me dijo: -hola ya sé que es muy justo, pero el médico me ha dado el alta y vuelvo mañana. Quería decírtelo antes de que me pases con el señor Medina. Yo le dije: -¡qué grande es dios! No sabes la alegría que me acabas de dar. Me alegro de que tengas el alta, eso quiere decir que estás bien. Y a mí me va perfecto. Aurora Estaba preocupada por si tu tardabas mucho, en coger el alta, por que podían sacar el quiosco a concurso. Aurora

 Dice, que solicitará excedencia. Pero si yo no lo solicito se lo pueden dar a cualquiera de suplencia. No te quisimos comentar nada para que no fueras a solicitar el alta antes de tiempo. Es estupendo. Mañana puedo ir a vender. Ahora mismo llamo a Aurora se pondrá muy contenta, primero por saber que estás bien. Estaba preocupada por si yo me quedaba sin el quiosco. En cuanto termine de hablar contigo, llamo Aurora y después a la Delegación y, solicito una entrevista con el jefe de ventas. Intentaré que me lo dejen como familiar de primer grado. Maribel me dijo: -No sabes lo que me alegra oírtelo decir.

Llamé a Aurora y, después a la Delegación para comunicar que al día siguiente me reincorporaría a la venta.  

 

 

LA SUPLENCIA DE CONSUELO

 

 

En cuanto terminó de hablar con Maribel. El señor Medina me hizo pasar al despacho. Ya te ha dicho Maribel que vuelve mañana. -Si  ya he llamado a Barcelona para que me preparen los cupones para mañana. El señor medina me dijo: Estamos contentos de que vuelva, Maribel pero te echaremos de menos. Yo quiero comentarte otra Cosa. Consuelo pronto cogerá la baja, si tú quieres hacer la suplencia es para ti. Si no quieres marchar tan tarde a Barcelona puedes quedarte a dormir. Yo le respondí: -se lo agradezco mucho, pero en este momento me va muy mal. Ya sabe que estoy en el grupo de teatro. Estamos ensayando una obra para estrenarla en la semana de Santa Lucía. Si hago la suplencia, tengo que dejar el teatro. Y le daría un disgusto al Señor Valsells Quedan pocos días y tendrían que leer el papel. Además yo cuando  me comprometo con algo me gusta terminarlo. Si le dejo ahora sería una faena. Y por otro lado. Le soy sincera. También me interesa empezar a vender para no perder el quiosco. Intentaré que me lo adjudiquen. Porque cambia mucho vender en la calle o dentro de un quiosco. Es como trabajar en una oficina. -¿Y a quién le podríamos ofrecer la plaza? -Si me permite una sugerencia, a Tere le haría mucha ilusión. Trabajar a aquí. Ella tiene el curso aprobado. Y será su primer trabajo. Como ya está aquí Consuelo, puede explicarle todo lo que tiene que hacer. Se lo diremos, gracias. Aceptó encantada.

 

 

EL QUIOSCO

 

 

 Al día siguiente, hablé con el jefe de venta para que me permitieran vender en el quiosco. Y solicité que me pusieran todos los números fijos de Aurora. Para conservar los clientes de ella. Me los pusieron y empecé a vender. Llevaba también los números del sorteo  extraordinario del 1 de enero de 1983.  

 Cuando llevaba pocos días vendiendo, una tarde me llamó Aurora a casa. Me  dijo: -ha llamado  Rosamary de la ONCE. Y me dijo: -Os estábamos buscando como agua en Mayo. Yo quería marchar a pasar las Navidades a Galicia. Pero como hay mucho trabajo y, el sorteo extraordinario del 1 de enero, me han dicho que no pueden hacer subir a alguien de la escuela. Tiene que ser alguna persona que ya haya hecho suplencias. Estaban intentando localizaros a ti o a tu hermana. Aurora le dijo: -yo no puedo, por que  ya estoy trabajando pero se lo diré a mi hermana. -Por favor dile que venga sino no me dejan coger las vacaciones. Cuando me llamó Yo le dije: -Bueno Ahora la verdad es que en el quiosco se está muy bien. Pero lo haré por rosamari. Me sabe mal que la pobre se quede sin vacaciones. La llamé y le dije: -si En personal están de acuerdo yo no tengo problema. -Si tu aceptas me dejan marchar.

Yo le comenté al señor Escaler: -no me importa hacer la suplencia, pero aun me quedan números para el sorteo especial. Él Señor escaler me dijo: -por eso, no te preocupes ya lo solucionaremos.

 

Fue todo tan rápido, que ni pude avisar a los clientes, al día siguiente Ya empecé. En esos días, Había tanto trabajo, que añoraba la venta. Pensaba: -con lo tranquila que estaba yo en Mi quiosco.

 El sorteo fue un éxito, a los vendedores, les quitaban de las manos los números y tenían que llamar para pedir más. Yo intentaba por todos los medios darles prioridad. Pero eran tantos, que la centralita comunicaba constantemente. Otra cuestión que aumentaba el trabajo. Era que los clientes cuando pedían un número determinado y el vendedor no lo tenía. Les decía: -si usted llama a la ONCE Y da mi número de vendedor, y dice que número quiere si lo hay me lo pondrán para mañana. Como el personal del apartado no daba a vasto.  Comunicaban continuamente. Yo. Para no hacerles esperar y así liberar la centralita, para que entraran más llamadas. Tomaba nota de la petición, anotaba el número del vendedor, y del que solicitaba el cliente. Hoy eso es impensable. Aunque los medios informáticos permitirían hacerlo sin dificultad. Pero esa ONCE que atendía al cliente pensando sobre todo en los intereses del vendedor y de la propia Institución ya hace tiempo que no existe.   

 

 

NUEVA OBRA DE TEATRO

 

 

Estábamos ensayando intensamente, la nueva obra de teatro, para estrenarla en la semana de Santa Lucía. Como cada año colaboramos para llevar los regalos de navidad a las residencias, y el último sábado anterior al estreno teníamos ensayo. A los vendedores, nos abonaban los cupones a precio de calle. Se consideraba que esa actividad beneficiaba a la Institución, porque contribuía difundir su imagen de entidad prestadora de servicios. El día del estreno fue un éxito se lleno el salón de actos. La obra Se llamaba "El demonio tiene ángel. Aurora, Manel Sánchez y Elías Barco eran los protagonistas. Todos estábamos muy nerviosos. El hecho de actuar allí nos imponía. Nos conocía mucha gente y eso añadía presión a la responsabilidad del estreno. Fue un éxito.  

 

 

Elías

 

 

 Comenté con Elías por teléfono, que iba a devolver los cupones del sorteo extraordinario. Y una vez más su amistad y espíritu de colaboración se hizo evidente. Me dijo: -es una lástima que los devuelvas. Se venden muy bien si no te importa dámelos. A mi me faltan. Lo que pasa es que hoy no puedo ir a buscarlos. Yo pensando que le hacía un favor le dije: -No te preocupes, como yo no tengo nada que hacer por la tarde te los llevo al quiosco.

 Era el 27 de Diciembre faltaban pocos Días  para el sorteo. Me acuerdo de la fecha, porque al regresar a casa, me esperaba una grata sorpresa. Sonó el teléfono. Era Francisco el Padre de Alicia nuestra cuñada. Me dijo: -tenemos un niño. Ha llamado suso y dice que están muy bien los 2. Tu padre y yo estamos muy contentos. Al rato me llamó Aurora ya la había llamado mi padre al trabajo. Mi Abuelo cuando le dieron la noticia se puso a llorar. Y dijo: -ahora sé que no se va a perder mi apellido. 

El día 31 por la mañana, el trabajo había bajado mucho. Los vendedores ya no llamaban para solicitar números del sorteo especial. La mayoría los habían terminado. Había sido una semana de muchísimo trabajo sobre todo para el personal encargado de los cupones y los repartidores. El señor escaler me dijo: -Hoy en lugar de las 14,30 dices una hora antes que ha finalizado la jornada laboral. Yo Estaba pendiente de la Hora y a las 13,30 apreté el botón de la megafonía y dije: -son las 13,30 de la tarde, hora de finalizar la jornada laboral a todos buenas tardes  y hasta pasado mañana feliz año nuevo. Eso ya no lo escuchó nadie. La gente salió corriendo. El señor escaler Allí, me dijo: -Añade que menos a los que les toque la guardia para la devolución de la tarde. Yo no pude evitar reír y le dije: -Me temo que sólo quedamos usted y yo. No sé como lo solucionó.  Supongo que haciendo él la guardia. Añadió: -Tenemos otro problema, como mañana hay sorteo, tiene que venir alguien a grabarlo y llamar a la prensa y las emisoras. Le dije: -A mi no me importa venir. Gracias entonces mañana nos veremos aquí.    

 

 

ENCUENTRO EN LA CAFETERÍA

 

 

El fin de año, por la tarde, estuvimos todos juntos en el bar de la Delegación. Elías, me entrego todo el dinero. De los cupones. Yo no estaba de acuerdo pero el me dijo: -Este dinero es tuyo. A mí no me ha costado nada venderlos. Y no pude convencerle de que yo ya cobraba por el trabajo de telefonista.

 

 

LA CENA DE FIN DE AÑO

 

 

La cena de fin de año, la celebramos en nuestra casa, preparamos una cena fría y como anécdota recuerdo que tomamos las uvas 2 veces. Aparte de los amigos de siempre invitamos a un chico que estaba solo en Barcelona. Se llamaba Federico. Nos dijo que no venía a cenar pero si a recibir el año. Como no llegaba tomamos las uvas  y a las doce y media apareció. Dijo: -el taxista se ha perdido, no encontraba la calle. Nos supo mal que el pobre se quedara sin tomar las uvas. Ya que venía expresamente para no recibir el año solo. Aurora le dijo: -No te preocupes, a la una darán por la radio las campanadas para Canarias. Tomaremos las uvas con tigo y brindaremos por el nuevo año. Después marchamos todos a la ONCE. A bailar un poco. Mi madre se quedó en casa.

 

 

UNO DE ENERO

 

 

Aquella mañana, apenas dormí. Nos acostamos muy tarde y me levanté pronto. A las 12 ya estaba en la centralita. El señor Escaler también llegó puntual. Escuchamos el número después de verificarlo lo grabé hice unas cuantas llamadas y Marchamos. Al salir me llevé una grata sorpresa. Me Estaban esperando todos, para tomar algo antes de comer. Les dije: -¿qué hacéis aquí? Os imaginaba durmiendo. Alguien respondió: Hemos venido a buscarte ya que te ha tocado trabajar te esperábamos para tomar algo todos juntos. Fue un hermoso gesto. El señor Escaler dijo: -¡Eso son amigos! -¡Estupendo! -Pues vamos a tomar un vermut yo invito.    

Y pagó él. 

 

VUELTA A LA VENTA

 

 

Al regresar Rosa Mari, yo reanudé la venta. Había un vendedor que tenía mucho interés en que el quiosco de aurora saliera a concurso. Yo los únicos puntos que tenía era de parentesco en primer grado pero tenía muy poca antigüedad. Aurora tenía la excedencia por 6 meses. Tuve la suerte, de que Elías estaba en la comisión adjudicadora de quioscos. Yo temía que lo sacaran cuando estuviera haciendo alguna suplencia. Y en ese caso no poder solicitarlo. Jaime Pineda el delegado era una persona muy asequible. Se le podía llamar directamente, Yo le había comentado que si sacaban el quiosco ha concurso y yo no estaba vendiendo que por favor me avisaran. Elías me dijo: -tu si te salen suplencias no las pierdas. Como yo estoy en la comisión si deciden sacarlo te aviso. Yo ya me quedé tranquila. Un día que  llamaba Al señor Pineda, para darle un recado me dijo: cuando escucho tu voz me vienen a la memoria todos los quioscos

 del mundo. tranquila que estás muy bien representada.

 -Ya lo sé sólo llamaba para darle un recado. Puedes llamar cuando quieras.   

 

 

OPOSICIONES

 

 

La seguridad social convocó 4 plazas de telefonistas. 2 en el Instituto Catalán de la Salud, una en Velbiche y otra en la residencia germans Trias de Badalona. Yo me presenté.    

Junto con otros compañeros. Carlos Andrés y el señor Miñana nos ayudaron a preparar el examen dándonos clases por la tarde. Se  presentaron un montón de gente, sin discapacidad. Recuerdo que el día del examen al salir, una chica que no era afiliada me Preguntó: -¿vosotros habéis hecho algún curso sobre centralitas? Le dije que sí que la ONCE  nos había formado y que teníamos el diploma. Ella dijo: -seguro que vosotros aprobáis Yo de las preguntas de centralita no he contestado ni una. -Yo esas las he respondido todas, pero no puedo decir lo mismo del resto. Solo aprobó un chico. Al salir de allí tenía claro que no había aprobado. Y me consolé pensando que la experiencia fue positiva, había aprendido muchas cosas. 

 

 

LA CONFIRMACIÓN

 

 

En nuestra Parroquia estaban preparando a los niños mayores para la confirmación. El sacerdote dijo al finalizar la misa: -Los niños que quieran prepararse para la confirmación, tienen que pasar a escribirse al despacho parroquial. Al salir aurora me dijo: -nosotras no estamos confirmadas, podríamos aprovechar y hacerlo ese día. A mi me pareció bien y como aquella semana aurora trabajaba por la tarde, fue a hablar con el sacerdote para saber lo que se necesitaba. Le dijo: -Necesitáis que os envíen una fe de bautizo y venir a la preparación si podéis. Lo hacían por la mañana durante una hora yo cerraba el quiosco e íbamos

 Las 2.

Le dijimos a Merche: el día 16 de abril Nos vamos a confirmar, y como tú nos has ayudado mucho en nuestra formación religiosa, nos gustaría que fueras nuestra madrina. Merche se puso a llorar. Y dijo: -Me hace mucha ilusión. En la ceremonia nos acompañaron casi todos los amigos, Al salir fuimos al piso a merendar. Ya lo habíamos dejado todo preparado.

  

Yo Continuaba vendiendo, y por la tarde, Asistía a clase de mecanografía, catalán, y francés. Aurora también continuaba con las clases siempre que el trabajo se lo permitía. Ella y Vicente trabajaban por la mañana y por la tarde y el día que le tocaba de tarde no salía hasta las nueve de la noche. Como Vicente aurora y yo íbamos los tres a la misma hora, Porque la clase estaba dividida en tres grupos: Los que comenzaban, los que ya sabían escribir y los que íbamos más rápidos. Al ver que cuando Estaba Vicente no Estaba Aurora un chico preguntó: -¿Cómo es que Aurora no Viene? Vicente le respondió: -porque estoy yo y somos incompatibles. El pobre chico interpretó, que estaban enfadados y dijo: -Ya me extrañaba últimamente si está ella no estás tú. Pero no seáis así tenéis que venir los 2. Empezamos todos a reírnos.  Vicente le explicó que era por el trabajo.     

 

LA OPERACIÓN

 

 

 Yo, tenía desde hacía tiempo, un quiste en la muñeca derecha. Era de grasa. Como No me dolía nunca me planteé operarlo. El médico un Día me dijo: -Es mejor  quitarlo. Si te das un golpe y se reventara puedes tener algún problema. Así que me preparé para la operación. Le dije al Medico: -¿me lo pueden hacer con anestesia local? -Si no te importa sí. 

Nunca había entrado al quirófano pero estaba muy tranquila. Me operaron a las 5 de la tarde, no había comido desde la noche anterior. Y el doctor Justribót, sólo estaba preocupado porque estaba sin comer les decía a las enfermeras: -Cuando Suva a la habitación sobretodo que le den algo para comer. En los análisis que me habían hecho para la operación me habían encontrado colesterol el Médico me decía: -no voy a ponerte a régimen, sino con lo delgada que estás no te vamos a ver. Suprime los fritos y los pasteles y que te siga el médico de cabecera. 

Al subir a la habitación estaban esperando aurora y Trini. Me hizo ilusión encontrarlas allí. Les dije: -¿qué no Vais a la piscina? Aurora dijo: -Sí pero primero queríamos saber como estabas. Pero esto está lejos. Trini dijo: -bueno unas cuantas paradas de metro. -Mañana nos vemos en casa. Me pasé toda la noche y parte de la mañana durmiendo.

Al día siguiente, después de comer me dieron el alta. Al Llegar a casa encontré un ramo de flores, que había comprado Trini. Ella sabía, que tanto a aurora como a mi nos encantaban las flores y quiso que las encontrara al volver de la clínica. Me estiré en la cama y seguí durmiendo. Sonó el teléfono, como lo tenía al lado de la cama contesté. El señor miñana me sacó de mi letargo. -Hola estabas durmiendo. Si ayer me operaron del quiste y no hago más que dormir. El señor Miñana bromeó: -Bueno pero la mano te la han dejado. Te llamo porque Han llamado a la escuela preguntando por ti. Hay una plaza en la residencia Germans Trias de Badalona. Dicen, que necesitan una persona con experiencia para hacer una suplencia durante todo el verano. Es por la noche. De momento es para una suplencia. Pero yo creo que si la aceptas a lo mejor ya te quedas. Sin dudar le dije: -Yo ahora no puedo. Quiero ir a Galicia a conocer a mi sobrino. Lo traen de Venezuela para bautizarlo. 

Estuve unas tres semanas de baja, y como no podía utilizar el bastón. Y aurora trabajaba, cada día me venían a buscar a casa para ir a tomar algo a la delegación. Y después me acompañaban  de regreso. 

 

NUEVA LLAMADA DE CAN RUTI

 

Cuando yo ya había empezado a vender, volvieron a llamar, esta vez directamente desde la residencia. De Canruti. Les contestó mi hermana. El señor que llamó  Le dijo: -Necesito hablar Urgentemente con María Ferradás. No está en este momento, pero si le puedo ayudar soy su hermana. Dígale que se ponga en contacto con el servicio de personal. Nos urge bastante. Hemos llamado a la escuela pero nos gustaría hablar directamente con ella. -¿Es para la Suplencia? -Si pero posiblemente si acepta la plaza sea para ella. Ella ya le ha dicho al señor Miñana, que en todo el mes de agosto no puede porque marcha a Galicia. Pero le diré que leS llame. De todas formas si hablan con el señor miñana le puede enviar a otra persona. -Si pero necesitamos a alguien con experiencia. Cuando me lo explicó Aurora, Yo no entendía como habiéndonos presentado 4 al Examen y no habiendo aprobado porque  me llamaban a mí y las dos veces repetían lo de la experiencia.

 Aquella misma mañana recogí los cupones, fui a la cabina y Llamé. Pregunté por la persona que me había dicho aurora y cuando se puso le dije: -buenos días me ha dicho mi hermana que quieren hablar con migo. -Gracias por llamar Quiero ofrecerle una suplencia para todo el verano. Nos interesa una persona con experiencia, porque la chica que ocupaba esta plaza marchó y no tenemos a nadie. Le dí las gracias por su interés y le  dije, que yo no podía. Le dí el nombre de Lucía santos. Les dije que ella también tenía experiencia porque la formación que nos daba la escuela era muy buena y que además había hecho prácticas en la centralita de la ONCE. A continuación, Llamé al señor miñana y se lo dije. Para que no se perdiera la plaza. También le sugerí el nombre de Lucía. A ella le puede interesar, porque vive en Badalona. 

 

 

EL SEÑOR ESCALÉ

     

  

  Al decirles definitivamente que no, la residencia me devolvió  por correo toda la documentación que habían solicitado para presentarse a las oposiciones: Datos personales, Certificado de la Escuela en el que acreditaba, que había realizado el curso, y entre otros papeles, estaba una carta Personal Firmada por Francisco Escaler como jefe de personal. En la que explicaba, que Había realizado con máximo aprovechamiento y eficacia suplencias, en la Delegación territorial de Barcelona y en el Centro de Rehabilitación de Castellarnau. Entonces entendí, porque me llamaban a mí. Fue todo un detalle por su parte, y lo más bonito, es que lo hizo de forma anónima. 

El señor escaler nunca me dijo nada sobre la carta.

Pero es una muestra de cómo se valoraba el trabajo de los afiliados. Yo nunca le había tratado mucho. Algunas veces cuando el señor Puig estaba enfermo él nos había dado clases sobre todo de matemáticas. Y cuando yo hacía las suplencias. Con otros jefes teníamos más trato. Es un detalle que no he olvidado nunca.      

 

 

LA SUPLENCIA EN EL QUIOSCO

 

 

A finales de Julio, marchamos de vacaciones. Elías solicitó la suplencia de mi quiosco; en verano se vendía muy bien. Pidió también, que le dejaran mis números para conservar los abonados. Y clientes. Se los dieron (Entonces se podían solicitar). 

 

 

LA LLEGADA DE MI SOBRINO

 

 

El 2 de Agosto de 1983 fuimos toda la familia y un amigo de mi padre que también llevaba su coche a recibir a la familia que venían de Venezuela. Suso Alicia, Mi tía Elisa y su hija Purita. Conocí a mi sobrino Alejandro Javier. Tenía 8 meses era como si nos conociera de toda la vida. Pasamos con ellos todo el mes le bautizaron el 24 de agosto festividad de San Bartolomé. 

Mi padre quiso celebrarlo en el mismo restaurante que se hizo la boda.

 

A finales de agosto, regresamos en el coche de mi padre conducido por mi

 hermano  suso. Nos Acompañaron él y Alicia con El niño. Y se quedaron unos días con nosotras. La mayoría de nuestros amigos pasaron a conocerle. Era un niño muy alegre y sociable.

Cuando marcharon nosotras continuamos con nuestra vida. Aurora trabajando y yo vendiendo. Al regresar yo, Elías, cogió las vacaciones durante todo el mes de Septiembre. Había conseguido algunos clientes que compraban cada día sus números. Me dijo: -si quieres te acompaño a hablar con el jefe de ventas a ver si te dejan mis números durante el mes de septiembre, así venderás un poco más. No me pusieron ningún problema. Me vino muy bien, Septiembre siempre había sido un mes malo para la venta y desde hacía algún tiempo las ventas bajaban mucho. En Octubre ya me quedé solo con mis números y los de aurora.

Primero a Aurora y después a mi nos costó bastante, hacer el quiosco por la tarde. Estaba bastante alejado de la esquina y la gente pasaba de largo. Y eso que tenía cerca una parada de autobús. Pero poco a poco conseguimos que se vendiera. 

La venta en el quiosco era tan diferente a vender en la calle que a mi no me preocupaba encontrar otro trabajo. Pero continuaba por las tardes asistiendo  a clases de mecanografía, catalán y francés. Aurora y yo siempre habíamos tenido muy claro que  para abrirse puertas fuera de la Institución una buena formación era fundamental. En nuestro caso no bastaba con un currículum de muchos títulos había que demostrar nuestras capacidades. 

 

 

NUEVA REFORMA DEL CUPÓN

 

 

La reforma de 1979 en la que los cupones pasaron de 10 a 25 pesetas. Funcionó durante algún tiempo pero nuevamente las ventas caían en picado. La maltrecha situación económica de la Institución no mejoraba. Cada día vendíamos menos. Pero no venía ningún inspector a hacernos responsables de la situación. Recuerdo que un día vino el inspector y me preguntó: -¿Cómo te va? -Unos días mejor y otros peor, pero se vende poco. -Están trabajando para reformar el sorteo seguro que irá mejor. Yo tengo que reconocer que no creía en aquella reforma. Pensaba que un único sorteo a nivel nacional restaría interés a la clientela. Aquí en Barcelona por ejemplo, a la hora del sorteo muchos venían a presenciarlo en directo y compraban números antes de entrar al salón de sorteos. Jaime Pineda el Delegado nos reunió para explicarnos las características del nuevo cupón. Precio, premios. A partir del 2 de Enero de 1984 El sorteo Sería estatal. Argumentaban que eso contribuiría a aumentar las ventas, porque si una persona estaba de paso en cualquier ciudad hasta ahora no compraba, porque caso de tocarle tenía que regresar al sitio donde lo había comprado para cobrar.

Algunos esperaban con ilusión la reforma. Otros no acabábamos de verlo claro.    

VICENTE Y AURORA

 

A principios de diciembre Aurora y Vicente tenían tanto trabajo, que uno sólo no podía atender todas las llamadas sobre todo por la mañana. Trabajaban los 2 mañana y tarde. Hablaron con personal y les prometieron buscar alguien para la tarde. Conchita, la telefonista, que se había quedado en Antonio López, continuaba cobrando del Departamento de Economía y finances. Y Decidieron reclamarla. Vicente Me dijo un día que estábamos cenando los 3

En el Bar gol: -La plaza de Antonio López quedará vacante. Te imaginas que te llamen a ti. -No creo. La verdad es que yo ahora estoy bien en el quiosco. Pero me gustaría trabajar como telefonista. El cupón está muy bien como medio pero nunca tienes un horario fijo. No volví a acordarme de aquella conversación.

Cuando estaba recogiendo al Medio Día, Feli, que continuaba en la Pensión y vendía muy cerca de allí Me dijo: Estoy preocupada, No sé si me aclararé con el nuevo cupón Yo le dije: -Tranquila lo único que cambia es que el sorteo será nacional y los números costarán 50 pesetas. Además yo estaré aquí y si tienes dudas entre las 2 lo aclararemos. -si pero tu encontrarás trabajo como tu hermana. -bueno pero de momento me tocará vender el 2 de enero. -Pues entonces me quedo más tranquila. 

 

 

LLAMADA INESPERADA

 

 

 El viernes, 2 de diciembre, como cada tarde fui a devolver los cupones. Mientras estaba en la cola oí mi nombre por megafonía: María Ferradás Pase por el despacho del señor Miñana cuarta planta. Pensé que iban a ofrecerme la suplencia de rosamari o encarna. Me parecía muy pronto para coger las vacaciones de Navidad pero Pensé

 querian decírmelo con tiempo. Para que me diera tiempo, a devolver los cupones del sorteo extraordinario. 

Subí muy tranquila.

Entré en el despacho: -Buenas noches, ¿quería verme? -sí, tengo una buena noticia para ti a partir del Lunes, ya podrás enviar a paseo los cupones. Han llamado de presidencia, porque en Antonio López se quedan sin telefonista. A Conchita la han reclamado desde Economía, pero quieren que coja las vacaciones, antes de incorporarse. Necesitan que empieces el lunes día 12.  Como mañana es Sábado, el Lunes, a las 12 te acompañará Carmen Pesquer a hacer la entrevista al Palau de la Generalitat. Necesitan a alguien que maneje la centralita 40-40 y que hable catalán. Tú reúnes las 2 condiciones.

Fue todo tan rápido e inesperado que estaba aturdida. Me parecía estar soñando. Cuando salía del despacho me volví y pregunté: -¿es seguro? ¿Puedo explicárselo a Aurora y a los amigos? Claro que puedes. Yo también me alegro Mucho. 

Cuando salí del despacho, lo primero que hice fue subir 

A la 5ª planta y decírselo a Merche y al señor Puig. Los 2 se pusieron muy contentos. Después bajé al bar. Todavía estaban allí. Juani, Josechu, Trini, Rogelio Julián Y Bene. Les dí la buena noticia. Me felicitaron y yo marché a casa estaba deseando que llegara Aurora de trabajar para decírselo. Se puso muy contenta y me dijo: -¡qué suerte que hayas rechazado el trabajo en la residencia de Badalona! Esto es mucho mejor, está más cerca y no es de noche. Nos llamaron a nosotros para preguntar, que tenían que hacer para que les enviaran otra persona de la escuela. No te dijimos nada, para no crearte falsas ilusiones.

 Pero Vicente y yo, teníamos la esperanza de que te llamaran.

 -Desde hoy tenemos que hablar en catalán para coger seguridad.

 

 

LA ENTREVISTA

 

 

El Lunes 5 a la hora indicada llegamos al Palau. De la Generalitat. Al llegar, Carmen dijo: -hemos quedado con fina Navarro nos está esperando. -Está en el patio de los Naranjos, pueden pasar. Yo estaba, un poco nerviosa, porque no sabía en que consistiría la entrevista y mi dominio del catalán no era perfecto. Estuvo muy amable. Lo Primero que me dijo fue: Bienvenida a presidencia. Después me hizo algunas preguntas y yo ya estaba más tranquila en aquel momento entró un señor. También era muy amable me preguntó porque quería trabajar de telefonista.  -Porque me gusta mucho el trato con el público. Me preguntó un par de cosas más pero no las recuerdo. Me puse muy nerviosa. Fina Navarro me dijo: tienes, que ir a apuntarte al paro y a principios de enero darte nuevamente de baja. Al salir carmen se reía. No entiendo por que te has puesto tan nerviosa era muy simpático y guapo. Y Manda menos que la fina Ella es la jefa de personal. -Ahora si quieres vamos a que te apunten como demandante de empleo. Ya hemos mirado que oficina te corresponde. 

LA MERIENDA

 

 

Como Cada año colocamos el nacimiento el día de la Inmaculada.  Organizamos la merienda. Esta vez teníamos un motivo más de celebración. Compartir con nuestros amigos la noticia de mi nuevo trabajo. Algunos ya lo sabían. Nos reunimos un buen número de personas, Trini, Rogelio, Merche, Alfonso, Elías, Vicente, y Bene a Feli la invitamos pero no vino La pobre siempre estaba con sus dolores de cabeza y la agobiaba estar con mucha gente. También vinieron por vez primera a casa Maricris, y rosario 2 chicas de Canarias que habían venido a hacer el curso de telefonía. Les dimos la noticia y todos juntos lo celebramos. 

   

EL ÚLTIMO DÍA DE VENTA

 

 

El viernes 9 de diciembre, fue mi último día de venta, Aurora y Vicente me dijeron: -Hemos pensado, que como hoy es tu último día de venta, jugarnos entre los 3 una tira de cada número. Si no nos toca, te los quedas de recuerdo. También tenía los cupones del sorteo especial, Aurora me dijo: -no los devuelvas, dámelos a mí e intento venderlos en el trabajo. Y se los llevó todos. Me quedaban bastantes. 

VICENTE

 

 

Vicente me dijo: si quieres como mañana me toca trabajar por la tarde, te acompaño a tu nuevo trabajo, te enseño el camino y te presento a la gente, yo los conozco a casi todos. Y saludas a conchita.  Le dije: Me parece perfecto, cuando se va por primera vez a un sitio, es más agradable ir acompañada. ¿Dónde quedamos? -Desayunamos en la condal y cogemos el Metro.

 

 

VISITA A LOS NUEVOS COMPAÑEROS 

 

 

 Al día siguiente por la mañana Me acompañó. Cuando llegamos Me presentó al conserje de la mañana, se llamaba Manel Valles además, de portero, se dedicaba a la profesión de payaso. Él y su mujer eran los hermanos Toto.

 Después subimos a la 3ª planta allí estaba la centralita. A Todos les alegró ver a Vicente. Le recibieron con muchas muestras de cariño. A La primera que me presentó fue a Lina, Era una chica muy agradable y alegre, Vicente me dijo: -si tienes algún problema Lina te echará una mano. Era la Secretaria del señor Josep Hernández. Director General de Informática. Me dijo:

 -Bienvenida. Deseo que estés a gusto entre nosotros, a conchita la queremos mucho pero ahora nos la reclaman. Nos han dicho que ya te incorporas el lunes. Me alegro. Así conchita podrá hacer sus vacaciones, antes de incorporarse a Economía. En el edificio, Eran bastante gente ya había diferentes servicios y direcciones generales. Solo en aquella planta estaban: La dirección y subdirección general de Informática, la comisión Mixta de valoraciones, Estadística y el servicio de radio difusión y televisión. Vicente, me explicó: -Desde esta planta se han hecho las primeras emisiones de prueba de Cataluña radio., En la 4ª El consell de Diseny la 2ª el Patronato Catalán Pro Europa y en la primera información general. En la 5ª había una guardería para los trabajadores de Hacienda. Estuve un rato charlando con conchita y después marchamos. Vicente me dijo: Vamos a saludar a Julián y te presento a los del bar Central. Julián era un vendedor amigo nuestro. Tenía el quiosco muy cerca de mi trabajo. Desde que empecé a trabajar, Vicente él y yo comimos juntos durante muchos años. 

 

 

LA ESPERA

  

 

Pasé esos días entre nerviosa e ilusionada. Estaba acostumbrada a tener mucho trabajo, gracias a las suplencias de la ONCE pero allí no me obligaban a hablar catalán. Continuaba practicando, hablando con Aurora pero nos costaba, porque entre nosotras, siempre hablábamos gallego. A Vicente también se le hacía raro hablarme catalán, porque desde que nos conocimos en Castella Arnau siempre habíamos hablado en castellano.

 

 

PRIMER DÍA EN LA GENERALITAT

 

 

El Lunes salí de casa muy temprano, no quería llegar tarde el primer día. Llegué a las nueve menos cuarto. Y Me quedé un rato charlando con el conserje, le dije que mi padre estaba en Alemania, Él había estado allí muchos años con el circo. A las 9 en punto subí  Lina y conchita me esperaban. Me dieron una silla Lina me dijo: -de Momento no hagas nada ves escuchando a conchita, que te vaya diciendo los nombres así te sonarán. Y si te cuesta hablar catalán con nosotros puedes hablar castellano. Y las llamadas intentas atenderlas en catalán. Aquel detalle me obligó a superar el miedo al ridículo. Le dije en catalán: -Muchas gracias, pero si empiezo a hablar castellano con vosotros, me costará más coger seguridad. Solo os pido un poco de paciencia. Lina Insistió: -No te preocupes, lo que queremos es que estés cómoda. Y si necesitas algo no dudes en pedírmelo. Me quedé observando el trabajo de conchita hasta las 10.

 

 

EL DESAYUNO

 

 

 Aurora Me había aconsejado: -Intenta salir a desayunar desde el primer día, tienes 20 minutos y si no los coges al principio, después tendrás que reclamarlos. Le hice caso y le pregunté a Lina: -Cuando no esté conchita, ¿qué Hago con la centralita para salir a desayunar? -no te preocupes por la centralita. Se la quedará el portero. Manel es muy Simpático ya te lo habrá dicho Vicente, se llevaban muy bien. Después también  te presentaré a Jerónimo. Hoy puedes salir a la hora que quieras. 

Conchita cada vez que pasaba una llamada me decía el nombre y la sección. La veía tan segura que le decía: -¿llegaré algún día a hacerlo tan bien como tú? Ella me decía: -seguro que sí, tú ya estás acostumbrada a trabajar. -Sí pero en la ONCE  y en Castell Arnau. Como hablaba en castellano y los temas me sonaban, parecía más fácil. A las 10 salí a desayunar.

 

 

LAS PRIMERAS LLAMADAS

 

 

  Al volver conchita me dijo: -Yo siempre desayuno aquí, hoy no paso la centralita a recepción y coges tú las llamadas. Yo te voy diciendo las extensiones. Antes de sentarme yo entró una que quería hablar con 2 personas, ella le dijo: -Tendrá que volver a llamar, Yo le dije flojito: -no hace falta, esta centralita permite llamadas en cadena, tienes que pulsar esta tecla. Aquella centralita para mi no era ningún problema ya que había hecho el curso de reciclaje con Ángel Almaraz. Y en los 3 días anteriores, Aurora me había aclarado todas las dudas, porque ella trabajaba con una igual. 

Me pasé una hora atendiendo las llamadas y mientras descansaba aproveché para ir haciendo la lista de personal por plantas. Cuando llamaron de la escuela para ver como iba, Conchita Le dijo al señor miñana: -Lo hace mejor que yo, ella sabe mucho más de la centralita. Como no me costaba Lehr en braille, por la tarde ya pasaba llamadas sin ayuda. 

 

 

SANTA LUCÍA.

 

 

El Martes 13 Ya cogíamos la centralita a ratos. A las 2 marché a comer con Vicente y Julián. Después de comer volví al trabajo. A las 5 habíamos quedado con Vicente para ir a la Merienda que organizaba la ONCE en Monjuit. Se lo pregunté a Lina y Me dijo: -No hay ningún problema ya que está conchita, disfruta mucho de la fiesta de tu patrona.

  

LA LLEGADA DE LA FAMILIA

 

 

Aquella semana, llegaron mis padres y mi prima Purita, Trini se casaba el día 17 y los invitó a la boda. Yo continuaba esforzándome en aprenderme de memoria las extensiones. Mientras estaba conchita para no perder mucho tiempo buscándolas al quedarme sola. 

El 17 fuimos todos a la boda.

 

 

LA LOTERÍA

 

 

  El lunes continuamos con la vida normal. Mis padres y mi prima se quedaban a pasar las navidades con nosotras, el día 22 de diciembre sucedió algo inesperado. Esa vez cosa rara yo no seguí el sorteo por la radio. Como estaba centrada en aprenderme bien el organigrama antes de que marchara conchita, no quería distraerme con nada. Oí que alguien decía: -ha tocado el gordo en Barcelona: -Yo le dije a conchita: -ha que ha tocado el que vendían en la Caixa este año no lo he comprado. Cuando me disponía a marchar a desayunar, Subió el conserje y me dijo: -¿tu Sabes el teléfono de Vicente?  -si en este momento, está en mi casa. Hoy no ha ido a trabajar. -Es que creo que le ha tocado la lotería. Ha tocado el gordo en el Bar Teruel. -él come allí cada día. Yo le dije: -Me extraña que no haya llamado para decirlo a lo mejor ni se ha enterado. Me levanté para ir al lavabo antes de ir a desayunar. De golpe reaccioné: pero... ¡Si le ha tocado a Vicente nos ha tocado a Aurora y a mí! Vicente y Aurora antes de yo empezar a trabajar ya comían en ese bar. Recordé, que una Noche Vicente nos había dado en el teatro los números que le habíamos en cargado. Él nos preguntó si queríamos, le dijimos que sí, con la clásica broma para que te toque a ti sólo... Regresé a la mesa para llamar a Aurora pero en aquel momento me llamó ella. Me dijo: -Hola Nos han tocado un millón seis cientas mil pesetas. -¿Estás segura? -sí, he llamado a casa le he dicho a mamá donde están los números y después le he dicho: -léame número a número. Me ha leído el 53288 Es el que ha tocado. Vicente, estaba en nuestra casa con mis padres iba a llevar a mi prima Purita a visitar el museo de Cera. Pero Aurora le pidió que fuera a ayudarla. Estaba sola y cuando los compañeros se enteraron de que le había tocado la lotería bajaron todos a la centralita para felicitarla. Como sabían que tenía Mis cupones del sorteo especial de la ONCE. Le pedían números. Cuando llegó Vicente, aprovechó para salir. La llamaron de la cadena Ser y les dijo: -ahora no os puedo atender me voy a desayunar con una amiga. Supongo que aun no había asimilado. El premio. Tuvieron una mañana de locura. Fue la agencia efe y otros periódicos y emisoras de radio. Mi padre no se lo creía cuando escuchó a Aurora hablar por radio nacional. Dijo: ¡es cierto! ¡Ya puedo llamar a Galicia! Yo en cuanto a medios de comunicación. Pasé más inadvertida, solo vino televisión de Barcelona y el correo catalán. Los compañeros subieron de todas las plantas a felicitarme.

 

 

ALEGRÍA COMPARTIDA.

 

 

Esa tarde a Aurora y Vicente, les dejaron salir antes. Yo salí a las 6,30 quedamos que nos encontraríamos los 3 antes de volver a casa. Pasamos por la Delegación he invitamos a todos los que pasaron por allí aquella tarde. Muchos vendedores estaban esperando para felicitarnos; porque escucharon a Aurora y Vicente por la Radio. También, Nos llamó el señor Medina. Nos dijo:

 A pesar de ser horas de clases, cuando escuchamos que le había tocado a los telefonistas de economía. Pusimos la radio através de la megafonía y todos escucharon a Aurora y Vicente cuando les entrevistaron. Todos me han dicho, que os transmita su felicitación.

 

 

LOS NOVIOS

 

Nuestra madre y nuestra prima también vinieron a la Delegación. Nuestro padre se quedó en casa. Y tenía anotadas una lista de llamadas de toda España. Entre ellas la de Trini y Rogelio. Estaban de viaje de Novios, llamaron para felicitar las fiestas y mi padre le Preguntó: -¿Teníais lotería del Bar Teruel? Rogelio: -creo que 160 pesetas. Como tienen la manía de poner dos números en la misma papeleta. Mi padre le dijo: -Pues os ha tocado, por eso Aurora y Maruja no están aquí han ido a la Delegación para invitar a los compañeros. Como mi padre era tan bromista Rogelio pensó que le estaba gastando una broma. Y Le dijo: -señor Manolo, no bromee con cosas tan serias. Por favor. -No es broma os ha tocado a los 6 también le ha tocado a Julián y a Vicente. Rogelio no podía creerlo. Después de colgar comprobaron el número y le llamó de nuevo para pedirle disculpas por no haberle creído.

 

 

COMPAÑEROS DE CURSO

 

 

Gracias a la lotería, Aurora, recuperó el contacto con algunos de sus compañeros de curso. Que al oírla por la radio llamaron al centro para conseguir su teléfono. La llamaron bastantes para felicitarla. 

Pasadas las fiestas, mis padres y mi prima, regresaron a Galicia, para pasar el Finn de año con los abuelos y mis tías. Aurora y yo compramos regalos para que se los llevaran a todos. Nuestro Padre decía en broma: -¡Os lo vais a gastar todo entre regalos e invitaciones! Nosotras le decíamos: -No sé preocupe, el piso ya terminamos de pagarlo el mes pasado. Nos hace mucha ilusión enviarles algo, queremos que ellos también tengan un recuerdo. 

 

 

LA PRIMERA SEMANA SOLA EN EL TRABAJO

 

 

El 27 de diciembre, ya me quedé sola en el trabajo.

Conchita, marchó a su pueblo de vacaciones antes de reincorporarse. Al Departamento de economía. 

 La primera semana, me costó un poco. No tenía problemas con la Centralita pero me costaba resolver algunas llamadas. Planteaban cosas que a mi no me sonaban de nada. Gracias a Lina, que siempre estaba dispuesta a echarme una mano aclarando cualquier duda. En pocos días tenía una idea bastante clara del organigrama. Lo apuntaba todo. Y cuando no tenía llamadas repasaba. 

 El día 31 de Diciembre, vinieron de presidencia, con un sobre. para pagarme los días que había trabajado. Celia la administrativa de presidencia, me dijo: -Hola, Soy Celia, vengo a pagarte, Yo pensaba que como estaba en prácticas no cobraría esos

 días. Le dije: -Pero ¡me pagáis! -Claro has trabajado desde el  día 12 -Pero yo pensaba, que estaba en prácticas. -Bueno estabas aprendiendo pero ya has trabajado desde el primer día, lo único que estos días no te podemos cotizar a la seguridad Social.

 El día 2 por la mañana, tienes que ir a darte de baja en la oficina del paro que te corresponde. Y Ya te hacemos el contrato indefinido. Y te damos de alta en la seguridad social.

Recibimos el año en Barcelona y el día 2 de enero de 1984, Trini y Rogelio, me acompañaron a la Oficina del Paro. A darme de baja, aquel mismo día me hicieron el contrato. Indefinido. 

 

INVITACIÓN A LOS ALUMNOS Y PERSONAL DE CASTELLARNAU

 

 

En cuanto pasaron las fiestas y el Centro de Castell Arnau Reanudó sus actividades. Una de las primeras cosas, que hicimos, Vicente, Aurora y yo, fue pasar por el centro y dejarles dinero, para que compraran pasteles y cava para todos los alumnos y resto del personal. Le dijimos al señor Medina: -nos hubiera gustado compartir la celebración con ustedes, pero como en domingo faltan muchas personas preferimos dejarles el dinero. Queremos que participen todos de nuestra alegría. Él nos dio las gracias.

Queríamos celebrarlo con toda la gente de nuestro grupo de amigos. Pero Julián propuso: -Porque no lo hacemos todos juntos.  La idea nos pareció bien y, acordamos esperar a que regresaran Trini y Rogelio de su viaje.

Cuando regresaron. Organizamos una cena Con los amigos de los 6  muchos eran amigos comunes y otros venían invitados por alguno de los afortunados. Al que más le tocó fue a Vicente, Le tocaron 4 millones pero los gastos los dividimos a partes iguales. Lo hicimos en un bar que se llamaba la huerta, estaba muy cerca de la delegación, lo cerraron para nosotros. Después de cenar, Julián tocó el acordeón y estuvimos bailando hasta las 2 de la madrugada.

 

 

Nuevos compañeros

 

 

Yo en el trabajo tenía muy buena relación con los compañeros. Y les ayudaba en todo lo que podía. Marchaban unas direcciones generales y venían otras. Cuando marcharon todos los de la dirección y subdirección General de informática, Le dije a Lina: -Os voy a echar mucho de menos, sobretodo a ti me has ayudado mucho. -Yo he hecho poco, tú también me has ayudado a mí cogiéndome los recados cuando estaba reunida. Es una lástima, que no te vengas con nosotros. Yo si que te voy a extrañar.

 

 

NUEVAS TAREAS

 

 

En mi planta, continuaban los del Servicio de Radio difusión y Televisión. Como yo tenía la radio, los ayudaba. Cada vez que llamaba alguien para denunciar una emisora pirata la buscábamos en mi transistor. Y yo la escuchaba para saber si coincidía con el nombre que nos habían dado. 

Enseguida encontré compañeros para salir a desayunar. Estaba muy bien considerada el director General del Consell de diseny se quedó unos días sin secretaria, Porque se casó. Y me dio el teléfono de su casa, para que le llamara si tenía alguna llamada importante, él era arquitecto y por las tardes no venía a trabajar.

 

 

NUEVOS SERVICIOS

 

 

Aquel mismo año, se creó el Servicio de acción cívica y el servicio de bienestar. Social. La secretaria del Jefe de servicio y yo enseguida simpatizamos. Acabamos siendo buenas amigas. El resto de trabajadores eran casi todos muy jóvenes y nos llevábamos muy bien. Yo era mayor pero como empecé a estudiar a los 25 años me decían que teníamos la misma edad intelectual. Con ellos aprendí mucho. Al principio les llamaba la atención verme tomar notas en braille. Y se interesaban por el sistema. Algunos incluso me pidieron un abecedario. 

 

 

EL HOMENAJE A LA NIÑA DE LA PUEBLA

 

 

Poco Después de  regresar de  las vacaciones de verano una mañana   vino a Mi mesa, el señor Escolies, el jefe de servicio y Me

 Dijo: -Perdona que te moleste. Pero Necesitaríamos que nos hagas un favor. Yo le dije: -si puedo cuenten con ello. -Supongo, que sabes, que la Niña de La Puebla es ciega. -No tenía ni idea. La Generalitat va a hacerle un homenaje la próxima semana. Le entregaremos una placa, y hemos pensado escribirle el texto en braille. Pero la placa es de metal y no sabemos como se puede grabar. Viéndote leer a ti hemos pensado, que le gustará poderla leer. ¿Cómo lo podemos gestionar? ¿Conoces a alguien en la ONCE? Yo le dije: -Me parece una gran idea les felicito. Será un detalle muy bonito. ¿Para cuando la necesitan? -Para dentro de 3 días. -es muy poco tiempo. Llamaré a la imprenta. No conozco mucho al director pero me parece una persona asequible.     

Llamé  a la imprenta, el director era miguel Durán. Le pedí a la telefonista que me pasara con él ella dijo: -Lo siento, está en Madrid, Le dije: -Te diré lo que necesito, por si alguien me puede ayudar; Te llamo del servicio de Bienestar social Mí nombre es María Ferradás, y también soy afiliada. En mi departamento, están preparando un homenaje a la Niña de La puebla y quieren que la Placa sea en braille. El problema es que me han avisado con muy poco tiempo. La necesitan para el lunes. La telefonista me puso con un trabajador, que me atendió  muy amablemente. Le expliqué lo que necesitábamos y él Me  dijo: -el director no viene hasta el lunes. Pues para el lunes necesitamos la placa. Es una lástima. Para los que no vemos es importante que alguien que no tiene nada que ver con la ONCE  piense en el braille. ¿No habría alguna manera de solucionarlo? Él me dijo: -Yo no sé que dirá el director, pero lo voy a intentar. Hoy es viernes, me tendré que quedar  aquí a trabajar todo el fin de semana. -Gracias, me han dicho que pagarán lo que sea. -Bueno eso lo habláis con Miguel.

 -yo Necesito, que esta misma tarde me entreguen el texto que quieren poner.

 

 

LA PLACA

 

 

El lunes por la mañana se presentó el mismo trabajador con la placa. Como era de metal. Tuvo que hacerla con un martillo y un punzón de hierro punto a punto. Me la dio para que la leyera y le dije: -está perfecta gracias. Mañana hablaré con Miguel para explicarle que la necesitábamos con mucha urgencia.

El señor Escolies me dijo: Te felicito por la rapidez en la gestión y te agradezco que hayas contribuido a agilizar la entrega de la placa. -a mi no tienen que agradecerme nada. Ha sido gracias a la colaboración de un trabajador que se ha quedado todo el fin de semana trabajando para entregarla hoy.

 

 

LLAMADA A MIGUEL DURÁN

 

 

 Al día siguiente, le llamé: - Hola supongo que ya estarás al corriente de mi llamada del viernes. -sí Yaa me han informado.

 Te llamo primero para agradecer. En nombre de mis jefes al  personal de la imprenta el favor que nos han hecho, y Después También quieren saber cuanto tienen que pagar. Yo me he tomado la libertad de insistir para que la hicieran porque cuando alguien piensa en nosotros pienso, que la ONCE  tiene que dar facilidades. -Diles que no tienen que pagar nada, yo también pienso como tú si alguien tiene en cuenta el braille tenemos que colaborar. Estoy segura de que hoy el trabajador no hubiera podido decidir por su cuenta. Esto es Otro muestra de La libertad que se respiraba dentro de la Institución. Y un detalle de cercanía y consideración hacia los afiliados.

 

 

EL LIBRO

 

 

En 1985 La dirección general de acción cívica, publico un libro, que se titulaba "el derets i els deures dels ciutadans" (Los derechos y deberes de los ciudadanos) Los repartían entre todos los jóvenes, que habían cumplido los 18 años. También nos lo dieron a todo el personal. El señor Llorens el jefe del servicio, cuando me lo dio me dijo: -te regalo este libro, está en tinta. Nos hubiera gustado dártelo en braille. Yo le dije: -No sé preocupe, yo lo llevaré a la ONCE  y me lo pasan. 

Una semana después, el señor Llorens me dijo: dentro de 2 días haremos la presentación del libro en braille. Y queremos invitarla a usted. Se lo entregaremos a los chicos del Centro de recursos que han cumplido los 18 años y por supuesto a usted también. -Eso es estupendo. Gracias por pensar en nosotros.

-no tiene mérito, usted nos lo ha dicho, Nosotros no sabíamos, que fuera tan fácil, en la ONCE Nos han dado toda clase de facilidades. Si hubiéramos sabido que lo hacían, nos hubiéramos  puesto en contacto con ellos directamente. Si quiere invitar a algún amigo puede hacerlo -se lo diré a mi Hermana y a su compañero de trabajo. Se llama Vicente Tubau trabajan los 2 en el departamento de economía i finanzas. 

 

 

PRESENTACIÓN

 

 

La presentación, del libro en braille se hizo en el Palau de la Generalitat. Estaba presidida por Jordi Pujol y además del personal del Servicio de Acción Cívica. Asistieron: Miguel Durán como delegado de Barcelona. Francesc Miñana como director del centro de recursos. Y los Jóvenes. Del Joan amades. A Vicente, a Aurora y a mi también nos entregaron un ejemplar en braille. Fue un acto muy sencillo y bonito. Estaba contenta de a ver podido contribuir a que los jóvenes ciegos recibieran también  el libro en braille. 

 

 

TRASLADO DE LA ESCUELA DE TELEFONÍA

 

 

AL  iniciar sus actividades el centro de recursos educativos Joan Amades. Se trasladó la escuela de telefonía. Con todo el personal.

Les Nos dio pena, porque teníamos muy buena relación con todos Al señor Miñana ya lo conocíamos desde que llegamos a Barcelona. Con Carlos y Ángel nos unía una buena amistad. En el nuevo centro, también se impartían clases de radio, Masaje i formación profesional. Muchos jóvenes tenían puestas sus esperanzas en este centro. Pero con el paso del tiempo se vio como las actividades formativas iban desminuyendo año tras año hasta quedar reducidas a la mínima expresión. Fueron desapareciendo las clases de Radio, masaje, formación y por último la escuela de telefonía. A aurora y a mi nos daba mucha pena ver como los nuevos afiliados lla no tendrían como nosotras la posibilidad de formarse.  

 

 

MARÍA DOLORES

 

 

Carmen la Profesora de Mecanografía también marchó al nuevo colegio. En su lugar entró María dolores que dio un aire nuevo a las clases. Siempre estaba haciendo bromas. A demás de Mecanografía ella nos daba boligrafía. Nos enseñaba a escribir. Me acuerdo de una señora que se había quedado ciega recientemente. Y un día nos confesó Me estáis ayudando más vosotros que el psicólogo. ¡Esto sí, que es terapia de grupo! Os veo a todos con una vida normalizada unos habláis del cupón otros de otro trabajo, pero lo más importante para mi es que lo hacéis con naturalidad y con alegría. 

 

 

CURSO DE TÉCNICAS DE COMUNICACIÓN

 

En abril de aquel mismo año, La escuela de administración Pública, organizó unas jornadas de comunicación, estaba dirigido a todas las personas que trabajaban en centralitas y recepción. El centro de recursos cedió las instalaciones, y las centralitas. Como éramos muchos se hicieron 2 grupos. Se hacía todos los martes de 4 a 8 de la tarde. Aurora le tocó primero, y una vez más tuvo problemas. Se inició una huelga de autobuses, que duró desde Abril hasta Junio. Los conductores de autobús. Hacían huelga cada martes. Recuerdo que Julián decía en broma: a ver si aurora termina el curso para que se acabe la huelga. Y así fue. Yo lo empecé en Junio no hubo ningún paro. Los asistentes, que no eran ciegos estaban sorprendidos de nuestra agilidad con las centralitas. Recuerdo que una chica me decía: -envidio vuestra formación.    

 

 

CREACIÓN DE LA CONSELLERÍA

 

El Servicio de Bienestar social, había crecido en competencias y personal. Ya contaban con casi treinta oficinas. Y A finales de  1985 se creó la consellería. Se integraron en ella los 2 servicios Acción Cívica y Bienestar social Acción Cívica pasó a dirección general.

Con la creación de la consellería. La Dirección General de ación cívica aumentó el personal. El director Francesc Marimón Era una persona muy amable y sencillo. Por él nunca hubiera tenido coche oficial. Los primeros días viajaba en autobús. Y coincidimos varios días. Yo no Sabía que era el director. Como me vio bajar en su misma parada me preguntó: -¿Quieres cruzar? -sí gracias. -¿Vas muy lejos? -No trabajo aquí en el número 5 ¡Que casualidad yo también! Cuando vino el jefe de servicio a presentármelo él dijo: -Ya nos conocemos del autobús. 

 

 

PRIMER SERVICIO DE LA CONSELLERÍA

 

 

La creación de la consellería, coincidió con una huelga de los repartidores de butano. Hacía frío y se preveía que iba para largo. El personal del departamento. Se ofreció a la empresa, para repartir de forma voluntaria, bombonas a las personas mayores y discapacitadas. Como daban el Número por la radio  y la televisión, se recibían una gran cantidad de llamadas. El problema era diferenciar cuando decían la verdad, porque muchos decían que eran mayores o que vivían solos y después resultaba que no era verdad. Los hombres salían todos a repartir butano. . Y las mujeres cogíamos los encargos en la oficina. Trabajábamos cada día hasta las 9 de la noche o más tarde. Recuerdo que un día yo tenía una cena, me sabía mal marchar y dejar solas a mis compañeras. La secretaria del jefe de servicio sabía que yo tenía que marchar y se lo dijo al director general de Acción Cívica. Él vino a mi mesa y me dijo: -Recoge, por hoy ya has trabajado bastante, te llevo. Me viene de camino él sabía donde vivía porque la semana anterior coincidíamos en el autobús. -No se preocupe, no voy a casa.

 Es igual, dime la dirección y te llevo, A mi no me cuesta nada. -Puedo ir en el metro, para llevarme tiene que dar vuelta. -No te preocupes, tantas veces se dan vueltas inútiles, que no llevan a ninguna parte. Tú vas a llegar tarde, por ayudar. Déjame. Yo también colabore.

Yo les había llamado, para decir, que llegaría más tarde, Vicente me Preguntó: -¿Cómo has llegado tan pronto? -por que me ha traído el señor Marimón. Y Vicente dijo: Maruja ha venido en coche oficial. Los demás, pensaban que era una broma.

 

 

LA AVERÍA DE LA CENTRALITA

 

 

Como estábamos ensayando una obra de teatro para estrenarla la semana de Santa Lucia, Yo El sábado por la mañana tenía ensayo general y no podía faltar. Les dije que iría por la tarde, pero cuando estaba desayunando me llamaron: -Perdona que te molestemos, pero no funciona la centralita y en Alcatel como es sábado no hay Nadie. El señor escolias  Nos ha pedido que te llamemos por si tu sabes si hay algún teléfono de urgencias. -Que yo sepa no, pero no  os preocupéis ya me imagino que pasa. Seguramente, Es una manguera, en la que van muchos cables y que comunica la centralita con el armario donde están las placas. Ahora mismo cojo un taxi espero poderla arreglar. Fui y en un momento la arreglé gracias a la formación que había recibido en la escuela. La coordinadora me decía: -tú has hecho más que un curso de manejo de centralitas.

 

 

LA HUELGA

 

 

La Huelga duró varios días aquello parecía no tener Finn. Íbamos a trabajar incluso en domingo. Coincidió con el puente de la Constitución y la Inmaculada. Por fin se desconvocó.

Nos parecía mentira. El director General. Me dio las gracias por haberme quedado cada día. Yo no formaba parte de la consellería y no estaba obligada a hacerlo. Continuaba dependiendo de presidencia. Le dije: -Lo he hecho encantada, toda. En esta planta todos son de Bienestar social y yo los considero mis compañeros. 

 

 

SANTA LUCÍA

 

 

 La víspera de Santa Lucía le Pregunté a la secretaria del Jefe de servicio, si podía coger la tarde. Ella me dijo: -Yo te diría que sí, pero no depende de mí. Hablaré con el Jefe. No creo  que haya problema. A las 2 cuando estaba a punto de salir. Vino a mi mesa el señor Escolias: -tienes un momento, -si -Me ha comentado Montse, que necesitas la tarde de mañana para celebrar tu patrona. Quería decirte personalmente que mañana tienes todo el día. Y, no Necesitas gastar Asuntos propios. Yo te lo doy de fiesta. No creas, que es por la huelga, que eso en un momento dado contagiados por el ambiente general lo hace cualquiera. Es por tu comportamiento durante todo el año. -Gracias. Él me dijo: -No tienes que agradecérmelo tú te lo has ganado.

 Siempre estás dispuesta a ayudar y Tratas muy bien a las personas que llaman. -Yo trato a la gente como me gustaría que me trataran a mí. -Ojala todos tuvieran esa Actitud. Coge el día y no hace falta que te lo autorice el señor Vila yo hablaré con él para que no te lo resten de los días de libre disposición. 

 

EL CAMIÓN

 

 

Para mi cumpleaños, mi hermana y algunos amigos de la ONCE me regalaron un camión de plástico cargado de bombonas. Aún lo conservo de recuerdo. Me lo entregaron en el bar a la hora de comer. Recuerdo que Vicente y aurora me dijeron: -tenemos un regalo para ti, pero sólo Puedes abrirlo con una condición. Que lo pongas en tu mesa de trabajo. Yo no sabía lo que era pero les dije que sí. Al abrirlo lo entendí.

Pasó todo el departamento a verlo. Uno le enganchó un cartelito que decía: Servei de Benestar social" Fue un detalle muy divertido me confesaron que les costó encontrarlo.

 

 

REGALO EXPECIAL

 

 

 El 10 de Febrero, de 1986 cayo en domingo y me sucedió una cosa extraordinaria. A mi siempre me ha gustado celebrar mi cumpleaños, el mismo día. y  Como cada año, invité a algunos amigos a cenar. Les dije: -Quedaremos un poco más tarde, porque hoy hacen la procesión de Lourdes. Y aurora y yo no queremos faltar. La mayoría dijeron que también asistirían. Entre nuestros amigos había personas que no creían pero siempre respetaban nuestras creencias religiosas. Nuestra parroquia era la de Lourdes, El domingo más cercano a la fiesta se celebraba una procesión por todas las calles del barrio, rememorando la Procesión de las antorchas de Lourdes. Cuando estaban apunto de llegar a la iglesia, justo delante de nuestra casa nos despedimos, porque ya habíamos ido a misa por la mañana.

Una señora que yo no conocía me dijo: -toma esta flor del ramo de la Virgen. Nos quedamos todos en silencio y un poco sobrecogidos. Mi amiga Maricris dijo: -Hoy es su cumpleaños. La señora respondió un poco sorprendida: Felicidades No lo sabía. Alguien no recuerdo quién dijo es un regalo de la virgen. No sé que inspiró aquella señora a darme ami la flor. No es habitual ir cogiendo flores del ramo de la virgen. Como creyente estoy convencida de que fue un regalo.

 

 

CLASES DE CATALÁN POR NIVELES.

 

En 1986 En la once se empezaron a dar clases de catalán por niveles. Aurora Vicente  y yo nos apuntamos al B Equivalía al II el primer día ya nos dieron los apuntes en braille, Lourdes la Profesora también sabía leer en braille. Aún se les exigía a todos los que entraban a trabajar en la Institución. Tenía la carrera de psicóloga y facilidad para enseñar y siempre aclaraba nuestras dudas. Teníamos muy buen ambiente en clase. Como También entraba la geografía, en el examen, Josep el Marido de Lourdes, ideó un mapa con un plástico como el que se utilizaba para el termofon y con unas cuerdas delgadas representaba las diferentes comarcas. A mi me ayudó a situarlas los hizo en tamaño pequeño y podíamos llevarlo en la carpeta con el resto de apuntes. Él nunca había trabajado en la ONCE lo hizo de forma desinteresada, en Junio, nos presentamos al examen y Aprobamos los 3

 

NIVEL C

 

 

 Al año siguiente, yo me apunté al nivel c este era muy complicado, Aurora y Vicente, tenían que turnarse para a trabajar por la tarde y no podían asistir a clase me presenté yo sola y suspendí el examen. Tuve que repetirlo. Al año siguiente nos cambiaron de profesor. Se llamaba Francisco Ramos Al igual que Lourdes era una persona muy preparada, y tenía muy buena relación con los Alumnos Recuerdo que los primeros días se sorprendía, por que yo resolvía los ejercicios antes que los demás. Le aclaré, que no tenía mérito, porque yo repetía curso. Nos presentábamos 4 lo hicimos en días diferentes. A mí me tocó la última. Esa vez aprobé. La señora que nos examinaba de La Junta Permanent venía a la ONCE corregía ella, porque sabía braille. Era muy exigente. Era La misma con la que había suspendido el año anterior. Al terminar el examen me dijo: -Si no te aprueban por favor pide revisión de examen. No he tenido tiempo de leer la redacción pero superas el 7,5 eso quiere decir que estás aprobada.

 

 

SUPRESIÓN DE LAS CLASES

 

 

 Yo quería continuar con los cursos de catalán. Hacer el curso de filología catalana. Equivalía al nivel D ya Eran  nivel superior si lo aprobaba podía dar clases de catalán. Solicité los libros, pero ya suprimieron las clases de niveles. Solo se daban de iniciación. para castellano parlantes. También desaparecieron las de cultura general. Lo justificaban con la famosa integración, decían que esos cursos se podían hacer en escuelas normales  y en el caso del graduado en academias.

 

 

NUEVAS RESPONSAVILIDADES

 

Yo tenía la centralita, nada más entrar. Llevaba también la recepción. Entonces el servicio de bienestar social, tenía muchas visitas de la calle. Porque gestionaban muchas cosas. Yo les atendía y avisaba a los técnicos. 

En el trabajo cada vez contaba con más amigos Salíamos a comer con toda la gente del servicio. Y también organizábamos cenas en casa de unos y de  otros. Sobretodo cenas. En nuestra casa también organizamos alguna. La Generalitad hacía pocos años que  existía, la mayoría de los servicios eran de nueva creación y todos poníamos mucha ilusión y responsabilidad en el trabajo. Yo siempre me ofrecía para ayudar en lo que podía. 2 veces por semana se hacía la valija, (consistía en enviar a través de mensajeros material a las oficinas. Si había que hacer grupos de carteles yo los iba contando para hacer los diferentes grupos. Como cada vez el servicio, crecía más pusieron un teléfono de 6 Líneas llamado teide 24, porque tenía 24 terminales. Iban pasando por la centralita diferentes personas. A casi nadie le gustaba llevar el teléfono. Y pedían que les cambiaran. Como cada vez Necesitaban más espacio. Trasladaron la mesa del teléfono a recepción, estaba justo delante de la mía.  

 

 

EL APAGÓN

 

 

 Un día hubo un apagón, que duró toda la mañana. Mi centralita dejó de funcionar, Les pedí permiso para llamar desde la otra centralita, como tenía líneas directas no dejaba de funcionar. Me dijeron que había como mínimo para un par de horas. Se estaba celebrando una reunión de todo el personal del servicio. Menos los técnicos. Como no tenía nada que hacer y el teide 24 no hacía más que sonar. Probé a contestar, las teclas estaban situadas en fila de la 1 a la 6 Sólo era cuestión de marcar el número. Sabía que los técnicos tenían del 11 al 17 y si no pedían por ninguno en concreto Era muy fácil. Empecé a pasar llamadas y ni se dieron cuenta. Yo como sólo decía: -El señor tal por la línea 1 el que contestaba pulsaba esa línea y ya estaba. Cuando llevaba casi toda la mañana pasando llamadas. Alguien preguntó. -¿Quién está en la centralita? La jefa de área dijo: -pues no sé los únicos que están trabajando son los técnicos y están aquí todos. Una de las técnicas que se llamaba Olga, vino a la recepción, ¡Pero eres tu la que está pasando las llamadas! -Si, como mi centralita no funciona, y esta no dejaba de sonar, me he tomado la libertad, de contestar. Como estaban todos reunidos no les dije nada.

 Ella estaba sorprendida. Y -¿cuando has aprendido a manejar  este teléfono? -No ha hecho falta, las centralitas, son como las máquinas de escribir. Si manejas bien una sólo es cuestión de descubrir las teclas que cambian. Y lo dices así como si tal cosa. Pues claro no tiene importancia. Yo intento ayudar en lo que puedo. 

 

 

SEGUNDA CENTRALITA

 

 

Unos días después el jefe de servicio, me preguntó: -¿Qué tendríamos que hacer para que lleves tú nuestra centralita?

 -Ponerla aquí en mi mesa, por que si tengo que ir de un lado a otro perdería mucho tiempo. -hoy mismo llamo a Telefónica para que hagan el traslado. Desde ese día, llevaba yo siempre Las 2 centralitas y la recepción. Aprendí muchísimo. Cada vez que tenía una consulta complicada los técnicos la atendían y después me explicaban la solución. Cuando ellos Se reunían. Les decían a los de las oficinas sobretodo a los nuevos, que si tenían algún problema hablaran con migo. Fueron unos años perfectos. Mis compañeros eran personas encantadoras. Siempre que se celebraba alguna cosa, contaban con migo.

 

 

EL SUBDIRECTOR

 

 

Aunque parezca extraño, trabajábamos en igualdad de condiciones. Nunca Destacaban lo que hacía por el hecho de ser ciega. Sino como profesional. Valoraban mi trabajo. Tenían en cuenta mis sugerencias. Un día me llamó el subdirector General, a su despacho. -Perdona que te moleste, pero quería consultarte una cosa. Como antes Aquí había muchos servicios pequeños. En casi todos los despachos hay teléfonos directos, Los responsables de mantenimiento, dicen que si los suprimimos ahorraríamos mucho dinero. Pero será más trabajo para ti. Y si algún día no viene alguna secretaria tendrás que anunciarnos las llamadas. -eso no es problema. Me parece una decisión muy coherente, yo lo he pensado muchas veces. Pero no me atrevía a proponerlo. Muchas gracias. Por contar con mi opinión. -No gracias a ti por tu ayuda. Hoy mismo les diré que pueden anularlos.   

 

 

LIBRO EN BRAILLE

 

 

  Un año por Navidad se celebró una reunión de todo el servicio. Regalaron un libro a cada trabajador. Iban llamándoles por el nombre. Cuando me llamaron a mí espontáneamente se pusieron todos a aplaudir. Fue muy emocionante. Mis amigas del trabajo Silvia y rosa Mari empezaron a llorar. Yo tampoco pude contener las lágrimas. Por la Tarde el director general. Se presentó con un libro en Braille. -Hola vengo a traerte el libro, -si ya me lo han dado esta mañana. -te lo hemos dado por que este no nos llegó a tiempo. Queremos que puedas leerlo tú como los demás. No sabía que decir. Le pedí que me lo firmara. El libro se llamaba "solitud de Víctor Catalá" Lo habían encargado a la imprenta.  

 

 

LA TARJETA

 

 Mis compañeros siempre tenían detalles inesperados. EN 1991  cuando cumplí los 39 años, 2 compañeros y buenos amigos de la oficina de Hospitalet. Me enviaron una planta con una tarjeta en braille. Como ellos no sabían escribir, fueron a la delegación de Hospitalet a hablar con la delegada a ver si les podía hacer ese favor. Ella les dijo que si y cuando le dijeron el nombre les dijo: -Os ayudaba con mucho gusto pero ahora que sé para quien es me hace ilusión colaborar en esa sorpresa. Dadle muchos recuerdos. de mi parte. Le llevaron el texto y ella se lo escribió. Entonces los delegados aún sabían braille. Seguramente hoy lo tendrían mas complicado por que muchos directores de agencia no lo saben. La Tarjeta decía: -ring ring somos los 39 que llegamos Muchas felicidades. Un Abrazo  Francesc Molina y Joan Serrano. Ese detalle me hizo tanta ilusión, que llamé a mi hermana. -He tenido un regalo -Si, una planta y una tarjeta en braille. -¿Cómo lo sabes. -Me lo ha dicho lucía -Si es la delegada de Hospitalet. A ella le ha hecho mucha ilusión poder hacerles el favor. Juan había trabajado conmigo durante unos cuantos años. Fue uno de los que más me ayudó con la normativa. Siempre que el departamento, iniciaba campaña me decía: -te lo explico para que no te cojan fuera de juego. 

  

 

PRIMEROS AUSILIOS Y SOCORRISMO

 

 

En 1990 la ONCE  organizó en colaboración con la CRUZ  roja 2 cursos: uno de primeros auxilios, y otro de socorrismo. Nos presentamos las 2 y varios afiliados. Aprobamos casi todos pero cuando iban a darnos el diploma, dijeron: -Nos falta uno. Aurora dijo: -el mío, La doctora se sorprendió y le preguntó: ¿Cómo lo sabes? -Estoy acostumbrada ya me ha pasado otras veces.

 

 

NUEVOS AMIGOS.

 

 

Con el grupo de teatro, hacíamos bastantes actuaciones fuera de Barcelona. En residencias de ancianos, centros culturales, y parroquiales. Por medio de un Sacerdote, que conocía Merche, fuimos al Centro Parroquial de La Inmaculada de Hospitalet. Ellos También tenían grupo de teatro y nos invitaron a la actuación. Representaban "La Dama del Alba" Asistimos bastantes del grupo de Barcelona. Antes de la actuación, Fuimos a tomar algo con el Padre Antonio y otras personas. Nos hablaron de que estaban preparando un viaje a Lourdes. Si alguno de nosotros se quería apuntar, que estarían encantados de que fuéramos con ellos.

 La coordinaba un señor de Cornellá que se llamaba José. Aurora y yo no habíamos ido nunca. Y Les dijimos: -Nos gustaría. José nos dijo: -Os doy mi teléfono y si os decidís a venir me llamáis.  

 

 

VIAJE A LOURDES

 

Aurora y yo nos apuntamos al viaje a Lourdes. Nada más salir del examen de socorrismo. fuimos a coger el metro. José nos llamó para saber si tenían que venir a buscarnos. Les dijimos, -no hace falta. Cogeremos el Metro hasta Sant Ildefonso. -José dijo: estupendo, el autocar sale de allí. Viajamos toda la noche. Apenas dormimos, Venían un grupo de andaluces y se pasaron toda la noche cantando. Era una gente encantadora. En todo momento estaban pendientes de nosotras. Al llegar fuimos a comer, después visitamos algunos sitios: La Gruta, el Molino, y la casa de Bernardeta. Para facilitar que nadie se perdiera llevaban uno la bandera de España y otro una pancarta que decía: "cornellá Barcelona", La pancarta, la ataron al bastón de Aurora y la bandera como no llevábamos nada para ponerla la engancharon en un paraguas grande. A media tarde uno de los que venían dijo: -¿No tenemos un palo para la Bandera y la Pancarta? -No -pues Macho llevamos la bandera de luto. El paraguas es negro.

LA PROCESIÓN DE ANTORCHAS

 

 

  Por la Noche después de cenar asistimos todos a la procesión de antorchas. Recuerdo que no Teníamos ningún palo largo para la bandera. Cada grupo llevaba la suya. No era cuestión de continuar con el paraguas negro. Durante la cena aurora dijo: -Se me está ocurriendo una cosa. Les podemos preguntar si tienen un palo de fregona, después se lo devolvemos. Nos pusimos todos a reír pero después José dijo: -Pues no es una idea tan descabellada, vamos a preguntar. Nos lo prestaron. Aurora llevaba la Bandera Ella no sabía, que cuando se terminaba la procesión todos los que llevaban las banderas tenían que subir a una especie de palco para que se vieran todas. Cuando se dio cuenta los guardias ya la habían acompañado a subir. Dice que no se agobió. Pensó: -bueno ya me rescatarán. Y así fue. Al día siguiente, hizo un hermoso día de primavera y hicimos el vía crucis por la montaña. Y una visita a unas cuevas. Tenemos un grato recuerdo de aquel viaje.   

 

LAS ILUSIONES DE AURORA

 

Gracias a dios, desde que se operó. A Aurora, no le volvieron a doler los ojos. Pero su salud no era buena, Tenía una alergia crónica que no pudieron saber de que le venía. Si cogía un resfriado fuerte tenía que terminar cogiendo la baja. Ella siempre esperaba hasta el último momento.

 Muchas veces fue a trabajar con fiebre.

 

Ella, siempre había soñado con hacer la carrera de fisioterápia.

Pero el horario del trabajo no se lo permitía. Conchita estaba por la tarde, pero pronto tuvo que dejar el trabajo, era diabética. Y su estado de salud empeoró.   

Y después de la Marcha de conchita, no terminaban de encontrar una persona, que quedara sola en el trabajo por las tardes. Ella y Vicente tenían que turnarse. Eso les impedía apuntarse a alguna actividad o matricularse en una academia. Ellos al igual que yo no se limitaban a pasar llamadas. Sabían manejar la fotocopiadora, intentaban resolver, las cuestiones que se les planteaban sin molestar a los jefes. Atendían las llamadas de los cargos que no tenían secretarias, anotaban encargos, Cuando veían que una sección determinada no funcionaba no dudaban en hablar con los responsables para encontrar soluciones.   

 

 

LAS OPOSICIONES

 

Aurora y Vicente. Continuaban con problemas en el trabajo. Personal, no daba con la persona adecuada.

Unas por falta de interés y otras que no estaban preparadas para ese trabajo. Ellos se veían obligados a turnarse  tanto para ir por las tardes, como en las vacaciones. No tenían a nadie para que los supliera ni para que se quedara por las tardes. Viendo que aquello no tenía solución, se plantearon cambiar de trabajo. Y Cuando la ONCE convocó lo que serían las últimas oposiciones, los 2 decidieron presentarse. Y dejar la Generalitat. Fueron a hablar con el Jefe de personal. Les dijo: -Sabéis, que si marcháis vosotros Nos hacéis polvo. No puedo negarme a haceros la carta para la ONCE pero os ruego que lo penséis. No solo sois profesionales del teléfono, sino que controláis el funcionamiento del departamento. Resolvéis muchas cuestiones sin molestar a nadie filtráis las llamadas cuando no están las secretarias, y lo más importante sabéis mantener la discreción. Solucionáis los problemas técnicos de la centralita. Y vuestras reclamaciones siempre son para dar un mejor servicio al ciudadano. -Nosotros tratamos a la gente como queremos que nos traten. Y Estábamos muy a gusto. Nunca hemos tenido problemas en enseñar a los que

 Empiezan. Si ponen interés en aprender. Pero ahora en la centralita las cosas no van bien Preferimos marchar y no hablar de nadie. Lo único que pedíamos era una  persona preparada para que pueda quedarse sola por las tardes. Y en vacaciones.

 

 

NUEVA COMPAÑERA

 

 

Al darse cuenta, de que tanto Vicente como aurora estaban decididos a marchar intentaron buscar una solución. Les llamó nuevamente el jefe y les dijo: -¿cómo creéis que podemos resolver este tema? -Llamando a la escuela y entrevistando a más de una persona. Planteando preguntas relacionadas con el lugar de trabajo que van a ocupar. Les pidieron que les ayudaran a hacer el cuestionario. Ellos preferían mantenerse al margen pero entendían que dadas las circunstancias no sería posible. Cuando les leyeron las respuestas de las aspirantes se decidieron por Mercedes Luz. Resultó ser muy responsable e inteligente.

En pocos días ya pudo quedarse sola. Y ellos decidieron no presentarse a las oposiciones.

 Cuando por Finn llegó Mercedes. Aurora se apuntó en una academia para hacer Quiromasaje. Ella estaba contenta en su trabajo y no se planteaba cambiar. Pero decía que quería aprender técnicas de rehabilitación para cuando nuestros padres se hicieran mayores. Poderles ayudar a aliviar los dolores musculares y saber como cuidarlos. Terminó el curso y empezó uno de técnicas de diagnóstico y tratamiento, después uno de reflexología, Todo lo que se relacionaba con la recuperación le encantaba. Los aprobó  a la primera.

 

LA CALÇOTADA

 

Como era el tiempo de las calçotadas acordamos algunos de la tercera planta organizar una salida a Valls. Como la mayoría tenían coche, quedamos en repartirnos. Me dijeron: -díselo también a aurora. -No puede tiene exámenes y hasta fin de més no podrá. -Pues la esperamos. -esos detalles yo se los agradecía. 

 

EL SEGUNDO PISO

Tanto aurora como yo siempre hemos tenido un sentido práctico a la hora de decidir alguna cosa. Cuando terminó los cursos. Aurora me dijo: tendríamos que buscar un piso que no fuera muy caro, para poner allí una camilla y dar masajes, Podría hacerlo en casa, pero no me gusta mezclar la vida privada con la profesional. Eso sí tenemos que comprarlo, porque si lo alquilamos se va lo comido por lo servido. Si hacemos una hipoteca lo que paguemos cada mes sumará para nosotras.

 Encontramos un piso 2 calles más arriba de nuestra casa. Lo vendían por 12500.000  pesetas, tenía 3 habitaciones 2 daban al comedor y una estaba justo al entrar a la derecha. ¡Era perfecto! ¡Justo lo que necesitábamos! Solicitamos una hipoteca de 

 5 millones de pesetas. Entonces los intereses estaban a un 13% como la ONCE nos concedió el préstamo, sólo pagábamos el 5%.

La señora, que lo vendió tenía una Habitación alquilada. Él nos dijo si se podía quedar. Aurora le dijo: -como tu habitación da al comedor y la que utilizaré yo para los pacientes está a la entrada. Les daré horas separadas para que no te molesten. -por mi no hay problema si quieren esperar en el comedor. Si había alguien esperando, él le encendía la televisión. Unos meses más tarde Nos llamaron de la ONCE, porque había un chico de alicante que buscaba habitación. Aurora le dijo: -que pase a ver el piso y hablamos. -le explicó que ella tenía allí la consulta y que vivía también otro chico. Él estuvo de acuerdo. Y con lo que nos pagaban nos llegaba para la hipoteca.   

 

 

LOS JUEGOS OLÍMPICOS

 

 

En 1992 se celebraron los Juegos Olímpicos y para olímpicos en Barcelona. La cruz roja solicitaba voluntarios y Aurora se presentó. Tuvo que asistir a cursos de formación, Pero otra vez tuvo problemas. En Mayo Fuimos a Valladolid a la comunión de su ahijado Igor el hijo de Juani y Josechu. Ella llevaba en el bolso toda la documentación y una carta de la Cruz roja Para asistir a una reunión. Informativa. Tenía que ir directamente desde el tren. Porque no le daba tiempo a pasar por casa. Cuando regresábamos en litera le robaron el bolso. Se dio la circunstancia que como las literas eran de 6 personas viajaba con nosotras un policía. Él mismo la acompañó a Acer la denuncia.

 No pudo ir a la reunión. Como en el bolso iba toda la documentación, sólo podía acreditarse con el papel de la denuncia en el que decía: La que dice llamarse... Y tuvimos que cambiar la cerradura, porque  iban las llaves en el bolso. Y en la documentación estaba la dirección. Afortunadamente la documentación y el bastón lo recuperó. La documentación,

 La recibió por correo desde diferentes poblaciones. Y el bastón lo entregaron en la delegación de Logroño. Después del disgusto, aurora estaba contenta por no tener que hacer todos los papeles. 

 

 

RENUNCIA

 

 

Como al abuelo le diagnosticaron un cáncer, ella quería ir a verlo aunque le hacía mucha ilusión, Participar en las olimpiadas como voluntaria. No dudó ni un momento en renunciar. Y sólo se presentó para los para olímpicos. Yo marché de vacaciones el primero de agosto y aurora vino también para verlo. Estuvo un par de días. Y regresó a Barcelona, ella no tenía vacaciones hasta el día 16 pero el 11 de madrugada falleció el abuelo. Fue un golpe muy duro  para todos. Le queríamos mucho.   

 

 

PARAOLÍMPICOS

 

 

 El 14 de septiembre asistimos a la inauguración de los juegos Para olímpicos. Durante los días que duraron Aurora estuvo como masajista en el Tenis. Lo recuerda como una experiencia única. Tenían muy buen ambiente ella hizo buenos amigos. Algunos aún los conserva. Yo también tuve la oportunidad de asistir, Gracias a mi compañera de trabajo rosamari y su marido Eduardo. Querían mucho a Aurora. Ella le consiguió a Eduardo trabajo en una empresa de fundación. Fui con ellos, Al Vall d'hebron a un partido de fútbol ellos nunca habían visto jugar a ciegos totales. Después al tenis y un domingo a Munjuït a ver las carreras de atletismo. Era impresionante la cantidad de gente que asistía. Aquel domingo, tuvieron que parar las escaleras automáticas para que no subiera más gente. RosaMari Eduardo y yo entramos gracias a que yo llevaba el bastón. Tuvimos que sentarnos en las escaleras. Lloré cuando sonó el himno Nacional para entregarle la medalla de oro a Purificación Santa Marta. Fue un momento Emocionante. Llegó sola a la Meta Porque el entrenador no pudo seguir. Mis compañeros de bienestar social, Asistían como voluntarios para ayudar a los que corrían en silla de ruedas. Y donde les necesitaran Juan me decía: en estas actividades se aprende mucho al ver el espíritu de superación de algunas personas. Cuando terminamos nunca marchamos hasta que se termina. Nos quedamos a animar a los participantes. Cuando disfrutaba de esos momentos maravillosos, sentía nuevamente el sentimiento de gratitud a la Institución. Si no hubiera tenido la suerte de ir a Castell Arnau. Y después de vender los cupones. Y disponer de dinero sin tener que depender de mis padres. Lo que me permitió estudiar. Y conseguir unos ahorros. Nunca, hubiera conocido a estos compañeros extraordinarios y estaría en mi casa.

    

 

CONGELADOS A DOMICILIO

 

 

No sé como aurora se enteró de que había una empresa de congelados, que los llevaban a casa. Les llamó para interesarse. Nosotras siempre teníamos el tiempo muy justo y si el producto era bueno nos ahorrábamos tiempo. Les  dijo, que no veía y les sugirió: -Sería bueno, que hicieran el catálogo en braille.

 Si estuvieran en braille seguro que muchos de los que no vemos, compraríamos. Serían ustedes los primeros. Seguro que muchos, comprarían. Da mucha satisfacción eligir los productos sin necesitar que te lo lea otra persona. Y sería una manera de saber todos los productos que tienen congelados. Le dijeron que verían lo que se podía hacer. Unos días más tarde, la llamó el director. Le dijo: -Veo que tienes las ideas muy claras. ¿porqué no te haces tu delegada de ventas. Siendo ciega, seguro que en la ONCE te hacen el catálogo. Ella dudó: -Es que yo tengo poco tiempo y nunca me he planteado dedicarme a esto. Yo ya tengo trabajo.

 -Bueno pero unos ingresos extra nunca vienen mal. Me he dado cuenta de que tú tienes actitudes Para vender.

 

 

LOS CATÁLOGOS

 

 

 Se puso en contacto con la ONCE: Me han ofrecido ser delegada de ventas de Gel Express. Antes de aceptar, necesito saber si me pueden hacer  los catálogos en braille. -es la primera vez, Que Nos piden algo así. Necesitamos que a la solicitud añadas un número de personas, que estén interesados en comprar los congelados. Consiguió una lista de clientes y La ONCE se puso en contacto con la empresa para elaborar el catálogo. Fueron. Bastantes los ciegos, que se interesaron y compraban, por que los productos eran muy buenos. Los clientes, llamaban por teléfono y solo tenían que decir el número que venía delante del producto.

 Ella y a veces yo lo anotábamos en braille. Y Aurora pasaba los pedidos por teléfono. Nunca se equivocó. Había gente que Decía: -eso sin ver es muy complicado. La verdad es que era más sencillo de lo que parecía. Vendió durante unos 3 años. Las ventas aumentaban. Cuando había ofertas se las decían por teléfono y ella se las comunicaba a los clientes cuando la llamaban para hacer los pedidos.

 

 

CAMBIO DE DIRECCIÓN

 

 

 Entró un nuevo gerente. Y cambió la política de ventas. Les Decía: tenéis que decir a los clientes, que si compran una cantidad más grande se les regalará una botella de cava, de vino o un pastel. Pero bajaba la calidad del producto. Aurora le decía: La gente tiene que comprar por la calidad no por el regalo. Hasta ahora se les daba un detalle por las compras de navidad y funcionaba. Como no la convencía ni el producto ni la manera de vender, Aurora le llamó y le dijo: -Lo siento pero no voy a continuar vendiendo, el producto no es como al principio y yo no quiero engañar a nadie. Si no compro yo tampoco puedo vender. Prefiero decirle a mis clientes, que yo lo dejo. Les daré el teléfono por si quieren seguir comprando. 

 

 

UN GIRO EN MI VIDA LABORAL

 

La consellería de Bienestar social, había crecido mucho. Cada vez había más oficinas y más personal. El edificio de Antonio López se les quedaba pequeño. Y como había varios servicios repartidos decidieron unificarlos en un único edificio. Alquilaron el Palau de Mar, Estaba muy cerca de allí. Todos los que trabajaban en Antonio López, también Marcharían el traslado estaba previsto, para después de las vacaciones. Mis compañeros querían que yo marchara con ellos. La Coordinadora me preguntó: -¿tú quieres venir con nosotros? -Yo iría encantada, pero sigo dependiendo de Presidencia. -Hablaremos con ellos. Desde que se creó la consellería Montse la secretaria del jefe de servicio, había solicitado mi traslado a bienestar social pero nunca le respondieron. Seguramente el fallo fue mío al no hablar directamente con ellos. A principios de Julio, me llamó la jefa de personal de Benestar social y me dijo: -Tú vienes con nosotros. Ya he Hablado con personal de Presidencia. Yo me alegré y pensé: -Por Finn me han concedido el traslado.

 

 

LAS TERMITAS

 

 

 Sucedió un hecho, que precipitó el traslado. Un día en la 4ª planta, a una compañera, se le cayó del techo una termita sobre un papel y Los arquitectos decidieron que había que fumigar todo el edificio. Como no se podía ver en que estado estaban las vigas, Decidieron agilizar el traslado. Porque podía ser peligroso continuar allí.

 

 

TRASLADO A PALAU DE MAR

 

 

A mediados de Julio. Nos trasladamos todos al nuevo edificio.

Yo no estaría con mis compañeros, por que la centralita estaba en la planta baja y ellos iban a la primera. Pero vinieron a buscarme para ir a desayunar. No estaba segura de haber tomado la decisión correcta. En La centralita de momento no había trabajo para todos. Yo estaba acostumbrada a tener mucha actividad. Y allí a parte de repasar las listas de personal. No había nada que hacer. La centralita era muy fácil de manejar. (Una ivercom de Telefónica).

  Cuando llevaba tres días a media Mañana vino a buscarme la jefa de sección y me dijo: -como de momento, no hay trabajo para todos, si te parece bien, hablaré con presidencia, para que te autoricen las vacaciones y en Septiembre distribuimos los horarios. Yo le dije: -Pensaba, que ya no dependía de presidencia. -Pues a mi me han dicho que sí. -en ese caso, Me parece bien, A mi me va mejor. Ya pensaba solicitarlas. En agosto, pero como se ha adelantado el traslado lo dejé correr.

 

 

MARCHA PRECIPITADA

 

 

Después de unos minutos, regresó la jefa y me dijo: -Ven un momento, tengo que hablar con tigo: -han dicho de presidencia que tus vacaciones no podemos decidirlas nosotros, que no puedes estar con nosotros ya que te están pagando ellos. Tienes que recoger tus cosas y marchar. Me quedé tan parada que ni se me ocurrió llamar a nadie. Una secretaria me acompañó a coger un taxi. Fue un momento difícil para mi. Ni se me ocurrió despedirme de mis amigos. 

 

 

LLAMADAS DE APOYO

 

 

 Nada más llegar a casa, tomé conciencia de la situación, No me quedaba sin trabajo, por que estaba fija pero tenía que haber llamado a presidencia antes de marcharme para saber que estaba pasando. Nada más llegar a casa, empecé a recibir llamadas de todos mis compañeros. Estaban indignados. Por la manera de proceder de  aquella persona. La jefa de personal estaba desolada. Me dijo: Yo les dije si podías venir con nosotros, y no he hablado del traslado. Y la persona que me atendió me dijo que sí supongo que pensando que ya te habían autorizado el cambio de consellería. -No te preocupes, el fallo es mío por no hablar directamente con Personal. Yo Sabía que Montse lo había solicitado nuevamente. 

 

 

VUELTA A PRESIDENCIA

 

 

 Aurora y yo no somos de dramatizar sino de buscar soluciones. Llamé a presidencia y me pasaron con la directora de servicios. Me dijo: -¿Qué ha pasado? -No lo sé, ha mi hace unos días la jefa de personal, me dijo que podía ir con ellos, que ya había hablado con presidencia. Y hoy la jefa de sección me ha dicho que no podía continuar allí. -pero tu siempre has dependido de presidencia. Tienes que trabajar para nosotros. -Yo no tengo ningún problema en  continuar en presidencia. El error fue mío no preguntaros. Yo si quería ir con ellos era por un motivo sentimental. Tengo allí muy buenos amigos pero los seguiré teniendo. Ella me escucho atentamente y me dijo: - lo siento, Tu no tienes la culpa pero la persona que te envió a casa, sí.

 Un laboral no puede abandonar su trabajo. Podría ser motivo de sanción. Yo le dije: -Encima después del disgusto. -ya sabemos que tu no tienes la culpa. Mañana ven ha hablar con migo y hasta que lo resolvamos trabajarás en nuestra centralita.

 

 

PALAU DE LA GENERALITAT.

 

 

Ángeles Barbará la directora de relaciones humanas y de personal me recibió con mucho cariño. Y Me dijo: -Estamos muy contentos de que continúes en presidencia, Con la Neus estarás muy bien. Cuando se solucionen los problemas del edificio de Antonio López vendrá la dirección General de Radio difusión y Televisión. No tienen telefonista y nos ha dicho el Señor Gallar, si puedes ir tú. 

Para llegar a la centralita, había que atravesar unas cuantas salas. Para evitarme todo eso el señor quintanilla me hizo un pase especial para que entrara por la puerta principal. Se dio la casualidad de que la telefonista era la hija del primer jefe de servicio de bienestar social. Se alegró mucho de verme me dijo:

 -Yo soy la hija de Ferrand Escólias. Mi padre hablaba mucho de ti dice que eres una profesional y muy responsable. Trabajé con ella muy a gusto durante 3 días.

 

 

OTRO CAMBIO

 

 

Otra vez decidían por mí. El señor Gallar director de Radio difusión y televisión se enteró de que yo Estaba trabajando en la centralita de presidencia. Llamó a personal y les dijo: -No tiene sentido que se esté esforzando en aprender el organigrama del Palau si tiene que venir a trabajar con nosotros. Aquí no tenemos telefonista. Lo normal es que venga ella. Mañana irá una persona a esperarla a Antonio López para enseñarle el camino, y que se venga con nosotros. Pero el Jefe no me lo dijo. Me enteré por casualidad de que me habían estado esperando. Y hable con él para saber que pasaba Me dijo: -El señor gallar quiere que te incorpores desde ahora con ellos. No te he dicho nada porque  Yo no estoy de acuerdo con que vayas a Palau Robert. Están en obras y aquello es muy complicado. -Bueno, si me autoriza, iré a conocer el sitio y ha disculparme con el señor gallar. Además, estoy de acuerdo con él no tiene sentido que esté aquí si tengo que trabajar con ellos. Llamé al señor Gallar y quedamos para el día siguiente por la mañana. Me dijo: -¿quieres que vaya alguien a buscarte? -No  gracias, tengo el metro directo desde cerca de casa. -De acuerdo, diré que te esperen en la puerta. Tú no conoces esto y hay un andamio. Ya sé que no tienes problema pero si te acompañan no tendrás que preguntar.

 

 

PALAU ROBERT

 

 

Al llegar Mónica la chica que había plantado involuntariamente el día anterior me estaba esperando. -Hola eres María, te acompaño arriba. -tu eres Mónica -sí Encantada de conocerte y perdona el plantón de ayer. Yo no sabía que me estabas esperando. -si cuando llevaba allí un buen rato llegó una compañera tuya de Bienestar social y Le pregunté. -ella me dijo: Seguro que no le han dado el recado porque sino estaría aquí o os hubiera llamado. -Pues no me dijeron nada. Menos mal que Silvia me llamó y lo pude aclarar. Había andamios allí dentro pero con el bastón se sorteaban bien.

 Nada más entrar, oí que me llamaban por mi nombre: -María, te acuerdas de mi soy Martí porter. -Si tú estabas en tarrassa con Juan Serrano. -si yo a ti te conocí un día que estabas en la portería porque no estaba el portero. ¡Qué ilusión! ¡Vamos a ser compañeros de nuevo! Éramos muy pocos Roser, Mónica, Sergio, Mercedes, Nuria, Carlos y Gemma la subalterna. Ella era la que atendía la centralita. El Señor Gallar me dijo: -¿Te quedas con nosotros? -Sí esto no está tan complicado como me ha dicho El señor quintanilla. Genma me dijo: Estábamos deseando que vinieras para que te hagas cargo de la centralita. Llamé al Señor quintanilla y le dije que me quedaba que no tenía ningún problema con las obras le di las gracias por lo bien que se habían portado todos y le dije que le llevaría el pase.

 

 

LAS VACACIONES

 

 

Trabajé allí 3 días más y marché de vacaciones. Gracias a dios, y a la buena formación que había recibido en el centro de rehabilitación no tuve problema para ir aprendiendo cada 3 días un camino diferente.

Después de las vacaciones ya no tuve más sobre saltos.

El director me dijo: -estaremos aquí hasta que resuelvan el tema de las termitas en Antonio López. Con Martín consolidamos una gran amistad. Pronto conocí a sus Niños y a su Mujer Pati . 

Yo lo pasé mal al tener que dejar a mis amigos de bienestar social. Me planteé, que en el futuro me limitaría a tener una relación cordial con mis compañeros y nada más. Eso duró el mes que estuve de vacaciones. Al regreso como éramos tan pocos, teníamos muy buena relación y pronto empezamos a quedar para cenar o ir a comer  EN grupo. En el puente de la constitución me quedé yo sola. Y el director General. Como éramos pocos él fue firmando permisos y cuando se dio cuenta solo quedaba yo Le pasé las llamadas. Y le busqué algunos números que necesitaba.

 

 

VUELTA A ANTONIO LÓPEZ

 

 

EN  enero, regresamos a Antonio López. Allí seríamos más, Estaríamos en el mismo edificio, pero todos ellos irían a la 5ª planta. La centralita la pondrían en la 4ª Como aún no estaba hecha la instalación, en principio, estaría con ellos en la 5ª planta durante una semana. Hasta que me instalaran la centralita. Martín me dejó un espacio en su mesa. 

 

 

PROPUESTA

 

 

El día que iba a bajar el señor gallar me dijo: -Quiero proponerte una cosa, puedes escoger entre bajar a la cuarta o quedarte aquí, pero si escoges quedarte aquí es con una condición. que si Pilar se pone enferma o marcha de vacaciones te quedas tu. Tanto en el puente de la constitución como en Estos días que ella ha estado enferma. Me has pasado las llamadas y los recados. Y he visto que lo haces muy bien. Lo podéis hacer como queráis siempre que una de las 2 esté. -Si puedo escoger me quedo aquí. Me daba pena separarme de mis compañeros. Yo Estoy muy bien con ellos.

No me lo podía creer. No sólo me dejaban quedar con las personas que me habían acogido con tanto cariñoy Me habían ayudado a ponerme al día de los temas de la dirección general. Sino, que estaría en secretaría. Era consciente, de que eso sinnificaba más responsavilidad. No podía decepcionar a los que confiaban en mí. Mis conpañeros no disimularon su alegría. Pilar la secretaria me dijo: ¡que bien! Yo te ayudaré. 

Pilar Me enseñó todo lo que necesita saber una secretaria.

 El protocolo para pasar las llamadas entre Cargos de distintos niveles. Mismo nivel, superiores, inferiores etc. Era una persona encantadora, disfrutaba con los éxitos de los compañeros. Ayudaba a todo el mundo. Gracias a Ella y a Mercedes la anterior secretaria, que ya me había dado algunas nociones para cuando me quedaba sola.  

 

 

MARTÍN

 

 

 Al principio, teníamos poco trabajo. Recuerdo que Carlos un día dijo: -¿Existirá el estrés por aburrimiento? Eso duró poco pero en aquellos días no sabíamos que hacer. Una mañana, Martín me dijo: -Te he encontrado trabajo.: -perfecto, ¿Qué tengo qué hacer? -enganchar etiquetas en los sobres. Como Hemos cambiado de dirección para no tirarlos, porque tenemos muchos. Se me ha ocurrido que si le pegamos una etiqueta con la nueva dirección encima de la otra nos ahorramos muchísimo dinero. A mi no me gusta tirar las cosas. ¿Y yo cómo voy a saber donde tengo que pegarla? -También lo he previsto vamos a hacer una prueba. Había cogido un papel de los que yo utilizaba para escribir en braille. Le recortó el trozo que ocupaba la etiqueta. Ahora sólo tienes que colocar el papel encima del sobre y donde está esa especie de ventana, va la etiqueta. Lo único que tienes que controlar es, que no te toquen las etiquetas, tal como te las pongo están derechas. Me sorprendió tanto que no sabía que decirle. Por fin le pregunté: -¿Cómo estabas tan seguro de que podría hacerlo?

 -Porque confío plenamente en las capacidades de las personas. Sólo hay que buscar la manera de potenciarlas. Además, tú no dices siempre que son peores las barreras psicológicas que las arquitectónicas. Yo estoy totalmente de acuerdo con tigo. Me pasé muchos días enganchando etiquetas.

 

 

MI PRIMER CUMPLEAÑOS CON LOS NUEVOS COMPAÑEROS.

 

Aurora me hizo un Bizcocho casero, para que lo llevara al trabajo. Ese año Sólo invité a la gente de la 5ª planta.

 Me extrañó, que mis Antiguos compañeros no me llamaran. Pero pensé. Como hemos cambiado el número, seguro que no lo saben.

El Sábado por la Tarde, Yo le dije a Aurora: -No salimos a dar una vuelta -No sé a lo mejor más tarde. Cámbiate de ropa. -si no vamos a salir para que. -Bueno a lo mejor salimos. Sonó el timbre, le dije a Aurora ¿quién será? No esperamos a nadie.

 -quizá sí. Fue a Abrir. Y entraron Rosamari, Maite, Juan, Eduardo y Silvia. Yo No sabía que decir. Aurora les había llamado para darme una sorpresa. Preparó una merienda para que celebrara con ellos mi cumpleaños. Uno de los regalos todavía lo conservo un bolso pequeño de color marrón. Desde que dejé de trabajar con ellos, Cada año Venían a comer conmigo el día de mi cumpleaños y siempre me traían un regalo.  

 

 

GEMMA ESPINÁS

 

 

En el Mes de Mayo, Gemma Espinás Me dijo: -¿Te importa que vayamos solas a desayunar? Quiero comentarte una cosa. Pensé que tenía algún problema, siempre que alguien de la oficina me decía eso era para explicarme alguna cosa. Esta vez me equivoqué.

 Me dijo: -Le he hablado tanto a mi padre de ti y de tu hermana, que me ha pedido que te diga si estaríais dispuestas a salir

 en su programa. (Su Padre era el Escritor Josep Mariah Espinás. Hacía un programa en TV3 que se llamaba "Personal Intransferible. Me quedé tan parada que no sabía que decirle. -Nuestra vida es muy normal, no creo que pueda interesar a nadie. Él opina lo contrario.

 -Bueno hablaré con Aurora.

Al regresar al trabajo y comentarlo, todos me animaban a aceptar.   

 Le dije a Aurora: -Gemma le ha hablado tanto de nosotras a

 su padre, que quiere que salgamos en su programa de "Personal Intransferible". -Pues ve tu, a mi no me gusta salir en televisión. Bueno pero como tu has sido la primera en dar el paso para venir aquí dice que estaría muy bien que lo explicaras.

 Si aceptamos, Mañana por la tarde, tenemos que ir a su despacho. Cuando llegamos Yo le dije: -Aurora no está muy convencida, a ella no le gusta salir en la televisión. Él trató de convencerla y como no la veía muy decidida le dijo: -Piensa que vuestro ejemplo puede ayudar a otras personas. Aurora se acordó del programa de Radio y dijo: -Bueno voy a grabar el programa, como cuando me tiré a la piscina sin tabla la primera vez. Pero quiero pedirle un favor que no se corte ni se repita nada salga como salga. Tengo una mala experiencia de la televisión. Hace unos años vinieron de la segunda cadena de televisión española a grabar una escena de la obra de teatro que estábamos representando. Yo tenía que llenar 2 copas de cava lo hacía como lo hago siempre por el peso sin derramar ni una gota y dijeron:

 -eso  no vale, porque da la impresión que ves. En otra que marcaba un número de teléfono también querían que fuera contando los números. A eso me negué les dije que si no querían sacarlo así yo no volvería a marcar. 

El señor Espinás le dijo: -tranquila, mi programa es grabado pero parece directo, si se repite pierde espontaneidad. Ni siquiera le digo a al invitado, lo que les voy a preguntar. Siempre viene una persona sola. Pero en vuestro caso considero imprescindible, que sean 2.

En ese caso acepto. -si no os importa grabaremos alguna cosa de vuestra vida de cada día. Quedamos en que a mi me grabarían en el trabajo y a aurora en casa.

 

LA GRABACIÓN EN EL TRABAJO

 

 

La grabación había generado mucha expectación Entre mis compañeros. Cuando llegaron con las cámaras me dijeron: hazlo como cada día si te levantas de la mesa para dar algún recado o lo que tú consideres.

Primero, me grabaron contestando llamadas y levantándome para dirigirme a la mesa de Gemma y darle un recado. Después me dirigí a la mesa de Pilar y le dije: -te he traído el abecedario, que te prometí en braille. Tú seguro que aprendes a Lehr y escribir. Es muy fácil. Si tienes dudas yo te ayudo. Hacia unos días, que me lo había pedido y aproveché para dárselo a sí quedaba natural.

Aquella misma tarde Pilar ya sabía leer y  al día siguiente escribía sin ningún error. En pocos días me dejaba las notas en braille. Y una mañana, al llegar me encontré con una pila de fases en cada hoja estaba escrito correctamente el número al que iba dirigido. Una Nota enganchada en la centralita, que Decía: mañana, no puedo venir a trabajar, envía estos fases de parte del director. Para mañana no tiene ninguna reunión apuntada en la agenda. ¡Era fantástico! Nunca ni en sueños me hubiera imaginado encontrarme en un despacho de dirección. Trabajando con una compañera, que escribía correctamente el braille fuera de la ONCE. ¡eso sí que era integración!

 

GRABACIÓN EN CASA

 

 

A Aurora la grabaron en casa: ella se subió a la escalera, descolgó una cortina y la puso en la lavadora. Después preparó una tarta de manzanas y la metió en el horno. Se puso a arreglar el enchufe de una lámpara. Y mientras lo hacía, me llamó a mi por teléfono. También la filmaron buscando un disco y poniéndolo en el tocadiscos. Ni corrigieron ni quitaron nada. La tarta la comimos esa noche en Santa coloma de Farnés en casa de los padres de Eduardo el Marido de rosamari. Aunque Ahora no trabajábamos juntas nos seguíamos viendo.

 

 

LA GRABACIÓN

 

El 22 de Junio grabamos el programa. Al llegar primero Nos ofrecieron una copa de cava y unos bocadillos. Después Nos maquillaron y repasaron el peinado. Yo estaba muy tranquila. Nos pidieron que lleváramos. Alguna cosa que tuviera significado para nosotras. El Cable, que utilizábamos en Galicia, para enhebrar la aguja, Aurora, llevó: La primera carta que le envió nuestro padre, una agenda en braille que había ideado ella con la lista de personal del trabajo. (Cada vez que cambiaba de letra, pegó una cinta de dimo que sobresalía para localizarla más rápida). La primera agenda que hizo en braille, el abecedario y una tarjeta, que le había hecho mercedes en relieve. Yo llevé los cupones del último día que vendí. La pauta y la cartilla, que me había llevado aurora. Y llevamos también: La foto de la boda de Mi hermano. La máquina Perkins y unas flores, que hizo aurora con cables de teléfono, que tiraban en su trabajo.     

Al terminar la Grabación, El señor Espinas, Nos dijo: Ya os haremos llegar la grabación. Tendría que emitirse esta semana, pero quiero que sea el último. Ha quedado muy bien y creo que es un documento que puede ayudar a mucha gente. Gracias por aceptar mi invitación. Se emitió, el 7 de Julio. Aurora y yo nos sorprendimos de la cantidad de gente que lo vio. A pesar de que salió muy tarde. Nada más subir al autobús ya me felicitaron por el programa. Cuando fui a desayunar, fue lo primero que me dijeron. En el bar. Mis antiguos compañeros de Bienestar social Lo vieron muchos y algunos me riñeron cariñosamente, por no decirlo. Mis compañeros de trabajo, por supuesto lo vieron todos.

Los compañeros de aurora también lo vieron muchos y también la riñeron por no avisar. A nosotras nos daba un poco de vergüenza ir llamando a los conocidos para decirles, que salíamos en televisión. Cuando llegué de trabajar, me llamó un profesor de la Junta permanent de Catalan. Y me dijo: Llamo para felicitarte por el programa. Y para decirte, que yo puedo darte clases del nivel D de Catalán. Me dejó un teléfono por si lo necesitaba. De la ONCE  nos pidieron la grabación y si los autorizábamos a utilizarla como documento de trabajo. TV3 Repitió varias veces ese programa.  

 

 

EL CAFÉ DE CADA MAÑANA

 

 

Teníamos una cafetera eléctrica y cada día hacíamos café traían todas las tazas en una bandeja a mi mesa, Porque había más espacio. Pasaban todos a tomarlo. El café Lo comprábamos entre todos. Un día al volver de desayunar dije: -¿qué hace aquí la bandeja llena de tazas? Hoy hay muchas visitas para el director y no queda bien. Pilar desde su mesa me dijo: -tienes razón llévala tú misma a la cocina y si puedes lava las tazas yo contesto la centralita. Si el director nos pide que hagamos café no queda ni una taza. Le agradecí la naturalidad con que me respondió demostraba que confiaba en mi. Me estaba tratando como una más de mis compañeras. No pensó que se me podía caer. Desde ese día, yo llevaba y traía la bandeja sin preguntar. Y cuando me tocaba iba a comprar el café. 

 

 

EL PC HABLADO

 

 

Como había mucho trabajo. Solicité en la ONCE el PC hablado. Me lo concedieron y fui unos días a clase para aprender a manejarlo.

 El informático me puso una impresora y cuando tenía que pasar alguna nota la imprimía en tinta. Teníamos un nuevo director y una nueva secretaria, con ella también tenía muy buena relación y nos turnábamos para ir a desayunar. Ella cogió la varicela y durante casi un mes pasé las llamadas y las visitas del director. Le imprimía los recados y se los entregaba. Yo me quedaba el fichero para ponerle las llamadas.

 

 

EL ORDENADOR

 

 

Empezaron a poner ordenadores y el director les dijo que yo también necesitaba uno. Cuando me lo dijeron, Solicité la línea braille y el Jaws. Les dije: -Como voy a tener ordenador, supongo que tendré que devolver el PC -como veas pero una cosa no tiene que ver con otra. Te puede ir bien como anotador. Mientras no coges agilidad con el ordenador. Empecé el curso de informática con Olga en la ONCE. Y a Los pocos días tuvo que coger la baja porque le  cogió una mano la puerta del metro.

 En casa teníamos el MS2 pero el funcionamiento cambiaba.

Cuando llegaron los ordenadores, el informático los fue poniendo en marcha. Cuando llegó al mió me dijo: -el tuyo tendré que esperar a que te lo adapte la ONCE. -No para instalarlo

 No necesitas adaptación. En cuanto lo tenga instalado, vendrán ha ponerme el JaWs y la línea. Braille. El ordenador es normal como el tuyo. -Pero el teclado tendrá que tener las letras en braille. -No el teclado es normal. Él un poco sorprendido preguntó: -¿pero como escribes? Como con la máquina de escribir. normal. -hazme una demostración. Yo escribí en el teclado y me dijo: -no dejas de sorprenderme. Esta tarde te lo dejaré listo. Llama para que vengan mañana a adaptarlo.

En cuanto tuve la adaptación, con Ayuda de Josep el informático y las nociones, que me había dado Olga en poco tiempo Manejaba el ordenador. Josep creó las bases de datos con todas las emisoras de radio y otro con las de televisión. Frecuencia, dirección, teléfono. Y toda la normativa sobre comunicación. Cada vez que creaba una página nueva me la pasaba a mí para que la probara con el Jans. Antes de introducir los datos teníamos que verificarlos. Yo me ofrecí a ayudarlos. Tuve que hacer un montón de llamadas para verificar los datos de las emisoras. Josep aprendió a manejar mi ordenador con el Jans y a veces se ponía a escribir con el teclado y la pantalla apagada. Un Día una compañera le preguntó: -¿Qué haces sin el ratón y con la pantalla apagada? -Es que yo soy un profesional y escribo con el teclado. Me ayudó mucho con el ordenador.  

 

EL ACCESO  DE AURORA A LA UNIVERSIDA

 

 

Aurora, siempre decía, que cuanto más estudiaba más claro veía todo lo que le quedaba por aprender. Para ella el saber en estos temas nunca era suficiente. Se decidió a preparar el acceso a la universidad. Se apuntó a una academia. Y durante un año asistió a clase con la intención de grabarlo todo y el año siguiente dedicarlo a pasar apuntes y estudiar. Por la noche y los fines de semana, Pasó todos los apuntes con la Perkins.

En la ONCE LE  grabaron muchos libros y le pasaron otros a braille. En La academia, le aconsejaron que se presentara al examen de acceso. Ella dudaba pero finalmente se decidió: Pensó: -así sé como va.

 

 

NOTICIA INESPERADA

 

 

 El día que iba a llevar toda la documentación, para hacer el currículum y acompañarlo a la solicitud de examen. La llamaron de Galicia para decirle que había muerto repentinamente su padrino. Ella lo quería mucho y no dudó en marchar para asistir al entierro. Me llamó y me dijo: -Esta tarde, marchamos mamá y yo,  en tren. Ya he reservado los billetes. -¿y la documentación que tienes  que presentar para el examen? -será que aun no toca, hacerlo. Dios siempre sabe por que hace las cosas. He esperado tanto que no va de un año, no te preocupes. 

 Ami me daba pena que por lo menos no lo intentara había trabajado mucho y estaba segura de que podría aprobar. Como ella es muy ordenada no me iba a costar ningún esfuerzo reunir la documentación. Llamé al servicio para afiliados de la ONCE  les explique el problema y les dije si podían ayudarme a hacer el currículum. Yo podía hacerlo a máquina, pero necesitaba que alguien me leyera los títulos de los distintos diplomas. Me dijeron que se lo llevara todo por la tarde. Pilar me dijo: 

 -Perdona te he oído que tienes problemas con el curriculum de Aurora, si es muy urgente hablamos con el director y vas a casa a buscar la documentación. Te lo hacemos aquí Martí me ha dicho que me ayudará. Otra vez dí gracias a dios por los ángeles de la guarda que ponía en nuestro camino. Le dije: -Si me hacéis ese favor da tiempo hacerlo mañana.

Al día siguiente llevé la carpeta y cuando salí por la tarde, ya me llevé el currículum listo para entregar.

Al regresar Aurora, le dije: -Pilar y Martín te han hecho el curriculum aún estás a tiempo de presentar toda la documentación. En la academia se le portaron muy bien ellos mismos le tramitaron  toda la documentación. Ella continuó estudiando y se presentó. En el examen de cultura general no lo tenía claro. Al día siguiente tenía el específico, este le salió muy bien gracias a todos los cursos que había hecho.

 

 

LA CARTA

 

 

Por Finn llegó la carta, como en aquellos años no teníamos escáner la llevé a la ONCE  para que alguien me la leyera. Lo hizo María dolores la Profesora de Mecanografía y boligrafía. Estaba aprobada con un 6,5 La llamé al trabajo para darle la noticia, recuerdo que me dijo: -¡qué bien! ¡Es mejor nota de lo que yo esperaba!  

 

 

CURSOS DE CATALÁN EN LA ESCUELA EXTERNA

 

EN 1993, , me apunte en una escuela externa. Llamada rosa Sensa se apuntó también Pilar. Desde que empezamos a trabajar juntas nos hicimos muy buenas amigas. Ella tenía mucha facilidad para los idiomas. Hablaba Francés, Inglés, italiano y un poco de alemán. Pero era una persona muy sencilla nunca hacía alarde de sus conocimientos.

El Primer día de clase el Profesor me dijo: -Nunca he tenido ninguna persona ciega en clase. ¿Necesitas algo especial?

 -en principio no. Sólo que diga en voz alta lo que va escribiendo en la Pizarra. Yo eso ya lo hago y si tu ves que me despisto me lo recuerdas. Pilar  me ayudaba a hacer los ejercicios sobretodo cuando había que rellenar espacios vacíos. Me dieron los apuntes en tinta como a todos. ¡Qué diferencia con las clases de la ONCE! Desde el primer día ya disponíamos de todo el material en braille. Como tocaba leer, y seguir el libro para hacer los ejercicios sobretodo de fonética, si no lo tenía en braille era imposible seguir las clases. Al día siguiente, llamé a la ONCE. Les expliqué el problema y Me respondieron:

 -Puedes hacernos llegar el manual hoy. -Si esta tarde al salir del trabajo lo llevo ¿quieres qué pase alguien a recogerlo? -No gracias ya me hacéis bastante favor. A los 2 días vino un señor a traerme el primer volumen para que pudiera seguir la clase.

 Trabajé muchísimo. Como todavía no existían los ordenadores, tenía que hacer los ejercicios con la máquina de escribir. Cuando el profesor nos decía que lleváramos una redacción tenía que hacerla primero en braille, para contar las palabras y no pasar de 250 palabras.

 

 

LA MATRÍCULA

 

 

 Llamé a la Junta Permanent  para saber las fechas de los exámenes, Me dijo el chico que me atendió: -son en Febrero, finales de Mayo o septiembre. Me aconsejó, que me matriculara pronto, por que había lista de espera. 

 

 

EXÁMEN POR SORPRESA

 

 Me matriculé con la idea de examinarme  a finales de Mayo o en septiembre, y me llamaron para el 14 de Marzo. Como ya había pagado pensé: -me presento y así sé como va. Pero no quería hacer el ridículo y me pasé el mes que faltaba para el examen estudiando en firme.

Me presenté al examen tranquila con la seguridad de que no iba a aprobar. Me lo hicieron en la ONCE, al llegar me encontré con la misma persona de los 2 exámenes anteriores. Me llevé la Perkins de casa. Era difícil, había un ejercicio de catalán antiguo, que  tenía que leerlo y decir en que registro estaba si literario o periodístico. Era una obra de teatro antigua. Después había que pasarlo a catalán estándar. Te hacían un dictado sobre una obra de teatro o novela y teníamos que poner toda la puntuación: guión de diálogo, puntos suspensivos, paréntesis, comas y comillas etc. Lo leían todo seguido, sin pausas o las hacían donde no tocaba. Tuve la suerte de que me tocó una Novela que había escuchado por la radio cuando todavía vendía. Se titulaba "Laura a la ciutat dels sants" Recordaba perfectamente la escena que me leyó la Señora que me examinaba. Me salió perfecto. La puntué sin un solo error. Me ayudó mucho el hecho de que los textos del teatro los leía siempre en braille. La siguiente prueba, era una carta a un periódico, quejándome de la inseguridad de algunos barrios de Barcelona. Después tenía que leer un artículo y saber en que variante del catalán estaba escrito: Valenciano, mallorquín, balearic, lleidatá, estándar, rosellones etc. en otro teníamos que saber si el registro era científico, o periodístico. otro rellenar espacios vacíos, en algunos ponían una S y llevaba 2. Escribir en catalán es complicado por los dígrafos, tj, tg, tx, ny, y algunos más. Otro de fonética, otro sobre pronombres. La redacción era sobre los orígenes del catalán. Ese fue el mejor examen de mi vida. Salí satisfecha, cuando nos despedimos la señora que me examinó me dijo: -te felicito, se nota que has trabajado. No puedo decirte nada del examen, por que como son tantas cosas no he tenido tiempo de leerlo. Le pregunté, solo me gustaría saber si puntué bien la novela -eso si que te lo puedo decir, está perfecta.

 

 

EL RESULTADO

 

 

Cuando me llamaron Para decirme que ya estaba expuesta la lista. Le dije: -¿No me podéis decir por teléfono el resultado?

 -no tienes que venir a consultar la lista. -Pero yo no veo y cuando venga igualmente me lo tendréis que leer. -Espera que lo consulto. La oí dar los mismos argumentos y finalmente me dijo: dime tu nombre y apellidos. Después de un rato me dijo:

 -felicidades, has aprobado. -No puede ser, Está segura, -si con este apellido solo estás tu. Al colgar. Me quedé dudando si decírselo a los compañeros o esperar. Pilar dijo: -No me digas que has aprobado. -Parece que sí. -Y lo dices así, -Es que aún no me lo creo.  

 

Cuando llegamos a clase por la tarde, Pilar le dijo al Profesor, María tiene que decirte algo muy importante. Yo todavía no me lo acababa de creer. Le dije: -me han dicho esta mañana que he aprobado. Y no me lo puedo creer. Todos me felicitaron. El siguiente día de clase el profesor me dijo: -Hoy he ido a ver las listas y he confirmado que estás aprobada, No sé si te han dicho que sólo habéis aprobado 13. No me han dicho nada supongo que es una broma. De eso nada, os habéis presentado 200 y han suspendido 187.

Continué asistiendo a clase hasta que terminó el curso.

 

EL ORDENADOR

 

Después de  que Aurora  aprobara el examen de acceso. Lo primero que hicimos fue comprar un ordenador. Aurora creía que le sería útil para La carrera. Quería tenerlo con tiempo para aprender a manejarlo. Y solicitar adaptación. De estudios,

 pero necesitaba la matrícula.

Empezó  haccer los trámites para ir a la Universidad. Podía pedir una excelencia en el trabajo y hacer la carrera en la escuela de fisioterápia de la ONCE. Pero eso suponía marchar a Madrid durante 3  o 4 años, con la excedencia, le guardaban una plaza del mismo nivel pero no el mismo sitio ni el mismo horario. Y no quería arriesgarse a perderlo. Entraba a las 8 y salía a las 14,30 Lo hablamos, Ella dijo: -de la gin Bernat, la gente también sale bien preparada. Esta carrera es cara. Yo le dije: -Si pero entre las 2 podremos pagarla, tenemos la hipoteca pero el piso se paga sólo. Con lo que nos pagan cada mes. Como ahora a ella no le quedaba tiempo para los masajes lo teníamos alquilado a una familia que había venido de Madrid. La Universidad, estaba en Sancugat y tenía que coger los Ferrocarriles. Llamó a la ONCE  para que le enseñaran el recorrido. Ella tiene muy buena orientación y Lo aprendió en un día. También se apuntó a clases de informática. Tanto los tiflos como el personal de apoyo del centro de recursos se esforzaron para que pudiera tener las adaptaciones al principio del curso. Solicitó el PC hablado para coger los apuntes en clase, La línea braille para el ordenador, el escáner, la impresora de braille y el programa habla La abuela nos había dado dinero, y compramos el Cive 

 

 

UN DURO GOLPE

 

 

 Aurora estaba muy ilusionada, por Finn podría realizar su sueño. Pero surgió otro problema. Nuestra tía Pilar Mi madrina se puso muy enferma. A finales de Junio nos dijo mi primo que tenía Cáncer. Falleció el 3 de Julio. Nosotras pedimos permiso en el trabajo y marchamos a Galicia. Nuestra tía Elisa al enterarse de que su hermana estaba enferma había venido también de Venezuela. Llegó con el tiempo justo.

El día del funeral Cuando faltaba una hora para que se llevaran a su hermana. La tía Elisa empezó a decir que le dolía mucho la cabeza La llevaron a su habitación y quedó inconsciente. Mientras no llegó el médico, Aurora la reanimó por 2 veces pero ni ella ni el médico pudieron hacer nada por salvarla. Fueron unos días terribles. Tuvimos que llamar a su marido y a su hija, que estaban en Venezuela. Regresamos a Barcelona con la pena de dejar en el pueblo a toda la familia destrozada. Sobre todo a mi padre, que en 2 días perdió a sus 2 hermanas. Se llevaron la abuela a nuestra casa. Yo marche a Galicia a principios de agosto. Aurora venía más tarde, como ellos eran 3 tenían que turnarse. El 7 de agosto, la abuela cayó de la cama y se rompió el fémur. Duró una semana. Cuando en la residencia de Orense se estaban planteando operarla falleció de forma inesperada. Otro golpe para Aurora. Ella sabía que podía pasar incluso la noche anterior se lo había dicho a mi hermano: -tenemos que estar preparados, la abuela ya tiene 92 años y además tiene problemas del corazón. Y a estas edades las caídas son muy peligrosas. La llamé de Madrugada para que le diera tiempo a organizar las cosas antes de ir a trabajar. Cuando descolgó me dijo: -Es la abuela, -sí -¿cómo está papá? -De momento parece que se lo ha tomado con bastante calma. Vino para el funeral y se volvió sola a Barcelona. Yo la hubiera acompañado, pero mi madre también se había echo un corte bastante grande en una pierna y tenía que hacer reposo absoluto. Un día me confesó que ya tenía ganas de que regresara. Como era agosto casi todos nuestros amigos estaban de vacaciones.

 

APARENTE NORMALIDAD

 

 

Yo regresé a Barcelona, intentábamos hacer una vida normal Pero no era fácil. Aurora me decía: -Ya no se si me hace ilusión la carrera. Yo acordándome del abuelo le dije. -bueno la vida sigue, el abuelo estaría orgulloso de verte en la universidad. 

Por fin llegó el día. Aurora preparó todo lo necesario para todo el día. Salía de casa a las 7,30 y no regresaba hasta las 10 de la Noche. Tenía el tiempo justo para comer algo en el trabajo y marchar. Como al medio día comía bocadillo o cualquier otra cosa fría por las noches yo preparaba lo que hubiera sido la comida del medio día: sopa o verdura.

 

 

UNA EXTRAÑA SENSACIÓN

 

 

 Yo no Sé lo que sienten los padres cuando ven que su hijo va por vez primera a la Universidad. Yo sentía una emoción indescriptible, en un momento pasó por mi cabeza todos aquellos primeros años de esfuerzo hasta que aprobamos el graduado y la telefonía. Recordé aquella noche fría del mes de enero cuando Aurora abandonó la casa por primera vez. Tenía ganas de llorar. E hice lo único que sé en la habitación destinada a nuestros padres, por que era la mejor. Sobre la mesita de noche había una pequeña imagen de la virgen de los Milagros. Me arrodillé y le pedí que la cuidara y protegiera. De cualquier peligro. A mi me preocupaba un poco que tuviera que venir en el metro por la noche, porque en algunas estaciones había poca gente.

 

 

LA LLAMADA

 

 

Cuando iba a terminar de arreglarme para ir al trabajo, sonó el teléfono. Era una afiliada. Que también se había presentado al examen de  acceso y había suspendido. Me dijo: -Buenos días, Aurora empieza hoy la clase o ya  ha cambiado de idea. -Empieza hoy -¿porqué había de cambiar? Ella insistió: -bueno lo intenta pero no podrá. Tendrá que dejarlo. Yo no quería enfadarme y le dije: te tengo que dejar. Se me hace tarde. Al colgar. Pensé -que lástima. Cuando se lo expliqué a Aurora por la noche me dijo:

 -No se lo cuentes a nadie. Me da mucha pena. Eso son complejos, nadie es más listo  ni más feliz por ir a la universidad. Te aseguro que si por lo que sea no termino la carrera no me voy a sentir frustrada. Gracias a dios tengo trabajo.  

 

 

LAS VACACIONES

 

 

Desde que empezó la carrera hasta el año 2000 no tuvo vacaciones, las guardaba para las prácticas. A parte tenía que coger 3 meses de excedencia en cada curso. Si no hacían todas las prácticas no pasaban el examen. Fueron 4 años de muchísimo trabajo. Ella es muy positiva. Y cuando le preguntaban si no se le hacía el año eterno ella decía: -No por que en verano, hay muy poco trabajo es como estar de vacaciones. Hasta me queda tiempo para leer. Y como no hay clases tengo las tardes libres.

 

 

LA COMUNIÓN

Mientras duró la carrera, Aurora guardaba unos días de asuntos propios para navidad. Un año en agosto, también fue un fin de semana para la comunión de nuestro sobrino Adrián. Era el Pequeño y nos quería Mucho. Un día, que llamó Aurora por teléfono quiso ponerse. Le dijo: -quiero que vengas a Mi comunión. Ella no quiso quitarle la ilusión y Le dijo: -como no tengo vacaciones iré un fin de semana, si encuentro billete en avión. ¿Qué quieres que te lleve? -un todo terreno teledirigido Se lo pedí al abuelo pero no lo encontró. -bueno yo intentaré encontrarlo. Nos encontró billete. Llegó la Noche del 14 de agosto casi a las 12 a Santiago. El niño se empeñó en esperarla despierto.

 Le decía a todos Mi tía no tiene vacaciones y va a venir solo por mí en avión. Intentará traerme un todo terreno teledirigido. Cuando se lo explicaba a aurora por teléfono. Ella decía vale la pena el sacrificio. Si se puede hacer felices a las personas que queremos. Seguro que papá Mamá y suso estarán contentos de que vaya. -Lo estamos todos. Los mayores lo entendemos para los niños es más difícil. Nada más llegar Aurora, quiso que su padre le montara el coche. Tuvo muchos regalos algunos de bastante valor pero él no se separaba del coche. Sólo se separó para ir a la iglesia. Cuando llegó el momento del brindis el dejó el coche y fue a brindar con aurora. Y Marchó Le dijimos: -eh que faltamos todos los demás. El respondió: -Yo ya he brindado con Aurora y punto.

 

 

EL PISO

 

 

En el verano de 1999 vino Alicia con nuestro sobrino pequeño a pasar unos días. El piso se nos estaba quedando pequeño. Tenía 3 habitaciones. Como ahora también teníamos el ordenador. Necesitábamos más espacio. Lo pusimos en la habitación de Aurora,  Porque era la más grande. Ella tenía una cama empotrada en un hueco de la pared Tenía que subirla y bajarla cada noche. También teníamos un sofá cama. A nosotras nos gustaba que viniera la familia y queríamos tener camas para todos. 

 

 

NUEVO PISO

 

 

Nos planteamos comprar un piso más grande. Aurora y yo decíamos: -papá y mamá se hacen mayores y posiblemente tengan que venir con nosotras. Alicia y suso les cuidarán muy bien pero Alicia tiene a sus padres. Lo primero que vamos a hacer es informarnos del precio de los pisos y la mejor manera es hiendo a ver unos cuantos. Como el nuestro. Cuando más o menos teníamos una idea clara de los precios, Aurora llamó a una agencia Y les dijo: 

 -queremos un piso de 4 habitaciones que no tenga muchos años y que esté en buen estado.

La agencia nos llamaba para decirnos que tenían un piso pero eran todos muy viejos y deteriorados. Aurora les dijo: -No nos hagáis perder el tiempo. Cambiamos de piso para mejorar. El nuestro está muy bien pero se nos ha quedado pequeño. Es mejor que paséis a verlo. Así, tendréis claro lo que necesitamos. enseñamos el nuestro. Que estaba impecable. Y ya dejaron de ofrecernos pisos viejos.

 

 

LLAMADA A LA AGENCIA

 

Yo cogí las vacaciones en agosto. Aurora También vendría unos días con nosotros. 2 días antes de marchar, No sé porque se le ocurrió llamar a la agencia: - supongo, que no habéis encontrado ningún piso. Pues de momento dejarlo correr. Nos vamos de vacaciones y a la vuelta ya seguiremos buscando. Hay muchas agencias y alguna tendrá lo que buscamos. Entonces sucedió lo de siempre. Cuando ven que pierden el cliente. Le dijo: -Espera, acaba de entrarnos uno que es lo que buscáis. Está en el Paral·lel es muy grande, tiene 4 habitaciones. Y los mismos años que el vuestro. Aurora Preguntó: -¿Por qué lo venden? -Porque se vende un 6º en la misma escalera y quieren comprarlo, porque es  más alto -¿Podemos verlo hoy? -sí. Aurora me llamó al trabajo:

 -Hay un piso en el Paral·lel de 4 habitaciones, quedé con la Chica de la agencia para ir a verlo al salir del trabajo. Vendrán Alicia y Adrián. Fueron a verlo y era justo lo que buscábamos. Aurora le dijo: -tiene que verlo también mi hermana, lo compramos entre las 2. Los vendedores al ver que les gustaba como tenían prisa por vender le dieron el teléfono para que llamara si quería ir yo.

 Cuando llegué a casa para comer aurora me dijo muy seria: -Sabes que nos ha gustado el piso. Yo empecé a reír -¿y por qué lo dices así? -Pues porque marchamos pasado mañana y va a venir muy justo. Hay que negociarlo, me parece un poco caro Piden treinta millones quinientas mil pesetas. Es un 1º con altura de 2º porque el entresuelo tiene una altura de un primero. La cocina y 3 habitaciones son interiores. ¿Quieres ir a verlo tu esta tarde? Si te gusta Hablamos con la agencia. -si os ha gustado a vosotras sí. Alicia dijo: ami me ha encantado. Siempre que pasábamos con el autobús me llamaba la atención ese edificio negro. Por la tarde fui yo y también me gustó. Nada más entrar. Tiene un recibidor muy Grande, después un trozo de pasillo amplio como una sala. Un cuarto de baño a la derecha, una habitación a la izquierda, una puerta que divide el pasillo, otra habitación más pequeña también a la izquierda, y al lado la cocina con una pequeña galería y un patio grande. Al fondo del pasillo el comedor y en la Pared de la izquierda 2 habitaciones divididas por un cuarto de baño. Al fondo una puerta que da a una terracita. La habitación también tiene una puerta a la terraza.

 

LA CONTRAOFERTA

   

Les Ofrecimos 27 millones quinientas mil y aceptaron. El día antes de marchar, hicimos el contrato de arras. Como teníamos, que vender el nuestro Pusimos el 7 de Octubre como fecha límite. Para firmar la escritura.

 Entre  Aurora y mi sobrino. Prepararon un cartel y lo colgaron al nuestro. Para ganar tiempo. Si llamaba alguien mientras ella estaba fuera quedaría en el contestador. Intentaríamos venderlo por nuestra cuenta. Pero empezaron a llamar agencias. Aurora les dejó claro que no firmaría exclusiva, pero si encontraban alguien que nos diera lo que pedíamos no teníamos problema en que llevaran visitas. Nos costó  un poco porque no bajábamos el precio.

 Desde principios de Septiembre, cuando teníamos un poco de tiempo o por la noche y los fines de semana lo dedicamos a empaquetarlo todo. Cada vez que llenábamos una caja. Hacíamos en braille una lista con todo. Fue más lento pero nos facilitó poder utilizar las cosas que íbamos necesitando sin tener que ir abriendo cajas.   

Casi a finales de septiembre lo vendimos. Le dijimos al comprador, que nos urgía porque teníamos que firmar en Octubre la escritura del Nuestro. El Nos dijo: -Yo tengo que solicitar la hipoteca y en cuanto me la concedan firmamos. Para firmar el contrato de Arras. Fui yo, porque Aurora tenía clase. Cuando volvía a casa, encontré a todos los vecinos reunidos en la portería. -¿qué ha pasado? El presidente me dijo: -Nos han cortado el gas, por que hay un escape, Hay que cambiar todas las tuberías. Mañana nos darán el presupuesto. Le dije: -Nos ha tocado, ¡que suerte ha tenido el comprador! Ahora mismo vengo de firmar el contrato de arras. Lógicamente tenemos que pagarlo nosotras.  

 

 

ESCRITURAS

 

 

Juan que así, se llamaba el comprador nos llamó para decirnos que ya le habían concedido la hipoteca. Le dijimos. -tenemos un pequeño problema. Como el piso que vamos a comprar de momento, está ocupado y no podemos llevar los muebles hasta el día 9. Por mi parte no hay problema. Yo No tengo prisa en trasladarme. Vivía con su madre. El 6 de Octubre  por la mañana solicitamos permiso en el trabajo para ir a firmar la escritura. de venta de nuestro Piso. Teníamos que ir a Gabá un pueblo fuera de Barcelona. El comprador se portó muy bien. Cuando le entregamos las llaves después de firmar, dijo: -Quedáoslas y no tengáis prisa en dejarlo libre No va de 2 días. -te lo agradecemos. Mañana firmamos la escritura y ya empezaremos a trasladar cosas. Si te parece bien, te daremos las llaves el día del Pilar. Tenemos un día de permiso por traslado. Lo solicitaremos el lunes. -Tranquilas si no os da tiempo me lo decís. Ahora os llevo en el coche a Barcelona.   

Al día siguiente por la tarde, firmamos la escritura del nuevo.

 

 

DESPEDIDA DEL PISO

 

 

El DIA 12 por la mañana, terminamos de limpiar el piso queríamos entregarlo bien limpio. Yo nada más terminar, cogí el bolso y le dije a mi Madre y A aurora: -Cuando estéis nos vamos. Aurora me preguntó: -¿No quieres dar una vuelta por las habitaciones? -No Preferí salir con naturalidad. Después fuimos a comer con Mariluz, Marcos y Maricris. Les explicamos que habíamos quedado con el comprador del piso en casa para tomar café y entregarle las llaves. Maricris Nos dijo: -Puedo pediros un favor, lo hemos estado hablando con Mariluz y Marcos y nos gustaría despedirnos del piso. Hemos pasado allí tantos ratos felices que nos da pena Pensar que ya no vamos a volver. Cuando llegó Juan a tomar café y a recoger las llaves. Aurora le dijo: -Ahora iremos mamá y yo contigo para explicarte donde esta la llave del gas y la del agua. También quería pedirte un favor. Nuestros amigos quieren despedirse del piso ¿Pueden venir con nosotras? Claro que sí. 

 

 

AÑO 2000 

 

 

El año 2000 Lo recibimos con nuestros padres aquí en Barcelona en el nuevo piso. Y al día siguiente, como era el santo de nuestro padre, preparamos un caldo gallego para unos cuantos amigos.    

 

UN LOCAL SIN BARRERAS

 

 

Aurora, pensaba solicitar la compatibilidad a función pública y poner consulta para trabajar por las tardes, pero el piso Donde ella hacía masajes, Tenía 2 escaleras antes del ascensor. Decidimos venderlo y comprar uno sin barreras. Y como casi todo en nuestra vida apareció casi sin buscarlo. Una tarde Aurora venía del trabajo, con bastante prisa. Por que tenía muchas cosas que hacer y a penas le quedaría tiempo para estudiar. Al bajar del metro, se le acercó una señora y le preguntó -Perdona que te moleste, ¿puedes decirme por donde tengo que salir para ir a la calle ricart? -si Venga conmigo. Yo saldré por la derecha y usted por la izquierda, -¿y al salir que tengo qué hacer para encontrar la calle? Subir como si fuera hacia plaza España y la primera que encuentre es ricart. La señora dudaba, -He ido muchas veces y hoy no sé que me pasa, tengo que ir a cuidar a mi nieto para que su madre vaya a trabajar y ya voy tarde. -¿por donde tengo qué salir? Aurora viendo que la pobre señora no se aclaraba le dijo:  -Tengo un poco de prisa pero la voy a acompañar. Tranquila,

 -¿sabe el número de la Calle? -Sí Mientras la acompañaba la señora comentó Están haciendo obras en el edificio de al lado y hay tanto polvo que no se pueden abrir las ventanas. Ya tenemos ganas de que terminen. -¿Eso no era una fábrica? -Sí pero lo han tirado todo, solo dejaron las paredes de fuera por que hay que conservar la fachada. Y -¿sabe si venden los pisos? -si, está puesto el cartel, si quieres te digo el teléfono. Llamamos y sólo quedaba uno Había que comprarlo por el plano. El señor fue muy amable vino a casa y se lo explicó a aurora. El quería explicármelo a mí también pero le dije: -Gracias explíqueselo a ella, yo con el mapa no me aclaro. 

   

 

LA VENTA DEL PISO

 

 

Pusimos el piso en venta y tuvimos mucha suerte. Cuando casi había pasado un mes nos llamaron de una agencia, que solo había llevado una visita. Iba a salir para el trabajo, cuando sonó el teléfono: -Hola soy Rosalía de la agencia. Ayer a última hora me ha llamado la pareja que llevamos a ver el piso. Dicen que se lo quedan si le rebajáis un millón. -Hablaré  con mi hermana y le diremos algo. Cuando llegué al trabajo la llamé. Aurora dijo:

 -Bueno cuando le pusimos ese precio ya sabíamos, que tendríamos que rebajar. Hemos tenido suerte. Como es la primera visita no ba. a ser tanto. Voy a hablar con la agencia y les diré: Un millón es mucho pero si nosotras rebajamos medio y ustedes otro medio de su comisión ellos se ahorran el millón. Piense que no les ha costado ningún trabajo venderlo. Y si viene otra agencia y lo venden lo pierden todo. Antes de media hora la señora llamó para decir que aceptaba. Lo compramos por 12500.000 y lo vendimos por 18. El piso nuevo costó 21500.000 

 

 

FIN DE CARRERA

 

 

Desde primeros de Junio empezaron los exámenes finales. El día 2 nos llamó mi Primo pepe para decirnos: estoy aquí con mi padrino, ha tenido una subida muy fuerte de tensión. Nos imaginamos que era algo más aurora le dijo: -¿Cómo está? ¿Puede hablar? -bueno en este momento no se puede poner. Y ya nos explicó que era un itos. Aurora estuvo a punto de dejarlo todo. Y marchar. Pero al día siguiente nos dijeron que estaba mejor. Ella hizo los exámenes pensando solamente en terminarlos. No le interesaba el resultado. El último día alguien le preguntó como le había ido y ya no pudo aguantar y se puso a llorar. Antes de marchar, supo que había aprobado todas las asignaturas. Pero ni ella ni yo  pudimos disfrutar de este  momento que tanto esfuerzo le había costado conseguir. Cuando tenía exámenes, muchas noches yo me iba a dormir y ella se quedaba estudiando. Tomaba un café y después para no dormirse iba comiendo fruta. A la mañana siguiente la encontraba en el mismo sitio. Si trabajar y estudiar tiene mérito en su caso ese mérito era doble por que tenía que convivir con sus problemas de alergia. Más de un día venía de un examen y tenía que ir al médico. Marchamos a Galicia pasamos allí  una semana con la familia. Nos pasábamos muchas horas en el Hospital.

 

 

UNA DETERMINACIÓN

 

 

Nuestro padre no mejoraba y en la residencia el médico le decía: Manolo, Esto puede repetir. Aurora Habló con él y le preguntó:

 -¿No se puede hacer nada? él dijo: -No podemos operarle porque está muy deteriorado. Ella tomó una decisión. Me dijo por teléfono: -No podemos resignarnos y quedarnos esperando. Estoy segura de que si le operan mejorará. Voy ha pedirle el expediente y se lo llevaré al doctor Álvarez. El profesor de neurología. Es muy exigente en los exámenes a mi me ha suspendido una vez. Estoy segura que es muy buen neurólogo. Yo le pregunté: -¿Pero tú lo conoces? -No a penas lo he tratado lo conozco de la clase No sé como reaccionará pero tengo que intentarlo. Yo Estaba en el pueblo con mi sobrino Alejandro Mi hermano vino a comer con nosotros, Estaba hundido. -El médico dice que puede repetirle y que no se puede operar. -Tranquilo. Acabo de hablar con Aurora y me ha dicho que está segura de que se puede operar. Le llevará el informe a uno de sus profesores. Suso confía mucho en aurora y se quedó mucho más tranquilo.

 

LOS TRÁMITES DEL PISO

 

  

Mientras estábamos en Galicia, llamaron al móvil de Aurora para decirle, que aquella semana se firmaría la escritura de venta del piso. Marchamos en autocar muy tristes por que nuestro padre no estaba bien. Llegamos sin dormir, fuimos al trabajo. Gracias a dios que ya había comenzado la jornada intensiva y yo no tenía que ir a trabajar por la tarde. Comimos de prisa y nos fuimos a vaciar el piso. Llamamos un taxi para traer todas las cosas pequeñas, cosas de cocina libros utensilios de limpieza etc.

 Al llegar con el taxi Parall·lel unos cuantos vecinos espontaneamente se pusieron a ayudarnos en un momento lo teníamos todo en el ascensor. La compradora nos dijo que no nos molestáramos ni en barrer ya que iban a cambiar el suelo. Fue un mes duro. 

 

CONVERSACIÓN CON EL DOCTOR ÁLBAREZ

 

 

Aurora tuvo que esperar un par de días antes de hablar con el Doctor Álvarez, porque cuando solicitó el informe en Orense no lo tenían y tuvo que enviárselo nuestro hermano por fax. Nada más recibirlo, fuea hablar con él Le enseñó el informe y él dijo: -Yo no veo ningún problema para operarle. -¿Tu conoces mucho a este señor? -Es mi padre. Desde ese momento, todo fueron facilidades. Mañana marcho de viaje, te dejo mi teléfono directo Me gustaría ver a tu padre. -Yo hablo con Él hoy mismo y si quiere venir le llamo enseguida. Le pagaremos lo que sea. -No tenéis que pagar nada le trataremos en la residencia del Valld'hebron. Él era el jefe de neurología. Aurora regresó ilusionada. Y agradecida. Decía otra vez mi angelito me ha iluminado. -Yo le dije: -tu angelito y tu decisión. Otra no se hubiera atrevido a ir a la universidad en un día de exámenes. 

Nuestro Padre ya estaba en casa, le habían dado el alta sin ninguna medicación. A aurora le daba miedo no tuviera otra subida de tensión. Le llamó y Le dijo: -He hablado con un Profesor mío es muy buen médico ha visto su informe y me ha dicho que no hay ningún problema para Operarle y que le gustaría verlo. -¿quiere venir a Barcelona y que le vea? -sí ¿Cuándo tengo que ir? -Cuanto antes mejor.

Nuestro padre vino a Barcelona acompañado de nuestra cuñada y nuestro sobrino pequeño. Dimos gracias a dios por a ver comprado el piso. Ahora disponíamos de sitio para todos. Cuando el doctor Álvarez vio a papá No podía creer que le hubieran enviado a casa sin tratamiento para la tensión. Para no asustarlo les dijo: ahora marchen a desayunar, y compren las pastillas de la tensión es mejor que las tome por la mañana. Cuando salían retuvo a Aurora por el brazo y le dijo: -que se tome la pastilla cuanto antes tiene la tensión muy alta, esto es una bomba de relojería.

 

 

FIESTA DE FIN DE CARRERA

    

Mientras esperábamos el ingreso de nuestro padre, Se celebró en la Universidad, la fiesta para todos los que terminaban la carrera. Aurora tuvo la alegría de que nuestro padre también asistió con todos nosotros. Lucio el Hermano de Marina y Juani. Nos llebó con su coche.

El propio doctor Álvarez, le tramitó el ingreso en el Valld'hebron. Le operaron EL 2 de  Agosto del 2000 vivió 11 años. Eso También gracias a la determinación de aurora.

 Recuerdo que me dijo: -A mí siempre me cuesta mucho conseguir las cosas, siempre encuentro dificultades. Pero Gracias a Dios, cuando hago algo por los demás generalmente me sale bien. Estoy segura de que tengo un ángel que me guía y pone en mi camino las personas adecuadas. Las cosas no pasan por casualidad. Siempre pasan por algo. Si no hubiera tenido que esperar tanto para hacer la carrera el doctor álvarez no salvaría la vida de papá.

 

 

JUVILACIÓN

 

 

El 22 de enero de 2014 fue el último día, que fui a trabajar. Durante esos 30 años me realicé como persona totalmente integrada. Trascribo aquí, el correo que escribí en catalán lógicamente para mis compañeros (es un pequeño resumen.

  Queridos compañeros: después de meditarlo largamente me jubilo. No ha sido una decisión fácil, porque me encuentro bien en el trabajo. Mis prioridades siempre han sido: la familia, el trabajo y los amigos. Me da pena, pero tengo la satisfacción de haber conocido a mucha gente extraordinaria y de conservar grandes amigos. Han sido treinta años muy intensos. Mi ilusión era jubilarme en presidencia; y finalmente lo he conseguido. Me siento afortunada, durante estos años he conocido personas maravillosas con las que he compartido momentos maravillosos y otros difíciles. Treinta años pueden parecer muchos. A mi se me han pasado volando. Comencé el 12 de diciembre de 1983 en el edificio de la Plaza Antonio López 5 era un edificio de 5 pisos, yo trabajaba en el tercero. Lo compartían: La dirección y subdirección General de Informática, estadística, la comisión Mixta de Transferencias, el consell de Diseño y el Patronato Catalán Pro Europa. Allí también nacieron el servicio de bienestar Social, el Servicio de Acción Cívica, la dirección General de Información de la Generalitat El 315 13 13, que con la creación del 012, se convirtió en la dirección General de atención ciudadana. Y la dirección General de Radio difusión y Televisión y Petróleos de Cataluña. Yo llevaba una centralita de 20 líneas y pasaba las llamadas de los 5 pisos. Eso me permitió aprender muchas cosas. Ya que eran departamentos con temáticas bien diferentes. He dicho adiós a muchas personas. A veces, direcciones generales enteras y departamentos. Venían otras nuevas. Con todos he tenido buena relación y conservo buenos amigos. Siempre que he pasado dificultades, han estado a mi lado. El trabajo, nunca me ha resultado monótono, por que sin dejar de 

Llevar la centralita he colaborado en otras tareas todas ellas muy gratificantes. Cuando trabajaba para Bienestar social, Estaba en recepción y compaginaba la centralita con la atención presencial. He conocido mucha gente, que ahora aún se acuerdan de mí. Los técnicos me informaban para que pudiera responder directamente las llamadas de la calle o de las oficinas.

 Cuando ellos comunicaban o estaban reunidos. Fueron unos años de mucho trabajo, pero lo hacíamos con alegría e ilusión. Había mucho compañerismo. Siempre estábamos organizando comidas y cenas en casa de unos y otros. Contaban siempre con migo. Cuando marcharon a Palau de Mar, querían que fuera con ellos. La jefa de servicio lo solicitó a presidencia, pero como el acuerdo había sido de palabra, cuando llevaba 3 días, me reclamaron. Y he ido 3 días a la centralita del Palau de la Generalitat. Donde he de decir, que también me han recibido muy bien. Después me reclamaron de La dirección de Radio difusión y Televisión, que ya me conocían y no tenían telefonista. Estaban en el Palau Robert y al llegar tuve una grata sorpresa, porque me encontré con Martín Porter; que me conocía de bienestar social Ya que él había trabajado en una oficina y me ayudó mucho y me facilitó la integración al nuevo puesto. Además tengo la suerte de tenerlos a él y a su familia como amigos. En septiembre volví al Palau Robert fueron unos meses entrañables. Éramos pocos y parecíamos una  familia. En enero regresamos a Antonio López. Me instalaron la centralita provisionalmente en la 5ª planta. Con la secretaria de dirección y 3 personas más, hasta que me encontraran un sitio en la 4ª pero el día que tenía que bajar, el director general me preguntó si estaba contenta allí y me  dijo que si quería me podía quedar con una condición, turnarme las vacaciones y los días de permiso con Pilar, que era su secretaria. Acepté encantada, No me lo podía creer. Pilar me enseñó todo lo que necesitaba saber para cuando la tuviera que sustituir. Ella aprendió braille, y nos dejábamos las notas en este sistema. También utilizaba un pequeño ordenador cedido por la ONCE  conectado a una impresora. Cuando, dispuse de ordenador, con conexión a Internet y a la red, atendía las consultas, que   pedían frecuencias de emisoras. También colaboré respondiendo las preguntas sobre el primer concurso de Televisión. El ambiente era perfecto, José Soro, que era el informático me pasaba las páginas a medida que las iba creando para asegurarse de que eran accesibles. Martín me había Hecho una plantilla para que pudiera enganchar etiquetas. También, enviaba faxes. Después estuve un par de años en la 4ª planta en la que también encontré compañeros fantásticos. 

El 7 de Marzo de 2003 el último destino. Estuve 11 meses en la 2ª planta y en Abril decidieron que bajaría a la planta 0 y que pasaría a depender de la dirección de Servicios. La centralita estaba en una sala a la que no llegaba el aire del exterior ni la luz. Pero lo recuerdo con cariño: Lo compartía primero con Javier Penela y Judit Vera. Eran 2 compañeros fabulosos. Y después, se añadieron Toni y Ferrand. Durante aquel año, no me ha faltado cada día la visita de los compañeros de la 2ª planta Susana pascual y Juan Purtí con el café. Y a la hora de desayunar, José Soro y Amparo Feliu. A veces venían más pero ellos nunca me fallaron.

Durante este tiempo, hasta que he pasado a depender de Presidencia, no figuraba en ninguna parte. Abigail a sido mi ángel de la Guarda, porque me firmaba las vacaciones y los permisos. Volví nuevamente un año a la 2ª planta. A pesar de no depender de la dirección General, me acogieron con mucho cariño. Por último, aterricé en la Delegación. Donde desde el primer día me encontré como en casa. Recuerdo con cariño, la primera vez que toqué mi mesa y encontré una pequeña pantalla  al lado del ordenador. Luís me dijo, que era una sorpresa que me tenía reservada la Núria. Me hizo mucha ilusión eso demostraba una gran sensibilidad. Alguien podía pensar que si no la veía que más daba y ella en cambio ha querido que fuera como la de los otros. Aquí en la delegación me he sentido arropada en la enfermedad de mi padre. Y no tengo palabras para expresar lo que sentí cuando asistieron todos al funeral.

Ahora disfruto de la compañía de la Míriam y la Belén. Son ¡estupendas! Y las encontraré a faltar. Puedo asegurar, que he vivido una etapa feliz a pesar de que ha habido pequeñas contrariedades superadas por las satisfacciones. Marcho cargada con el recuerdo de tantas vivencias. Y agradezco a las personas que me han dado la posibilidad de demostrar que la discapacidad no es ningún impedimento para desarrollar diversas tareas. Yo siempre he intentado  superar las barreras psicológicas y nunca he dicho que no podía hacer una cosa sin antes probarlo. Yo no he dicho nunca como no veo... A pesar de no ver puedo hacer muchas cosas.

No quiero marchar sin daros las gracias y compartir con vosotros un aperitivo. Os espero el próximo Miércoles día 22 de enero a las 14 h En la sala de la primera planta edificio Princesa.

Perdonar la extensión del correo. Siento haber nombrado a todos los compañeros y compañeras. La verdad es que podría decir muchas cosas más pero no quiero cansaros.

Un abrazo muy fuerte y hasta siempre.

 

Maria Ferradás

 

 

CONCLUSIONES

Me siento afortunada por haber tenido la posibilidad de conocer la ONCE  auténtica.

Tengo claro que si aurora y yo no hubiéramos llegado a la ONCE  en 1977 hoy no estaríamos disfrutando de una jubilación digna. Ni hubiéramos tenido la oportunidad de adquirir una buena formación tanto cultural como en otros niveles. No contaríamos con un círculo de amigos. Todo lo que somos y tenemos se lo debemos al centro de castell Arnau. En ese centro hoy desaparecido, muchas personas nacieron a una nueva vida. Esa ONCE desgraciadamente ya ha desaparecido. Nuestra estancia en el Centro, nos ha permitido tener una vida independiente. Nos ha dado la posibilidad de ayudar a nuestros padres tanto con los medicamentos como con las visitas a los médicos. Gracias al bastón nos desplazamos sin dificultad. Y Nuestros sueños se han visto superados con creces.

 

 Barcelona 25 de Mayo de 2016

 

 

JUANI Y EL CAFÉ CON LECHE

 

Mientras vivimos en la pensión desayunábamos todos juntos, casi cada día en la Cafetería condal. Un día juani estaba tomando un Café con Leche y no sé como se lo hizo que acabó el vaso lleno dentro del bolso. Se le mojó todo incluso los cupones.

 Los sacamos enseguida y abrimos las hojas para que no se quedaran enganchados e intentamos secarlos. Aurora y yo intercambiamos alguna hoja con ella para que pudiera vender y no perdiera todo el dinero del día. Curiosamente lo primero que vendí fueron los cupones manchados de café. Las señoras decían: -a lo mejor este toca. Por la tarde en la Pensión Aurora dijo: tendríamos que llamar a la ONCE por si tocan algún número de los tuyos, que sepan lo que ha pasado. Juani dijo: -No me dirán nada. -Tú no has tenido la culpa. Juani, Llamó y le dijeron: -si te pasa otra vez, lo que tienes que hacer es venir y te los recogemos y te damos otros. Así, no pierdes ningún dinero.

Pocos días antes del examen me surgió un contratiempo. Juan Entro en nuestra habitación. -Necesito, que me dejéis la cinta de historia, la mía se ha roto. Aurora Le dijo: -Llévatela pero por favor, ten cuidado, sólo nos queda Esta. -La cuidaré como si fuera una joya. Nada más llegar a la habitación, la puso encima de la mesa demasiado al borde y la cinta cayó dentro de un cubo lleno de agua con lejía. Ella ni recordaba que estaba allí. Al darse cuenta del desastre no se le ocurrió otra cosa, que meter la cinta en el casette. El resultado fue que  quedó también inservible. La situación era tan surrealista, que nos dio por reír. La pobre Juani estaba apunto de echarse a llorar. Pero al final terminó también riendo. No recuerdo como lo solucionamos. Supongo que Vicente nos haría una copia de la suya. 

 

Gracias, Maruxa, por compartirme tus vivencias. No sabes lo orgullosa que se siente mi página de que ellas figuren en uno de sus apartados. Y no sé si eres consciente, al igual que tu hermana, de que entre muchos ciegos y videntes que os han conocido, habéis sido y sois todo un ejemplo. 

 

 
  Total visitas 881723 visitantes (1696496 clics a subpáginas)  
 
Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis